Marc Hirschi en el mercado

Marc Hirschi Flecha Valona

No ha empezado la campaña y Hirschi no la hará con el equipo previsto

Hirschi se val del Team DSM sin haber roto a sudar…

Cuando en Niza, arrancó el Tour de Francia, ya en la segunda etapa, nos llamó la atención ese suizo ancho y grandote que siguió desde el minuto cero a Julian Alaphilippe en el ataque que le daría etapa y liderato nada más empezar la carrera.

Era Marc Hirschi y estábamos en el prolegómeno, sin saberlo, de uno de de los descubrimientos de la campaña, de uno de esos corredores que honran el ciclismo, lo hacen grande y universal, por que sólo con verle en carrera, merece la pena echar el rato viendo carreras de bicicletas, y no sólo por el paisaje.

No sólo empezaba ahí el viaje de Hirschi hacia el estrellado, hacia el conocimiento generalizado, también el del Sunweb hacia la admirable plaza de equipo más interesante del pelotón.

Sunweb, lo dijimos hace no mucho, fue el mejor equipo de 2020… 

Oreka Training
Cruz 400×400
Cambrils 400×400 OCT20

 

Pero hete aquí que siempre mostrábamos nuestros recelos con el equipo de origen neerlandés, en el lejano y bien gestionado Argos-Shimano.

De aquí se han ido grandes nombres y no de la mejor forma

Dejadnos relatar algunos casos…

Situaciones que explicábamos al albur de la salida de Dumoulin, pero también de la marcha de Eduard Theuns no hablando muy bien, junto a Ellen Van Dijk, cansada de no tener margen para pensar en el bloque femenino, Lennan Kämna, ya veis que Dauphiné + Tour hizo con Bora, Mike Teunissen, primer líder del Tour 2019, ya en Jumbo,…

Marc Hirschi se une a esa lamentable lista, triste desde luego, en un equipo que en la carretera es admirable, pero que en su gestión interna y las consecuencias que se derivan a nuestra vista deja intuir lo complicado que es este mundillo, los conflictos que laten en los propios equipos y los egos que colisionan.

En el 2020 estelar de Sunweb, hoy Team DSM, Hirschi fue cabeza de cartel, y hoy le despiden con un «good luck Marc».

¿Su destino? ahora mismo no lo sabemos, pero esto ya es de por sí un golpe de efecto…

Gore 400×100 MArzo2020

#Top2020 Marc Hirschi es el descubrimiento del año

Marc Hirschi nos reconcilia con el ciclismo reconocible y valiente

Decir que Marc Hirschi es el descubrimiento del año, decirlo en este ciclismo de prodigios e imberbes que nos ponen mirando al cielo, es mucho decir.

Pero es la realidad, un fino retrato que demuestra el campo abonado al talento y la calidad en que se ha convertido este deporte, mil veces vilipendiado y ahora viviendo una segunda juventud de mano de chavalillos que nos hacen soñar.

Todo confluye para que Marc Hirschi sea el espejo o uno de los emblemas de este ciclismo ya no 2.0 que ha llegado para quedarse y seguir avanzando.

Leímos cosas que nos gustaron de Marc Hirschi el día que llegó con Alaphilippe y Adan Yates a Niza…

De Berna, vive cerca de Fabian Cancellara, el corredor que le inspiró de pequeñito, siendo su padre un gran fan del mejor ciclista suizo de este siglo.

Con Cancellara comparte pasión, consejos y una perspectiva de trabajo que se fundamente en algo imprescindible para llevar algo tan duro como el ser ciclista adelante, tener sed y ganas de aprender el oficio, de cero, sabiendo que nunca es suficiente.

Marc Hirschi sabe lo que es trabajar fuera del ciclismo, se ha labrado un futuro por si el sueño de la bici se convierte un día en pesadilla y ha pasado por casi todas las modalidades del ciclismo, es decir conoce BTT, ciclocross y pista, antes de centrarse en la carretera.

Su perfil de competidor renacentista, completo, circular, interesado en el ciclismo y en lo que no es ciclismo, es el perfil que Sunweb ha sabido trabajar desde tiempos inmemoriales.

Oreka Training
Cruz 400×400
Cambrils 400×400 OCT20

 

Esto lo leímos entonces, pinceladas de un corredor que entiende el ciclismo como algo redondo, como su pedalada y forma de expresarse, eso fue entonces, sin saber que estábamos ante un ciclista mayúsculo.

Y así se calzó una exhibición casi diaria, una muesca cada 24 horas que encendía la pasión de la concurrencia con una fe inquebrantable sobre un suizo que cada vez que cazaba la escapada sabíamos que la etapa iba a merecer la etapa.

Pogacar se ganó nuestra antipatía el día que lo ganó en Laurens, jornada de temprano otoño por los Pirineos que quedan al otro lado de los valles navarros, con niebla, humedad y verde trepando por la imagen, una jornada firmada de inicio a fin por un suizo ancho, alto y poderoso que rodaba como los ángeles, bajaba temerario y subía armonioso.

Ese día no pudo ganar, pero sí unos cuantos después con la misma estrategia dando brillo a la carrera y a sí mismo, metiéndose en nuestro salón con la elegancia del esfuerzo bien hecho y el poder en cada recoveco.

Una victoria de esas que no entendía de nacionalidades, y sí de ciclismo, de buen ciclismo y querencia por el oficio y la bicicleta.

Acabado el Tour, vinieron los mundiales y las Árdenas.

Estuvo en todas las pomadas, fue el ganador efectivo de la Flecha Valona y el moral en Lieja: iba tan fuerte que desquició al propio Alaphilippe.

El discípulo de Cancellara vela armas en Berna, donde la ciudad vieja queda encajada en un meandro tan frío estos días como bello para imaginar que lo que viene tiene que ser más y mejor, una fábula de un corredor que se llama Marc pero nos recuerda a «Juan sin miedo».

Por muchos más como él.

Imagen: FB Le Tour de France

Gore 400×100 MArzo2020

 

 

 

Flecha Valona: Los logros de Marc Hirschi nos desconciertan

Marc Hirschi Flecha Valona

 

La Flecha Valona demuestra que Hirschi aspira a casi todo

Quizá sea un deje de la edad, de esa mochila de ciclismo clásico que arrastramos y que los tiempos presentes está dejando un poco de lado, quizá sean las ganas de etiquetar ya, sin dejar que pase el tiempo y las cosas sigan su curso, pero tras ver a Marc Hirschi ganar la Flecha Valona sigue ahondándose las dudas de qué tipo de corredor acabará siendo el suizo y qué objetivos querrá perseguir.

Por que en su pasarela de «highlights», no pocos en el último mes, Marc Hirschi ha evolucionado ante nuestros ojos, en todos los terrenos, con un estilo distinguible de lejos y una ambición que no conoce tope.

La suya no es una explosión como la de Tadeg Pogacar, pero a diferencia del esloveno, el suizo va camino de ser ciclista de culto, uno de esos fenómenos que se toma su tiempo, que aprende el oficio y corre para y por el espectador.

Una bendición en los tiempos que corren, en la misma Flecha Valona que March Hischi logra su primera gran clásica, descubrimos el talento eléctrico de Mauri Vansevenant…

 

 

Hace un mes contábamos las hechuras de Marc Hirschi, tras ser el único que quiso salir a la rueda de Alaphilippe en su ataque de Col d´ Eze, con Niza abajo.

Nos llamó la atención, entonces, su polivalencia, una tremenda variedad de registros que bebía directamente del amor por el ciclismo en general, trazando límites difusos entre modalidades, practicándolo todo, desde carretera a ciclocross pasando por pista.

Y de ahí surge un corredor que entró en nuestro ocho ideal del Tour, que se vio en mil circunstancias, pero sobre todo que rentabilizó como nadie su físico, estando en primera, segunda y tercera semana delante, demostrando que correr en cabeza, exhibir el patrocinador, tiene premio: las victorias saben doble y un dorsal rojo en la vitrina.

Es un corredor que trascendió la nacionalidad, gustaba a todos, y todos quería verle ganar, esas cosas no son sencillas

Oreka Training
Cruz 400×400
Cambrils 400×400 OCT20

 

En el mundial se colgó el bronce, el repecho final tenía el punto de dureza que no puso el Col d´ Eze entre él y Alaphilippe, a posteriori tuvo claro que colaborar con Van Aert al 110% era ir al matadero.

La Flecha Valona es un paso más, tras ser tercero el año pasado en la famosa clásica de San Sebastián que domó Remco Evenepoel, Hirschi estrena su palmarés clasicomano y se postula para la Lieja, una carrera que le va mejor, si cabe.

Su lectura de la prueba fue perfecta, también es cierto que faltaban posiblemente los dos cocos en estos momentos para una llegada así, Fulgsang, concentrado para el Giro, y Alaphilippe, puliendo el arcoíris para Lieja, pero ahí no había pecata minuta delante, desde Pogacar, quien nos parecía favorito por unanimidad, a Michal Woods, Kwiatkowski y cia.

Dejó hacer y sólo tomó la cabeza para no soltarla, sin alardes, ni el cambio diabólico de Valverde, pero suficiente para estrenar un palmarés que seguro tendrá más de éstas.

Marc Hirschi es aire para este ciclismo, un corredor completo, sin fisuras aparentes (sube, baja, rueda) ni progresiones imposibles, muy acorde con la filosofía de su equipo, un surtidor de talentos, y desprovisto de miedo para mostrarse.

El domingo en Lieja sus espaldas sentirán el peso de las miradas de rivales y gente.

Imagen: FB Flèche Wallonne

Gore 400×100 MArzo2020