El maillot del Team Sky es el blanco de todas las dianas

Polémica sobre el maillot del Team Sky en la crono inaugural del Tour de Francia

Ya estamos con las vueltas al maillot del Team Sky…

Yo si fuera ciclista o componente del Team Sky andaría con sigilo, sin hacer ruido y tratar de pasar desapercibido. El maillot de la crono inaugural, las bolitas aerodinámicas y no sé qué son ahora el centro de la controversia y para algunos el principal argumento de porqué el equipo situó cuatro ciclista entre los ocho mejores.

Sé que en ciertos círculos, algunos incluso del viejo ciclismo francés, y otros de ámbitos variados, principalmente desde personas que ven esto como algo de banderas y personalismos, ponen velas a su santo de cabecera para que algún día un Sky salte por los aires. Llevamos años así , y cuando les dices que esto no es de un día, que viene de lejos, la siguiente diatriba es decir, con Armstrong tampoco pitó la máquina y mira lo que pasó con los años.

Pues con los años pasó lo que tenía que pasar, como que la Historia juzgará a Froome y los suyos, porque siempre ha sido así. Yo el sábado vi una actuación coral fantástica, cuatro ciclistas –Geraint, Froome, Kiry y Kwiatko- que aglutinan grandes vueltas y títulos olímpicos y mundiales que hicieron valer su caché rodando muy fuerte y tomando riesgos donde otros quizá no lo hicieron. Es eso de dar primero y dar dos veces, algo que por cierto tienen muy por la mano. El maillot del Team Sky fue hasta cierto punto una pieza de color… poco más.

Decir que el «skin suit» blanco les dio hasta quince segundos es de irresponsable, más cuando no creo que sea una tecnología exclusiva de Sky y su proveedor Castelli, la firma italiana que trabajó desde largo con el equipo inglés para sacar una pieza realmente novedosa en la mejor carrera.

Maillot blanco del Team Sky por Castelli

Y esa pieza, tras valorar toda la paleta, tomó el color blanco, lejos del negro habitual, empleando la tradición de la marca «véneta» mezclada con las ganas de innovar de los ingleses, que en esto, hay que admitirlo, tienen espíritu. Cada mejora se hace desde la prescripción de los ciclistas. Entre las novedades que incorpora el nuevo “traje”, ese maillot del Team Sky, se plasma una con nombre y apellidos: el nombre de miles de aficionados que rellenaron un formulario a la newsletter del equipo que sale impreso en el maillot.

“Una motivación extra” dijo Froome. Lo será sin duda, aunque a estos la motivación, cuando del Tour se trata, llega sola, no digo que los demás no salgan a full, pero los británicos le saben dar la pasión y el punto que marca la diferencia. A los resultados, sostenidos en el tiempo, me refiero.

Imágenes tomada de Team Sky y Castelli

La virgen de Huy

Le llaman el kilómetro más largo del año, es una carretera que serpentea por una de las mil colinas de las Ardenas, donde se habla francés en Bélgica, en el corazón de Valonia, a donde no irá el ídolo local, el que conquistó Flandes y las ondulaciones del Limburgo neerlandés. No estará Philippe Gilbert.

Aunque aquí la corona reside sobre la testa de Alejandro, el murciano, que apila cuatro trofeos de la Flecha Valona en las estanterías de su casa. Es el dorsal uno, el hombre a batir, el mejor ciclista de la historia de la carrera, una carrera que otra presentaba alicientes lejos de meta, que llegaba rota al pie de Huy, una carrera que vive tan pendiente del kilómetro más largo del año que se bloquea, se congela, mientras corretea por las serpientes de asfalto que se escurren entre pasturas, pequeñas colinas y grupos de ganador que corretea por esas alfombras verdes.

No recuerdo la última vez que alguien vio la virgen de Huy, porque aquí también hay una capilla –los límites de la pasión ciclista en Bélgica conocen contornos religiosos-. Se abrirá el melón hoy??? Lo dudo, a Valverde, con su equipo presentando habitualmente su mejor versión del año, se le añaden otros corredores que les interesa jugarlo cuando más al final mejor: Albasini, Dan Martin, Kwiatko…

Cunde por eso cierto ambiente raro. Las bajas son casi tan importantes como quienes tomarán la salida. Dicen que Gilbert meó sangre en el control de la Amstel, y que el golpe en los riñones que se dio por su caída pasó a ser preocupante. Baja para las dos carreras de las Ardenas y el Giro. Ha habido profusión de lesión de rodillas: Wouter Poels y Julian Alaphilippe. Una pena, el primero defendía posición en Lieja, el segundo llevaba una prometedora primavera hasta que se le nubló todo en País Vasco.

Veremos si hay un Bartoli, si hay un Astarloa, si hay… lo veremos, porque la Flecha merece algo más que el kilómetro más largo del año. Hacedlo por piedad a la virgen de Huy.

Fleche Wallone, powered by Bkool

Para hemos preparado la etapa de la Flecha Valona, a través de las rutas que encontramos en www.wikiloc.com de esta forma y con apoyo de otra página de información como www.veloviewer,com podemos realzar nuestra etapa 3D en Bkool, ya sea de forma completa o por partes.

Veloviewer nos permite exportar la etapa hacía un formato que Bkool pueda entender.

mur de huy flecha valona

Cuando lo tengamos exportado, veremos el resultado en la plataforma Bkool, de forma que podemos disfrutarlo en nuestro rodillo de entreno. En este caso podemos disfrutar de los últimos kilómetros de esta etapa.

flecha valona

Os dejamos un enlace a los videos de esta bella carrera. pincha aquí

Cinco nombres para la Amstel

Pues viene con épica esa carrera preciosa de ver y estresante de disputar que es la Amstel. Con el Cauberg hasta tres veces en el recorrido, pero lejos de meta y dando pábulo a otras cotas, la carrera de la cerveza del sur neerlandés viene con un buen plantel, no sé si mejor que otros años, pero con nombres que hace 365 días no habríamos contemplado. Os dejo cinco, siguiendo con la racha, pues entre los que dimos semanas atrás acertamos los de San Remo, Flandes y Roubaix.

Michal Kwiatkowski, el salvador del Team Sky esta campaña, tras ganar en San Remo un final memorable y muy centrado en el llamado tríptico de las Árdenas. Hace un par de años ganó por aquí con el arco iris en la espalda, con lo que se le supone resistente a la concatenación de cotas, que eso no cambia, y encima tiene chispa en los descensos y velocidad en el sprint. Una baza que como pocas puede brillar sobre adoquines y cotas.

Philippe Gilbert, otro como el polaco, ganador aquí, además dos veces, y campeón del mundo. Gilbert sería el hombre de la primavera si no hubiera un belga que lo está ganando todo. La llegada no le favorece como antaño, pero es mejor si cabe, porque le obliga a darlo todo de lejos y con mejor sentido táctico. Ya se sabe que con la tricolor en el pecho no se andará con tonterías. Llega muy en forma, motivado y con argumentos suficientes para saber que si saca la artillería de lejos puede hasta llegar.

Alejandro Valverde en su versión internacional. Llega imbatido, sin duda en uno de sus mejores momentos y a una carrera en la que nunca ha ganado, lo que debe suponerle un plus. Como Gilbert tiene repertorio, puede salir de lejos o jugársela al sprint. Tocado por una varita sabe que sus posibilidades son reales, quizá más que nunca.

Tim Wellens, la eterna promesa que debe cuajar. Uno de los ciclistas con mejor sentido del espectáculo, que lleva no poco tiempo dando la talla para encontrar el camino del éxito que merece. El recorrido tiene trampa para él, porque dudo que se esté quieto hasta el final, y si se ve fuerte lo intentará, otra cosa es que le dejen. Un apunte, su equipo llega muy necesitado, ha estado ausente en toda la primavera y busca resarcirse.

Greg Van Avermaet, con esa llegada gana enteros. Está tan en forma, tan confiado, tan motivado, tan, tan, tan,… todo que le veo capaz de cualquier cosa. Que vaya bien sobre el adoquín, que aspire un día a San Remo, no le descarta en este terreno. Es un superviviente, que nunca ceja y resiste, mirad los Juegos Olímpicos e incluso la etapa que ganó en el último Tour, es la baza oculta, con la que muchos no cuentan y quizá sorprenda. Y ojo porque si lo valoráis puede ser como Gilbert o Kwiatko, parte de esa hornada que puede brillar en adoquín y Ardenas al mismo tiempo, algo que no se prodiga en exceso.

Imagen tomada de Pictorem

INFO

Sanremo Speedsuit de Castelli cuenta con diseño único de una sola pieza con la comodidad de maillot y culotte

Las cinco bazas de San Remo

Milán-San Remo JoanSeguidor

Permitidme sea escéptico. No quiero serlo, pero la experiencia obliga. El ciclismo de ahora no es el de antes, ni mucho menos, para nuestra desgracia, y para ejemplo: San Remo. Es tan complicado romper el grupo, destacarse con éxito hasta el final que qué queréis que os diga, veo complicado que alguien lo logre esta vez.

Nadie llega solo a San Remo desde Fabian Cancellara, hace nueve años, y desde entonces se suceden ganadores de diferente signo, pero no con el poso y entidad de otros monumentos. Es el signo de la “più facile, più difficile”, que puede ganar quien menos de lo esperas. Dejadme hacer una apuesta rápida, un vaticinio sin pensar en exceso, movido más con el corazón que otra cosa, aunque admitiendo que será muy complicado burlar el sprint.

Arnaud Démare: es el dorsal uno y eso pesa en dos direcciones, por un lado confianza tremenda, por contra responsabilidad infinita. Si queréis que os diga una cosa, me parece un corredorazo, fue el único en aguantar a Alaphilippe en la primera etapa de la París-Niza y rematarle a placer en meta. Puede ser una baza al sprint, pero no le hará ascos a meterse y luchar por un corte. Para mí es una baza cinco estrellas sin duda.

Peter Sagan: en qué carrera no sale con vitola. Cilcista tocado por los dioses, no cabe otra que prolongar el camino abierto hace un año en Flandes. Es como Démare, le vale sprint o corte, pero es que además puede ser determinante en el Poggio y su descenso. Deprovisto de la ansiedad de antaño, tarde o temprano tendrá que ganar en San Remo y si queréis que os diga algo, no me importaría que fuera en esta víspera del día del Padre.

Jonh Degenkolb: otra vez aquí dos años después. Tras su accidente del año pasado la verdad es que verse en la salida milanesa es un éxito, pero este ciclista que bate con violencia la máquina cuando sprinta. no se conformará con el cariño ni el carisma que se ha ganado, quiere volver por la puerta grande. De verdad os digo que sentimentalmente sería mi favorito.

Nacer Bouhanni: un corredor que entiende el ciclismo como una lucha sin cuartel. A ver, quizá los haya más rápido, quizá más preparados para romper el sprint, pero me da, no sé, que estamos ante un típico producto para San Remo y no me agarro a su abrumadora victoria en la Noreke, que la concurrencia era la que era, me baso en la mecánica que le traicionó el año pasado cuando mejor pintaba para él. Todos se quedaron con la mala suerte de Gaviria, que la tuvo, pero el francés me pareció el perfil perfecto para machacar en San Remo.

Michal Kwiatkoswki: un ciclista cuya concepción de este deporte sólo puede que apasionar. Tiene arrojo, un equipazo detrás y baja como los ángeles, si alguien puede emular a Argentin. Fondriest, Jalabert o Kelly hete aquí el polaco, que necesita, eso sí, que los astros se alineen, si esto ocurre, llegar a San Remo en grupo puede ser un infierno.

Imagen tomada de FB de Milano-Sanremo y Strade Bianche

INFO

Así mejora WD40 la mecánica de tu bicicleta