Sosa vs López, el mejor momento colombiano

ciclismo colombiano JoanSeguidor

Mov_Gore

En Burgos el ciclismo se rindió al talento de Sosa frente al rocoso López

López adelante ligeramente a Sosa con los brazos tensos, apretados, Sosa intenta meter un golpe de riñón y entiende que la cosa será de centímetros.

Ambos llevan el rostro desencajado por el dolor.

Uno de azul celeste, otro de rojo intenso.

Es una montaña estival de Burgos.

Ahí está el que podría ser el mejor momento del ciclismo colombiano en el 2018.

Supermán López, Iván Sosa, batiéndose los dos solos en la raya de esa Vuelta a Burgos que dominaron.

Vestidos de azul y rojo, porque el amarillo, el color de los campeones, lo llevan en las entrañas.

López ganando de perro viejo en una etapa, Sosa sacándose la espina más tarde, acaparando toda la atención, como si no hubiera más ciclistas en las cumbres, sólo ellos, un par de colombianos veinteañeros que se jactan de calidad y arrebatos de valentía. Un par que donde llegan a correr dan de qué hablar.

Dirán que también estuvo aquel embalaje de Gaviria y su liderato en Francia, dirán que quizá el mejor momento del año fue el ataque desde debajo de Nairo Quintana en la jornada más explosiva del Tour, dirán que a lo mejor fue ese triunfo con autoridad absoluta de Egan Bernal en California…

La verdad es que 2018 fue un año con demasiados momentos buenos para los colombianos y a veces cuesta elegir.

Pero creo que el duelo de López y Sosa en Burgos resume bien el sentido de un año de explosiones y revelaciones, el año del relevo del que hemos hablado acá varias veces:

Colombia tiene un ciclismo que crece, que se renueva, que aspira a más y no para de mejorar.

Este final de año con la avalancha de fichajes cafeteros en la élite así lo confirma.

 

Bohórquez es apellido kazajo

Hernando Bohorquez joanSeguidor

Mov_Gore

El fichaje de Bohórquez por Astaná es un voto de confianza para López

Mientras Dumoulin sigue sin necesitar colombianos –y españoles– para la ganar el Tour de Francia, en el resto de equipos profesionales parece que nadie comparte su opinión.

Los fichajes colombianos, que hace una década se limitaban a uno o dos buenos escaladores en ciertos equipos, ahora se multiplican por doquier y abarcan también contrarrelojistas (como Rodrigo Contreras) y velocistas (como Hodeg, Gaviria, Restrepo y Molano).

Parece que todos quisieran tener no uno sino varios colombianos en sus filas y el mejor ejemplo de ello es el Emirates con una plana de cinco.

Los kazajos, que alguna vez se inventaron un equipo de ciclismo con el nombre de su capital, Astana, según se dice con el propósito real de que Alexander Vinokurov tuviera cómo correr en bicicleta, ahora parecen inventarse otro equipo para que Miguel Ángel López aspire a ganar algo grande.

Dos colombianos más van a las filas de los kazajos: Rodrigo Contreras, quien ya estuvo una temporada con el Quick, y Hernando Bohórquez, una de las joyas pulidas del Team Manzana Postobon, el único equipo continental del país de donde también salió hace poco el sprinter Sebastián Molano.

“Supermán” López, Contreras y Bohórquez, son todos boyacenses, esa región alta y fría de los Andes colombianos donde brotan, dicen, los mejores escaladores del mundo.

Bohórquez ya fue subcampeón de alguna carrera importante en China y en Colombia acumula buenos resultados desde su etapa de juvenil.

Bohórquez: ¿Cuál será su rol en el Astana?

Creemos que estos fichajes podrían crear un entorno más familiar para López, por quien su equipo ha apostado sin temor en la última temporada.

Mientras un nuevo colombiano llega a engrosar el pelotón internacional queda el sinsabor del Team Manzana, ese equipo de talentos fenomenales que termina convertido en la división menor de otros.

Ese equipo donde se forma una y otra generación de excelentes corredores que, no obstante, no tienen otra opción sino dar el salto al World Tour porque en su país ningún conjunto les ofrecerá la oportunidad de correr algún día el Tour de Francia.

Imagen tomada de Liga de Ciclismo de Antioquia

La Vuelta: los colombianos se quedaron con las ganas

La Vuelta favoritos colombianos JoanSeguidor

Mov_Gore

López-Nairo-Uran: los colombianos se van sin el premio gordo que parecía suyo

Decíamos hace tres semanas en este mismo cuaderno que si de favoritos se trataba, los colombianos llevaban la mitad de las posibilidades en la Vuelta a España.

Decíamos también que Nairo Quintana aguardaba una cita con su destino: la que podría ser su reválida más importante o la confirmación de eso que muchos tememos pero no nos atrevemos ni a mencionar a este lado del Atlántico.

Decíamos que Movistar tenía la carrera servida en bandeja, que habrían de correr muy mal para que no saliera.

Y no salió.

Tres semanas más tarde sólo podemos ratificar dos cosas:

Primero, las carreras no se definen entre favoritos –eso ya lo sabíamos–.

Segundo, “Supermán” López se merece más de lo que la ruta suele brindarle, que sin embargo, no es poco.

Vimos a Rigo con el rostro desencajado en una de esas desfondadas suyas tan consuetudinarias, sufriendo en las rampas de verdad mientras los corredores de segunda categoría sacaban pecho por su equipo.

Vimos al Nairo decepcionante de los últimos años, quejándose primero, pidiendo relevos después, hundiéndose al final, y luego aceptando el humilde rol de gregario para un Valverde pletórico al que de todos modos no iba a alcanzarle la cuerda.

Vimos al Miguel Ángel López de siempre: ese corredor corajudo que no se rinde, un corredor que se hunde y se levanta, que ataca un día sí y otro también, que despega cuando tiene fuerzas y también cuando no tiene.

“Supermán” vuelve a pisar el podio de una gran carrera: por lo menos volverá a ser favorito en las próximas líneas de salida, pues la carretera aún no ha dicho que merezca lo contrario.

Envía tu bici con Nacex

La Vuelta a España, esa carrera que suele tratar bien a los colombianos, nos deja con el olor en los labios sin haber probado el manjar. Un segundo lugar de Jonathan Restrepo, una etapa que se le escapó a Miguel Ángel López en la raya…

Faltaron, como se dice, cinco centavos para el peso.

 

Enric Mas, el diamante en bruto que pule aristas

Andorra Enric Mas JoanSeguidor

Mov_Gore

La explosión de Enric Mas en la Vuelta es la explosión de un talento que aúna calidad, ambición y el trabajo del mejor equipo del mundo

Hay algo en la Vuelta de Enric Mas que no encaja con su edad.

23 años, afilado, completo, un ciclista cuyos ojos hablan, son libros abiertos de ambición, de hambre por ganar.

Pero sin embargo, es frío, calculador, al menos en carrera, no se deja lleva por la emoción.

Mira y mide, sabe de todo en cada momento.

En la subida al primer tramo de la Gallina, supo jugar con Miguel Angel López para ganarle en meta.

Sabía de las urgencias del colombiano, que tenía a Kruijswijk por detrás al asalto del podio.

Le sacó le brillo y le levantó en triunfo como Valverde a Purito en el mismo sitio, seis años antes.

Enric Mas aprende de los errores

Pero no sólo eso.

El ciclista es listo, aprende rápido y busca soluciones.

Cuando en el pie hacia La Rabassa dudó y vio a Yates partir no fue consciente del destrozo que se avecinaba.

Veía ahí, los Movistar, se creyó protegido, pero el celeste era un equipo en retroceso.

No salió a por Yates y admitió, abiertamente, el error.

Pero en la Comella, no vaciló. 

Se soldó a la rueda del ganador y le arrastró hasta adelante.

La etapa y el podio en el mismo lote.

Y así las cosas tenemos este mallorquín de hechuras prometedoras firmando ya en el presente.

23 años que lucen esplendorosos con las posibilidades que se abren. 

El Cruz Cyclone 2 es un portabicicletas de bola de remolque para dos bicicletas

23 años que no delatan esa forma de hacer casi de veterano, porque una gran vuelta es otra cosa.

Es una montaña rusa de sensaciones y emociones.

Enric Mas no lo pasó bien de inicio, en La Covatilla sufrió lo suyo, pero conservó lo que tenía.

E inició el camino hacia el podio.

Cuando muchos languidecen, en la tercera semana, él emergió.

Rubricó una crono excepcional y en el Monte Oiz dio el paso.

Entró por delante de Alejandro Valverde y dio el golpe en la mesa.

Ha gestionado los malos momentos y potenciado los buenos, el resultado está ahí.

Y no os engañéis, está en el equipo perfecto, al menos ahora mismo.

Aunque haya obsesión en ciertos círculos de desprestigiar todo lo que no sea Movistar, Enric Mas está en el mejor equipo del mundo.

Por resultados ajenos y los suyos propios.

Porque a Mas le han guiado por maestría aquellos que según algunos sólo saben de clásicas y pruebas de un día.

No sé si un día Enric Mas acabará en Movistar, pero por de pronto, en Quick Step le va de lujo.

Este diamante en bruto cada vez tiene menos aristas.

Imagen: © Tim De Waele / Getty Images

La Vuelta: No estamos acostumbrados al ciclismo de Simon Yates

La Vuelta - Simon Yates JoanSeguidor

Mov_Gore

Simin Yates firma la Vuelta total entrando en todos y cada uno de los momentos clave

Cinco últimas grandes vueltas y cinco triunfos británicos. Simon Yates se suma a la obra de Froome y Geraint.

Simon Yates, con esas gafas pantalla, ese pedalear fino, esa carencia de esfuerzo en el gesto…

…es el ciclista total de la Vuelta, el corredor que no firma nada, que busca todo, que lo encuentra todo.

Cuando Miguel Ángel López metía presión para el podio, Simon Yates decidió a 17 kilómetros de meta que la partida se había acabado.

Simon Yates casi se cae en el descenso de la Comella, y caminó en el alambre en la Gallina.

Salvó porque tenía margen incluso para cambiar los registros.

De atacar cuando nada invitaba a hacerlo, a medir los vatios ante las urgencias de Mas y López, atosigados por la etapa y el podio.

Enric Mas no quiso dudar

Cuando Omar Fraile y Dario Cataldo abrieron fuego a 38 kilómetros de meta, Miguel Ángel López empezó la partida dura por el podio.

Una fase más, una vuelta de tuerca sobre una jornada que iba con el corazón en la garganta.

Enric Mas no escatimó, no quiso, no dudó como el día anterior y entró en la partida.

Enric Mas un podio bendecido por la etapa reina, en Andorra, en el mismo sitio que la rivalidad de Valverde-Purito-Contador tocó el cielo : si nos lo hubieran dicho hace tres semanas.

Movistar, en fin, es lo que hay

En Movistar han tenido de todo, en todo momento. han quedado fuera del podio.

El concepto de ligereza en una bicicleta se llama Emonda by Trek 

Lo tuvieron en su mano, pero fuera del podio, en la carrera de casa, con la alineación casi de lujo.

En el equipo telefónico las grandes vueltas brillan por su ausencia tanto durante tanto tiempo que no puede ser casualidad.

Nairo en Giro 2014 y Vuelta 2016 son poco para lo mucho que se vende por anticipado.

En definitiva etapa de fuego.

Ahogo, ritmo infernal en la Andorra profunda, la alejada de las grandes estaciones de esquí.

La Andorra de las trampas que ha descubierto la ristra de pros que han fijado aquí su residencia.

Y en esas encerronas, la Vuelta ha encontrado el caldo para sus mejores guisos en el país de las montañas.

A 24 horas de Madrid el podio lo dice todo: Simon Yates, Enric Mas y Miguel Ángel López.

El ciclismo ha sido justo.

Imagen tomada de FB de Mitchelton 

 

 

¿Por qué Miguel Ángel López se merece una grande?

Miguel Angel López JoanSeguidor

Si algo tiene Miguel Ángel López es que es insistente, muy insistente

Hace años escuché una entrevista donde Rafa Acevedo decía que en una de sus primeras carreras “Supermán” López se fue al suelo y quedó sangrando con contusiones muy fuertes.

Recordaba que Miguel Ángel López, en lugar de abandonar la competencia, insistió en volver a montar sobre la bici para terminar la carrera.

Decía Rafa que entonces vio madera fina.

En Colombia diríamos que vio un muchacho con “garra”, con “perrenque”, con “verraquera”.

Rafael Acevedo, un viejo corredor del Café de Colombia que anduvo por las Europas, lleva muchos años dedicado a buscar talentos en Boyacá, ese altiplano alto y frío donde nació en 1954, la misma tierra de Nairo Quintana, de Fabio Parra, de Patrocinio Jiménez, de Juan Mauricio Soler, del mismo “Supermán” López.

La insistencia de Miguel Ángel López

Acevedo decía que por sus manos habían pasado muchos corredores y que los hay testarudos como Miguel Ángel López, y también los hay de esos que aunque tienen condiciones físicas excepcionales se quejan porque les duele esto o aquello, porque ven sangre, porque se caen y se pinchan.

Corredores de fuerza descomunal que se asustan con las caídas y los raspones, y que se bajan de la bici cuando la cosa se pone fea. Sus palabras, que entonces me parecieron crueles, no dejan lugar a la duda: “esos no sirven”.

DT Swiss ERC: La bicicleta se viste por los pies 

De López se dijo en su momento que era más fuerte que Nairo Quintana, incluso que podía mover más vatios.

En algunas etapas de contrarreloj demostró una progresión excelente frente a rivales menos fuertes que él en la montaña y entonces pasó a figurar como gran favorito en todas las largadas.

Pero la carretera lo trata mal.

Con frecuencia se compara la suerte de “Supermán” con la de Juan Mauricio Soler, aquel prodigio que acabó su carrera en una cuneta de la Vuelta a Suiza, donde por poco pierde la vida.

Como Soler, López suele acabar en enredones, en montoneras, con la cadena suelta, pinchado a nada de la meta, o reventado contra el piso, donde ya se dejó una vez varios dientes.

La mala suerte ha sacado a López de la pelea en dos Vueltas a España, y lo alejó lo suficiente en el pasado Giro de Italia donde acabó tercero a fuerza de coraje.

Y aunque en las primeras dos semanas de esta Vuelta a España cayó en cortes malos y sufrió averías mecánicas, nunca López había llegado a los días finales de una gran carrera a menos de un minuto del liderato.

Siempre atacando, siempre intentándolo, López muestra una ambición que no hemos visto a ninguno de los otros corredores.

Si en el ciclismo hubiera justicia, diríamos que es quien más se merece esta Vuelta.

La Vuelta: Covadonga exige grandeza

La Vuelta Covadonga JoanSeguidor

Los Lagos de Covadonga no deciden pero premian a quienes más lo merecen

Mov_Gore

Tras lo visto por Covadonga, podemos concluir que en el pelotón hay dos tipos de ciclistas.

Entre los grandes nombres, me refiero.

Los corredores que lo dan todo, que se vacían, que levantan la gente, que dignifican la profesión: Miguel Angel López, Thibaut Pinot, Simon Yates…

Y hay otros que trepan, que buscan entre las rendijas, que piden relevo, que sacan los colores a sus rivales.

En este caso Nairo Quintana se lleva el premio.

Cambrils Movil 300×100

Los Lagos de Pinot y Yates

Para Thibaut Pinot la Vuelta era la reválida de su salida con el pie cambiado en el Giro.

No ha estado con los mejores en los momentos clave, pero sigue a flote y ha ganado en los Lagos, la cima que cambió la suerte de Laurent Jalabert.

Pinot es un corredor que sólo puedes querer, porque es humano, se vacía, se entrega y lo da todo.

Su triunfo, atacando de lejos, en plena lección de mezquindad de Nairo, tuvo el premio deseado.

Como la personalidad de Simon Yates, el maillot de rojo que corre con la espada de Damocles sobre su cabeza.

Todos le recordamos, le recuerdan que en el Giro explotó, y como entonces sale de líder del tercer domingo de carrera.

Sin embargo, a falta de un tío como Chris Froome, si Yates no flaquea tiene que estar delante, sí o sí.

 

 

Los Lagos de Miguel Ángel López

Covadonga está, dicho con todos los respetos, llena de nombres de escapadas, gente que buscó la gloria entre las ambiciones de los grandes.

La Vuelta ya ha comenzado entre los ciclistas de Bkool 

Esta vez no fue así.

Praeres dejó un buen sabor de boca a Miguel Ángel López y quiso a todos juntos en los Lagos.

Lo consiguió y no fue para nada.

Atacó a ocho de meta, a ocho, a algunos les entra vértigo con esa cifra, pero López tiene hechuras de ciclista grande, de ciclista que quiere lograrlo a base de su esfuerzo, no del de otros.

No distanció al resto, porque sencillamente están todos muy igualados, pero qué delicia ver al mejor joven de la carrera enfilarlos.

Los Lagos de Nairo y Valverde

Hubo un momento, a unos tres y pico de meta que Nairo tuvo a Yates delante, a punto para rematarle.

Fue más o menos en ese punto donde despegó a Contador hace un par de años.

No lo hizo.

La subida de los Lagos que ha protagonizado Nairo Quintana es a todas luces la más mediocre que hemos visto en un gran nombre durante mucho tiempo.

Es un ciclista perdido, como un pato mareado que no sabe por dónde le vienen los golpes.

«Con que tenga un día bueno, todo está a su alcance» dijo Arrieta en meta.

Conviene saber si Nairo tendrá un día bueno.

Nairo corre con dos ojos, uno pendiente de los rivales y el otro de Valverde, no corre por sí solo, está cohibido, empequeñecido.

Por mucho que le consideráramos el gran favorito, ahora mismo no sabríamos decir si Alejandro Valverde debería ser el líder del equipo telefónico.

Con una crono, y llegadas explosivas, no vemos dónde Nairo puede distanciar a Valverde, si éste no explota.

La progresión que vemos en Yates, que vemos en López, que incluso muestra Enric Mas, Nairo no la muestra.

Le queda una semana para revertir la situación, pero lo suyo no parece nada sencillo.

Imagen tomada del FB de La Vuelta

 

La Vuelta: Colombia tiene la mitad de los favoritos

La Vuelta favoritos colombianos JoanSeguidor

Urán, López y Nairo, en la terna de seis posibles candidatos a la Vuelta

Leo en algunos medios deportivos que entre los seis favoritos para ganar el título de la Vuelta a España hay tres colombianos.

Nairo Quintana, Rigoberto Urán y Miguel Ángel López estarían entre las bazas con Richie Porte, Vincenzo Nibali y Simon Yates para la Vuelta.

Tres de seis, en palabras gordas, y si fuera verdad eso de que entre favoritos se resuelven las vueltas, aquello significaría que Colombia tiene la mitad de probabilidades de quedarse con el título.

Me parece engañoso este análisis porque deja por fuera a corredores como David de la Cruz, o al mismo Fabio Aru, quién aunque no ha mostrado un gran nivel, podría optar al título de una carrera donde ya fue campeón.

 

¿Será esta la tercera Vuelta colombiana?

Con nueve finales en alto y montaña por todos lados desde la cuarta etapa parece una carrera perfecta y selectiva para que la batalla quede abierta pronto entre los escaladores.

Que no lo dude nadie: los colombianos tienen suficiente terreno a su medida para brillar en la Vuelta, y ahí cabe también Sergio Henao, quien podría optar a alguna etapa si su equipo no lo amarra a la estrategia del molinillo.

Con Nairo como opción absoluta en Movistar, Winner Anacona, su gregario de oro, tiene las cosas más complicadas.

En un mundo ideal, Nairo Quintana tiene todo a su favor: una temporada sin presiones, terreno suficiente, un equipo completo a su servicio y rivales que en teoría no están a su nivel –ojo, en teoría– o que llegan lastrados por lesiones recientes, como Nibali y Porte.

En Movistar tienen que hacer muy mal las cosas para que no cuaje, o la suerte ir en contra del boyacense con alguna caída o enfermedad.

Pero no hay que olvidar a Miguel Ángel López, aquel portento de 24 años al que la carretera no ha tratado como merece.

López le tiene el pulso cogido a la Vuelta desde el año pasado, cuando ganó dos etapas y demostró que tenía con qué pelear por la general si su equipo le hubiera rodeado mejor y no hubiera sufrido la cantidad de tropezones que siempre lo acompañan.

El tercer lugar de Supermán en el Giro de Italia, logrado a punta de regularidad y sufrimiento, habla de su enorme condición.

Cambrils Movil 300×100

Finalmente, está el “gallo tapado” que siempre salta cuando no se le espera: Urán.

Bien es verdad que en la Vuelta nunca ha brillado como en el Tour o el Giro, pero la experiencia de Rigo y un equipo que ha ido conformándose y madurando a su medida podrían dar la sorpresa.

En teoría –ojo, en teoría– Rigo es el mejor colombiano contra el cronometro entre los presentes.

Mov_Gore

Con 32 kilómetros de contrareloj en los días finales de la competencia, le bastaría con sobrevivir en la montaña siguiendo las mejores ruedas a fuerza experiencia y regularidad, para dar una estocada final en un terreno que le es más propicio. Rigo, el menos favorito de los favoritos, puede ganar justamente por eso: no tendrá tanta presión, no irá tan vigilado.

Tres colombianos para la que podría ser la tercera Vuelta colombiana.

¿Será posible? Que la carretera decida.

Imagen tomada del FB del Giro d´ Italia

INFO 

Corre el Mundial con Bkool