Tour: Landa y Bahrain hicieron lo que tenían que hacer

Landa Bahrain JoanSeguidor
Kalas 1024×140

 

Liderando el Bahrain, la carretera ha puesto a Landa donde merecía

Acaba el primer Tour de Mikel Landa liderando un equipo, el Bahrain, y como dice el tópico la carretera ha repartido fortuna.

Se podía pensar que ésta era la prueba para ver dónde era capaz de llegar Landa, ahora sí, sin discusión al comando de un equipo, y la carrera le ha dado para ser quinto, por el momento, aunque dado como anda en las cronos, no me extrañaría que el sábado le adelantara Enric Mas.

Sea quinto, sea sexto, no será su mejor resultado, Landa acabó cuarto hace tres años, a un suspiro del podio, tras currar para Froome toda la prueba.

Aquel Landa, como el del Giro del 2015, estaba, sobre el papel, a otro nivel, parecía un ciclista hecho para hacer posible lo imposible, tal era su nivel que creo que nunca más se le ha visto a esa altura, o es que quizá los rivales también le han ido poniendo en su sitio.

Etape 400×400

 

DT-Swiss Junio-Agosto

 

Por que en ciclismo, sucede una cosa, y es que uno no corre solo, una obviedad que es conveniente recordar a los aficionados que en ocasiones creen que su caballo tiene que estar por defecto siempre delante.

En esta edición han habido dos ciclistas intocables, los eslovenos, y luego una segundo escalón en el que Landa se ha movido, especialmente con López y Porte, toda vez la etapa final de los Alpes ha sacado de la quiniela a Yates y Urán.

Sea como fuere eso importó poco en la estrategia del alavés, que trazó una línea ascendente según avanzara la prueba, intentando salvar sus malísimos arranques, progresar en los Pirineos y asaltar en los Alpes.

Casi lo logra, a puertas de la primera cordillera, el Bahrain y Landa tuvieron su jornada negra, aunque no negrísima, por que ceder un minuto largo en esas circunstancias lo firma cualquiera.

El problema de Landa es que, a diferencia del Giro del año pasado, los de adelante no flaquearon como Roglic sí que hizo entonces.

Pasó las diferentes llegadas en alto y Pirineos agazapado, fruto entendemos del ritmo horrible que evitaba cualquier desliz o alegría.

WD-40 400×400
Gran canaria 400×400
Cruz 400×400

 

Y llegaron los Alpes, la jornada del Col de la Loze y Landa junto a Bahrein realizaron la apuesta más importante de un rival del Jumbo, al margen de los ataques de Pogacar en los Pirineos.

La cosa salió bien hasta que la carrera entró en la zona roja, Landa reventó justo cuando el último Bahrain se retiró de la cabeza del grupo.

¿Cuántas veces explota el líder del equipo que trabaja durante la etapa?

Muchas, muchísimas, en una carrera de fondo como éstas, en un tramo tan largo y variopinto como el de Madeleine y Loze, las sensaciones que recorren el cuerpo del corredor van de la miseria a la euforia y viceversa.

Mikel Landa pinchó, pero él y su Bahrein hicieron lo que tenían que hacer: apostar a ganar

Salió cruz, poco se puede hacer.

En la última etapa alpina volvió a la carga, pero si no hay más, poco se puede hacer, en el grupo un acelerón de Roglic le tumbó la ventaja, no cabía darle mas vueltas.

Pello Bilbao y Damiano Caruso le hicieron el servicio hasta donde les dio las piernas, pero Richie Porte se rehizo.

¿Se podían haber quedado antes? posiblemente, pero no sé hasta qué punto hubiera cambiado la película.

No nos engañemos, el nivel de Mikel Landa es éste para este tipo de carrera, no hay más, ni creo que le quede más por decir.

¿Es criticable que haya querido ser líder? nunca jamás, él quiso ver de lo que era capaz y lo ha conseguido.

Otra cosa será el año que viene y los planes de su equipo, pero que nadie se lleve a engaño, Mikel Landa es un excelente ciclista que ha llegado donde sus condiciones y circunstancias le han puesto.

Ahora cabrá ver si vuelve a tenerlo todo como en este Tour, al fin y al cabo, a algunos les sonríe la fortuna cuando menos lo esperan.

Imagen: FB de Team Bahrain 

Gore 400×100 MArzo2020

 

Mikel Landa en el Tour: esto es lo que hay

Landa Tour
Kalas 1024×140

 

Tras ver este Tour: ¿De qué sirve machacar a Mikel Landa?

Desde tiempos proverbiales, Mikel Landa esperaba un día como hoy en el Tour.

Lo lleva esperando desde que le tocó sacrificarse por Fabio Aru cuando volaba en el Giro, lo mismo por Froome, ídem cuando se le adelantó Carapaz, cuando porfiaba por un liderato con Nairo.

Hoy camino de la cima cima que rasca la panza del cielo, el Col de la Loze, Mikel Landa dispuso de todo aquello que pedía para conquistar el Tour, o el podio en su defecto.

Lo hizo todo, tuvo todo lo que pidió, en la base de la Madeleine puso uno a uno a sus compañeros a tirar y poner el ritmo del grupo, sin esperar que Jumbo marcase su tempo.

Y no fue un ritmo sencillo, dejó el grupo pelado de favoritos y gregarios de Roglic, cuando la caravana dejaba Meribel camino de la cima.

Caruso tiró y tiró, pareció que Mikel le iba a tomar el relevo, pero cuando el valioso gregario italiano dejó la vanguardia del grupo, Landa se escurrió grupo abajo y se quedó.

Sin más.

Etape 400×400

 

DT-Swiss Junio-Agosto

 

Luego progresó, y no llegó tan lejos con lo que parecía que iba a caerle en el momento de descolgarse.

¿Qué decir de Landa en este Tour?

Poco o nada, lo que habéis visto, es lo que hay, no hay más, no queda más.

Mikel Landa se ha quedado en la panza del grupo durante dos semanas y media, sin apenas les diera el aire, callado, meditabundo, sin arriesgar ni gastar nada que no fuera necesario, sólo se le vio en el Marie Blanque, por que aguando en el top cuatro y ahí era imposible esconderse, hay que pasar al relevo.

A ese instante añadidle el calentón que le tocó pegarse para limitar los daños del corte que sufrió el día que perdió minuto veinte.

WD-40 400×400
Gran canaria 400×400
Cruz 400×400

 

Era la prueba del algodón que esperábamos para Landa, tan quieto, tan callado en ese grupo lanzado por un Jumbo que no ha permitido alegrías ni desmanes.

Ha llegado mejor situado que nunca a la montaña y con un equipo volcado en él.

Y la prueba ha dado lo que ha dado, Mikel Landa no ha tenido más.

¿Criticable?

Pues ¿qué queréis que os diga? Esta vez ha venido de perfil bajo, no ha alimentado los ánimos ni lanzado las campanas al vuelo, ha sido prudente y la carrera le ha situado en su sitio, eso es un top ten, otro, en el Tour de Francia.

Sin duda ese no era su objetivo.

Si lo del Col de la Loze ha sido un mal momento lo veremos, el problema es que era el momento, su momento, por que suspiraba hace tiempo y no ha dado la talla, sencillamente no la dado.

Emplearse contra él ahora, más allá del rollo que nos traemos con el «Landismo», no tiene sentido.

Hay seis ciclistas mejores que Mikel Landa ahora mismo en el Tour, podéis poner el grito en el cielo, el Landa del Tour 2020 mucho me temo que está tocando techo.

Gore 400×100 MArzo2020

Landa pierde tiempo: El #Landismo ya tiene relato en el Tour

Landa Tour
Kalas 1024×140

 

Un minuto largo para entrar en los Pirineos, Landa ya va con desventaja en el Tour

Sobre Mikel Landa, su etapa de hoy en el Tour, a puertas de la montaña, queremos recuperar esto que dijimos en su día

El «Landismo» tiene cierto punto trágico, de denuncia casi social

#FreeLanda fue un punto que el propio ciclista se sacó creo que en una cena en la que había que ir disfrazado en sus últimos días del Team Sky.

Un hashtag que sostenía vestido con las rayas de un preso.

Ese victimismo que vemos en tantas cosas en la vida, el «Landismo» lo ha hecho propio.

Y así vemos que este corredor que nació para ganarlo todo, que vuela cuando está en racha, siempre tiene uno por encima.

Nos dirán ventajistas, pero estábamos hasta con cierta incomodidad viendo a Mikel Landa haciendo limpio antes de la montaña del Tour

Pudo ser peor, podrá, podrán, decir, y es cierto, un minuto largo no le descarta, pero es esa piedra en el zapato que Mikel Landa nunca se saca, que siempre arrastra.

Siempre pasa algo, nunca bueno

DT-Swiss Junio-Agosto

 

La etapa más bella del Tour vino seguida de llegadas en alto que han levantado heridas en la afición, jornadas donde el lucimiento, durante la etapa , es nulo, en todo caso a posteriori, con números en la mano y la clasificación, mostrando que has aguantado en el grupo de los mejores a mil por hora.

En esas jornadas Mikel Landa pedía paciencia, que estaba cada vez mejor, que veía con optimismo el Tour, pero llega un abanico y zas.

Cuando Grenadiers pone a Kwiatkowski y Van Baarle a tirar, cuando Egan Bernal saca ese talento natural que maneja en los abanicos, cuando Nairo siempre corre bien pertrechado, seguro y discreto -sólo le recordamos dos capítulos de viento en el que le cazaron, en la etapa neerlandesa de 2015, y la de Montpellier al año siguiente-, cuando sucede todo eso, se dan los ingredientes para que Mikel Landa sea cazado, se corte y entre en los Pirineos con desventaja.

Nada que ver con los destrozos del año pasado, ni del Giro, ni del Tour, para Landa llegar a la gran montaña con un minuto cedido, es casi un premio, pero no deja de ser un triste peaje de esa fatalidad que el alavés ha hecho tan suya.

WD-40 400×400
Gran canaria 400×400
Cruz 400×400

 

Dicen que tendría que haberlo visto venir, que Bilbao y Mohoric se le cayeron justo delante, señal de que iban con las orejas tiesas, dicen muchas cosas, pero si no es Barguil que le empuja a una cuneta, es Yates que le perjudica o que tiene alguien por encima, algo, siempre algo para quedarnos con las ganas de saber qué es capaz de hacer, o que sería capaz de hacer si llegara con el expediente limpio a la montaña.

Que Landa vaya retrasado en el Tour, leo, es bueno para la carrera, tendrá que jugar a la épica en Bales, Pereysourde o Marie Blanque. 

A diferencia de Tadeg Pogacar, también cazado en la escabechina, las remontadas de Mikel Landa siempre quedaron en el camino.

¿Será diferente ahora?

Gore 400×100 MArzo2020

La pasión por Landa y Pinot no responde a la lógica

Mikel Landa JoanSeguidor

Tanto Pinot como Landa son lo más emocional del ciclismo

El epílogo del Dauphiné, la jornada final fue una locura que tuvo un punto de conexión con la realidad que conocíamos y siempre vuelve, la alineación de los elementos contra Mikel Landa y Thibaut Pinot.

Y es que el punto trágico que rodea dos corredores que despiertan pasión, directamente pasión, los puedes amar incondicionalmente, admitiendo que sus «lagunas» son parte de su encanto, o no querer ni ver, porque les acusas, en el caso de Landa de ser un lastre para Nairo, en el del francés de consolidarse como una eterna promesa.

Landa y Pinot son dos corredores con una vara de medir al margen de los mortales

DT-Swiss Junio-Agosto

 

Los dos caminan por la cresta de los treinta años, ambos explotaron hace menos de diez, y de forma regular nunca han salido de la escena, aunque siempre algo les ha negado el premio máximo.

Una corsa es obvia, Landa y Pinot, incluso para los más críticos, no esconden una clase que destila cada pedalada.

Son dos corredores que centran miradas, que se llevan titulares y seguimiento propio, pero en carrera, como el día les pille inspirados, que tiemble el rival.

Los dos tienen jornadas de esas redondas que pasan a los anales.

El Mikel Landa del Giro del 2015 y el Tour de 2017: en ambas carreras, incluso trabajando para un tercero, tuvo su cuota de gloria, abriendo la puerta, sobre todo en el mentado Tour a poder disputarle la más grande  alos mejores, se quedó a un suspiro de un ciclista como Romain Bardet, que fió su suerte a esa carrera.

Thibaut Pinot tiene etapas en las tres grandes, ha pisado el podio del Tour, muy joven además, y firmó jornadas como ese Giro de Lombardía de vértigo que gana a Vincenzo Nibali, tras un trazado, ese de Como y alrededores, en el que los descensos tiene tanto que decir.

Los descensos, esos mismos que el francés tuvo que tratar con ayuda psicológica.

WD-40 400×400
Gran canaria 400×400
Cruz 400×400

 

Días así son oro, un clavo ardiendo para el landismo y el «pinotismo», que ya hay un perfil que habla por el colectivo.

Y así pasan los meses, los años, esperando que ese gran momento llegue mientras sendos iconos caen en la batalla, a veces fruto de un sobreesfuerzo brutal, otras por que un rival les empuja para no caerse, otras por un dolor de espalda o un golpe en la rodilla, da igual, el hecho en sí no es lo importante y sí el hilo que trence el argumento y acabe donde todos esperan que acabe: que su hombre siempre ha sido caballo pero que la vida es cruel y no les trata con justicia.

 

En este Tour, con un duelo de bloques anunciado, los versos libres pueden ser la clave, hete ahí Landa y Pinot, ahora mismo las mejores opciones de ciclismos tan importantes como el español y francés, abanderando la parte emocional que nunca debe ser subestimada en un deporte abordado por los números y la ciencia.

Pinot y Landa son esos «bárbaros» en un rincón de la Galia que hicieron fortuna en el corazón de una masa de aficionados que nunca les dejarán a su suerte…

Gore 400×100 MArzo2020

 

El ocho de Bahrain para que Landa conquiste el Tour

Mikel Landa Joanseguidor

Nuestro Bahrain para Landa en el Tour: Poels, Caruso, Haller, Bilbao, Valls, Capecchi y Haussler

Ya trabajan los equipos grandes y no tanto en el ocho que llevarán al Tour de Francia, el Bahrain de Landa no es una excepción.

En la temporada más singular de los últimos, seguro 75 años, la elección no es cualquier cosa, se la juegan, todos sin excepción, a una, exigencia máxima en el menor plazo de tiempo posible. 

A cada uno le ha pillado esta crisis en diferentes momentos, a Mikel Landa le ha cogido en una campaña clave: es líder único, sobre el papel, de un bloque como el Bahrain, está en los treinta años y todo eso bueno que contamos y esperamos de él, sigue ahí dentro.

 

Con este paisaje los siete ciclistas que acompañen a Landa al Tour deberían ir, a priori, con la idea de ayudar a un corredor que si ha hecho este movimiento es para no tener que admitir sombras ni cuestiones de nadie.

Otra cosa, será lo que veamos.

De esta manera leemos sobre los naranjas del Bahrain que pueden ir con Landa al Tour.

No olvidemos que allí corre un tal Mark Cavendish, un ciclista que coquetea con la leyenda, ni más ni menos, debatiéndose con nombres tipo Eddy Merckx y Bernard Hinault en la cresta de los más laureados del Tour de Francia.

DT-Swiss Junio-Agosto

 

Pero el inglés, que todo lo hace muy deprisa en la vida, parece lejos de toserle los triunfos de etapa a gente como Bennet, Viviani o Ewan más killers de la polivalencia de Van Aert o Sagan, del que muchas veces nos olvidamos.

Cavendish ya estuvo en un equipo de ganador de Tour, hace ocho años con su querido-odiado Wiggins, hizo su papel, ganó alguna etapa, vistiendo el arcoíris, pero la polémica la desató creo su querida esposa y las opciones que le  quedaban a su chico.

En el Bahrain ni Landa es Wiggins, ni Cavendish aquel matador irreverente que amasaba triunfos en fila. 

Parecería más lógica la opción de Sonny Colbrelli, que sale como posible en esta predicción de velocistas para el Tour.

WD-40 400×400
Gran canaria 400×400
Cruz 400×400

 

Si la apuesta es Mikel Landa, el equipo sostenido con dinero del Golfo Pérsico necesita un bloque fuerte, no creo que Colbrelli tuviera sitio, y tendrá que escoger entre no pocos capos que pueden ser muy útiles, pero que también tienen sus ambiciones.

Wout Poels es el primer nombre que nos surge: compañero de Landa en el Team Sky es la irregularidad llevada a la máxima expresión, pero si se ve bien, es capaz de reventar a los propios capos.

El neerlandés también tiene su cuota de interés en hacerlo bien.

Lo mismo que Dylan Teuns, ganador en La Planche des Belles Filles, escenario culmén de este Tour.

No es un ciclista para la general, pero con la calidad de verse delante y con opciones para en un momento dado, «despistarse» en la supuesta ayuda a Landa.

Pello Bilbao es una garantía en el gran fondo, un tipo que es duro y resistente, pero como los dos primeros citados, Poels y Teuns, con sus ambiciones.

Ya le rebañó una etapa a Landa el año pasado en el Giro.

Gore 400×100 MArzo2020

 

En otra escala Bahrain tiene una buena corte de ciclistas con experiencia y recorrido.

Un tipo fiel es Damiano Caruso, uno de los mejores gregarios de Nibali en este mismo equipo que estuvo cerca de un top ten en un Tour, hace tres años, no es poca cosa.

Completan las opciones corredores como Eros Capecchi, Rafael Valls, Heinrich Haussler y Marco Haller, un seguro en jornadas llanas y complicadas.

Ojo que este Tour será más ventoso y frío, se hace en septiembre.

Queda la duda de Iván García Cortina, quien nadaría en dos aguas.

De este elenco junto a Landa pondríamos a Poels, Caruso, Haller, Bilbao, Valls, Capecchi y Haussler en el Tour más incierto de los tiempos.

Los días a los que se agarra Landa para el Tour

Mikel Landa sigue pensando que el Tour es posible

En el ciclismo de los vasos comunicantes, pocos ciclistas, dígase Mikel Landa y sueño llamado Tour, podían imaginar cierto desasosiego en este periodo final de confinamiento y cuenta atrás hacia la remozada temporada de ciclismo.

El calambre que ha surgido de Froome, desde el seno mismo del Team Ineos, sobre el su futuro, ha provocado reacciones en muchos sitios del mundo.

Si Froome va a aquí, si Froome va a allí, hace una semana nos preguntábamos por su Movistar, luego han surgido otros, algunos como el Bahrain de Mikel Landa.

Aunque sea harto complicado pensar que Froome deje el equipo inglés este año, lo cierto es que el sólo rumor de su posible adquisición pone en guardia a Mikel Landa, al punto que asegura que: «Rod me lo ha dicho personalmente«.

Lo que Rod, Rod Ellingworth, le ha confirmado a Mikel es que Froome no irá a Bahrain.

Cruz 400×100 Banner Landing

 

Sin estar presentes en la charla, podemos imaginar la escena de Mikel Landa interrogando al mánager de su equipo, inquiriendo sobre Froome, mostrándose casi despechada por la aparición de otro amor.

Mikel Landa dijo la última vez que sirvió a Froome, en el Tour de 2017, que nunca más podría su talento al servicio de otro, y aunque aquello sonara a aquella pomposa promesa de «Lo que el viento se llevó» lo cierto es que el alavés debe tener pesadillas ante el escenario de volver a compartir liderato, cuanto si más trabajar para otro.

La opción de Bahrain para el Tour es Mikel Landa, no hay otra. 

Gore 400×100 MArzo2020

 

¿Sigue el Tour en el radar de Mikel Landa?

Yo creo que no, pero también es cierto que le asiste, como hemos dicho otras veces, el beneficio de la duda.

Landa es talento puro, desde esa pose casi pornográfica, agarrando el manillar desde abajo, pero quizá todo eso no sea suficiente.

Landa se agarra, por eso, a los buenos días y de esos ha tenido unos cuantos.

El otro día viendo la reposición de aquel Mortirolo de Contador, recordamos que aquellas etapas Mikel Landa iba sin cadena, podíamos decir que frenado por la prioridad de salvar el papel a Fabio Aru.

Aquellos días, como la semana final del Giro de 2017, todo el día escapado, o el mismo Tour que casi acaba en el podio tras ayudar a Froome…

Esos son los asideros de Mikel Landa para pensar que el Tour está en su alcance, algo que no sólo pasa por días geniales y sí por salvar los malos días.

Y es que Mikel Landa, incluso tras su paso por Movistar sigue esperando la carrera blanca, sin percances y redonda.

El Tour le parece propicio, veremos si tiene lo suficiente.

No se pueden pedir milagros a Mikel Landa  

Mikel Landa Joanseguidor

Mikel Landa es bueno en todos los sitios, pero el mejor en nada

La Vuelta a Andalucía fue un espejo fidedigno de lo que es Mikel Landa y de lo que se puede esperar de él.

Un corredor bueno, muy bueno, excepcional sobre la bicicleta, que trabaja y rema cuando le toca, que es valiente y difícilmente se queda quieto.

Eso lo tiene, no se le puede negar.

Ciclobrava – 400×100 Landing
400×100 Sea otter Landing
Gravel Ride 400×100

 

También tiene magnetismo o todo lo contrario: o enamora y arrastra legión o se le odia, por esa leyenda tan manida en Colombia de que ha sido un lastre para Nairo.

Mikel Landa convive con una expectación perenne que no sé si ha sido él, los suyos o quién se generó un día y que le persigue por doquier.

Sus declaraciones siempre apuntan a lo más alto, él es el primero en ponerse el listón alto, eso está muy bien, pero la gente te toma la palabra.

Al mismo tiempo está la realidad que, tozuda ella, sigue por otro camino.

La Vuelta a Andalucía es la foto del momento, quizá Landa no esté en su mejor forma, pero posiblemente tampoco los rivales en la carrera.

Sin embargo, al alavés no le valió con dar el nivel en la jornada inicial, reventar la carrera con Fuglsang y llegar solos.

Esto es la Pirinexus

En montaña es de los mejores, pero no el mejor, como en el Tour o el Giro pasados.

Y claro si en su terreno es bueno, pero no el mejor pasa que cuando llega la crono, le aplican lija, un doloroso correctivo que casi le saca del podio.

A  veces nos preguntamos por ese corredor que un día en el Team Sky firmó cronos interesantes, como aquella de Marsella en la que casi saca a Bardet del podio o la del Giro en Chianti, un día antes de abandonar.

Ciclo 21 – 400×100
Mov_Gore

 

Sea como fuere la realidad que se dibuja en el tweet que traemos al post es la que es, y la historia está llena de ejemplos como Mikel Landa.

Otra cuestión es llegar a lo que alguna vez nos han dicho: “Nos gusta Landa tal y como es, por que transmite y emociona”.

A eso nada que objetar, pero en términos de palmarés la realidad va por otro camino.

Pasan los años y sigue ahí.

Imagen: FB de Vuelta Andalucía

A Mikel Landa le atropelló un conductor drogado

Mikel Landa JoanSeguidor

El atropello de Mikel Landa recuerda que nadie está libre de esta lacra

 

A menos de veinticuatro horas de escribir esto, sabemos que el conductor que atropelló a Mikel Landa, se dio a la fuga porque dio positivo por drogas…

Leí a no sé quién que esto en un país ideal acabaría con este hijo de puta entre rejas.

No somos muy de insultar, pero la realidad es ésta, que el ciclista sale a la carretera lo hace en al intemperie y la lacra no respeta a nadie.

Ese cerdo drogado al volante ha jugado con la vida de una persona, y en este caso con su pan y oficio, con horas de trabajo ingente y sacrificio sobrehumano.

No le deseamos nada malo, pero si su paso por la trena no fuera efímero, al menos nos cabría el consuelo que la justicia ilumina la razón de quienes deben protegernos.

Ayer nos preguntamos por el cartel de «pupas» de Mikel Landa… 

Casualidad o no, hace un año, hoy mismo, primero de febrero, Mikel Landa dejaba la Challenge de Mallorca, en la misma carrera que gana su excompi Marc Soler, con una fractura de clavícula.

Tras un primer año gafado en Movistar, la caída del Tour, la de San Sebastián, le volvió a sonreír el gafe, como en el Giro de 2017, cuando en la base de Blockhaus se fue al suelo con Geraint y se borró de la general.

Luego vino la caída del Tour del año pasado, con el empujón de Barguil, antes incluso el cabreo con Simon Yates -el puto Yates que leo tantas veces- por otra caída y consiguiente corte el día que Richard Carapaz presentó su candidatura a ser rosa.

Hoy leemos que Mikel Landa ha sido arrollado por un coche mientras entrenaba. 

El amigo que conducía se dio a la fuga, hay que ser desgraciado.

Epic gran canaria

Un ciclista es la persona, sus circunstancias y los millones de intangibles que se alinean a favor y en contra en cada caso.

Para Mikel Landa ser ciclista es esto, una suma de factores que escapan a su mano, y que muchas veces le marcan en camino del asfalto.

Que justo un año después de la caída de Mallorca le sobrevenga este susto, es para pensar que le caído un mal de ojo.

 

Y mientras, por el camino, pasan los años con la incertidumbre de qué pasaría si Mikel Landa no fuera el «pupas» del pelotón, un tipo que besa el suelo con una facilidad que asusta para los objetivos a los que aspira.

Muchas veces hemos criticado a Mikel Landa por sus declaraciones, que no nos parecieron las acertadas, otras por la estrategia, pero esto escapa a toda lógica, y admitimos que nos gustará verlo el día que llegue a una grande limpio de polvo y paja, sin rasguño,  ni corte ni avería.

Creo que se lo merece.

Ahora bien, la historia que Mikel Landa cuenta sobre el atropello es de vergüenza en un país civilizado.

En todos los sitios corre gentuza, y aquí no estamos exentos, de lo que no cabe duda es que en la guerra de la carretera estamos todos, incluidos los pros que ponen su bonito trasero en ruta cada mañana.

Un desgraciado a volante no distingue y lo peor es que no repara en el daño que le hace a la persona y a quienes le esperan en casa.