David Martín: Una historia de maillots

Maillots La Vuelta JoanSeguidor

Existe en Béjar, un tesoro ciclista en forma de maillots y más maillots de ciclismo

En la imagen que ilustra este post aparece David con más de treinta años de historia de la Vuelta.
Una historia que la cuentan tres maillots.
Desde el amarillo de Álvaro Pino, año 86, pasando por el de Roberto Heras, año 2000, al de Chris Froome, el año pasado.
Son tres de los muchos mailots que tiene David Martín.

¿Cómo llegaron los maillots de líder de la Vuelta?

La verdad que vas contactando con personas hasta llegar a ellos, excepto alguno que conozco personalmente.
Quizá el más curioso dato es el maillot de Pino de la Vuelta 86 que se encontraba en una maleta en un pueblo vasco, lleno de humedad y todo lleno de moho, tuve que lavarlo una y mil veces para devolverlo al estado actual.
Es una pena que maillots con tanta historia queden olvidados en trasteros o maletas, a mi me gusta enseñarlos a la gente que vuelvan a revivir lo que fueron aquellos momentos.
Los cuatro maillots de Heras me los regaló él, que es muy buen amigo mío, el de Froome me lo dio el al acabar la vuelta 2017, el de Tamames es el único que hay ya que solo lo vistió el último día en el podium final de la vuelta 1975.
Los de Rominger vinieron a mi por un amigo suyo, al igual que los de Zulle y Jalabert.

La afición por el ciclismo

Mi afición por el ciclismo viene desde muy pequeño allá por 1988, cuando yo tenía diez años y llegó la vuelta España a Béjar con Lale Cubino de líder, aquello fue un echo histórico para la cuidad en la que nací, aunque mi residencia siempre a sido Ledrada un pequeño pueblo chacinero muy cercano a Béjar.
Hice mis pinitos como ciclista corriendo desde cadete hasta amateur, allá por finales de los 90’, “era muy malo” “no iba ni cuesta abajo” eso si siempre le puse muchas ganas y me lo tomé siempre muy en serio.
Ahora gracias a mi amigo Moises Dueñas, llevamos adelante la Escuela de Ciclismo Béjarana, hace dieciséis niños.
Pero mi locura y pasión son los maillots, la verdad que siempre guarde alguno, pero verdaderamente, fue hace unos cuatro años, cuando verdaderamente me puse en serio con el tema de los maillot.

En mi colección hay cerca de cuatrocientos maillots, de todas clases, la verdad que hay que centrarse en un tema en concreto por qué si no es imposible coleccionar de todo, llámese Tour, Vuelta o Giro.
Es una pasión difícil por que, es complicado conseguir piezas con caché, aunque nunca pierdo la esperanza, pensé que nunca iba a conseguir un maillot de Merckx o Bahamontes y ahí están, ya que yo en aquella época ni siquiera había nacido, por supuesto que es más fácil conseguir maillot actuales.
Mov_Gore
La verdad que no me puedo quejar de mi colección ni mucho menos: Cubino, Indurain, Perico, Rominger, Ullrich, Armstrong, Valverde, Pino, Contador, Heras, Dueñas, Blanco, Doumolin, Pantani, Nibali, Landa, Froome, Tamames, Bahamontes, Aru, Horner, Escartin, Wiggins, Purito, Sastre, Museeuw, Cancellara, Lejarreta, Freire, Beloki, Hinault, Jalabert….
Ya he realizado varías exposiciones por distintos lugares de España, como Cuenca y Oliva con la fundación de Alberto Contador o el corte de inglés de Salamanca, pero el éxito total fue la exposición que realicé en Unibike 2017 en Madrid, allí muchísima gente disfrutó de lo lindo recordando las gestas de sus corredores favoritos. Sigo trabajado para seguir creciendo poco a poco pero con mucha calidad.

El maillot rojo de la Vuelta: ¿Da miedo o alergia?

Vuelta a España- maillot rojo La Vuelta JoanSeguidor

Jesús Herrada viste un maillot rojo que incomoda a los favoritos

Mov_Gore

Cuando muchas veces lees las previas de los equipos internacionales que viene a la Vuelta, muchos coinciden en el diagnóstico inicial.

«Es la tercera grande, parece la más sencilla, pero el camino está lleno de trampas, se corre como si no hubiera un mañana y llega a finales de campaña«

 Ese extracto «inventado, viene a resumir lo que muchas veces vemos que es la puja por el maillot rojo.

Endura os invita a entrenar con el Movistar Team 

Si en ediciones anteriores, especialmente la última, hemos visto que vinieron un ciclista y un equipo, Froome y el Sky, que no se asustaron ante el maillot rojo, lo cierto es que la Vuelta que entra en territorio decisivo no da las mismas vibraciones.

En la jornada de Estacada de Bares, al margen de ir al punto más al norte de la península, pudimos ver un portador de maillot rojo, realmente emocionado.

El liderato que Jesús Herrada ostente estos días es un sueño cumplido y no lo ocultaba.

El maillot rojo para las estrellas

Herrada entró en esa partida de pócker que mantienen los equipos de los grandes, y les dio un buen susto. Su éxito se basó en el riesgo que tomó, entrando en una fuga de un nivel «Tour», y en el desdén que algunos muestran ante la prenda de líder.

Es como si el maillot rojo quemase, y Simon Yates ha hecho lo justo para cederlo a un tercero pero sin sacrificar sus opciones.

Y es que la Vuelta, como decíamos, parece la más sencilla, pero a estas alturas de año, muchos no tienen la frescura de otros momentos.

Cambrils Movil 300×100

 

  El maillot rojo es el faro de la carrera, pero implica unos costes que muchos no se plantean asumir.

Nos sorprendió lo rápido que Rohan Dennis dijo, tras la salida, que ese liderato «no se ofendan, poco me va a durar».

Y así fue. Por eso al menos, nos gusta ver cómo lo defendió Groupama camino de La Covatilla o cómo lo sudará Jesús Herrada en el tríptico que viene ahora.

Al menos, no da alergia, o miedo, a todo el mundo.