El Mundial de Ponferrada, en un momento determinante

1

El Campeonato del Mundo de ciclismo debería celebrarse en 2014 en la capital de El Bierzo: Ponferrada. Así lo decidió en su día la Unión Ciclista Internacional, quien se saltó las costumbres vigentes para premiar el gran trabajo colectivo realizado por todo el equipo que en aquel entonces lideraba la candidatura leonesa. La UCI no esperó al Mundial y mediada la temporada decidió conceder el premio del Mundial de 2014 a Ponferrada… Sin embargo, casi desde aquel día no ha habido mes tranquilo para la candidatura leonesa.

De todos los problemas existentes, el más grave y el primero que hay que solucionar es el del consenso. La candidatura de Ponferrada nació como idea de un alcalde del Partido Popular, pero también con el respaldo incondicional de un presidente del Gobierno del Partido Socialista Obrero Español. Desde ese mismo día, todos los partidos caminaron cogidos de la mano en un proyecto que jamás tuvo color político. La situación ahora es bien distinta. El Mundial de Ponferrada 2014 ya no es un proyecto de todos. La moción de censura y los posteriores problemas derivados de ella han hecho que Ponferrada 2014 se encuentre en punto muerto a la espera de una reactivación que no será fácil. Pero que al mismo tiempo resulta imprescindible para la imagen del ciclismo y para la imagen de la famosa marca España. Si entre todos no somos capaces de recuperar el consenso y volver a remar en la misma dirección, el término Ponferrada 2014 quedará unido a la palabra fracaso. Hay tiempo. Pero no se puede perder ni un segundo más. Ponferrada 2014 debe volver a ser el proyecto de todos… o no será.

 

Por Jorge Quintana

Los Mundiales de Ponferrada en el fondo son beneficiosos

La lupa que se implanta en un tiempo como el nuestro en ocasiones nos hace perder perspectiva. Pongámonos en contexto. El recién elegido presidente de la RFEC, José Luis López Cerrón, ha tomado las riendas del ente alertando sobre las telarañas que anidan en la caja fuerte. Una situación económica de auténtica emergencia que no por consabida es menos grave y que según parece pone en cuestión el ente de arriba abajo.

Hace poco en El Periódico de Catalunya se daba cuenta de la penosa realidad económica de nuestras federaciones deportivas. Un tremendo agujero negro todo él, que si el CSD quisiera contener no sabría por donde atender primero. En un entrecomillado, el mentado presidente hacía referencia al ciclismo y apuntaba a la base como principal perjudicada de los terribles recortes que se adivinan. Bien. Aquello levantó los ánimos. Incluso se apuntó desde algunos clubes la idoneidad de celebrar unos Campeonatos del Mundo como los de Ponferrada 2014. Se proponía que se recortara en la máxima cita mundial y se calzara la base como merece.

Tomamos nota de la queja y preguntamos, llegando a la conclusión de que unos mundiales en Ponferrada no sólo no implican desgaste económico a la federación sino que le pueden resultar beneficiosos. Primero por la obvia promoción para este deporte. A un mundial se accede, salvo que estés en Italia, cada bastantes años. España no lo acoge desde Madrid en 2005. Todo ello ayuda en la difusión de las bondades de este deporte.

Luego está el hecho de que alrededor de él crecen y se benefician otros eventos. Miremos por ejemplo que Rubén Plaza se proclamó en 2003 campeón de España en similar trazado que acogió Madrid 2005. Luego están los derechos y tasas que se deben abonar en la ventanilla de la federación nacional donde se organiza el tinglado. La RFEC percibirá una suma por las mismas.

El coste del acontecimiento tiene una factura pública que exime a la RFEC de cualquier dispendio. La clave es lograr sponsors privados, pero como todo eso es otro tema. Incluso éstas gozan de desgravaciones  en caso de concretarse. El ciclismo si no cierra buenos patrocinios para un acontecimiento como el citado es que se sabe vender muy mal.

Por último si ese pozo sin fondo que es la hipotética celebración de los Juegos Olímpicos en Madrid en su cuarta intentona quiere tener visos de progresar no se puede ir comprometiendo mundiales y declinándolos a continuación. Eso sí, las extraordinarias mentes pensantes de nuestro deporte deberían valorar la conveniencia de organizar una olimpiada en suelo patrio con una estructura deportiva tan y tan castigada como la nuestra. En caso de que sólo quieras que hablen de tus infraestructuras y transportes, acudir a unos juegos con tan pésima dotación de medios a nuestros deportistas –ni mileuristas en su mayoría-  es una temeridad.