El Mundial de Colombia esconde dos grandes injusticias

Mundial Colombia JoansEGUIDOR

El gran éxito del Mundial de Colombia tiene una cara B

Corren por las redes sociales comentarios nostálgicos sobre el Mundial de Colombia, aquel de hace justo hoy 24 años.

Pocas veces una carrera, un día te marca tanto como aquel.

Fue la hecatombe deportiva para el ciclismo español, hasta la fecha virgen en la consecución de títulos mundiales.

Ni siquiera una figura del tamaño de Miguel Indurain le había dado el arcoíris a España, hablamos del arcoíris más importante, el que cuenta en la vitrina de los puristas, el de fondo en carretera.

Si es que suena hasta bien.

El Mundial de Colombia fue la carrera soñada, la carrera perfecta, ese momento de plenitud deportiva, donde se mezclan todos los sabores de la gloria en una de esas jornadas que quedan, sí o sí, en el recuerdo para siempre.

Oro y plata para Abraham Olano y Miguel Indurain, en una estrategia de equipo perfecta, que sobrevoló las marcas y las casas comerciales, muy por encima, que no tuvo eso que muchas veces se dice de que la casa que paga, manda.

 

España corrió como selección y en esa casa había gente de varias firmas y algunos nunca entendieron lo sucedido. 

Hemos encontrado una entrevista con Abraham Olano de hace cinco años, previa al Mundial de Ponferrada, de la cual queremos recuperar un extracto…

¿Ha vuelto a ver el mundial de Duitama?

Tengo el vídeo, está grabado, pero no lo he vuelto a ver, aunque lo sigo teniendo en la cabeza. Íbamos delante Indurain, Gianetti, Pantani, Pascal Richard y Konychev.

¿Se lo ha enseñado a sus hijos?

Yo no. Mi suegro sí.

¿Hubo cierta polémica en aquel mundial entre usted y Miguel Indurain?

Entre nosotros, ninguna. Las imágenes son claras. Miguel se alegró de mi triunfo, porque era el triunfo de la selección. Si Pantani hubiera tirado a por mí, la carrera se le hubiera puesto de cara para Miguel. Yo hacía más trabajo delante que detrás. Pantani nos hubiera dejado en la subida. Ataqué, nadie salió a por mí, nadie quiso trabajar. Si lo hubiesen hecho, la carrera se le habría puesto en bandeja a Indurain.

 ¿Cómo eran sus relaciones con Miguel Indurain?

Teníamos una buena relación. El problema es que yo corría en Mapei y él en Banesto. Eran dos equipos muy fuertes, con muchos intereses. Corrimos como selección y eso se le olvidó a algunos.

DT-Swiss Junio-Agosto

 

Las respuestas de Abraham Olano, casi veinte años después reflejan la cara B del Mundial de Colombia, la cara de la emoción del aficionado de verdad, que mira la gesta, el triunfo de uno de los suyos y la vive como propia.

Una cara B que habla de lo injusto que fue el ciclismo con Abraham Olano, un corredor que dio mucho y bueno a este deporte durante su periplo profesional y que aún hoy parece que le debe facturas a no sé quién.

Conoce la Cold Season de Gobik 2020 

Olano, tras dejar la bicicleta, fue relegado de sus funciones de «arquitecto» de la Vuelta por las revelaciones de L´Equipe sobre el Tour de 1999, a resultas que su puesto se ocupó con otra persona de la época.

Un poco como el relevo de Petacchi por Garzelli en la RAI, durante el Giro, por las noticias de la operación antidopaje de Austria.

A Abraham Olano nunca se le perdonó desde muchas esferas que ejecutara una táctica que forma parte del ABC de cualquier escuela de ciclismo.

Cuando tienes el mas fuerte de un grupo, en este caso Miguel Indurain, lanza al segundo de abordo para que los rivales se desgasten en la caza.

Eso mismo ocurrió.

 

 

Ni más ni menos.

Por eso, mal rollo cero entre Miguel Indurain y Abraham Olano por el Mundial de Colombia.

En todo caso, una historia de la que sabemos poco, pero sí lo justo para entender qué complicado es todo esto.

Porque si a Olano se le puso la X, no menos ocurrió con Miguel Indurain, a quien cinco Tours y una trayectoria intachable no le sirvieron para mantener una jerarquía y catadura moral muy por encima de los que le rodeaban.

Alguna vez José Miguel Echávarri admitió alguna autocrítica, pero en voz baja.

SQR – GORE

 

Ver cómo el ciclismo español trató a esos dos grandes de la historia nos tendría que hacer reflexionar en el picadero de carne que es todo esto.

Hoy aquellas heridas, nos consta, sigue abiertas, y gente habla de ello con lágrimas en los ojos y voz entrecortada.

Que Abraham Olano no le haya enseñado el vídeo a sus hijos lo dice todo. 

Imagen: MundoBici