La retirada de Dumoulin demuestra que el ciclismo profesional es cualquier cosa menos salud 

Las respuestas a la retirada de Dumoulin se encuentran en el límite que está el deporte profesional

Con la retirada de Tom Dumoulin de la concentración del Jumbo Visma y por ende del ciclismo profesional por tiempo indeterminado las reacciones, y especialmente preguntas, empezaron a aflorar por las redes…

Cierto es que Tom Dumoulin se une a otros casos de ciclistas que en la flor de la vida o con lo mejor por venir deciden dar un paso al lado, cuando no por la retirada.

Dumoulin asegura que lo deja por un tiempo, quiero ser optimista y pensar que volverá, pero da mala espina.

Otros dieron el paso atrás definitivo y salieron de una espiral que en el mundo del mortal aficionado es complejo entender.

Algún joven australiano colgó antes de tiempo, también Marcel Kittel, incluso mantuvimos no hace mucho una charla con Martín Bouzas, un ciclista gallego que ha elegido estudiar para cartero en su pueblo antes que proseguir con algo que no le hacía feliz: el ciclismo.

¿Qué motivos les empuja a dejar el ciclismo?

Oreka Training
Cruz 400×400
Cambrils 400×400 OCT20

 

Muchos y variados, después de hablarlo con no pocos ciclistas, y leyendo las palabras de Dumoulin basar tu felicidad en la vida en el éxito deportivo es muy arriesgado, pero es que el éxito deportivo marcará tu estatus… un círculo vicioso.

Un ciclista profesional está en medio de tantas cosas que caer de un pedestal es más sencillo de lo que en principio parece.

Con su retirada temporal, Dumoulin admite quitarse kilos de encima saliendo del foco y de los escrutinios de los aficionados que esperan lo mejor de él.

El paisaje que muchos idealizamos en el deporte profesional de éxito, glamour y dinero es algo muy poco común, la inmensa mayoría queda fuera de mismo, las penurias son tremendas y las recompensas, casi siempre, pingües.

Martín Bouzas era muy explícito hablando de estar separado de los tuyos, «tirado en cualquier aeropuerto» tras poner tu cuerpo mucho más allá de lo recomendable.

El ciclismo profesional es cualquier cosa menos salud

No es complicado percatarse de ello, os invito a ir a cualquier desayuno de un concentración un día de estos en Levante, tipos huesudos y tostados ya en enero, fuera de temporada, ¿cómo estarán en la tercera semana del Tour?

Lo que muchas veces hemos dicho, lo lo hagáis en casa, pues eso.

Son máquinas de matar y generar vatios, medidos hasta la obsesión, sin margen para un nugget de pollo extra o un helado, por que cada gramo penaliza, sin más horizonte que la carretera, la línea continua y no perder la rueda de tu rival.

Es eso, y lo que a nosotros nos entretiene, es un peso colosal sobre las espaldas de esta gente.

Gente que, como sucede como Dumoulin, lo ha sido todo, fama y gloria, Giro, Mundial, el podio del Tour… les sobreviene una lesión y cuando vuelven el panorama es diferente al que dejaron.

Lo comentó Santiago Botero sobre Egan Bernal: «Con los mismos números que un año antes Egan se dio cuenta que no tenía no para seguir a los mejores«.

Esto le ha sucedido al campeón saliente del Tour ¿qué no le habrá de suceder a Dumoulin?

Dumoulin ve cómo la vida le sonríe a su compañero Van Aert y de paso a Van der Poel trepar por los corazones de los neerlandeses, tan amantes de la bicicleta per al mismo tiempo ávidos de volver a tener grandes campeones.

Viendo al neerlandés, viendo a Kittel y a otros menos conocidos, cabe valorar lo que han hecho y hacen otros como Valverde o Froome, regresando de los infiernos de caídas de pesadilla y recuperaciones que minan a cualquiera.

Esperemos ver a Tom de nuevo, es una debilidad de este mal anillado cuaderno, pero mucho me temo que lo que nos dijo Borja Cuadrado sobre que no le veía ganando otra vez una grande es un pronóstico con visos de éxito.

En todo caso, esto es más común de lo que imaginamos, al fin y al cabo la psicología del pelotón es algo de lo que se habla hace mucho… 

Gore 400×100 MArzo2020

 

#PodcastJS Martín Bouzas, dejar el ciclismo cuando se convierte en tu profesión

La historia de Martín Bouzas demuestra que no todo es glamour en ciclismo profesional

Cuando hace unas semanas Martín Bouzas firmaba una carta en la que explicaba los motivos para dejar el ciclismo justo en el momento que podía decir que es profesional, pensamos en él y sus motivos para uno de nuestros primeros podcast.

Hablando con el ya exciclista gallego, te percatas de la profundidad que implica la apuesta de ser ciclista profesional y que aquello que se decía de «lo importante no es llegar, es mantenerse» cobra todo el sentido.

Así, hoy, Martín Bouzas es una persona liberada, un ciudadano normal en un pequeño pueblo coruñés que ha dado la vuelta, cual calcetín a su vida.

Oreka Training
Cruz 400×400
Cambrils 400×400 OCT20

 

En nuestra charla, Martín Bouzas dibuja el camino hacia la renuncia de ser ciclista profesional. 

¿Cuántos juveniles sueñan con algo así?

Seguro que no son pocos, en un contexto que podéis imaginar cómo está, con una importante lista de corredores esperando encontrar acomodo en un equipo cara 2021 con la certeza que les tocará negociar a la baja.

Pero a veces el sueño de ser profesional no es tan bonito como se idealiza, a veces todo confluye para perder la ilusión y aquello que era pasión pasa a ser tortura.

No es ni será el primero, chavales en sub 23 ya han salido aquí contando su experiencia, Guillem Cassú y José María Rodríguez Alcalá y todos acaban argumentando de forma similar.

En definitiva que la vida sigue más allá del ciclismo…

Gore 400×100 MArzo2020