¿Está acabado Mark Cavendish?

Mark Cavendish declive JoanSeguidor

El problema de Mark Cavendish es que ha pasado a ser parte del paisaje sin mayor trascendencia

Cuando Mark Cavendish vino a este mundo, el ciclismo era un deporte que vivía los últimos coletazos de Bernard Hinault, Francia estaba en capilla de ganar su último Tour en más de tres décadas y lo anglosajón era una rareza en este circo.

Una rareza que iba camino de corregirse, puesto que un americano, Greg Lemond, especialmente, y varios australianos, Phil Anderson, en especial, ponían acento «brit» a un deporte que en las islas no triunfaba.

Gravel Ride SQR – 300×250

 

En el ciclismo, el Canal de la Mancha era ancho, anchísimo, un desierto cultural que dejaba la bicicleta para desplazamientos y poco más.

Hoy el ciclismo en UK ya vemos lo que significa y en qué niveles palpita.

Mark Cavendish es sin duda uno de los culpables de esa realidad que lejos de ser moda se está asentando con los años y las carreras.

SQR – Cerdanya Cycle

 

Es complicado decirlo pero a los 33 años, a punto de los 34, parece que estemos hablando del «viejo» Mark Cavendish.

En los medios de raíz anglosajona se afanan por mantenerle ahí, en la pomada.

En Cyclingnews le tenían como uno de los ciclistas a seguir en el Tour de Yorkshire, cuando el aficionado ciclista medio pensaría en cien nombres antes que el corredor de la Isla Man.

DT-Swiss Junio-Agosto

 

La realidad de Mark Cavendish es difusa, una suerte de nebulosa entre lo que fue y lo que es: un ciclista de leyenda empequeñecido por las circunstancias que le rodean.

El otro día, en la segunda etapa de Yorkshire, la que gana el vástago de Erik Zabel, llamado Rick, la imagen de Mark Cavendish luchando, incluso hasta bregando, por la posición para ser superado por derecha e izquierda por corredores para acabar anónimo en meta creo que fue elocuente de lo que estamos diciendo.

 

Es curioso pero incómodo decir que Mark Cavendish está acabado, amortizado a los 33 años, cuando a esa edad por ejemplo Alejandro Valverde firmaba un podio en Florencia, qué mundial aquel, y otro en la Vuelta a España.

Pero la realidad para el inglés es sombría y triste, casi tanto como para su equipo.

Mark Cavendish empezó a triunfar muy joven, a los 22 ó 23 años, amasando una fortuna en el Tour de Francia absolutamente irrepetible.

Que un ciclista actual lleve treinta etapas en la mejor carrera del mundo, que sólo le supere Merckx, que haya mejorado los números, entre otros, de Bernard Hinault, habla de la tiranía y dominio que Cavendish ha ejercido en las llegadas del Tour de Francia.

 

Pero eso son números, réditos, un clavo ardiendo al que agarrarse que este mundo que consume el presente como un cigarrillo no recuerda.

Hoy, el año pasado, el anterior, Mark Cavendish no se prodiga en las llegadas, es noticia por lesiones y enfermedades que le dejan seco, sin opción a mejorar ese palmarés que muchos ya preveían por encima de grandes nombres de siempre.

SQR – GORE

 

Cambrils Square Agosto

 

En 2016, el británico resurgió y se ganó nuestra admiración y respeto

Trazó al inicio de año una temporada cargadísima de ambición y objetivos, tanto que le tachamos de poco realista.

Pero al final del camino siguió engordando la vaca en el Tour, cuatro etapas y fue subcampeón del mundo y olímpico en el omnium que ganó Elia Viviani.

Etape 400×400

 

La imagen de Cavendish sacudiendo el puño por la rabia de ser derrotado a manos de Peter Sagan en Doha es emocionante, sencillamente inigualable.

Las virtudes ciclistas de La Cerdanya, al descubierto  

Habla de un tipo sin límites, con una ambición similar a la arrogancia que ha lucido no pocas veces.

Podemos imaginarle ahora, siendo la sombra que es, con ese espíritu competitivo, en un equipo, además, cuya inversión se justifica tristemente, porque en el Dimension Data no sale una a derechas.

Vienen ahora las grandes vueltas e igual cambian el paso, pero hasta la fecha dos victorias, y ambas fuera del World Tour.

Podemos admitir que haya equipos donde la victoria no se justifique a cualquier precio, pero las estructuras del WT disponen unos medios, unos presupuestos, mueven tanto que si victorias es complicado encontrarles viabilidad.

Costes de la estructura los podemos imaginar, la guinda en el presupuesto que supone el sueldo de Mark Cavendish, también…

Imagen: FB Tour de Yorkshire