Steven Kruijswijk en este irreconocible Lotto-Jumbo

Lotto-Jumbo Tour of Britain JoanSeguidor

En dos años el Lotto-Jumbo se ha convertido en un coco del pelotón y Kruijswijk tiene mucho que ver

Cuando en la Vuelta 2016, Robert Gesink ganó aquella maravillosa etapa del Aubisque, esos momentos de alegría eran la excepción en el Lotto-Jumbo.

Hoy Steven Kruijswijk está entre los mejores de la Vuelta.

Porque estos días el triunfo, el estar delante, el marcar territorio, el destacar son la norma en el equipo neerlandés.

Mientras se corre la Vuelta, en UK se disputaba el Tour de Gran Bretaña, una prueba que podéis imaginar la gente que mueve en un país que parece en romance con la bicicleta.

Mientras Jesús Herrada asaltaba el liderato de la Vuelta, en las islas, el Lotto-Jumbo ganaba la contrarreloj por equipos, aupando a Primoz Roglic al liderato.

No sé si el esloveno no pudo mantenerlo hasta el final, no está en la forma de otras ocasiones, aunque aún y así siga yendo como un tiro.

El carbono en la historia de Trek

Lotto-Jumbo, sus nombres y sus 30 victorias

Sea como fuere lo de Roglic es la punta del iceberg en un equipo que hoy es muy diferente a aquel que saboreaba el triunfo de Gesink en el Pirineo francés.

Robert Gesink, con sus mil vericuetos, ya no es el capo efectivo del equipo, pero sí el alma del mismo.

Y alrededor de él, ha crecido un grupo que no sólo gana, es que además impone.

El Lotto-Jumbo fue el primer equipo en menear el árbol en esta Vuelta en la que todos se mosquean cuando hay que tomar el mando.

Tienen en España a  Steven Kruijswik en el grupo de favoritos, del que se descolgó George Bennett.

No sé si Kruijswijk ganará la Vuelta, pero no nos disgustaría, porque corre y deja correr, arriesga y tiene un saber perder admirable.

En el Monte Oiz perdió lo que ganó en la crono, está por debajo de los dos minutos.

Ambos además se acompaña de Sepp Kusss, insultantemente joven, ganador en Utah, que toma sus primeras lecciones en el gran fondo.

Pero al que ya hemos visto tirar del grupo.

Al mismo tiempo, Primoz Roglic se ha convertido en uno de los cinco mejores ciclistas del momento, dada su progresión, su campaña y el Tour que hizo.

Llegó a liderar la Gran Bretaña.

Dylan Groenevegen, el killer desde tiempos de Van Poppel

También tienen el anotador: Dylan Groenevegen, el obús que ya gana en el Tour y que creo será el gran rival de Fernando Gaviria en los años venideros.

Por todo ello, y aunque Gran Bretaña quede lejos, el triunfo en la crono por equipos del Lotto-Jumbo es síntoma de ese trabajo coral.

Un triunfo que se logra en casa del Team Sky y con Quick Step, Movistar, BMC y Mitchelton a rueda.

Que un equipo le dé importancia a la crono colectiva, habla del valor de su trabajo.

Imagen tomada de Tour of Britain

¿A dónde llegará Primoz Roglic?

Primoz Roglic Tour de Romandía JoanSeguidor

Primoz Roglic es otro de los ciclistas del año

No hay vuelta de hoja sobre las sensaciones que nos transmite Primoz Roglic, un ciclista que parece sacado de otra época.

Lo tiene todo, todo lo necesario, sobre el papel y en la práctica y además lo ejecuta con fría precisión.

Nos recuerda ese ciclista que en tiempos fue la fórmula del éxito, un ciclista fuerte, templado que no transmite quizá la pasión de Egan Bernal, por ejemplo, pero que destila fortaleza y seguridad.

Primoz Roglie es lo más parecido a esos ciclistas de los ochenta y noventa que con el tiempo han ido a menos, porque las circunstancias y los recorridos los han arrinconando.

Pero ello no les quita atractivo, porque demuestran de inicio a fin cómo hacer las cosas bien .

Al margen de ganar carreras Roglic deja entrever qué podría hacer en el futuro si sigue esta progresión.

Si como dicen algunos, para optar a una grande hay que ganar vueltas pequeñas, él ya está en eso.

Primoz Roglic parece sacado de los noventa

Dicen que no es escalador pero mantiene a raya a Nairo y Landa en el lado más duro de Arrate, y a Bernal en Romandía.

Dicen que es gran contrarrelojista, para mí el segundo mejor del mundo tras Tom Dumoulin, porque sentencia carreras cuando son llanas, pero en una cronoescalada sale indemne frente la mejor versión de Bernal.

Con dos vueltas como País Vasco y Romandía en el palmarés, ganadas además con solvencia y sensación de ir a más no cabe duda que  este esloveno, que un día fue saltado de esquí, abre muchos interrogantes, tantos que no podemos menos que preguntarnos dónde llegará cuando afronte una grande.

En el Tour de Romandía, Roglic no sólo ha ganado, es que se ha funcionado a la perfección con su equipo al lado, con un ciclista como Steven Kruijswijk, cuya suerte cambió para siempre aquella vez que se fue al suelo cuando Nibali le apretó bajando.

Que Kruijswijk le ayude de esa manera, siendo además el único segundo de abordo que estaba con los líderes en los momentos importantes de Romandía, demuestra que en el Lotto-Jumbo hay fe en su nueva estrella eslovena.

Imagen tomada de @LottoJumbo_road

 

 

El mundo es redondo en el ciclismo holandés  

Ciclismo holandés JoanSeguidor

En el ciclismo holandés no existe la casualidad

Apeldoorn es una localidad mediana, a unos cien kilómetros de Amsterdam, no lejos de Utrech., donde estos días reside la capitalidad del planeta ciclista.

Se están celebrando los Campeonatos del Mundo de pista, con excelentes resultados por el momento para los anfitriones, para el ciclismo holandés.

Apeldoorn fue la salida del Giro de Italia de 2016.

Un prólogo rápido y veloz en el que Tom Dumolulin se impuso por poco, muy poco a Primoz Roglic, el día que supimos del excelente croner que es el eslogeni,

La salida del Giro llenó de VIP´s la pelousse del mismo velódromo de Apeldoorn que estos días coge el mundial de pista.

Entonces estuvo hasta el rey de los Países Bajos.

El ciclismo holandés recoge lo que ha sembrado

En la jornada inaugural de estos mundiales, el peor resultado del ciclismo holandés fue una plata.

Entre sus ganadores, mejor dicho, ganadoras, la integrante del equipo de velocidad, Laurine Van Riessen, que además de bronce olímpico en patinaje de velocidad es plata en la velocidad por equipos.

En la final el equipo orange perdió contra las alemanas, entre las que estaba Kristin Vovgel, diez veces campeona del mundo y sigue emocionándose.

Lo más llamativo de la plata de los anfitriones es que subieron cuatro ciclistas a recogerla, cuatro, porque son un equipo con recursos y rotaciones, eso por lo que cruzamos los dedos cuando vemos que Tania y Helena llevan todo el peso de la dupla hispana.

El ciclismo holandés sonríe, de hecho, siempre sonrió.

Aunando patinaje con ciclismo, Jumbo, el resorte del equipo ciclista, pero también de patinaje de velocidad, mirad los juegos coreanos para entender lo que es este deporte en los Países Bajos, ha renovado el patrocinio, empezando, como reza la nota, “el próximo uno de enero de 2019”.b

Echad cuentas.

Y el ciclismo holandés sigue sonriendo…

Han pasado un larguísimo trecho desde los éxitos del viejo Joop Zoetemelk y no han desistido.

En el camino han tenido buenos corredores, algunos auténticos blufs, como Erik Breukink, pero su fidelidad está siendo premiada, voilà Dumoulin, Groenewegen y cia.

Apeldoorn, Utrech y Valkenburg, capitales mundiales del ciclismo

Ya os hablamos de Valnekburg, su capitalidad universal y de cómo vibró por Mathieu Van der Poel.

Pero no sólo eso, una ciudad neerlandesa se acoge al privilegio de ser la primera de la historia de ser acoger la salida de las tres grandes vueltas.

Utrech lo tiene hecho con la Vuelta a España cuando ya dio la salida a Tour y Giro

Doblemente bien por una ciudad en la que la bicicleta es la sangre que corre por sus venas, en un ejemplo de planificación y divulgación, pero también de apuesta integral por la flaca.

Más allá de tenerla en sus calles, redondean la apuesta con competiciones del mejor nivel.

Es como la cuadratura del círculo.

Y es que cuando salgáis de la estación central de Ámsterdam, asoméis el hocico y veáis ese inmeso parking de bicicletas de varios pisos, saber que eso es sólo la punta del iceberg del ciclismo holandés.

Imagen tomada de FB de 2018 UCI WK Baanwielrennen presented by Tissot

INFO

Con Nacex la bicicleta puntualmente en destino

Dylan Groenewegen es el velocista del año

Dylan Groenewegem JoanSeguidor

Con Dylan Groenewegen, el Lotto-Jumbo tiene el sprinter que le faltaba

Muchos manejamos muchos nombres para el sprint y casi siempre olvidamos el de Dylan Groenewegen.

El otro día leí si el mundo de la velocidad vive su época más fecunda de siempre.

Y hablaban de Démare, Kittel, Kristoff, Viviani, Cavendish, Greipel…

Se basaban en estos nombres par explicar que posiblemente estábamos ante la generación de velocistas más competida de la historia.

Lo desconozco la verdad, recuerdo muchas y buenas épocas de sprinters, algunos son icónicos como el trío de los novetna, Van Poppel, Abdou y Cipollini. Otros fueron garantes de éxitos irrepetibles por cantidad y calidad: Alessandro Petacchi.

No son tiempos sencillos para los velocistas

A mí personalmente, las llegadas al sprint me encantan, incluso cuando muchos se escudan en etapas anodinas para desprestigiarlos.

Un buen sprint es el látigo del ciclismo, un todo o nada que exige dar el 110%, sin otra pretensión que dejarse el alma en el intento.

Y no son tiempos sencillos para los velocistas, porque muchas vueltas sacrifican sus llegadas en favor de otros perfiles.

Con todo, si la velocidad tiene un nombre este año, es sin duda el del neerlandés Dylan Groenewegen, que como dije al principio, muchos omiten, pero que sin duda ha dado un salto adelante más que notable.

Un salto adelante, además, que llega tras ser el ganador de la última etapa del Tour de Francia, algo así como el maillot irisado para los sprinters. Es decir, él ya ha roto el umbral que se resiste a muchos.

Tras varios años sorteando graves dificultades para ganar carreras, el Lotto Jumbo tiene en Dylan Groenewegen la punta de lanza de sus alegrías.

Lleva cuatro triunfos parciales, aunque dos apuntes merecen la pena.

Una es la formación de un tren amarillo y negro a su favor, el equipo ha trabajado un bloque y éste demuestra confianza en su líder y éste vuela, sin más.

Sin embargo, la Kuurne-Bruselas-Kuurne es un punto y aparte. Dylan Groenewegen sabe que puede ganar clásicas.

Por el momento ésta no es cualquier cosa, la prueba tiene a Stuyven y Sagan como últimos ganadores.

https://www.youtube.com/watch?v=aQMBVZdua00

La victoria de Dylan Groenewegen en Kuurne impresiona

Y no sólo eso, si no que puede hacerlo ganando con una solvencia tremenda como lo hizo ante Arnaud Démare, a quien le lanza el sprint de lejos y deja, literalmente de rueda.

Cierto es que el campeón francés había competido el día de antes, pero esa superioridad habla de potencial.

Para mí Dylan Groenewegen puede ser la baza oculta con la que nadie cuente en San Remo, la obsesión de los ciclistas de su especie.

Es curioso, Juanjo Lobato fichó por los holandeses con el pretexto de mejorar su top ten en San Remo –cosa dificilísima- y ahora posiblemente sea un chaval de la casa quienes les dé el éxito.

Yo por de pronto no le descartaría.

Imagen de @LottoJumbo_road

INFO

Probaremos el Hotel Ifach en Calpe, para conocer la casa del ciclista

Lars Boom: la suerte no se pide a gritos, se persigue

Lars Boom haciendo un corte de mangas

La imagen de la semana para muchos será la celebración de Lars Boom en su etapa del Benelux. Con el pelotón pisándole los talones, el neerlandés se cascó una butifarra, que le decimos en Catalunya, lo que vendría a ser un corte de mangas de toda la vida.

Dicen en CyclingNews que es la manera de expresar su cabreo por no ser llevado por el Lotto-Jumbo a la Vuelta. Curiosa forma de airear trapos sucios. Sabido es que Amsterdam se distingue por estrechas pero bien iluminadas casas, con buenas ventanas para aprovechar bien la luz del día, que en algunos momentos del año, debe ser paupérrima, pero no sé si en el equipo amarillo y negro quieren tanta transparencia y sinceridad en sus filas.

A Boom se le fue la mano en su reivindicación, que venía vestida además por etapa y liderato, y le ha caído una multa en los siempre valiosos francos suizos. No es de recibo que cada línea de meta se convierta en un acto de pataleta pública. La gente no va a una línea de meta y lleva a sus hijos, para que un tío adulto la cruce haciendo un corte de mangas.

Lars Boom es parte de esa pléyade de corredores que vieron pronto que el ciclocross se les quedaba pequeño. Aunque muchos pondrían solución a los problemas de la modalidad invernal, lo cierto es que parte del atractivo del ciclocross es eso, pequeñas carreras, reducido coto de estrellas y concentración geográfica, muy concreta. Y en ese atractivo está también su perdición.

Sin embargo Boom no valora las muchas oprotunidades que ha tenido para brillar. Ya no ahora en el Lotto-Junbo, anteriormente el Rabobank, y también en Astana por medio. Tiene más de treinta años, no queda mucho de aquel niño prodigio, portento rodando. Boom ha sido y es un ciclista que no ha dado la medida de lo que prometía. No ha estado en la pomada de las clásicas nunca, o casi nunca, y en el Tour su bagaje se ciñe a la etapa de adoquín que ganó hace tres años.

Magro resultado, como exigir estar en la Vuelta a España. Boom no corre una grande desde hace un par de años y su estrella se apaga. Que gane en la ruta lo que reivindica con cortes de mangas, que busque la fortuna en el Mundial con la orange. Eso sí que sería cargarse de razones en un equipo con pequeño pero selecto palmarés tanto en Giro como Tour.

Imagen tomada del FB del BinckBank Tour

INFO

Para grandes marchas: Castelli

#CiclismoFicción: la tercera semana del #Giro

La cosa se pone seria, lo está desde hace algunos dias, pero el margen ahora no es estrecho, es que sencillamente no existe. El Giro de Italia 2016 encara la fase final, las ultimas seis etapas embotado en la parte norte de la península itálica para morir en Turín, la misma ciudad que hace cinco años le dio la salida para conmemorar los 150 años de la unificación italiana.

La general no ofrece muchas dudas, al menos no en lo numérico. Steven Kruijswijk está muy fuerte, ha hecho hasta el momento la carrera perfecta y cualquier apuesta que se haga sobre lo que puede pasar tiene su nombre como primera opción. Dicen que no tiene equipo y eso es apresurado decirlo. A ver el Lotto-Jumbo no se distingue por el conocimiento de muchos de sus nombres, pero igual que se sacaron un Primoz Roglic sin verlo venir, pueden tener sorpresitas guardadas, al margen que a su escuadra no se le ha exigido como para asegurar que no va a estar con él.

Sobre el papel Esteban Chaves es la opción más cercana al holandés de rosa. Dos inconvenientes le vemos al colombiano, nunca se ha visto en una así, y puede ser sencillo que se conforme con lo logrado, y su desventaja es importante. Con todo, no tirad las campanas al vuelo, hace un año Alberto Contador parecía intocable y acabó pidiendo en la hora en Sestriere. Por otro lado, al inicio del Giro aludimos al espíritu del Leicester, todo es posible si se cree en ello.

Sea como fuere quienes no tienen nada que perder son los otros dos que vienen por detrás. Tanto Valverde como Nibali tienen equipo, eso se dice hasta que la carretera demuestra que no siempre es así, pero no la forma de los dos de punta. Valverde ansía el podio, es loable, es curioso que con su palmarés quiera ese premio, y si corre para lograrlo posiblemente lo haga a la defensiva.

Queda Nibali. “Es obvio que sólo me vale la victoria” dijo al inicio. No está en la forma que desearía, no al nivel de sus rivales, pero tened por seguro que dejará la vida en el empeño. Cuando se quedó en el Giau el otro día otro habría desistido, él no, luchó hasta el final. Una travesía por el desierto dolomítico.

Por el camino tiene etapas como las de Andalo y Pinerolo donde exhibir músculo y tiene el mejor equipo. Tomar riesgos se dice, y lo ha hecho muchas veces ya. Fue curiosa la reacción de Chente, el conductor de los azules, respecto a los peligros que asume en los descensos, como si ello no fuera una carta que muchos han jugado para ganar. Nibali baja bien, y lo aprovecha, Nibali juega muy bien en las tácticas y lo practica. Es lo normal cuando se habla de deporte de alta competición.

Muy por detrás hay outsiders pero nada más. Rafal Majka e Ilnur Zakarin no nos parecen en condiciones de superar las desventajas acumuladas a no ser que enloquezcan con uno de esos ataques que tanto evocamos y tan poco vemos. Todo lo que fuera dar el salto a los mejores sería una sorpresa, porque no deberían fallar ni uno, ni dos, y sí cuatro.

Esto es la última semana, el rush final, lo que no se haga ahora, no habrá enmienda.

Imagen tomada del FB del Giro de Italia

INFO

Suunto Ambit3 Vertical4

El buque insignia de Suunto se renueva y nos ha dejado este Ambit3, un reloj con clara orientación a los amantes de largas sesiones