Mundial de ciclocross, la contracrónica

El reciente Campeonato del Mundo de ciclocross tenía como marco, esta vez, la confluencia del conocido Autódromo de Heusden-Zolder, ubicado en la provincia de Limburgo, al sur de la nación belga en donde se deja entrever una configuración más bien montañosa, acompañada por una de vegetación un tanto densa y a la vez atractiva.

Los organismos oficiales del país han hecho todo lo posible por rendir un justo homenaje a sus ciclistas, a estos ciclistas belgas que tradicionalmente vienen dominando la dura y agotadora especialidad de ciclocross, una modalidad que de años vienen imponiéndose con claridad meridiana. Basta señalar que hasta la fecha, Bélgica ha logrado vestir en veintisiete ocasiones la camiseta irisada de campeón mundial en el campo profesional, que hoy nos ocupa; siguiéndole a la zaga y con evidente desventaja, Francia, acreedora con diez títulos.

Bélgica no pierde el cetro dominador

Cabe consignar que nuestro país vecino, en sus inicios a partir del año 1950, protagonizó un período dorado que se prolongó durante ocho largas temporadas. Esta vez, concretando la cuestión, el encuentro que se desarrolló en un circuito tortuoso, enfangado y resbaladizo por la lluvia intermitente, que impregnó aquellas tierras antes de comenzar la competición, se caracterizó, tal como se esperaba, por la autoridad manifiesta impuesta por los representantes de Bélgica y de Holanda, dueños de la situación a lo largo de las siete vueltas a cubrir que exigía este título mundial en juego.

Wout Van Aert, que ya era favorito antes de salir y que hacía pocas semanas se había adjudicado la Copa del Mundo, una liga que se celebra a los puntos, ha hecho gala de su alto sentido táctico y de sus desenvueltas facultades en esta especialidad del ciclocross que se las trae. Tomó la iniciativa en varias fases de la carrera como dando a entender que tenía plena confianza y autoridad para hacerlo. En esta ocasión, no se le escapó de sus manos la camiseta irisada que el pasado año, bien lo recordamos, perdió en última instancia bajo la astucia desplegada por Mathieu Van del Poel, el perdedor de la presente edición, que, según las encuestas, parecía que tenía todos los números a su favor.

Cabe decir a la hora de balancear resultados que este campeonato se ha caracterizado por el rotundo dominio impuesto por los corredores de Bélgica, que coparon cinco puestos entre los ocho primeros clasificados. Los tres restantes pertenecían al grupo holandés, su antagonista más directo. Ninguna otra nacionalidad se sintió con ánimos para interponerse. Laars Van der Haar, nacido en el país de los tulipanes, debió contentarse con ser el subcampeón, mientras que a continuación puntuaron los belgas Kevin Pauwels (3º) y Sven Nys (4º), y el desilusionado holandés Mathieu Van der Poel (5º), un atleta del pedal que llama a la atención por ser nieto del conocido Raymond Poulidor, al que hemos dedicado hace pocos días un eco de recuerdo y elogio en las páginas de “El Cuaderno de Joan Seguidor”.

Y los españoles estuvieron allí

Noticias no muy halagadoras en torno a los dos ciclistas profesionales españoles que nos han representado en esta exigente contienda. El primero de ellos, que pudo resistir a la tempestad, y lo exponemos de manera un tanto gráfica, fue el alavés y veterano Javier Ruíz de Larrinaga (36 años), que ocupó la vigésimo séptima posición. Mientras que su compatriota Ismael Esteban, oriundo de la provincia de Cantabria, lo hacía en el lugar 32º. En la línea de salida concurrieron un total de senta y nueve corredores, que aspiraban al título, una quimera lejana para la mayoría.

Sobre el título que se acaba de calzar el joven Van Aert (21 años), nacido en la población de Herentals, cerca de Amberes, no hay nada a objetar. Mide un metro con 84 cms. y posee un peso liviano e ideal para afrontar físicamente situaciones de envergadura: 66 kilos. Nos viene a la memoria, el nombre del famoso ciclista de otros tiempos, Henri van Looy, que acumuló mucho prestigio dándole a los pedales. Es oriundo de la mencionada localidad. Quizá en alguna que otra ocasión tengamos acceso para comentar las singularidades de este corredor con el que sostuvimos una buena amistad.

Jean Robic marcó historia

Antes de concluir este comentario, queremos hacer hincapié a modo de anécdota de otro hecho del pasado. Hacemos referencia al que fue popular y malogrado Jean Robic, que se permitió el lujo de vencer en el Tour de Francia del año 1947, y que, posteriormente, se adjudicó el primer título mundial en el calendario oficial establecido de ciclocross. Inscribió su nombre en la tabla internacional en el año 1950. El el chispeante Jean Robic, en cierta ocasión y con evidente orgullo, tuvo la desgracia de perder la vida inesperadamente a raíz de un fatal accidente de automóvil, cuando ya se había retirado del mundo activo del pedal. Era de pequeña estatura y se distinguía por su alto temperamento y carácter sumamente austero. El precursor que usó un casco en la carretera. Era de material de cuero para proteger mejor la cabeza. Por eso se le llamaba en aquel entonces, “El cabeza de cuero”.

Por Gerardo Fuster

Imagen tomada del FB de la UCI

La pole del Mundial

El gran fin de semana del ciclocross tiene el cénit el domingo al mediodía, cuando los lugareños vuelven al circuito después de atiborrarse a patatas y unas cervezas. La carrera elite de 2016 tiene bien poco, o nada, que ver con la de hace tan sólo dos años a causa de la irrupción bestial, sin respetar los márgenes ni las convenciones de un holandés y un belga. Parece que todo lo que no sea ellos dos puede ser fruto muchas casualidades.

  • Mathieu van der Poel (NED): Máximo favorito a la victoria. Debido a una lesión en el Tour del Porvenir, un mes antes de inicio de la temporada, el ciclista neerlandés tuvo que retrasar su inicio de temporada casi dos meses. Esta circunstancia, a la vez que negativa, ha sido positiva para llegar el óptimas condiciones a este mundial. El vigente campeón del mundo se presenta en la linea de salida habiendo arrasado a todos en el último mes y medio en cualquier tipo de circuitos, ya sean secos o embarrados.
  • Wout van Aert (BEL): Hasta la vuelta de Mathieu a los circuitos, Wout era el favorito a todo. El belga ha sabido aprovechar su asencia y se ha adjudicado Superprestigio, Bpost trofee y Copa del Mundo. Las ya de por sí excepcionales cualidades del belga se multiplican cuando el circuito se pone pesado. Aun así, da la sensación de que la temporada se le está haciendo larga y tendrá que esperar un milagro para hacerse con el oro.
  • Kevin Pauwels (BEL): El taciturno Kevin es, junto a Nys, el tercero en discordia. A priori no parte con ninguna opción de victoria salvo que la carrera se descontrole. El belga es todo en especialista en circuitos secos y rápidos pero aun así, no cuenta con ninguna opción de victoria ante la dupla Wout-Mathieu. Otro punto en contra que tiene el bueno de Pauwels es su irregularidad, sobre todo ante los grandes eventos.
  • Sven Nys (BEL): Poco hay que decir de más sobre Nys. A pesar de no estar en su mejor versión, el Canibal es siempre favorito a todo. A pesar de que el arcoiris es muy improbable, la opción de la medalla no está para nada lejos de su alcance. Su técnica, historia y palmares le aúpan a ser candidato indiscutible a medalla.
  • Clement Venturini (FRA): El joven francés ha venido a recoger el testigo que va dejando poco a poco Francis Mourey en el ciclocross francés. Esta temporada solo tiene un lunar, el campeonato francés que se le escapó ante el propio Francis. El ciclista de Cofidis es realmente un ciclista a tener en cuenta el circuitos ràpidos y secos, como lo estará el circuito belga este domingo. Rondará el top5.

Y el Bonus Track:

Stephen Hyde (USA): En El Cuaderno de JoanSeguidor vamos a hacer una apuesta arriesgada. Se trata del americano Hyde. El ciclista de Cannondale ha sido la pesadilla de la estrella americana Jeremy Powers, levantandole varias importantes victorias. Además de ellos, en sus apariciones en la Copa del Mundo, Stephen ha dejado un buen sabor de boca. A pesar de que los circuitos secos no son su mejores aliados, estamos seguros que el americano dará que hablar en este mundial.

Por Jon Hernández

Imagen tomada de www.velonews.competitor.com

INFO

Mira la zona de cubiertas de Rocket Bike

La curva invertida del ciclocross mundial

Recuerdo, en los momentos más duros de la crisis de deuda en Europa, hace unos tres años, que decían que lo peor que podía pasar es que se produjera una curva invertida en los intereses de la deuda a tres y diez años. Es decir, que la cosa se pusiera tan mal que los países llegaran a pagar más por sus deudas a medio plazo que por las de largo plazo. Interpretaban los especialistas que esto era una prueba inequívoca de que el país tenía serios problemas de solvencia. Era una bomba de relojería.

En el último mundial de ciclocross de Tabor, esa caldera de hielo y pasión checa, pasó algo también curioso, similar a ese requiebro de la lógica que os explicaba de la deuda y la economía. La media de edad de los integrantes del podio de la carrera elite era inferior que la media de los tres del cajón sub 23. Desconozco si es la primera vez que se da, pero raro resulta. Como en la economía, si se da esta circunstancia, es que algo gordo pasa.

Así vemos que el mayor del podio de los grandes fue Lars Van der Haar y que éste no pasaba de los 23 años. Sus dos acompañantes se movían en la veintena escasa. La noticia aunque curiosa sí da una pista: el futuro ya está aquí. Si hace unos días apuntábamos que el cambio en el ciclocross internacional se estaba produciendo a ritmo tranquilo, nos equivocamos, se ha hecho de golpe.

Porque en Tabor, muchos miraron a Sven Nys, como síntoma de agotamiento de la “vieja generación”. Sin embargo la debacle de Nys, inevitable tarde o temprano, ha sido la guinda. Han sido todos los de la vieja guardia los que han fallado, todos sin excepcion, incluido el discreto y no siempre bien ponderado Kevin Pauwels, ganador de la Copa del Mundo y otra vez fuera de algo grande en el Mundial.

La temporada de ciclocross amaneció gris, con las vistas en la suerte de lo que quisiera hacer Nys ésta y la siguiente temporada, y la ausencia segura de Niels Albert, sin embargo creo que hemos vivido algo mucho más grande, una irrupción como no imaginábamos en una temporada sin puertas, abierta a muchos e interesantes nombres.

Cuán se ha de agradecer ese día que Aert y Van der Poel prescindieron de correr sub 23 por los elite. Envalentonados por su temporada entre los mayores, fueron dueños de su suerte desde el principio, sobretodo el campeón, que no hubo momento en que no encabezara la carrera. Qué gran honor para este apellido que pasa de eterno a legendario y eso que entronca por parentesco con los Poulidor. Éste no acaba segundo.

Van der Poel ha dicho que al menos hasta 2017 seguirá en ciclocross. Aert quiere la revancha por creerse superior e injustamente derrotado en Tabor. Por suerte no tenemos casos Boom y Stybar en el corto plazo. Niños que han venido para quedarse, por el momento, excelente noticia en un año lleno de dudas sobre el futuro tan recluido geográficamente de esta modalidad cuya presencia en los Juegos Olímpicos ni siquiera se prevé.

Imagen tomada de Zikliamatore

INFO

Prueba estos días Nacex y su servicio para llevar tu bicicleta everywhere… ni colas, ni cargados con equipajes…

1

15 imprescindibles para 2015

El año que empieza parece que va a ser la madre del cordero. Siempre así lo pensamos cuando un nuevo ciclo arranca. Cada año nos parece que será el mejor, pues tiene las incógnitas frescas y aún por resolver. El 2015 se centra en varios nombres y eventos, algunos serán ya, como el arranque del World Tour en Australia o los Campeonatos del Mundo de ciclocross. Otros se esperan en el tiempo, queda un año para Río de Janeiro y sus juegos, mientras que nombres y apellidos puntuales se postulan a algo grande.

Hete aquí nuestros imprescindibles de 2015

Se apaga la luz de Sven Nys. La campaña de ciclocross camina hacia su evento cumbre con la duda de si el faro de la disciplina estará a punto para ofrecernos el magno espectáculo que el año pasado nos dio en su mano a mano con Stybar. En su ausencia lidera “mano de seda” Pauwels con alternancia en los nombres jóvenes, algunos venidos de los Países Bajos rompiendo el monólogo belga de la disciplina.

¿Ha tocado fondo el ciclismo español? Sigue en el aire, perenne desde hace unos dos o tres años, la cuestión del relevo a los grandes nombres del ciclismo español, pero mientras esto ocurre, una tímida recuperación acontece en el calendario, tímida sí, pero recuperación a la postre que esperemos sea el atisbo de luz que este largo túnel lleva tiempo negándonos.

1Las últimas cartas de Alberto Contador. El madrileño fue un ciclista meteórico en su irrupción. Tal fue el ruido que desprendió que se esperaba un palmarés casi único, pero el paso de los años no ha sido benévolo, en medio de mil problemas -generados y autogenerados- quiere volver a ganar el Tour seis años después de hacerlo por segunda vez. A la vista de su edad y sus declaradas intenciones de futuro, puede que estemos ante una de las últimas veces que se postule a la más grande.

El Team Sky 3.0. Aterrizar en el pelotón, ganar dos Tours a los dos años de existencia, además con sendos corredores británicos,… los objetivos cayeron rápido en el Sky, el equipo que ahora busca reinventarse debatiéndose entre ganar con ingleses o fichar a placer. Tras acariciar el cielo le queda demostrar que sabe renacer.

La lupa sobre Peter Sagan. En el aspecto juvenil y desenfadado de Peter Sagan, al que a veces todo parece que le resbala, se esconde un ciclista de tremenda ambición con la sensación de que su fulgurante llegada ha quedado estancada. Vigilado por doquier, el año 2015 puede serle muy diferente a otros, ya no vale la cantidad, ahora hay que ofrecer calidad, y ésta pasa por un monumento, auténtica obsesión del eslovaco.

nairoLas razones de Nairo. Si alguien en la cacareada generación del 90 tiene visos de liderarla, ése es Nairo Quintana, el colombiano sutil, de mano de terciopelo y golpe envenenado. Nairo vuelve al Tour y no a un Tour cualquiera, sino al de sus sueños, con un recorrido que dificilmente le será tan proclive en el futuro. Además dentro de su timidez nunca escondió las mayores ambiciones. Le llega el momento de demostrarlo.

Brotes verdes franceses. Las circunstancias, y la calidad de sus actores, llevó al ciclismo francés a cotas no alcanzadas desde tiempos de Hinault. Con dos hijos de la “patrie” en el podio del Tour, y otro cerca de él, el país vecino renueva sus ambiciones en su carrera que además les ofrece un excelente recorrido para sus aspiraciones. Veremos en qué queda todo esto, por de pronto, estos tres ciclistas -Pinot, Bardet y Péraud- ya tienen hasta su libro. Ilusión no les falta, la presión de un país pendiente de ellos tampoco.

El examen a Vincenzo Nibali. El ganador saliente del Tour de Francia ha cambiado la onda. Desplazado el Giro en sus planes, apunta renovar la corona francesa como primer paso a perpetuar su leyenda. Estará con la plana mayor de sus rivales en liza, si nada falla, veremos entonces cuánto de ficción tuvieron esas especulaciones sobre la dificultad de su triunfo francés.

bettiniphoto_0050125_1_full_600La generación post Cancellara-Boonen. Pocas veces en la historia vimos coincidir dos monstruos del tamaño de suizo y belga, ahora que ambos atisban el final cerca veremos quiénes tomarán su relevo. Son varios los que se postulan, aqui nos quedamos con Jonh Degenkolb, el alemán lo tiene todo y en abundancia. Veremos.

Las nuevas metas de la globalización. El camino hacia un ciclismo más redondo busca nuevos hitos. Abortada la historia con los chinos, el dinero de medio Oriente se sitúa como el reclamo más apetecible. RCS, el organizador del Giro, ya tiene nuevos enclaves del lugar en su calendario.

Se acerca Río de Janeiro. Aunque siempre en segundo lugar, el ciclismo en pista presenta una excelente campaña. No olvidemos que estamos en el tercer año de la olimpiada de Río de Janeiro, es decir ya se ha quemado más de la mitad de los días que habían entre Londres y la ciudad brasileña, eso en los velódromos implica presión y renovadas metas, empieza la recta final para la clasificación olímpica. Veremos si en los mundiales François Pervis es capaz de repetir su tridente de éxitos. La pista española sigue buscando su baza en el devaluado programa olímpico con la sensación de que sus mejores bazas están en las carreras que no forman parte de los juegos.

A vueltas con el reglamento. El debate de los pinganillos en las carreras sigue vigente y parece que va para largo, por el momento sigue “bajo estudio”. Si a un servidor le preguntaran los enviaría al infierno, siempre y cuando su utilidad no tenga que ver con la seguridad. Al tiempo continúan las dudas sobre las dos semanas en una gran vuelta, otra de las grandes innovaciones que los puristas defienden para humanizar el ciclismo, aunque ello le supusiera desacoplarse de su historia de agonía y sacrificio,

1La maldición caerá sobre Kwiatkowski. De una manera u otra llevar el maillot arco iris siempre afecta. El polaco Michal Kwiatkowski, actual titular del maillot, no tuvo el mejor estreno -sus calambres en Lombardía fueron antológicos- pero tiene en su mano borrar tanto mal fario, si corre como a él le gusta veremos mucho el arco iris esta temporada.

¿Cuando acabará la fiebre de la hora? Tres ciclistas arrancarán 2015 intentando batir el récord de la hora. El otrora prestigiado registro vuelve a la palestra con fuerza y la pregunta de quién pondrá final al carrusel de intentos. Posiblemente esta historia tenga un antes y un después tras el intento de Brad Wiggins, previsto para finales de primavera.

El cerco a Astana. El final de 2014 sólo ha traído malas noticias para el equipo celeste que da cobijo nada menos que al ganador del Tour. Pese a que la campana le salvó de una expulsión del WT, el equipo de Vinokourov tiene la espada sobre la cabeza y, al mismo tiempo, un buen puñado de buenos fichajes que le ubican como la primera alternativa al pulso Sky-Tinkoff.

Imagen tomada de www.ciclosfera.com

INFO

1

Este año 2015, Orbea cumple 175 años desde que los hermanos eibarreses se pusieran a fabricar armas en la España del siglo XIX, la de las guerras charlistas y la restauración. Una densa historia les contempla desde entonces. Quieren que les cuentes tu historia con una Orbea poniendo ruedas a tu felicidad. Hazlo en 175@orbea.com.

4.2014 Brisas, que no aires, nuevas en el ciclocross

Este perentorio repaso a cada temporada que realizamos a estas alturas del año, siempre pilla a medio camino la campaña invernal. El ciclocross, la modalidad más plástica, y posiblemente épica del ciclismo, pasa página, pero muy lentamente. Lo que en otras disciplinas se hace de forma posiblemente más traumática, aquí es un sencillo transitar hacia nuevos nombres y estrellas.

El año natural por eso nos dejó secos y sin una de las grandes estrellas de este circo: Niels Albert, por muchos motivos el nuevo Sven  Nys, principalmente porque nunca estuvo en su ánimo prodigarse en la carretera, y porque dejó huérfano el relevo que ya reclamó para sí el día que fue campeón del mundo. Sin Albert, las miradas viraron a Nys, posiblemente el mejor de siempre en la disciplina. Pero Nys no carbura ni gana como antaño porque el peaje de la edad pasa su justa factura, y las críticas, en Bélgica estas cosas son cuestiones de estado, no se hicieron esperar. Fíjense en la trascendencia de la práctica cuando Nys fue objeto de hasta especulaciones sobre su orientación sexual.

La mítica celeste belga y otros muchos modelos disponibles en Bioracer

Con Nys fuera de grandes concursos, y seguramente pensando en la doble corona, el mundialito que es el nacional belga más el mundial que siempre anhela y rara vez consigue, los nombres que merodean los mejores puestos no acaban de imponerse. El dominio discreto de Kevin Pauwels es un ejemplo de ello, como lo es la declarada intención de Lars Van der Haar de probar la carretera siguiendo la senda de Lars Boom y Zdenek Stybar. Ante este vacío de poder, emergen nuevos nombres que llegan, pero que tienen aún largo trecho que cubrir.

De entre toda la camada, nuestro buen amigo Jon Hernández nos saca cinco especialistas que deberían ser protagonistas importantes en lo venidero. Empezamos por Laurens Sweeck, de 21 recién cumplidos años, se debe al Corendon – Kwadro y es el actual campeón belga sub23. Top15 en varias pruebas de la Copa del Mundo con los elite, hace poco dio al palo siendo segundo en Zilvermeercross y Scheldecross Antwerpen. Se trata de una de las grandes noticias para Corendon en una temporada dura en cuanto a resultados para el equipo.

Wout van Aert es también belga pero un año más joven. Corre en elVastgoedservice – Golden Palace y es vigente campeón del mundo sub23. Ya suma 8 victorias entre carreras sub23 y elite. Su victoria más importante fue la conseguida entre elites en la Copa del Mundo de Koksijde. El pupilo de Niels Albert dio un recital sobre la arena y dejó una de las exhibiciones más bonitas del ciclocross moderno.

Mathieu van der Poel tiene abolengo ciclista por todos los lados, es hijo de Adrie Van der Poel y nieto de Raymond Poulidor. Holandés y tendrá veinte primaveras el próximo mes de enero. Viste de BKCP – Powerplus. Se trata de un potente ciclista con unas grandes cualidades para el ciclocross aunque también para la ruta. Aunque esté un pasito por detrás de van Aert, Mathieu es de los pocos que le pueden presentar batalla. Podio en Koksijde y dos victorias con elite son su carta de presentación.

Dejamos el Benelux y vamos a Francia. Clement Venturini, veintiún años, del Cofidis, está siendo el azote de Francis Mourey, aunque no ha conseguido arrebatarle la Copa de Francia. El joven francés se ha impuesto en la general final de EKZ CrossTour suizo. Clement está siguiendo la escuela francesa, se prodiga poco por Bélgica buscando puntos UCI y victorias en calendarios alternativos entre Francia y Suiza.

En una onda similar está el italiano Gioele Bertolini. A sus 19 años el del Gueciotti – Selle Italia es el actual líder del Giro de Italia de ciclocross por delante de las “vacas sagradas” Enrico Franzoi y Marco Aurelio Fontana. Lleva cinco victorias absolutas UCI y otros tres podios más. Al igual que Venturini, le falta prodigarse más por el Benelux, aunque en su única participación en la Copa del Mundo sub23, en Valkenburg, firmó un excelente quinto puesto puesto.

El mundo también es redondo en ciclocross

La globalización en el ciclismo es un hecho. Vemos carreras de gran nivel en Argentina con Tour de San Luis y en la otra punta del globo, en China con el Tour de Pekín que concluyó el World Tour. Como una ola que va “chocando” desde los más grandes a los más chicos, la de la globalización está pegando fuerte también en el ciclocross. Un claro síntoma fue la adjudicación del Mundial de la disciplina a la ciudad estadounidense de Louisville, disputado la temporada pasada.

Hay que tener en cuenta que el país norteamericano suma 48 carreras UCI en la actual temporada y que Bélgica, país del mundo con más tradición en esta disciplina, cuenta con 33, si bien es cierto que el nivel de las pruebas belgas es mayor, la mayoría son C1 o Copa del Mundo, ambas cifras son síntoma de la extensión de la modalidad. Aunque ya se lleva mucho tiempo teorizando y divagando sobre la disputa de una manga de la Copa del Mundo en Estados Unidos, ésta no se acaba de materializar. A que esa posibilidad sea real puede contribuir la falta de pruebas en Europa y la entrada de Trek en el ciclocross mediante Sven Nys, casi nada.

 

El nivel de los especialistas europeos crece

 

Globalizar el ciclocross con la disputa de carreras en países con poca tradición en la especialidad depende del tamaño del bolsillo de los organizadores pues lo que no se puede comprar es el talento en forma de ciclistas capaces de dar guerra en las pruebas de alto nivel. La temporada comenzó hace más de un mes y si algo está claro es que tendremos nuevos protagonistas para esta temporada y que además ninguno de los nuevos es belga.

Aunque la elite belga sigue a gran nivel, hablamos de Klass Vantornout, Sven Nys, Kevin Pauwels y Niels Albert, es cierto que en este arranque la Copa de Mundo, referente de la especialidad, se ha dormido en los laureles.

Ese sueñecito, unido una mejora de las prestaciones de los que el año pasado eran las comparsas, ha posibilitado que el actual líder de la Copa del Mundo de Ciclocross sea un ciclista no belga, sí  el holandés Lars van der Haar, incuestionable tras sus dos victorias consecutivas en el arranque.

Además del ya nombrado Lars, otro de los “invitados sorpresa” de esta primera parte de la temporada es el campeón alemán de la especialidad, Philipp Walsleben. Con una pretemporada magnífica en ruta, el ciclista Postdam presentaba sus credenciales con su victoria en Baden y dos podios en la Copa del Mundo.

No todo se queda en Lars y Philipp. Este inicio de temporada demuestra que el francés Francis Mourey sigue siendo el que era, que el  también francés Fabien Canal puede ser un ciclista con mucho que decir, que el joven holandés del Telenet, Van Kessel, progresa adecuadamente y que Enrico Franzoi vuelve por sus fueros.

España por fin asoma en el mapa

 

Si miramos a España las noticias son todavía mejores. Hasta esta temporada contábamos con los nada despreciables top30 que nos brindaban Ruiz de Larrinaga, Isaac Suárez y Egoitz Murgoitio. Pero esta temporada, el propio Egoitz nos ha situado en el mapa con su magnífico inicio de temporada: podio en Baden, victoria en Eslovaquia, 14º en Valkenburg, 12º en Tabor y el 10º puesto en la general provisional de la Copa del Mundo.

Sin duda esta irrupción no es espontánea. Es fruto de mucho trabajo y constancia saliendo al extranjero a recibir palos en circuitos duros ante rivales muy superiores. Un esfuerzo que muchos ciclistas españoles realizan y han realizado y que muchas veces no ha sido valorado ni mucho menos recompensado.

A la espera del rendimiento que nos muestre Aitor Hernández en sus salidas al extranjero, también tenemos motivos para sonreír con la categoría sub23. El cántabro Kevin Suárez, bajo la batuta de su tío Isaac, y el vasco de Hirumet Jonathan Lastra garantizan que podremos seguir creciendo en un camino muy lento, que será largo, pero que quizá un día hasta nos depare una alegría.

 

Por Jon Hernández 

Fotos tomadas de www.cycleboredom.com y Parlamento Ciclista