«La carrera contra la Stasi» desnuda el ciclismo del otro lado del telón

En «La carrera contra la Stasi» el ciclismo se mueve entre asuntos del corazón y de estado

Hoy, 3 de noviembre, sale a la venta LA CARRERA CONTRA LA STASI, un libro que nos acercará al ciclismo del bloque del Este. Escrito por el periodista británico Herbie Sykes, su autor obtuvo el British Sports Book Awards por este trabajo en la categoría de mejor libro de ciclismo del año 2015, y ahora ya podremos disfrutar del mismo en castellano gracias a la traducción de la editorial Libros de Ruta.

En el libro, que combina testimonios directos de los protagonistas con reproducciones de documentos reales de la Stasi, cartas personales y extractos de la prensa de la época, se narra la historia de Dieter Wiedemann, un ciclista que formaba parte de la selección de la RDA comunista que disputaba la Carrera de la Paz en los 60. Héroe local, conoció a una chica del otro lado de la frontera y huyó a la RFA capitalista, donde compitió varios años en profesionales llegando a debutar en el Tour de Francia.

SINOPSIS

Cuando el telón de acero dividía Europa, Dieter Wiedemann era un héroe del deporte en Alemania Oriental. Alcanzó el podio de la Carrera de la Paz, el equivalente al Tour de Francia del bloque del Este, que era a su vez otra muestra de la supremacía del socialismo sobre el “fascista” Occidente.

Sin conocimiento de las autoridades, Dieter se enamoró de Sylvia Hermann, una chica del otro lado del muro. La doctrina socialista establecía que ambos pertenecían a “clases enfrentadas”, y como famoso deportista que era, cada paso que daba era estrechamente vigilado por la Stasi. Pero aborrecía su ideología y vio en Sylvia su única opción hacia la libertad. A pesar de que era consciente de que podría ser un juego mortal, decidió jugar al gato y al ratón y planeó su fuga.

En 1964 fue enviado, por primera y única vez a Alemania Occidental. Era para disputar una prueba clasificatoria para los Juegos Olímpicos de Tokio de 1964, pero en lugar de correrla cometió la mayor de las traiciones que se podían realizar al régimen socialista. Dieter Wiedemann, icono del deporte y peón soviético, desertó para cambiarse de bando.

Mientras Wiedemann completaba su sueño de competir en el Tour de Francia, su deserción causó un gran escándalo. La Stasi intentó “repatriarlo”, con horribles consecuencias tanto para él como para los familiares que dejó atrás. Más de cincuenta años después y veinticinco años después de la caída del muro de Berlín, Dieter Wiedemann decidió que había llegado el momento de contar su historia. A través de su testimonio y de otras personas involucradas, y buceando en los archivos de la Stasi, que le habían acosado durante casi medio siglo, Herbie Sykes nos descubre una increíble historia. Una historia de amor y traición, de las locuras del corazón durante la guerra fría y de la carrera ciclista más grande del mundo.

AUTOR

Herbie Sykes es un periodista deportivo, historiador y autor de libros como The Eagle of Canavese, sobre Franco Balmamion, Maglia Rosa: Triumph and Tragedy at the Giro d’Italia y Coppi: Inside the Legend of Campionissimo. Sykes vive en Turín, y escribe para numerosos medios especializados en ciclismo y otros deportes. Precisamente, acaba de publicar el libro Juve!, la historia del famoso club de fútbol de la ciudad donde reside.

+ INFO

Así llegó Gustaaf Deloor a la luna

Gustaaf Deloor JoanSeguidor

¿Cómo se gestó la biografía de Gutaaf Deloor?

El ciclismo de los años 30 diría que es el fin de un época en la que el deporte se mezclaba con la aventura, los viajes por rutas desconocidas, un ciclismo en el que por encima de equipos y alianzas, la lucha de un hombre contra los elementos y la suerte definían el vencedor.

Creo que tras el periodo bélico llega otro ciclismo más moderno.

Seguramente, la muy conocida pugna Bartali/Coppi define ese salto. Bartali se encontraría en ese sentido más cercano al ciclismo que relata Juanfran en el libro y Gustaaf Deloor y el resto de ciclistas de la década de los 30 se parecían bastante a los “forajidos” que retraba Albert Londres en el Tour de 1924.

¿Quién fue Gustaff Deloor?

Deloor fue un ciclista muy completo, ganador por ejemplo, del Tour de Flandes amateur, con buena punta de velocidad.

Pero era además muy regular. Eso le permitía recuperar el tiempo que podía perder en algunos puertos en los descensos o en el llano que precedía a los finales de etapa.

Hay que recordar que por aquel entonces no había finales en alto en la Vuelta

Una vez sacamos la historia de Gustaaf surgió la posibilidad de ir a ver su familia.

Gustaaf Deloor libroFlandes es probablemente la prueba del calendario que más me gusta.

He estado allí varias veces y viendo que caía en Semana Santa me planteaba ir con la familia esos días a Amberes.

En los meses previos a la publicación, recibimos mucha ayuda de Eric de Keyzer y de la familia Deloor: fotos, detalles biográficos etc.

Gustaaf Deloor libro histórico ciclismo  JoanSeguidor

Al final nos sentíamos en deuda con ellos y al cuadrar bien las fechas de la publicación con ese fin de semana tan especial en Flandes, les propusimos ese encuentro que creo fue emocionante para todos.

A pesar de no entender el texto, les emocionó que se reivindicara la memoria de Gustaaf a través de este libro. Su viuda Roza Buys y su hija Jeanette, que nos proporcionaron parte del material gráfico, también encontraron fotografías que desconocían de Gustaaf, que provienen de archivos y hemerotecas de España y Francia.

La familia de Gustaaf Deloor

De esos días nos llevamos, la satisfacción de que más allá de que podamos vender más o menos, se reconocía el trabajo de Juanfran y en general, que en España siga viva la memoria de un pionero de la gran ronda española.

La literatura ciclista tiene mucho margen en España.

Tal vez alguno que me lea lo vea como un intento de echar balones fuera o arrogancia, pero creo que le hacen falta lectores y trabajar de otra manera con los distribuidores.

Por lo menos ese es el reto.

Gustaaf Deloor libro ciclismo JoanSeguidor

En otros países, creo que librerías y distribuidoras trabajan mejor los libros deportivos o, en general, la no ficción literaria.

Con eso, no quiero decir que todo lo que publicamos sea maravilloso y no tengamos nada que mejorar, ni mucho menor.

Pero creo que es un salto en ventas lo que nos permitiría trabajar con la tranquilidad y medios con los que trabajan otros grupos editoriales.

Poder ofrecer mejores condiciones a escritores, invertir en títulos…

Este libro, como editor, fue  fue un regalito que me llegó hasta empaquetado. Quiero decir, llegó ya redactado al completo, con muchas fotografías ya identificadas, con una historia cinematográfica detrás y además de una gran relevancia histórica.

Gustaaf Deloor en la estantería de Libros en Ruta

Además le estábamos dando vueltas a publicar cosas de la Vuelta.

Encajaba a la perfección, y de hecho hemos puesto en marcha una colección denominada La Vuelta que esperamos poder seguir completando con títulos de la misma calidad en el futuro.

Cumplimos cinco años y lo queremos hacer a lo grande.

Ya hemos anunciado cinco títulos para este año, una combinación de producciones propias y traducciones.

Pero si todo va bien, puede que haya alguna sorpresa antes de final de año.

Esperamos poder anunciarlo en breve y cerraríamos en seis los títulos a publicar en el 2018.

Sería la guinda a un catálogo que seguimos ampliando desde un punto de vista muy personal como editor.

No espero que todos los libros gusten a todos, pero espero que los lectores reconozcan al menos una coherencia en la selección de títulos y una calidad mínima en todos los títulos.

Por Eneko Garate, desde Libros de Ruta

“El Afilador”, para lectores ciclistas de gran fondo

El Afilador JoanSeguidor

Entre otras, “El Afilador” nos clava lo que fue la Vuelta del 79, la Vuelta del milagro

Cuando le preguntamos a Txomin Perurena por su debut en el Orbea, allá por febrero del 84, no pudo contener el recuerdo.

“Pues triste” vino a decir, recordando que aquellos días de Vuelta a Andalucía su hermano moría a manos de los GAL.

El silencio se apoderó de aquella gélida tarde de enero en Arrate, tal día como hoy, viernes, hace tres años.

A Txomin Perurena le conocimos esa tarde trabajando para el libro que contaría los primeros 175 años de historia de Orbea.

«El Afilador»: Txomin no tiene buen recuerdo de su debut en Orbea

Por eso cuando leemos el segundo volumen de “El Afilador”, el compendio de historias ciclistas e inconexas, y Carlos Arribas nos pone en primera fila a un ciclista cuyos registros hoy en día le auparían al top 5 mundial, nos empequeñecemos ante la historia.

Y es  que “El Afilador” es eso la suma azarosa de relatos e historias que Libros de Ruta nos deja sobre la mesa para admirar lo ancho y profundo que es este deporte llamado ciclismo.

Una suerte de afiladas palabras que en su segundo volumen nos pasan por las historias del neo que tuvo que doparse de Fran Reyes, el ciclismo en Israel por Jorge Quintana, siempre tan analítico y más válido por lo que calla y no cuenta.

«El Afilador»: la Vuelta de 1079 salió de milagro

Sin embargo, si una historia merece el aplauso es la de Juanfran de la Cruz, un antes, durante y después de aquella Vuelta a España del milagro, en tiempos muy diferentes a los de ahora, que la grande hispana luce músculo.

El cuento de Juanfran es de miedo, trabajo y esperanza, de una generación que encabezó Luis Puig y puso hilo a la aguja para lo que habría de venir.

La salud, buena o mala, mejor o peor, del ciclismo español bebe directamente de aquellos días en los que todo era incierto en un país recién salido de la dictadura, muy frágil en lo económico y temblando en lo social, con ETA apretando las tuercas.

No podemos menos que recomendaros el invento de Eneko, porque José Luis Viejo, que viera ganar en persona nuestro “Secundario de lujo”, Adriano Mallori y su voluntad que no se doblega y Oscar Freire, exhibiendo talento en coches de época, completan el elenco de relatos ciclistas de “gran fondo”.

Imagen tomada de Pinterest

INFO

De bola o de techo, todos los portabicicletas de Cruz

La génesis de Libros de Ruta

Aunque Libros de Ruta salió a la luz hace apenas unas semanas, la idea surgió hace más de un año. Como aficionado al ciclismo leía cada vez más libros, la mayoría en inglés. Parecía paradójico que en la era de internet, con toda la información a solo un clic, me atrajeran cada vez más esos “viejos” tomos. Aunque algunos no eran tan antiguos desde que descubrí el “kindle” y muchos de mis libros ya tenían formato digital y no me servían para adornar la biblioteca de mi salón…

1

Reflexionando sobre cómo había cambiado nuestro seguimiento del ciclismo, me di cuenta de que muchas de las cosas que antes se narraban en periódicos y revistas habían perdido su interés. Hoy todos sabemos los resultados al instante, puedes seguir online cualquier carrera y las redes sociales te permiten además hacerlo con la compañía de múltiples comentarios de otros aficionados que enriquecen tu visión. Entrevistas, opiniones, noticias…todo lo encontramos en portales especializados, blogs o las web de los propios equipos.

Pero ese volumen de información y esa inmediatez de datos que ha descolocado a muchas publicaciones escritas, también han favorecido el interés de un público especializado por otros textos más reposados. Algunas veces atemporales, históricos, pero en otras ocasiones temas de actualidad tratados con detalle. Parece que en España resurgen (o nacen) los libros de ciclismo, pero -y en nuestro caso, no podemos negar que nos haya influido- este fenómeno también se manifiesta en los países anglosajones. La coyuntura de un ciclismo dominado primero por Armstrong y ahora por Wiggins y el equipo Sky han provocado que los libros de ciclismo se hayan multiplicado en Estados Unidos y el Reino Unido.

¿Seremos tantos? Muchos me preguntan si habrá mercado para este volumen de libros sobre ciclismo. Creemos que sí. Pero, no nos vamos a engañar, se trata de algo minúsculo y disperso. Hay obras que funcionarán y otras que no, y las cifras de ventas serán las de un pequeño nicho de mercado. Como bien me dijo Javi Bodegas la primera vez que le comenté este proyecto, allá por el mes de julio de 2012: “Cicloturistas hay muchos. Que se gasten muchos miles de euros en material, también. Cicloturistas que lean hay bastante menos; y su cifra final, es casi una anécdota”. Aun así nos lanzamos a esta aventura. Sabemos que hay un pequeño mercado incierto y desconocido, pero las nuevas tecnologías pueden facilitar la identificación de esos clientes potenciales y, con ello, la creación de una comunidad. Ese es nuestro reto: tratar de reunir a todos los apasionados por la lectura ciclista en torno a Libros de Ruta. Y de nuestra continua labor de aporte de títulos de interés dependerá que esa comunidad siga creciendo.

 

Por Eneko Gárate, alma mater de @librosderuta