La curiosa relación de Chris Froome con la Volta a Catalunya

Chris Froome Volta JoanSeguidor

Otro año que Chris Froome no va a ganar la Volta a Catalunya

En el camino para el Tour de Francia hay diferentes intensidades y urgencias.

Vemos que el inicio de campaña ya está firmado por algunos corredores que parecen destinados a jugársela en julio.

Ahí tenemos a Nairo, Adam Yates, Thibaut Pinot y Romain Bardet, entre otros, y cada uno a su ritmo, que ya han estrenado el palmarés o han estado cerca de hacerlo.

Luego están algunos que seguramente doblen Giro y Tour, desde Primoz Roglic a Tom Dumoulin, pasando por Vincenzo Nibali y la duda de Egan Bernal.

Simon Yates ya ha dicho que hará Giro y Vuelta.

LDB_Berria 1024×140

 

Lo cierto es que los nombres de julio que hace años florecían en mayo o junio, hoy ya están delante desde el inicio de campaña en una de esas alquimias que un día quisiéramos conocer por dentro.

Porque si todo se mide al dedillo, como es posible este desgaste en febrero y marzo.

Sea como fuere de la lista de grandes nombres al Tour, Chris Froome, y también Geraint Thomas, los dos últimos ganadores, nada menos, parecen ir con el freno puesto.

Gravel Ride SQR – 300×250

 

Ya desde la primera jornada vimos que Chris Froome corría la Volta a Catalunya con un ojo sobre Egan Bernal, sobre el papel la baza del Team Sky.

La caída de la segunda jornada deja secas las opciones del inglés para la Volta.

Pirinexus 300×250

 

Es decir que casi de inicio, Chris Froome ya no opta a la Volta, cosa que en el fondo no creemos que tuviera en sus planes.

Desde su primer Tour, año 2013, Chris Froome nunca ha apretado el acelerador de la forma hasta bien entrado mayo.

Entonces perdió una Tirreno memorable frente a Nibali, pero estuvo delante, apurando y apretando su forma en pleno de marzo, y no un marzo cualquiera, fue en un marzo lleno de agua y frío.

Un marzo de eso en los que un mal paso te arruina la campaña.

 

Desde entonces Chris Froome centra el tiro en las grandes vueltas como hacían los campeones de hace 25 y 30 años.

Y en esta apuesta su relación con la Volta a Catalunya es curiosa.

Cuando Chris Froome anunció que se subía al carro de las estrellas, nos preguntamos si esta vez sí, si iba a formar parte de la terna de favoritos.

 

Vemos que tampoco va a ser.

Froome en la Volta no tiene el bagaje de otras carreras de la misma categoría, dígase Romandía y Dauphiné, especialmente.

Corto de competición, no corre desde Colombia, eso fue en febrero, Froome sigue alimentando su peculiar historia con la decana de las carreras de una semana.

SQR – GORE

 

Hace dos años estuvo en la pugna por ganar.

Chris Froome fue partícipe de la mejor etapa de la Volta en tiempos recientes, aquella de la subida al tramo intermedio del Mont Caró, cuando corrió en medio de Valverde y Contador.

Ese día el inglés estaba en el podio a 48 horas de llegar a BCN pero la historia del día siguiente, por las cuestas de La Mussara, ya la sabéis.

Cambrils Square Agosto

 

Froome y su Sky fueron cazados como meses antes caminos de Formigal, Vuelta de 2016, para quedar a una minutada de los mejores.

Dos años después el inglés vuelve a estar fuera del radio de ganadores de la Volta.

Un día de gravel por Girona

Su curiosa relación con la carrera junto a un medido plan con vistas a julio, dejan al mejor ciclista de su momento fuera de un palmarés que en su día sí tuvo a los mejores de cada época.

Quizá un día, Chris Froome quiera normalizar su estatus en la, repetimos, decana de las carreras de su naturaleza.

Este año seguro que no.

Imagen tomada del FB de «Volta» Ciclista a Catalunya A.E. 

Contador mereció más

Os parecerá mentira lo que os voy a decir, pero me hubiera gustado que Alberto Contador ganara la Vuelta al País Vasco. Y os voy a dar varios motivos.

El principal de todos quizá sea por ese apego que le tomamos a los perdedores. Cuando eres claro ganador de una serie de carreras, cuando haces del corral tu feudo, siempre surge quien se alegra que alguna vez te mojen la oreja, sea Contador, sea Merckx o sea Sagan, quien contrariamente a lo previsto, se ganó más simpatías en el Tour que no ganó una etapa que en otros en los que sencillamente amasaba triunfos casi por inercia.

Contador ha acabado las cuatro vueltas que ha competido segundo, una plaza que le sabe como un puñetazo en el estómago de quien siempre corre para ganar y con legítima ambición. Si en tres vueltas, Valverde creo que le ha ganado por la mano, incontestable en Catalunya, meritorio en País Vasco, remontando en la crono final, y justito pero suficiente en Andalucía, no cabe un pero, en la París-Niza tuvo la mala fortuna de cruzarse con un Sergio Henao que en un corte el primer día, de esos que nunca prevés pero si ocurren pesan a plomo, le tomó un tiempo clave en su remontada final, tanto que fueron matices y una bonificación no lograda lo que decidieron su plaza de plata. El día que todo confluyó para que Henao ganara, estaba Contador en medio.

El otro motivo para esta renovada simpatía con el del Trek es esa nueva figura de ciclista accidentado que se ha granjeado. Yo no veo todas las caídas de Contador, ni todos los cortes en los que se involucra, pero es imposible pensar que tanta desgracia llegue por casualidad al igual que sería injusto no reconocer todas las veces que se levanta y vuelve a montarse en su máquina para enmendar lo que la mala suerte, o lo que sea, le lastra tanto.

Que se lo haga mirar porque no es normal y si ya corre con ciclistas que netamente le ganan, y no una vez, sólo le falta darles ventaja con caídas, accidentes y percances varios. Contador no es el de hace años y necesita todo alienado para que pueda aspirar a algo, además de suerte en la carretera, un equipo, y esa es otra. Aunque vendan lo contrario, me consta que el ambiente no acaba de ser el más propicio y piña, lo que se dice piña, pues no se aprecia, más allá del excelente servicio que le hizo Pantano camino de Niza. No obstante esto es otro tema que muchas veces hemos tratado, Contador y los equipos por donde pisa.

Por último me hubiera gustado que el de Trek hubiera ganado la Itzulia para desempatar con José Antonio González Linares, con quien comparte el récord de cuatro victorias, porque el que fuera racial ciclista del Kas me cae especialmente mal con esa colección de columnas cargadas de tópicos que firmaba, no sé si aún lo hace, tanto en el As como en la Ser.

Con todo el primer ciclo de Contador acaba vacío y no puede decirnos que las buenas sensaciones son lo que cuentan, porque sonaría hueco y carente de sentido. Ha dejado lo mejor de sí en la carretera y no ha salido. Ahora, como hace cada vez que se cae, le toca recomponer y seguir pedaleando, dice que hacia el Tour, yo no le veo, pero él persiste, veremos si le acompaña la razón.

Imagen tomada del FB del Team Movistar

INFO

WD40 te ofrece un #ViajeMíticoMira cuál y cómo optar a él…