Gianni Bugno no era racista

El pelotón es un ser vivo, una especie de agua, eso que decía Bruce Lee, que vista desde arriba, en cenital, fluía por la ruta, ensanchándose cuando era menester y apretándose cuando correspondía. En el pelotón un ciclista se ve ahogado o sin salida y toca al de al lado, éste al otro, y así de una forma harmónica, casi milagrosa, y todo resulta sencillo, casi orgánico.

No siempre por eso ocurren las cosas así. Hay corredores rígidos, que “clavan” su rueda a la ruta y no les muevas, no se te ocurra. Son ciclistas que carecen de la empatía que se necesita en grupos de ciento y pico tíos, de los que muchos huyen despavoridos. El otro día me hablaban de uno, Tony Martin, un corredor que si miráis atrás, se ha pegado unos tortazos de impresión más de una vez.

Recordad el Tour de 2013, cuando ganó en Le Mont Saint Michel, que era una momia andante, con medio cuerpo vendado y una entrepierna escocida hasta lo sanguinolento. O a los dos años, cuando se cayó siendo líder tras su victoria épica en Cambrai, el día del adoquín.

Estos días, hemos conocido otro que parece duro a la hora de negociar la posición en el pelotón. Es el joven talento italiano Gianni Moscon, un ciclista que me encanta, una de las ruedas que marqué antes de la primavera, y que no estuvo lejos de dar la campanada en Roubaix, cuando quedó quinto, pero llegó a tocar el grupo de Van Avermaet en el mismo velódromo.

Pues bien Moscon ha sido protagonista de algo que en ciclismo era casi inédito como es un caso de racismo, como bien se ha admitido desde todas las partes, contra el corredor de la FDJ Kevin Reza, aquel que una vez se llevó accidentalmente un móvil del público en el Tour y grabó un curioso video con él.

A Moscon le llaman algunos que tiene próximos “el Gianni Bugno” por su categoría sobre la máquina. Ya os acordaréis de él, esa figura que nunca se descomponía, perfectamente acoplado, gesto tibio, incluso cuando el lamento le retorcería por detnro al ver que Indurain le ganaba por la mano repetidamente. Moscon es joven aún, 23 añazos sólo, y seguro que seguirá creciendo, pero sus actitudes no son el mejor caldo de cultivo.

Y no lo son porque no sólo de clase y talento vive el ciclista, también se necesita una dosis de respeto y querencia por el rival y en el fondo compañero. Tú puedes ser un crack en lo tuyo, que si no eres respetuoso, te acabarán pasando factura y no precisamente barata. No sé si es una cuestión de generaciones, de tiempos o de yo qué sé, pero hay preocupación, honda además, en el respeto y valores que se imprimen en el pelotón.

Por ejemplo, están los “Juan sin miedo” del sprint que van literalmente a saco, como lobos en las llegadas, o los que bajan sin precauciones, o los que trazan como si estuvieran solos,.. pues bien ahora tenemos racismo, un “ismo” de eso que nunca había oído en el ciclismo y que mira por donde, nos llega desde uno de los corredores más prometedores del panorama.

45 días le han caído a Moscon por parte de su equipo por este affaire, los mismos que a Andrei Grivko por partirle la cara a Kittel en Dubai, creo, es decir varios meses después, como si fallar algo así fuera tan complicado o necesitara tanta deliberación. Por medio Grivko ha seguido corriendo e incluso estuvo cerca de ganar una etapa en Romandía. ¿Qué cara habría puesto Küng si le bate un ciclista a puertas de una sanción por algo que hizo meses antes?

Esperemos que esto no vaya a más, que ese caldo de filias y fobias que es el pelotón sepa enterrar y corregir estas actitudes. Sólo nos faltaba esto, peleas y racismo en el pelotón.

Imagen tomada de www.prensalibre.com

INFO

La superficie de la llanta PR1400 Oxic tiene una capa de cerámica que dar un aspecto espectacular by DT Swiss

La tecnología que enerva al pelotón

Cámaras, móviles, smartphones,… todo es poco apara ir a ver el Tour, el Giro o cualquier otro gran acontecimiento ciclista. Nos hemos acostumbrado a vivir a través de los ojos de una lente, vamos de viaje y guardamos el momento con un móvil, o una cámara, tomamos una copa y lo retratamos con nuestro Smartphone, vamos al teatro del niño armados con todo tipo de tecnología que nos permite grabar el momento pero perdernos la esencia del mismo, nos acercamos a la cuneta del Tour y ahí está toda la parafernalia,…

Este año ha sido el de las selfies en el ciclismo. La moda que bien podría ser instaurada en exclusiva por la afición, también viene cultivada por las propias organizaciones, como la del Tour que puso en solfa todas las selfies que los equipos se hicieron en la presentación de Leeds.

1

Antes, en Dublin, un aficionado irlandés no tuvo reparo en autorretratarse junto a un jadeante Marcel Kittel que yacía exhausto en el suelo. Aquello levantó la masa tuitera, le llamaron imbécil, irrespetuoso y otras lindezas cuando estoy seguro de que algunos que firmaron los improperios no dudarían en hacer lo mismo.

El Tour de Francia fue desde luego la culminación de esta tendencia. En el Reino Unido el fervor no escondió cierto desconocimiento de las leyes del pelotón y se sacaron muchos móviles a la ruta sin saber a qué distancia estaba el ciclista. En Hautacam Vincenzo Nibali se llevó por delante el celular de una espectadora que miraba a la cámara de la moto mientras saludaba móvil en mano.

La historia más peculiar de este nuevo fenómeno alrededor del ciclista, la vimos en el vídeo que aquí traemos. Lo protagoniza de forma involuntaria el ciclista del Europcar, Kevin Reza, quien recoge del suelo el casco con cámara. El mismo se cayó, como bien se aprecia en la grabación por un codazo de un ciclista del Lotto. Reza acaba devolviendo el casco al coche del equipo, pero disfrutamos de un momento entre el pelotón.

El codazo del ciclista del Lotto va en paralelo con los aporreos de Navardauskas a aficionados con dispositivos en las subidas. En definitiva, no es la mejor publicidad para el ciclista y el ciclismo,  pues decepciona al espectador y desde fuera se vende cierta agresividad. Pero como bien dijo Marcel Kittel antes del Tour, conviene respetar al ciclista y partir de la base que lo que se va a ver es a personas en pleno estruje físico, al límite y agotadas en muchos casos. Si se va con esa consigna seguro que las cosas mejorarán.

Foto tomada de Facebook del Tour de Francia

INFO

Para poder trasportar correctamente tu bicicleta con el embalaje NACEX BICIBOX, debemos tener en cuenta lo siguiente

1nacex

– Se debe girar y desmontar el manillar

– Se deben desmontar los pedales y ruedas (una o las dos dependiendo del tamaño)

– Se deben proteger los elementos sensibles (cuadro, tijas) y aquellos que queden desmontados con papel burbuja o similar

– Introducir en la caja cuidadosamente evitando golpes y arañazos

– Transportar siempre en posición vertical