Que el experimento polaco salga bien

 

Hace ocho años que la Vuelta a Polonia entró en el círculo de las mejores carreras del mundo. Con la llegada del UCI Pro Tour, la carrera accedió a su nuevo estatus junto a Plouay, Eneco Tour, una crono por equipos en Eindhoven, ahora reformulada por un Campeonato del Mundo,  y la desaparecida Vuelta a Alemania. A pesar de lo novedoso, Polonia ya tenía vuelta desde hacía 61 ediciones.

Campeones UCI PRO TOUR

La carrera confió  su suerte en el hombre de ciclismo del país más oriental de la Europa occidental: Czeslaw Lang, quien anteriormente ya había hecho cargo de la carrera estrella de la zona, la conocida por Carrera de la Paz. Maurizio Fondriest, Seguei Ivanov y Rolf Jaermann figuraron entre sus ganadores previos al UCI Pro Tour. Desde que éste acuñó la calidad de la carrera, llegaron otros ganadores como Jens Voigt, Alessandro Ballan, Peter Sagan o el más reciente, Moreno Moser, el sobrino del discutible ganador del Giro de 1984.

Vuelta Ciclista Polonia

Para la presente edición, la Vuelta a Polonia rompe ciertos esquemas que sinceramente me gustaría les saliera bien. Por ejemplo hacen algo muy raro en una ronda pequeña, como es el caso de trasladar su salida al Trentino italiano, una zona de indudable atractivo ciclístico, pero a miles de kilómetros del cogollo de la competición, que abordará Polonia por el sur a partir de la tercera etapa. El Pordoi, sí el Pordoi, será final de etapa de esta Vuelta a Polonia que debutará en el paraje maldito de Marco Pantani: Madonna di Campiglio.

Luego está el sistema de puntuación y bonificaciones que traducido a tiempo tendrá incidencia en la general. Es decir a lo largo del recorrido los sprints intermedios y los pasos de montaña otorgarán unos puntos que sumados al final del día le pueden dar al primero en esa empírica clasificación hasta medio minuto de bonificación que además se sumará al propio que tiempo que se pone en juego en las llegadas. Todo jugado entre equipos de seis corredores

El sistema, según cuentan en la web del Movistar Team, viene según diseño de la UCI, en un ensayo que espero dé con la fórmula que atraiga al público. Habrá que ver, pero los pasos en la innovación aunque no sencillos hay que darlos y éste es uno, como lo es también el rarísimo esquema de competición con dos llegadas en alto de inicio por parajes del Giro y una crono final en la bellísima Cracovia.

Si en este cuaderno por algo nos hemos caracterizado es por aplaudir la innovación y en Polonia se dará una vuelta de tuerca. Mucha suerte y bienvenida sea.

 

#Top2016 Tres días que quedan en la retina

El ancho y largo de la campaña tiene de todo, tedio, más tedio y días que merece la pena haber visto. Yo me quedo con tres, tres destellos, tres momentos, que hacen que la espera valga la pena. Ahi van.

#DiaD 13 de marzo Contador no renuncia en Niza

Lo dijimos entonces, lo repetimos ahora, nos gusta el Contador que habla sobre la carretera. Nos gusta el ciclista inconformista, que no renuncia, que no se conforma. Habrá tiempo de valorar su campaña, pero por el momento el retazo que nos ofreció el día final de la París-Niza enciende nuestra admiración.

Con Geraint Thomas en amarillo, todo quedaba para el final. Contador dibujo el esquema mil veces hecho y otras tantas logrado. Se fue por delante y puso en un brete al lider galés. Sólo le siguió Richie Porte, mientras que Wellens se les acopló por delante para ganar la etapa. Contador tuvo su carrera talismán a tocar durante varios kilómetros, pero Geraint es ducho en el arte de perseguir y en el descenso salvó los muebles.

#DiaD 8 de abril Diego Rosa y el ciclismo de héroes

Subir a Arrate se se puede hacer por varios sitios. En esta Vuelta al País Vasco quisieron sacar todas las vertientes del monstruo eibarrés. Como dijimos aquella húmeda tarde de abril, las etapas reinas se dibujan sobre el papel, pero las hacen los corredores.

Y hay veces que el ciclismo se viste de grandeza mayúscula, emulando aquellos ancestros que hicieron celebre este deporte, alcanzando una de esas victorias de uno entre un millón.

Porque en el penoso transitar por las cuencas del alto Deba, los ciclistas probaron todo tipo de agua, esa que hiela, esa que agujera el alma, que quiebra las fuerzas y pule las mejillas. Diego Rosa ha sido uno de los corredores que más ha crecido en Astana, ahora vestirá el negro Team Sky y si alguien quieren saber cuáles son sus cualidades, que vea ese día, y entienda lo que es un trotón.

#DiaD 26 de mayo Trentin y la estrategia redonda

Sinceramente Matteo Trentin es un ciclista que me encanta. Su palmarés no es el más abundante del pelotón pero, la verdad, es un privilegio escrutarlo. Es un Pablo Lastras, un ciclista que apunta alto pocas veces y cuando puede hacerlo, tiene el dedo presto a acertar en la dinana.

El Giro de este año ofreció un show por etapa y la semana final el espectáculo se desmelenó. Hubo un día, el de Pinerolo, en las llanuras piamontesas que anteceden a los Alpes que la carrera tocó el cielo de la emoción cuando en las cuestas que llevaban a meta se destacaron Moser y Brambilla sin que Trentin, el compañero del segundo, les perdiera nunca la aspiración.

Trentin, desplazado, parecia fuera de carrera, hasta que Brambilla empezó a racanear. Ahí el tema se acabó. El sobrino de Francesco experimentó la pinza en sus propias pieles. Brambilla miró al cielo, y Trentin apareció. El éxtasis, cuando a poco de meta superó a Moreno. Una de esas historias que sólo se ven en el Giro.

imagen tomada de EITB

INFO

Conoce el nuevo rodillo de Bkool