La Passione Cycling Couture saca su línea CELL

La Passione Cycling Couture Cell JoanSeguidor

La nueva colección CELL by La Passione Cycling Couture pone elegancia a cada salida

El inconformismo del ciclista plasmado en las líneas geométricas, esa es la intención de La Passione Cycling Couture con su nueva colección CELL.

Hablamos de prendas fit, perfectamente ajustadas, con el objetivo de rendir, rendir mucho sobre la bicicleta, sacarle punta a todo, a cada recodo de forma que el corredor sea capaz de alcanzar,

La colección CELL by La Passione Cycling Couture bebe de los orígenes de la marca, de un modelo presentado hace dos años, pero evolucionado para sacar los colores a la carretera,

Son 133 gramos de pieza textil, con el emblema «Hold the line» -mantén la línea- bien marcado en el reverso del maillot.

 

Sus acabados son fruto de la mejor tradición costurera italiana, una pieza de cremallera reversible, ajustes inferiores de silicona y corte láser en cuello y mangas y otra cosa: detalles reflectantes en cada punto del «traje» para ser bien visibles en carretera.

En las grandes salidas de verano, con el sol a plomo y el sudor a litros, tenemos una alternativa perfecta para vestir nuestro mejor estado de forma.

Mira todo lo que mueve esta nueva colección, la forma + elegante y distinguida de salir a la carretera y parecer un pro sobre la flaca.

E imagina cómo será tu primera salida después de estas semanas en casa, afinando la forma y sacando, porqué no, los colores a más de uno.

Maillots ciclistas: BIC, el naranja indomable

maillots ciclistas Bic JoanSeguidor

Mov_Gore

Entre los maillots ciclistas el del Bic es el naranja indomable

En el Tour del 71 escribimos una de las gestas más extraordinarias de la ronda gala.

Segunda piel de Ocaña, ganamos en el alto de  Orcières-Merlette donde les metimos un verano tanto a Van Impe (5’32»), como a Merckx (8’42») y dejamos a 72 corredores fuera de control.

Los jueces tuvieron que repescarlos a todos para no quedarse sin carrera.

Después de la etapa de descanso, salimos de Merlette a las 8 de la mañana con un frío intenso y presencia de niebla en las curvas.

Merckx se lanzó en un ataque suicida desde el primer kilómetro, ayudado por un puñado de hombres que no dudaron en trabajar para él.

Les perseguimos durante 250 km pero no pudimos impedir que en la llegada a Marsella nos recuperara 2’06».

DT-Swiss Junio-Agosto

Lo peor estaba por llegar.

Dos días después, bajo el diluvio, el belga ataca a tumba abierta en el col de Mente.

Lo íbamos marcando de cerca cuando en una curva muy peligrosa Merckx derrapa y casi se va al suelo, algo que nosotros no pudimos evitar.

Nos levantamos rápido, pero Zoetemelk que venía por detrás y también había perdido el control, nos embistió y caímos de nuevo.

Tuvimos que abandonar aquel duelo que habría continuado hasta París.

En el Parque de los Príncipes, Merckx reconoce que si hubiéramos continuado, “nos habría atacado a diario hasta que nos hubiera arrebatado el maillot amarillo«.

Pero las que reconocieron a Ocaña como leyenda del ciclismo fueron también unas palabras del belga: «Nunca nadie me había hecho sufrir tanto«.

Maillots ciclistas: ¿De dónde viene esa fiebre?

Maillots ciclistas JoanSeguidor

Mov_Gore

El gusto por los maillots ciclistas tiene un nombre y apellido y unos inicios

Dicen que fue un tal Gianni Marcarini, ex ciclista profesional francés de origen italiano, el que puso de “moda” los maillots ciclistas.

Finales de los años 90.

Antiguos corredores del equipo Mercier se reúnen en un encuentro en Saint-Étienne para charlar sobre los viejos tiempos.

Gianni tuvo la brillante idea de encargar fieles reproducciones del viejo maillot del equipo para venderlos entre sus amigos.

Tuvo un éxito rotundo y todos le compraron. Bueno, todos menos uno: Poulidor, que tenía fama de tacaño.

Marcarini empezó a fabricar réplicas exactas de los maillots de los equipos míticos del ciclismo: Molteni, Bic, Peugeot y tantos otros.

Maillots ciclistas: allí estaban

Colgados de unas perchas en una de las paradetas del mercadillo vintage, expuestos al radiante sol de aquella tierra, iluminaban los refrescantes KAS, del equipo vasco que lucían amarillos con grandes letras en azul, CAFÉ DE COLOMBIA, en los que aún se apreciaban las siluetas de los finos escaladores colombianos como Lucho Herrera y Fabio Parra, los míticos envasados REYNOLDS, equipo navarro formado por José Miguel Echavárri que aún mantienen la misma estructura de equipo desde los años 80, los encendedores ZOR de Fuerte, Cubino, Pino y Chozas, los colchones DORMILÓN de Martínez Oliver, las chocolatinas HUESO de Suárez Cuevas, los electrodomésticos TEKA de Dietzen, los electrodomésticos FAGOR de Pedro Muñoz o los rompedores VIE CLAIRE, con sus paneles en azul, rojo, amarillo y gris, un diseño de Benetton muy recordado y único, abstracto y moderno, que lucieron los Hinault, Tapie y Lemond.

DT-Swiss Junio-Agosto

También un FERRYS, inolvidable en el recuerdo porque su portador, Pérez Francés, protagonizó la escapada de su vida: una cabalgada de 240 km en solitario entre Ax-les-Thermes y Barcelona. Dicen que aquel día de julio de 1963, un millón de catalanes se echaron a la calle para aplaudirlo y animarlo.

Maillots ciclistas: nostalgia

Sacados de un cajón el día anterior, donde habían descansado guardados y doblados, se mostraban con añoranza a todos aquellos que los quisieran contemplar, mientras recordaban sus múltiples batallas vividas en sus espaldas.

Aunque muy bien llevados, algunos deberían de tener más de 50 años.

Las arrugas les delataban, descoloridos por el sol, la lluvia, el calor, el viento y el frío que habían tenido que sufrir durante tantas temporadas de carreras.

Permanecían a la espera de que alguien les ayudara a recuperar sensaciones perdidas en el tiempo.

Nacidos entre los años 60 y 80, vivieron entre el glamour y la popularidad de muchos corredores, rodeados de bicicletas de acero y otros maillots de algodón que, como ellos mismos, fueron confeccionados con mucho esmero, buscando romper con lo visto hasta aquel entonces.

Durante aquellos años se crearon los más elegantes y míticos, diseños sencillos pero reconocibles a simple vista por bonitos y vivos colores, combinados con el nombre del patrocinador que se mostraba único y en letras grandes.

Maillots ciclistas: auténticas joyas

Por cada poro de sus mallas se desprendía la épica y en las rayas de sus singulares diseños se podía leer la historia de este deporte en la que ellos habían sido parte y testigo de numerosas batallas en las que no habían faltado la gloria y la fama, pero también las lágrimas y la sangre en forma de fracaso y expiración.

Soy globero, ¿y qué? porque he tenido la oportunidad de ver las montañas de otra manera, y así he cogido mi bici, mi cámara de fotos, mi grabadora y mi GPS y me he ido a la caza de puertos terribles, para poder experimentar sensaciones de primera mano y luego poder explicároslo.

Presté atención a lo que a mí me parecían susurros mezclados con el sonido del viento.

Aquellas vistosas prendas hablaban por sí solas narrando sus victorias y derrotas, contando sus historias a través de sus edades en el tiempo, sus cambios de color y de formas, y cómo vivieron aquellos hechos imprimados a la piel del gigante de la ruta que dejaba caer en ellos su sudor, siendo espectadores de lujo de la epopeya de este deporte llamado ciclismo.

Por Jordi Escrihuela

El pelotón se pasa al liso

Los colores lisos toman el pelotón del WT

El maillot es la ciclista su casaca, el mono de faena, “el traje de luces” entre el pelotón. El maillot es al equipo la tarjeta de presentación, colores corporativos, logos, patrocinadores y contribuyentes a la causa. No cabe duda de que el esfuerzo de síntesis es grande, ímprobo e a veces eficaz, aunque no siempre recordad los Androni y ese mármol lleno de marcas por doquier, como ejemplo de lo que no nos gusta, aunque la necesidad de cubrir huecos en el presupuesto, hace que tengas que buscarlos en la prenda que llevan tus ciclistas.

Hace unos días Eneko nos hablaba de su libro sobre el maillot, una obra que os recomendamos, porque los que creemos que ciclismo es un universo, aquí tenemos la vestimenta de las estrellas, que siempre imaginaremos con esos colores que un día llevaron a lo más alto como Ocaña de Bic, Perico de Reynolds o Miguelón de azul, blanco y rojo Banesto.

El pelotón del WT ya pone algunos colores al nuevo año y aunque nunca hemos comentado gran cosa de los maillots que pululan por el gran grupo, esta vez nos animamos, pues vemos piezas realmente bonitas, en especial tres.

La primera el blanco Sky, la versión 2.0 de la que sacaron en el Tour, con la que dieron un golpe de efecto y con la que Mikel Landa pasará al imaginario y recuerdo colectivo en el año que explotó en el Tour. Una pieza que rescata tan noble color y huye de los efectos nocivos que muchos ven en el negro para la visibilidad del ciclista, algo que llevando las primeras versiones del Team Sky no quedaba claro. Aunque el negro es elegancia y esbeltez, a nadie se le escapa que así mejor.

El maillot que nos ha sorprendido muy gratamente es el del AG2R, que deja los estampados de mantel navideño para poner tres bloques, azul celeste, blanco y negro en un diseño limpio, ordenado y elegante. Sinceramente, ocupa un top 3 de lo visto hasta ahora.

Y en ese escalón ubicaríamos la nueva pieza del Movistar refleja el cambio de color corporativo, un degradado ascendente que mola mucho, que desde el minuto cero tuvo gran aceptación entre el público y que tendrá la misión de vestir dos equipos, el masculino y femenino. Aunque se parezca a Astana e incluso desde arriba, y en los hombros principalmente, al AG2R, la pieza es un paso aunque el maillot anterior ya nos parecía bien.

Páginas: 1 2

Maillots ciclistas en papel, el eterno atractivo

Ya tenemos nuestra biblia sobre los maillots ciclistas…

¿Sabíais que los colores celestes de Bianchi son eso, el matiz que toma el cielo en las tardes milanesas? Dice la leyenda que Edoardo, Edoardo Bianchi, se basó en esas horas del día para decidir que el color de la leyenda tendría que ser esa suerte de turquesa, entre azul y verde, marcando a fuego que así era el color de una de las marcas más longevas de la historia de este deporte, una marca, un color que saltó de la bicicleta al maillot y que Fausto Coppi puso en la leyenda. Maillots ciclistas de color turquesa, no es necesario saber a quién pertenecen.

Cuando Eneko de Libros de Ruta nos enseñó en Unibike lo que estaba preparando de forma inminente nos dimos cuenta que éste no era un proyecto más. Esta de Bianchi es una historia, de esas que gustan y llenan. Hay cientos más.

“Maillots ciclistas, diseños míticos llenos de arte e historia”

Páginas: 1 2

El ciclismo contando en maillots

Por segundo año consecutivo y tras el éxito cosechado el año pasado en Cuenca, el coleccionista salmantino David Martín lleva su exposición «Historia sobre ruedas» en Valencia, concretamente en Oliva, donde llega de la mano del buen hacer de la Fundación Contador, que el próximo 30 de abril acogerá una nueva edición de la Marcha a la que da nombre el ciclista de Pinto

En la exposición, todos aquellos que se acerquen a visitarla podrán disfrutar de más de 100 maillots de los mejores corredores de la historia, entre ellos Eddy Merckx, Chris Froome, Nairo Quintana, Álvaro Pino, Pedro Delgado, Lale Cubino, Óscar Freire, Paolo Bettini, Erik Zabel, Ángel Edo, Peter Sagan, Abraham Olano, los recordados Chava Jiménez y Marco Pantani, Nibali, Casero, Dueñas, Heras, Valverde o el propio Alberto Contador, entre otros. Además, el ex ciclista de Ledrada también a aportado diversos productos ciclistas como bidones, cascos, gorras o gafas. Desde que organizara en Béjar la exposición Lale Cubino Collections, David intenta llevar su colección por todos los rincones de España

La exposición estará abierta durante todo el mes de abril y el propio Contador ha anunciado su presencia en ella con motivo de su participación en la marcha que se celebra el día 30. La sede de la misma está en el Museo Etnológico de Oliva, en la calle Tamarit, 2-4, de la localidad valenciana.