En Francia ya han sentenciado a Lance Armstrong

Que Francia como país, y sus resortes, sentencien a favor o en contra un campeón ciclista no es cuestión baladí. Cuna de muchos de los mejores ciclistas y del Tour de Francia, entre otras pruebas de renombre, nuestro vecino del norte tiene cierto poder en este entramado. Su papel no es teatral, su rol no es papel mojado.

Señalado

La voz del Tour se llama L´ Equipe y su arma específica para la familia ciclista es Vélo Magazine, una cabecera heredera de Le Miroir des Sports Cyclisme Magazine, que anda de celebración con un número totalmente amarillo indicando sus 500 mensualidades en los quioscos de Francia y media Europa.

La editorial de tan especial edición se la dedican a Lance Armstrong. Bajo el titular “Secrets et mesonges” (Secretos y mentiras) atacan al mejor ciclista del Tour de forma directa, indisimulada y a la sien. Basan su argumento en dos líneas: la primera su no elección, es decir que entre defenderse o admitir la culpabilidad, Armstrong realiza una huida hacia delante sin escoger las dos cartas que tiene sobre la mesa. La otra reposa en la información del diario padre, L´ Equipe, donde se aseguró en 2005, manda cojones que desde entonces no se haya abundado, que el americano se dopó con EPO durante todas las ediciones que ganó. Pusieron sobre la mesa las virtudes de un nuevo método de detección pero el tema siete años después no parece haber madurado.

Alineados con la Usada, los mentores del Tour de Francia parecen dispuestos a incluir más borrones en el palmarés de su grande tras los tachones que dieron las ediciones de 2006 y 2010 a Oscar Pereiro y Andy Schleck. Curiosa forma de cuidar el negocio. No obstante trasciende, creo, a un nuevo capítulo entre ASO y UCI. Si los segundos muestran cualquier gesto, los otros lo deshacen, y viceversa. Desde el Tour por ejemplo no se aporreó la imagen de Alberto Contador mientras la UCI fue hasta las últimas para crujirle. En el caso Armstrong se nota un tono inverso. Disfruten de nuestro ciclismo.