La Vuelta: ¿Por qué no corre Carlos Verona?

 

Decepción en la hinchada por la no presencia de Carlos Verona en la Vuelta

Mov_Gore

Este martes por la tarde Carlos Verona sorprendía al tuiterío con esta reflexión

Hay cosas que necesitan poca explicación.

El mensaje omite nombres, pero no esconde intenciones. 

El ocho del Mitchelton-Scott finalmente no incluye a Carlos Verona y éste no se lo ha tomado bien.

Si comentábamos que David de la Cruz había llevado una preparación limpia para la Vuelta y ahí estará, en la salida malagueña, para Carlos Verona el esfuerzo de la preparación no lucirá en la Vuelta.

Cambrils Movil 300×100
 

A continuación, mucha gente respondió al ciclista con ánimos y acusaciones veladas al equipo australiano.

Venganza y términos gruesos contra el bloque que en su día le sacó del Quick Step, de una forma que no gustó a los belgas.

La cosa tomó tal velocidad que el propio ciclista salió a defender la marca que montan los aussies citando un tweet que ya no existe.

Carlos Verona y Mitchelton

En ningún caso el ciclista menciona su actual equipo, pero lo hace bien, lo mencionan otros.

Incluso sale airoso…

Carlos Verona tweet JoanSeguidor

 

Requiebros en la red ¿sin red?

 

Es normal que ciertos equipos alineen ciclistas españoles en la Vuelta. 

No sé si por facilidad de desplazamiento, si por conocimiento de la carrera, por lo que sea.

La no entrada de Carlos Verona sorprende, pero no sé hasta qué punto remover el agua para que la gente hable de venganza es ajustarse a la realidad.

De hecho algunos hablan de Caleb Ewan en el Tour, cuando el pequeño velocista anunció su paso al Lotto después de su no presencia en Francia.

Y Caleb Ewan acabó muy tostado con este tema.

  

La versión del Mitchelton

Sea como fuere, lo que se cuece en las tripas de los equipos está muy alejado de lo que muchas veces decimos o pensamos.

De hecho aquí muchas veces nos colamos.

Pero en el caso del Mitchelton nos tomamos la molestia de saber su opinión

«Carlos formaba parte de una larga lista de preselección pero los responsables de alto rendimiento consideraron que otros corredores consolidarían un bloque más fuerte para la Vuelta»

«Para los aficionados es una decepción, pero las decisiones de los técnicos se basan en rendimiento y objetivos. Desafortunadamente para Carlos, las opciones de victoria de etapa de Adam Yates y la forma de Damien Howson, que tuvo que dejar prematuramente el Tour por caída, son las dos cartas que el equipo ha decidido jugar»

«La decisión no ha sido sencilla, entendemos el desencanto de Carlos, pero este mundo es muy duro»

Así de claro, así de conciso.

El Mitchelton no es uno de los mejores equipos del mundo basándose en sentimientos, cosa que por otro lado no es complicado entender.

 

Que esa versión sea la cierta al 100%, lo saben en el equipo, que haya habido vendeta, me parece un argumento fácil.

En todo caso esto es el pan nuestro de cada día.

Nos sorprende que sorprenda.

Imagen de Movistar Team

INFO

La cuenta atrás para inscribirse en La Cerdanya Cycle

Nada será igual para Simon Yates

El Giro ha sido inglés también por Simon Yates

En la revista de personajes del Giro de Italia, Simon Yates es un nombre destacado.

A inicios de años pensábamos que a estos dos talentosos hermanos, Simon y Adam, que un día emigraron a Australia, porque en el Team Sky no había sitio para ellos, debían dar un paso adelante.

Creo que Simon Yates ya lo ha dado.

Aunque la última imagen que tenemos de él de rosa, fue verle fundido en los primeros compases de Finestre, creo que Simon Yates y su equipo han sido grandes protagonistas de la primera grande del año.

El salto de Simon Yates

El paso adelante que decimos ha dado Simon Yates le han situado en un nivel en el que nunca nada será como antes.

Ha pasado de estrella en ciernes a disputar con todas las de la ley un Giro de Italia.

Disputándolo a lo grande además, siendo ganador de tres etapas vestido de rosa, un raro privilegio que curiosamente no ha favorecido a algunos que nos vienen a la mente.

Danilo Di Luca y Purito hicieron lo mismo y acabaron cediendo el Giro ante Menchov y Hesjedal, respectivamente.

El coco de Simon Yates ha sido Chris Froome, el corredor cuya debilidad hacía saltar a Simon, porque sabía que si lo dejaba vivo, se la podía liar.

Y así ocurrió hasta Finestre.

Pero no fue en el coloso, y sí en Prato Nevoso donde se destapó la debilidad de Yates.

Fundido, agotado, el portador de la maglia rosa, durante más de dos semanas, no podía más.

Y probó lo fina que es esa línea entre el éxito y el fracaso.

Alberto Contador, ganador de siete grandes, sabe pues de lo que habla, se refirió a esa pequeña diferencia que marca el ciclista que opta a una grande respecto al que la gana.

Porque ganar parece un paso pequeño, pareció así con Simon Yates y como vimos no es sencillo, nada sencillo.

Al mal momento de Prato Nevoso se le unió el seguro insomnio de esa noche y la eternidad hacia Bardonecchia.

Pero hasta ese momento, Simon Yates había sido el líder perfecto e incluso diría que no pecó de ambicioso, con varios ataques y tres etapas ganadas, porque en su fuero interno no parecía tener nunca suficiente.

Necesitaba un poco más cada día.

Y le valió para salir indemne de la crono, prueba en la que, quizá sin saberlo, dejó lo último bueno que le quedaba.

Pero como también dijo Contador, cuando Javier Ares insinuaba que lo mejor que podía hacer era abandonar y evitarse el trace, las enseñanzas de esta derrota no pueden caer en saco roto.

Simon Yates, los Yates en definitiva, cada año andan un poco más que el anterior, y no seria de extrañar verles ganando algo grande a no más tardar.

Giro de Italia - Mikel Nieve JoanSeguidor

Los Yates siguen creciendo y lo hacen en el equipo que sabe curarse las heridas ganando y saliendo por la puerta grande.

Ahí estuvo Mikel Nieve ganando en Cervinia, en el penúltimo día, en la jornada posterior al derrumbe de Yates.

Como Yates anteriormente hizo olvidar el desmorone de Esteban Chaves.

Uno por otro, en Mitchelton no paran de crecer.

Y ahora saben que a su plantel de cazadores tienen un capo, Simon Yates, quien seguramente será un ciclista nuevo tras estas tres semanas en Italia.

Imágenes tomadas del FB de Giro d´ Italia

INFO

La nueva colección de Maglia Sport, ya disponible

Simon Yates en la igualdad del Gran Sasso d´Italia

Gran Sasso d´ Italia - Giro Italia JoanSeguidor

Dos kilómetros el Gran Sasso d´ Italia hacen más daño que un ataque lejano

Tras lo visto en el Gran Sasso d´ Italia, se arrepentirán o no, pero lo cierto es que los grandes nombres del Giro de Italia, unos cuatro o cinco ciclistas, tienen motivos para pensar que la igualdad les está matando.

En las llegadas en alto de Mercogliano y Gran Sasso d´ Italia se ha visto que, llegados a punto, nadie se va lo suficiente para sacar de la carrera algunos grandes nombres.

Un fin de semana con montaña, posiblemente, no la más dura, y las cosas caminan claras en el Giro.

Ahora mismo, a dos semanas del final, esto sólo lo pueden perder los Mitchelton.

«¿Quién ha ganando Esteban o Simon?«

Le preguntaba Jack Haig a un periodista en meta.

Como si en Mitchelton dieran por hecho que uno de los suyos ganaría.

Nosotros también lo dábamos por hecho porque los australianos son los únicos que parecen correr con las fuerzas y la idea de saber qué quieren.

Tienen equipo, fondo de armario, vertebrado sobre Haig, ciclista excelso para sí mismo y trabajando para los demás, Kreuziger, que cuando mete tuerca hace subir a los líderes sprintando, y Nieve, quien casi no ha entrado en acción.

Y tienen dos líderes. Ahora mismo primero y segundo.

Simon Yates, líder in pectore, y por sensaciones. Cuando Pozzovivo, Pinot y López han hecho sus puestas y asoma Yates, sabes que va a hacer daño. 

Simon Yates ha ganado en el precioso Gran Sasso d´ Italia y podría haberlo hecho en el Etna, donde dejó a Esteban Chaves.

Pero Chaves es el plan B, o plan azul.

El colombiano formó parte de la operación de desgaste en Sicilia, pero no ha entrado aún en acción.

Yo creo que Simon Yates, el Simon Yates de ahora mismo está para ganar el Giro, pero con Chaves el Mitchelton tiene la certeza de un ciclista que ya ha sido podio en el Giro.

Dos kilómetros del Gran Sasso d´ Italia para destapar cada uno de los grandes.

Y demostrar que si no hay movimientos antes es porque no hay fuerzas o miedo a ser replicado por otro que está casi tan bien como tú.

Sólo así se entiente que la carrera se debata en una ruleta que lejos de aminorar la marcha, se acelera cada vez que la meta se acerca.

El Gran Sasso d´ Italia ha sido muy parecido al Etna.

La diferencia es que en la cima de los Apeninos, Chaves no iba por delante, en lo demás, paisaje muy similar.

Simon Yates - Gran Sasso Italia - Giro Italia JoanSeguidor

Sobre Froome y Aru

Un paisaje parecido sin duda, un paisaje en el que Chris Froome y Fabio Aru salen desenfocados.

El inglés no va, creo que es hora de reconocerlo. El Gran Sasso d´ Italia no ofrece dudas sobre ello.

Esto ya no es que llegues corto o no, o por una caída en Jerusalén o en una curva, esto es porque hay un grupo de ciclistas ahora mismo mejor que el cuatro veces ganador del Tour.

Tras lo visto en el Gran Sasso d´Italia, este Giro deben perderlo Chaves, Yates, Pinot, Pozzovivo, Dumoulin… antes que ganarlo Froome.

Y Fabio Aru tampoco va.

Como en el Tour de los Alpes va en el alambre, se queda, se retuerce, sufre y al final se queda.

Se dijo que este Giro era para llegar en un mínimo estado de forma. Y como se ha visto quienes no están, no caminan entre los mejores.

Triste pero plausible realidad.

Y mientras tanto Tom Dumoulin nada, en tierra nadie, en medio de un recorrido que no le va nada, pero que resalta eso que dijimos un día, que tiene un tremendo mérito en seguir vivo en carreras que no le favorecen nada.

Imagen tomada de FB de Giro d´ Italia

INFO

Ligereza, eso es lo que tendréis con Émonda de Trek

Giro: Esteban Chaves es la sonrisa del Etna

Giro Italia - Esteban Chaves Etna JoanSeguidor

El doblete de Chaves-Yates es el triunfo del ciclismo de pizarra

Hay una máxima que por mucho que pase el tiempo siempre debe prevalecer.

El ciclismo de pizarra y estrategia tiene que perdurar, siempre, incluso en el ciclo de los cobardes, de los especuladores y los vatios en la pantalla del manillar.

Hay pocos equipos, muy pocos, que sean capaces de hacer lo que el Mitchelton, otrora llamado Orica, permitidnos ponernos tiernos, es capaz de hacer.

Ay Orica, ese equipo… 

Simon Yates, líder, y Esteban Chaves, ganador de etapa en el Etna. Ese es el resultado.

Esteban Chaves muda el Etna

En el ciclismo hay subidas escenarios que sugieren. El Etna no es que sea la cima más emblemática del Giro, ni mucho menos del ciclismo, pero se sitúa en el universo geográfico del deporte nómada por excelencia.

El Etna el año pasado fue un somero coñazo.

El Etna este año se subía por un sitio diferente, más resguardado, al abrigo de densos bosques que desembocaban en un tramo volcánico más corto que hace 365 días.

El Etna esta vez tuvo a Esteban Chaves.

Y Esteban Chaves tuvo un equipo que, en el kilómetro 50, a la hora y poco de carrera, ya había armado la fuga con su capo perfectamente acompañado por otro que tal baila, Jack Haig.

Y hecho el daño, puesto en solfa a los contendientes, Chaves se fue solo hacia la victoria que le reconcilia con un ciclismo que no le estaba tratando nada bien.

Dijimos en su día, porque lo pensamos, Esteban Chaves no necesita el Tour.

En el Etna lo hemos visto.

Es un ciclista que viste e ilumina con carisma por donde pasa y su rueda tiene a bien fluir.

Es un ciclista que no deja nada indiferente a su paso, porque se vacía y da lo que tiene sin esperar que la suerte siempre le sonría.

El de Bogotá es de lo mejor que tiene el ciclismo, y aunque ganó el Herald Sun, se pasó un año en blanco y no ganaba nada importante desde Lombardía 2016.

Eso el ciclismo no se lo puede permitir.

Luego estuvo la guerra de nervios y una igualdad que me parece la mejor noticia de la jornada: la igualdad reinante.

Simon Yates se fue a por el rosa, y lo hizo perfecto: aunque pareciera que perjudicaba a Chaves nadie osó tomarle la aspiración.

El Giro por Sicilia ha sido un regalo

El Etna tensó, puso a prueba, por entre sus densos bosques, a la concurrencia, pero no mató a nadie.

Ni siquiera a Chris Froome, quien se marcó una subida «modo Vuelta» de menos a más, saliendo indemne en un tramo en el que se movieron todos, desde Dumouin a Pinot, pasando por Pozzovivo, Bennett y López, y no pudieron dejarle.

La luz del Mitchelton no nos permite ver la realidad y ésta no es otra que Froome está, y se le espera, aunque vaya a más de un minuto del nuevo líder.

Un tío como el inglés no se ha tomado tanta molestia para nada. Tenedlo seguro.

Imagen tomada del FB de Giro d´ Italia

INFO

La Émonda by Trek viste de ligereza cada pedalda