Luis León Sánchez no deja indiferente

Luis León Sánchez JoanSeguidor

La clase de Luis león Sánchez denota que siempre pudo haber dado más

Recuerdo la primera vez que supe de Luis León Sánchez, ha llovido, vaya si ha llovido.

Era Copa de España en Terrassa, amarillo imponente, lideraba la clasificación junior.

Tramo final de Les Estenalles, un clásico de la zona, pasillo de gente y el grupo emergía al ritmo del líder, poderoso, acompasado, acoplado a la máquina, ancho de espaldas, angulado, era un rodillo.

Un ciclista dotado de una clase excepcional, en un cuerpo fino, pero el grado justo de corpulencia.

Manolo Saiz ya gestionaba su suerte en aquel Würth que alumbró una generación compuesta por Luisle, pero también por Alberto Contador, Carlos Barredo y otras figuras que no acabaron de explotar, recuerdo al hermano de Purito, Alberto, y Jordi Grau.

De aquella generación emergió Luis León Sanchez que ahora mismo camina más allá de los quince años de profesionalismo, quince años que no dejan indiferentes…

DT-Swiss Junio-Agosto

 

En este tiempo Luisle ha dado de cal y de arena

Un corredor que en su día lamentamos no diera más, que no exprimiera a fondo esa clase de rodar y ese poder de pedalear en pos de no sabemos qué.

¿Podría haber dado más, más veces?

Ese es el problema, que no deja indiferente, que cualquiera que aprecie el buen ciclismo, disfrutará viéndole ahí, marcar un estilo que sería la foto de cualquier manual de ciclismo, un compendio de saberes y haceres que seguro harían fortuna en las mejores escuelas.

En ese tarro de esencias Luisle nos dejó aquel final de vértigo de la París-Niza que le ganó a Contador, una carrera que éste tenía en la mano, hasta que chocó ante el talento de la roca murciana, un episodio que hasta valió la chanza de Lance Armstrong sobre su impulsivo compañero de equipo.

Gotas que dejaron poso en el mismo Tour de Francia, culminando obras individuales que acabaron con el de Mula enfocando al cielo, dedicando el triunfo, saboreando la victoria.

Todo con clase, con un motor sin límite una categoría que de esas que percibes y cuentas con los dedos de la mano.

Selle Italia
Castelli GIRO
Cruz 400×400

 

Por eso siempre nos surge la pregunta ¿podría haber dado más Luisle?

No lo sabremos, pero el tiempo nos dio otra muesca, ese Campeonato de España que lucirá en su celeste de Astana, un triunfo que para muchos bautiza la mala suerte de Jesús Herrada, pero que se fragua en el trabajo de equipo, excelente Gorka conteniendo a los Cofidis, y el remar y remar, cuando todo pintaba que el rojigualda se iba hacia Cuenca.

Por cierto, precioso desenlace de lo Campeonatos de España, carrera al sol, corrida a lo silvestre, entre excelentes ciclistas, que ganó muchos enteros sin el yugo del Movistar.

Una carrera que regala una pieza ansiada para este corredor que, aunque siempre non consuma con la duda, nunca nos dejó indiferentes.

Imagen: FB de la RFEC

Gore 400×100 MArzo2020

 

 

El irresistible magnetismo de la Vuelta a Murcia

Luisle Vuelta Murcia JoanSeguidor

¿Qué tiene la Vuelta a Murcia que llena a sus estrellas?

 

La doble etapa de lo que hace unos años era un clásico de primavera, la Vuelta a Murcia, ha vuelto a coronar a uno de los suyos.

Es curioso el magnetismo que ejerce esta tierra sobre sus estrellas, corredores con muchos tiros dados, a los que hemos imaginado en grandes carreras, entre los mejores del mundo, pero que no por ello ha desdeñado la opción de correr en su tierra.

Luis León Sánchez, como Alejandro Valverde, estuvo ahí, en la culminación de una carrera que le ha dado tres victorias consecutivas, en las avenidas de su casa, entre los suyos.

“Ganar en casa siempre especial” alude Luisle tras ganar la etapa final de la Vuelta a Murcia.

 

Tiene el mocetón 37 añazos, es junto a Valverde uno de los veteranos del pelotón, pero no por ello lo deja pasar.

La cita es el Murcia, en la Vuelta a Murcia, llueva, truene o nieve.

Girona Gravel Ride: la nueva ruta 

Y es algo compartido por la otra estrella del lugar, el mentado Valverde, que siempre pareció satisfecho con Mallorca, Valencia, Andalucía o Murcia antes que atentar de forma directa una carrera que pudo tener en su radar, hablamos de San Remo.

¿Discutible estrategia?

 

Quizá, pero es la suya, la que les place, incluso viéndoles ganar con esa contundencia, con esa alegría y ese porte.

Nos podrá parecer mejor o peor, pero la estadística se la trae al pairo, la historia, ídem, ellos lo dan todo por ganar en casa.

Incluso en la Vuelta a Murcia, que no tiene televisión, entiéndase una tele tipo Eurosport o Teledeporte en directo, pero siempre tiene a los suyos para apoyarla.

Luis León Sánchez en su pacto con el diablo

Luis León Sánchez JoanSeguidor

Algo pasa con Luis León Sánchez que la clase no entiende de edades

Mirar atrás en la vida de Luis León Sánchez es un traveling por los últimos veinte años de ciclismo en este lado de los Pirineos.

Aquella generación dorada del ciclismo murciano, que estos días siempre se acuerda de la pérdida de Mariano Rojas, de inicios de los 2000 sigue vigente en 2019.

Gravel Ride SQR – 300×250

 

SQR – Cerdanya Cycle

 

Y sigue tras pasar por mil historias, mil estados, salir ilesa de situaciones en las que otros perecieron.

¿Por qué ellos y no otros?

Son estas cosas que en ciclismo siempre pasan en una pregunta que ya nos hicimos la semana pasada con Juanjo Cobo.

Sea como fuere, que tanto tiempo después aquel crío que recuerdo dominar la Copa de España juvenil en Terrassa, hace 18 años, siga delante delata un pacto con el diablo, ni más ni menos.

Un pacto con el diablo que se dibuja en la pose perfecta, cuando el gigantón se pone a volar

DT-Swiss Junio-Agosto

 

Luisle añadió una etapa en Suiza a un palmarés que arranca desde hace quince años.

Un palmarés que tiene etapas en el Tour, cuatro, más las clásicas de San Sebastián y esa París-Niza memorable que le ganó a Contador.

La colección, by Gobik 

Luisle no es un ciclista cualquiera

Su figura impone, en el trabajo propio o ajeno, el inicio de año de Astana tiene que ver con él, y la omnipresencia que logra en competición.

 

Luisle ¿Pudo haber aspirado a más?

Posiblemente sí, pero en su haber quedan muchas muescas en el camino.

Unas muescas que no desbaratan la sensación de que su talento pudo haber dado más, pero cada uno es como es, cada ciclista es hijo de su padre y madre, traza su camino y lo que sale va con el para siempre.

El rendimiento de los españoles de Astana, salvo Omar Fraile inédito en los podios esta campaña, va a por la nota más alta.

 

SQR – GORE

 

Sabemos de dónde viene y por dónde ha pasado Luisle.

Que ha estado vinculado a mil historias, que pasó por el desierto del entonces Team Blanco, hoy Jumbo Visma, que ha tenido la suerte que otros no tuvieron… todo eso que siempre sale a relucir cuando se opina de un corredor que ha pasado por mil pasajes, como el murciano.

Pero no admitir esa clase imperedecedera, ese hambre intermitente que cuando aparece es insaciable, y que tanto tiempo después sigue imponiendo, sería hacerle un cuadro incompleto a uno de los corredores con más talento de la historia deciente del ciclismo español.

 

Javier Mínguez, me gustaron sus formas hacer ciclismo

Javier Minguez y como es la Real federación española de ciclismo

Con la entrada de Jose Luis López Cerrón y la paupérrima situación de las arcas de la Real Federación Española de Ciclismo, la política de la casa en material de contratación de técnicos se volvió estricta y austera.

La amistad vallisoletana del presidente con Javier Mínguez sirvió para plasmar un acuerdo que dudo se diera en alguna de las selecciones restantes el pasado domingo en Florencia: el seleccionador nacional ejercía sin cobrar un duro.

Esto es el ciclismo en España, el país que pone la mayoría de corredores en el corte bueno de la carrera reina y está bajo las directrices de una persona que no cobra por que la situación económica es horrible.

Javier Minguez

Con esta premisa, nada desdeñable, más otros perfiles dibujados del seleccionador y su afinidad por las grandes vueltas y escaso bagaje en carreras de un día –se adjudica el primer Mundial de Freire cada vez que puede-, lo cierto es que el caldo de cultivo que rodeaba a Javier Mínguez antes del Mundial no era el mejor.

Un entorno enrarecido por la confección de un equipo que no escatimó estrellas y sí trabajadores y que llevó a desdeñar la crono, donde las opciones eran escasas, con un ciclista como Luis León Sánchez que para hacer lo que hizo bien podría haber hecho hueco a algún joven que merece adquirir experiencia.

Pero volviendo al fondo, el devenir de la carrera nos mostró un “savoire faire” muy diferente a sus antecesores.

Si entrar en cada corte, salir a cualquier ataque y controlar la carrera lo máximo hasta el final eran signos del credo de Paco Antequera y José Luis de Santos, la noción de Mínguez hablaba de “laisser faire”, dejar hacer, quemar vueltas y emerger en el momento importante.

Pelotón español

Y así fue. Mientras el desespero por no ver a ningún español con Giovanni Visconti se hizo patente, España tenía hasta siete unidades en un pelotón de donde todos los ingleses ya se habían apeado de la bicicleta.

Luego en el momento clave dos ciclistas de cuatro fue el resultado de tal labor, perfecto, con el añadido de que si el grupo de Cancellara y Sagan entraba por detrás, circulaba Dani Moreno.

Aunque la labor de equipo fuera invisible, aunque España no estuviera con el rol de protagonista que en otras ocasiones marcó su carrera, el resultado fue interesante, tanto como las maneras del técnico.

Mucha gente se ofendió porque señalara a Alejandro Valverde al final de la carrera cuando lo que lamentamos en la mayoría de ocasiones es que lo políticamente correcto se imponga al análisis objetivo.

Javier Minguez dijo que el desenlace del mundial fue culpa de Valverde con toda la razón y sin rodeos.

Obviamente su situación le permite las alegrías que algún antecesor suyo no se habría tomado. Estaba sin cobrar y sin ninguna garantía de que fuera a seguir en el cargo, hablaba como cuando lo hacía por los micros del butano.

Quizá en este nivel algunos prefieran el perfil bajo y ajeno a la autocrítica de Eusebio Unzue, a quien sólo conozco palabras gruesas para otros y nunca para sí mismo. Recuerden la maniobra del Team Sky en Valdezcaray el año pasado. El grado de ofensa que mostró fue tal que no entró en sus errores.

En fin que nunca sabemos lo que queremos, lamentamos que algunas declaraciones atenten directamente contra nuestra inteligencia y cuando se habla claro y en plata nos parece brusco. Como argumenté el otro día: C´est la vie.

Este Astana nos recuerda mucho a la ONCE

Astana Ion Izagirre JoanSeguidor

De amarillo ONCE al celeste Astana, dos máquinas de ganar en el tiempo

Ya sabéis que en este mal anillado cuaderno somos muy de mirar atrás.

Y vemos aquellos años noventa que arrancaban con algunas de las grandes estrellas invernando a la espera de las grandes citas, desperezando la maquinaria en alguna competición.

Competiciones que en España pasaban por un calendario más o menos fijo: Mallorca, Andalucía, Valencia, Murcia, Setmana Catalana, País Vasco y Aragón.

Un arco de la geografía ibérica que se volvía, generalmente amarillo.

Porque la ONCE, la ONCE de Leaniz, Herminio, Zarrabeitia, Marcelino García, Jalabert, Zulle y compañía no dejaba las migajas.

Recuerdo, creo, una Vuelta a Valencia en la que llegaron a meter cuatro corredores en el top 5.

Exhibiciones de una semana, se cinco días, era la tónica de las temporadas en las que muchos esperaban hasta julio y Miguel Indurain para saber del ciclismo.

Este arranque de campaña de 2019, a la espera de carreras más serias, Niza y Tirreno en breve, el inicio ha sido también monocromático.

No hablamos de amarillo, pero sí de celeste Astana

Hablamos del Astana y sus seis vueltas en el zurrón y no sólo eso, victorias redondeadas con más gente en el podio.

Una actuación coral que nos recuerda mucho a aquella ONCE de los noventa.

Mov_Gore

Gorka Izagirre JoanSeguidor

Si Alexey Lutsenko ha sido el coco en el Tour de Omán, ojo con éste en las clásicas, llevándose tres etapas y general, la omnipresencia de Luisle en el arranque de campaña ya le ha dado la Vuelta a Murcia, evitando el estreno de Valverde en casa, al margen de procurar el éxito de otros.

A los hermanos Izaguirre el salto a Astana ya les ha reportado un par de generales: Valencia para Ion y Provenza para Gorka.

Y mientras en la locura del Tour Colombia, Miguel Ángel López salió aupado con un temprano triunfo que seguro le vendrá bien para una campaña en la que tiene que ir a más en las grandes.

Así nació la Girona Gravel Ride

En Andalucía, el indescifrable Jakob Fuglsang se llevó el triunfo a pesar de correr de forma cuanto menos curiosa cuando camino de Granada no esperó compañeros que le ayudaran en la gestión del grupo de cabeza.

Porque en definitiva si algo ha tenido este inicio de curso para Astana ha sido el valor del colectivo, porque a los triunfos se le suman podios y victorias parciales, como la de Peio Billbao, clave en Andalucía, Valencia y Murcia, que arman la actuación más similar los tiempos de la ONCE de los últimos años.

El Luis León Sánchez de la París-Niza

Luis León Sánchez JoanSeguidor

La carrera hacia el sol saca la mejor versión de Luis León Sánchez

La París-Niza es una carrera con dos partes marcadas, muy marcadas y Luis León Sánchez lo sabe muy bien.

Mirad el palmarés del hoy ciclista turquesa en la carrera hacia el sol. Luis León Sánchez sabe perfectamente qué hacer y cómo hacerlo

Muchos años después Luisle vuelve a vestir el maillot amarillo en la primera gran vuelta de la temporada.

Nueve años de aquella París-Niza que ganó Luis León Sánchez

Le ganó la etapa Jonathan Hivert, pero Luis León Sánchez volvió a honrar la carrera que significa su mejor triunfo final en una ya longeva trayectoria.

Andan muy bien los Astana en este inicio de temporada, atacando, jugando varias bazas, exigiendo a los rivales.

Si no fuera por la voz de alarma que emitió el otro día Vinokourov, por el tema económico, sería el inicio de año soñado, una luna de miel con el ciclismo.

Luisle mientras se cala un amarillo que suponía el único objetivo, sin especular, renunciando a la etapa, demostrando que cuando uno tiene claro el objetivo, todo lo demás es accesorio.

Hay muchos gallos para ganar esta París-Niza, pero Luis León Sánchez ya tiene su muesca, amarillo en el podio y exhibición en la retina de la afición.

Pero hay otro dogma que esta París-Niza está cumpliendo.

Con tres etapas celebradas, hemos vuelto a ver ciclismo del bueno. Ciclismo enmarcado en densos bosques, algunos verdes, otros desnudos, tiritando en la salida del crudo invierno, ciclismo en pueblos del centro del héxagono, tranquilos, vacíos. Ciclismo en la intimidad.

El primer día con esa photo finish imposible en la que Gorka Izagirre exigió lo mejor y un poco más de Arnaud Démare, es increíble la presencia que el guipuzcoano le está dando a su equipo en las primeras carreras.

Paris-Niza Izagirre Demare JoanSeguidor

El segundo con una exhibición de poder del que dijimos ser el velocista del año, Dylan Groenewegen, que lleva cinco etapas, compitiendo con los que hay que competir. El neerlandés es ya primera línea de velocidad.

Y el tercero con el anticipo, en una cota de tercera de lo que nos espera en este camino cuesta abajo hacia Niza.

El ciclismo que como las hojas de los árboles que le enmarca cambia de nombres, y están ahí Julian Alaphilippe, Tim Wellens, Jakob Fuglsang… dando la cara, probando al personal, aunque lejos de meta.

Es admirable un corredor como el francés del Quick Step, que el día que mida las distancias y sepa de los esfuerzos, podrá tomar el relevo de Valverde y no sé si lo hará con fortuna, pero le pone unas ganas.

Imagen tomada de FB de Astana Pro Team 

INFO

Bicicleta perfectamente en destino con Nacex

 

 

Lo que Luis León Sánchez podrá contar a los nietos

Luis León Sánchez Murcia JoanSeguidor

Con Luis León Sánchez siempre quedará qué pudo haber logrado

Luisle, Luis León Sánchéz, es un ciclista perenne, mudo, que no hace ruido, destaca lo que su descomunal figura sobresale de la media del pelotón, y regala clase a cuentagotas.

Hace unos meses ya hablamos de él, cuando ganó una de las clásicas italianas de otoño. Aquel día Luis León Sánchez estaba por evitar el sprint con Sonny Colbrelli.

Y lo hizo.

No sé si Luisle tiene descendencia o si la tendrá, pero de tenerla, y que la madeja siga dando hilo, podría contarle cosas increíbles a sus nietos.

Cuando éstos lean sobre Alberto Contador o Alejandro Valverde, sobre la fama que les precedía, la leyenda que generaron, Luisle podrá decirles que él ganó a ambos y lo hizo en su terreno, en sus carreras.

Luis León Sánchez podrá presumir de batir a Valverde y Contador

Aquella París-Niza de 2009, una de las primeras que dejó de ser blanca, porque el amarillo tomó el color del líder. Una carrera gélida en la que no estaba Lance Armstrong, pero planeaba su sombra.

Alberto Contador encendido, no quería ganar, quería arrasar, una ansiedad que abrió el camino para que Luisle se fuera en una de esas jornadas que quedan en la retina.

Alejandro Valverde también quiso ganar por la mano a Luisle.


En El Velódromo…

  • Alejandro Valverde se quedó a las puertas de seis triunfos en casa

En Murcia, en la casa de ambos, en el terreno fetiche del de Las Lumbreras. Se montaron un duelo a tres, con Philippe Gilbert.

Pero los dos murcianos se fueron en Collado Bermejo, y se lo jugaron mano a mano.

Valverde quiso reventar, y reventó. Lo probó y Luisle se fue solo, acto seguido.

Pocos días de caer frente a su rival de casa en Valencia, le devolvió el golpe.

¿Qué podría haber logrado Luis León Sánchez?

Pues es la pregunta del millón. Si algún ciclista parece haber sido premiado por la naturaleza, tenemos a Luis León Sánchez, si un ciclista prometía alto, tenemos a Luis León Sánchez, si un ciclista ha ganado bonito y continente, ese fue Luis León Sánchez.

Pero su bagaje, tanto tiempo después es de gourmet, poco pero bueno, muy bueno, y una pléyade de buenos equipos en el camino.

No sé, en este remozado Astana qué papel jugará un ciclista que, al margen de un buen palmarés, ha salido indemne de los no pocos escándalos que dejan socavones en el camino y no pocas víctimas.

Y ahí también ha sabido salir victorioso, tanto tiempo después.

Imagen tomada de FB de Vuelta Ciclista Murcia

INFO

Has probado el servicio de Nacex para enviar tu bicicleta donde quieras viajar???

¿A dónde hubiera llegado Luis León Sánchez?

Luis León podría haber llegado lejos

Cada cierto tiempo nos asalta esa pregunta, ¿qué habría sido de Luis León Sánchez de haber progresado como se esperaba?

Recuerdo una etapa de una de las mejores carreras de los tiempos modernos. Hablo de la París-Niza de 2009. Contador, el Alberto Contador de antes de la sanción, era líder y claro además. Tenía la carrera a su merced, la corriente a su favor. Pero aquellos días no eran sencillos porque eran los primeros de convivencia con otro monstruo en el equipo, Lance Armstrong.

No sé si imbuido por la necesidad de marcar terreno a nivel interno, Contador planteó la carrera como un continuo ataque, incluso sin la necesidad de hacerlo así. La penúltima etapa fue una trampa camino de Niza por los Alpes mediterráneos. Contador reventó, Luisle Sánchez se le fue en un descenso y cada metro que pasaba el hueco crecía y crecía hasta que el murciano, entonces en Caisse d´ Epargne, se llevó la carrera del sol. Fue su mejor triunfo.

A esa París-Niza, Luisle le añadió otras perlas, no muchas, pocas que si queréis, pero perlas como San Sebastián, etapas en el Tour, Juegos Europeos,… que conforman un palmarés pequeño pero excepcional en un ciclista que siempre nos ha dado vibraciones de poder más, mucho más, de haber sido un ciclista no sé si de época, pero sí mucho mayor de lo que la realidad marca.

Corpulento, poderoso, pedalada potente, Luisle ha emergido cada cierto tiempo, como recordando “aquí estoy yo”. Lleva muchos años en vanguardia, pasando por mil batallas, y no siempre “ciclísticas” pues ha sobrevivido a la Operación Puerto que ha arrasado a muchos y al Team Blanco, que le puso al margen sin saber porqué.

Luis León ciclista profesional
Luisle, felicitado por Valgren

Este fin de semana, Luisle lo ha vuelto a hacer. Una carrera en la Emilia-Romagna, dentro del gran calendario de otoño italiano, el Gran Premio Beghelli ha sido el escenario de la última perla de Luisle, arrancando a cinco de meta, auxiliado por Valgren, abriendo hueco y llegando con el tiempo de rebañarle el triunfo a dos ciclistas del caché de Sonny Colbrelli y Elia Viviani.

Luisle tiene en Astana todo aquello de lo que careció en su anterior equipo, porque ha sido útil cuando se le ha requerido, para Aru y López en la Vuelta, y buscó homenajear a Scarponi en el Giro. Su celebración con los compañeros es prueba del ambiente que le rodea en el grupo, grupo al que seguirá perteneciendo el año que viene, bien sea buscando sus opciones o trabajando para otros.

Luisle es madurez ciclista y aunque siempre le perseguirá esa duda de lo que pudo haber sido de mayor, no cabe duda de que hablamos de un ciclista que no es uno más, por caché, palmarés y calidad.

Si quieres saber algo más Sobre Luisle, mira este post, pincha aquí

Imagen tomada de Astana Pro Team

INFO

El Cruz Pivot 3 es un portabicicletas de bola de moderno diseño