Las luces de Mathieu Van der Poel también se encienden

mathieu Van der Poel JoanSeguidor

Hasta un talento como Mathieu Van der Poel encuentra su techo en una prueba tan bestia como la del Mundial de Yorkshire

El gran fondo tiene esas cosas, lo vimos en Yorkshire, llegados a la última vuelta, a la entrada del último giro, el gran favorito Mathieu Van der Poel, vacío, roto, ciego por el esfuerzo… 

La imagen que nadie esperaba emergió de entre la tempestad de Yorkshire, cuando menos se esperaba, cuando ese ataque a treinta y pico de meta, destrozando el resto de favoritos en el mismo momento, tuvo lugar.

La explosión de Mathieu Van der Poel en el mundial que muchos le atribuyeron alegremente se oyó desde España, lo suyo no estaba en los guiones pero, repetimos, el gran fondo es lo que tiene.

¿Cuánto hacía que no veíamos una pájara como la de Van der Poel?

 

«No sé qué me ha pasado, estaba en el grupo de cabeza, en el momento perfecto y me quedé vacío»

«Fue un ataque por instinto. Sabía que Matteo Trentin estaba fuerte, conozco a Mads Pedersen desde juveniles»

«Será una carrera que todos recordaremos por mucho tiempo, un esfuerzo bestial. Yo iba bien con el paso de las vueltas, de repente me sentí vacío y me descolgué del grupo. Lo curioso es que antes de llegar a meta, volví a encontrarme bien»

Esa realidad que dibuja Mathieu Van der Poel creo que será la realidad compartida por el 99% de los ciclistas.

En las más de seis horas de remojo por la campiña de Yorkshire, seguro que el cuerpo paso por todos los estadios posibles: desde una euforia descontrolada en algunos momentos, a la pesadez y fatiga de la alta distancia.

DT-Swiss Junio-Agosto

 

Fue un esfuerzo brutal, en una campaña que sencillamente está siendo brutal para el largo neerlandés.

Allá donde pisa, Mathieu Van der Poel lo hace con una presión que no es ni medio normal.

Ya está disponible la colección de invierno de Gobik 

No digo que nosotros, como aficionados, no esperemos más de él, que queramos más de él, pero centrar el foco en la persona, sus debilidades como deportista, sus malos momentos, también es de ley admitírselos.

 

Cuando la carrera entró en la vuelta final, nadie pensaba en otro que Mathieu Van der Poel para ganar el mundial.

En todo caso Matteo Trentin parecía claro aspirante, pero ya vimos cómo acabó. 

En carreras como éstas la lógica no es una buena vara de medir opciones y calibrar posibilidades.

Correr con generosidad como Mathieu Van der Poel es bonito, de cara a la galería, pero hay rivales, una lógica propia de carrera, vasos comunicantes que hablan de esfuerzos que haces ahora y pagas luego.

 

SQR – GORE

 

Si algo le quedaría claro al neerlandés fue que esa generosidad antológica también hace saltar las luces, el piloto rojo.

Una generosidad que emergió en Yorkshire, pero que estamos viendo durante toda la temporada.

Este ciclista corre con la pesada carga de tener que ganar sí o sí.

Se ha montado un ciclismo inspiracional, corriendo aquí y allá, pero corriendo, y corriendo mucho: pasando de ciclocross a la carretera y luego BTT para volver al asfalto, y en todo se le exige, se impone él mismo, estar a full.

«No se puede correr siempre por instinto» suelta Peter Sagan, quien ya ha dicho que este ciclismo le aburre.

El cuerpo le dijo basta a Van der Poel, le demostró que incluso las cilindradas más prodigiosas, como la suya, pasa por épocas valle.

Lleva delante desde el otoño pasado, cuando inició su dominio en ciclocross, creo que ni su onmipresente abuelo Poupou llegó a tal nivel de exigencia en tiempos en los que la ciencia no era la de ahora.

La descomposición belga de Yorkshire fue sonora

Philippe-Gilbert-Vuelta-a-Espana-Stage-12-Attack---_Justin-Setterfield---Getty-Images Joanseguidor

La selección belga demostró que sólo con estrellas no aspiras más que nadie a ser campeón del mundo

Las cosas en el ciclismo tienen que ver las listas de salida, pero como todo en la vida el movimiento se demuestra andando, el ejemplo lo tuvimos con la selección belga en Yorkshire.

Era el equipo de las estrellas, como casi siempre que la celeste concurre a una gran cita.

Un ocho de esos que sabes de carrerilla: Declerq, Evenepoel, Gilbert, Lampaert, Naesen, Teuns, Van Avermaet y Wellens.

 

Ahí había un poco de todo, perfiles más clasicómanos de pavé, otros más de cotas, algún currante, lo menos, pero sobretodo estrellas, muchas estrellas.

Decía Van Avermaet que la estrategia consistía en aplicar el liderato horizontal que tan buen resultado le da a Patrick Lefevere.

La pizarra, sobre el titular, queda bonita esa soflama, la realidad es bien diferente cuando tienes el apellido que tienes y te mandan trabajar para un tercero que igual, durante los 364 días del año ni siquiera va a deberse a quien te paga regularmente.

Y claro, ahí surgen los problemas.

DT-Swiss Junio-Agosto

 

Cuando el día amaneció así en Yorkshire, no pocos belgas se frotarían las manos, era el terreno idóneo para el brillo de la celeste belga.

Un circuito larguísimo, un tiempo de perros, perfiles de clásica entre Árdenas y Flandes, lo tenían todo.

Pero el descontrol, nada más entrar al circuito hacía presagiar lo peor.

Queremos mucho a Greg Van Avermaet, nos parece un ciclista excelente, una planta que impone, un rodillo en carreras de un día, pero lo que vimos ayer… lo hemos visto tantas veces.

Esprintó para un top ten, un resultado insuficiente, para un equipo de estas características.

10829386-196HARROGATE, GREAT BRITAIN – SEPTEMBER 29 : KRISTOFF Alexander (NOR) and VAN AVERMAET Greg (BEL) crossing…

Publicada por Belgian Cycling Team en Lunes, 30 de septiembre de 2019

Sinceramente se diluyeron.

Tiró un poco Naesen, luego otro poco Teuns, Lampaert intentaba frenar la hemorragia del contraataque de Van der Poel y Trentin como podía.

Iba muerto.

 

 

Y así las cosas, la selección de nómina mas reluciente se quedó en el camino.

Cierto es que Van Avermaet fue campeón olímpico en Río, pero aquello fue una carrera de supervivencia, de uno en uno iban llegando, y el flamenco sacó lo mejor que tiene en el gran fondo.

El programa de colores de Berria es realmente amplio  

Ayer sencillamente se le fue el tren, como le sucede cada año en mundiales que parecen dibujados para él.

Porque si gana Sagan, Van Avermaet es su némesis, o quizá lo era.

SQR – GORE

 

Sea como fuere la nación con más mundiales en su haber, la selección belga, no lo gana desde 2010, con el latigazo final de Philippe Gilbert en Cauberg.

Desde entonces balas de paja recorren el paraíso belga, sin arcoíris que llevarse al nido del ciclismo.

La imagen de Philippe Gilbert desconsolado, abandonando, la posterior renuncia de Remco Evenepoel anticiparon el desastre.

Yorkshire era terreno Gilbert y nadie en boxes dijo a los suyos que dejaran de tirar cuando su mejor baza estaba en entredicho.

A veces no es tener todas las estrellas, es tener las cosas claras, marcar una o dos bazas e ir a por todas.

Que los tres últimos campeones del mundo belgas sean el mentado Gilbert, Tom Boonen y Johan Museeuw, tres en 23 años, habla de la singularidad del reto. 

El liderato horizontal estará muy bien en equipos que corren todo el año junto, un mundial es otra cosa.

El mundial de Mads Pedersen no merece una duda

Mads Pedersen Mundial ciclismo Yorkshire JoanSeguidor

Menospreciar el mundial de Mads Pedersen no es de recibo

Sobre la victoria de Mads Pedersen en Yorkshire, veo a gente sondear el presente reciente para encontrar un desenlace tan sorpresivo.

Me hablan de Romans Vainsteins, antes quizá Oskar Camendzind.

Decir que el triunfo de Oscar Freire en Verona, año 99, no fue sorpresa, sería mentir.

Antes estaba Rudy Dhaenens, el belga que vivió nervioso y murió demasiado joven.

Alessandro Ballan fue campeón del mundo y poco más se supo.

 

Son nombres tomados al azar, resiguiendo con el dedo el palmarés del mundial, la carera más bonita del mundo, y ahora aparece el de Mads Pedersen.

Alegar la calidad y trayectoria del danés para decir que no ha sido una sorpresa, no es suficiente.

Visto ahora, nos tememos que muchos lamentamos se nos escurriera el nombre de Mads Pedersen en la lista de aspirantes.

Su hasta aquí no ha sido de relumbrón, aunque mostraba maneras.

Fue el último en caer ante el recital de un rodillo como Niki Terpstra el año pasado en Flandes.

Anteriormente era un conocido de podios del mundial, segundo en Florencia 2013 que gana un tal Mathieu Van der Poel, aquello era el mundial juvenil.

DT-Swiss Junio-Agosto

 

Viendo este palmarés no podemos pensar que haya ganado un cualquiera, como se sugiere en ciertos comentarios.

En este bendito país si no se impone un español, y Valverde la baza ya vimos como acabó, que sea una estrella.

Si no gana alguien de este círculo la carrera ha sido una engañifa, cuando en un mundial las cosas no son tan sencillas.  

 

Anotar que Mads Pedersen se ha llevado uno de los mundiales más duros de los últimos años.

La sensación de condiciones extremas, la velocidad, el peligro, las balsas de agua, la dureza del recorrido,… todo fue una trampa.

Mads Pedersen define en alguna entrevista su victoria como un acto de supervivencia.

«Es que es como lo de la armada española, les han llevado a luchar contra los elementos» me han comentado.

Y es cierto, pero los elementos eran para todos, fueron el tablero de juego.

Mads Pedersen se movió para promover el ataque posterior de Jakob Fuglsang,

Sobre los orígenes de DT Swiss 

Él se movió como en Flandes, cuando fue segundo, antes que los grandes empezaran el baile, tomó metros, sólo eso, porque el pelotón le tuvo a la vista.

Más de una toma lo corrobora, y no precisamente cerca de meta, a más de cuarenta de cruzar el arco.

Pero este Pedersen es duro, fiable y sólido.

Nadó y nadó a un ritmo endemoniado con los grandes nombres ahí, cerca.

 

Pero no contento con ello se soldó a la rueda del contraataque de Van der Poel con Trentin.

El mismo salto que dejó secos a los belgas, a Alaphilippe, el mismo corte que Gorka Izagirre no pudo cogeer, Mads Pedersen lo dejó llegar y se ancló, sabedor de que en la fortuna de los descartes, el podio se iba acercando.

SQR – GORE

 

Ahora, a toro pasado, todos se cuestionan qué hubiera pasado si el tirón de Kung hubiera tenido la continuidad de Trentin, o si éste deja entrar a Moscon y juegan a dos italianos en un corte de cuatro.

Todo son conjeturas.

Mads Pedersen aguantó lo insufrible para seguir ahí, se quedó Moscon y vio que Trentin igual no era el capo que todos pensábamos.

Todo lo demás lo vimos, se quedó atrás, miró a sus rivales, descifró el farol de Trentin, sabía que Kung estaba muerto y pam.

Campeón del mundo, con todas las de la ley, compitiendo de forma admirable, clavando cada momento, cada movimiento, sobreviviendo a los elementos, a los mejores rivales del mundo.

A donde no llegaron Van der Poel, Alaphilippe, Valverde, Van Avermaet y Sagan, llegó Mads Pedersen y eso no es poca cosa. 

Imagen: FB de Yorkshire 

Mundial de Yorkshire: La selección española estuvo donde se le esperaba

Selección española Yorkshire JoanSeguidor

La selección española se ha ido de vacío de todas las carreras en Yorkshire

En cierto modo el Mundial de Yorkshire me recordó algo al de Doha, Qatar, de hace tres años, para la selección española.

A veces tenemos la sensación de que en la selección española la venda va antes de la herida.

Desde primera hora de la remojada mañana en Harrogate y alrededores, las imágenes que llegaban no eran las mejores…

 

Podrá sonar a chufla, pero el cachondeo de la ropa en este mundial de Yorkshire, alcanzó tintes épicos con la selección española.

Cada uno con la prenda de su padre y de su madre, con mensajes negativos casi de inicio, apuntalados por el abandono de Iván García Cortina -protagonista en el Flandes donde Pedersen hizo podio- y la situación de los corredores en cada paso por la meta.

 

Que Alejandro Valverde se haya ido de la carrera sin poder si quiera entrar a defender su título, porque estaba aterido de frío, no merece mayor reproche.

En una situación así, con lluvia perenne y temperatura clavada en los once o doce grados, no hay margen de mejora, más allá de que el frío te acabe jugando una mala pasada: una caída, sufrirla o provocarla, o una enfermedad.

A ello no ayuda que Alejandro Valverde esté en su menor peso de siempre y posiblemente la preparación de una carrera de tales circunstancias en Alicante, en un verano que se resiste a ir.

DT-Swiss Junio-Agosto

 

A primera hora de la mañana Marca sacaba este lamentable titular…

El recorte no perjudicó a Valverde, en todo caso le hizo pasar un rato menos de frío.

Está claro que si Gorka Izagirre hubiera cogido el corte de Van der Poel y Trentin, el corte ganador, el balance de la selección española en Yorkshire habría sido muy diferente.

Nacex te envía la bicicleta donde le digas 

Gorka parecía entero, aunque ya sabéis que en estas carreras nada es lo que aparece: Matteo Trentin estará dándole vueltas.

Y mientras Italia se veía en una situación similar a la selección española en Florencia 2013, con resultado muy similar, Gorka tuvo que desistir, porque delante estaban los caballos ganadores.

Una pena, si al menos hubiera podido verse ahí.

 

Cuando Pascual Momparler charló un rato sobre la selección española en Yorkshire, estaba claro que el plan A, B y C era Alejandro Valverde.

Cortina tenía cierto chance, los Izagirre eran una buena baza en el aguacero, pero en la ruleta de este circuito y esta meteorología, nada estaba escrito.

 

SQR – GORE

 

España se va lejísimos de las potencias del ciclismo mundial, se prolonga la sensación de la Vuelta a España, con una leyenda de 39 años sacando la cara por todo un ciclismo.

Bienvenidos al «new normal» del ciclismo español, ese que nos hará sacar la cabeza en momentos puntuales y posiblemente más espaciados.

La desinversión es lo que tiene…

Imagen: RFEC

Mundial de Yorkshire: Mads Pedersen lo hizo sin importar quién iba a su lado

Mads Pedersen Yorkshire JoanSeguidor

La lección de personalidad de Mads Pedersen en Yorkshire fue clave en el ciclismo menos normal de la temporada

Cuando Matteo Trentin lanzó el sprint final del Mundial, minutos después de arrojarse agua por las piernas -«tiene calambres» dijo Contador- Mads Pedersen vio el cielo abierto en el techo plomizo, gris y hostil de Harrogate.

Leíamos muchas veces es en las redes «it´s not normal situation» y tomamos nota.

Esto no era normal, no era corriente, las cosas se quedaban en el margen de toda lógica, sin más suerte que el momento quisiera darle a cada uno, la suerte y las fuerzas.

Porque el mundial no es una carrera más, es otra cosa, y un día de invierno en el corazón de Inglaterra

 

Viendo el resumen del Mundial, en imágenes sueltas, la lejanía de los ataques del campeón, Mads Pedersen, y la medalla de bronce de Stephan Kung, la entrega de Van der Poel, la vacidada de Gianni Moscon… entendemos que cualquier cosa era posible.

Y no es la primera vez que ocurre.

Hoy era una de esas carreras en el que que tienes que fiarte de tu físico, de tus fuerzas y aspiraciones, sin mirar alrededor, porque pesan las sensaciones, no los nombres, pesa el depósito, no la aureola.

Y Mads Pedersen compitió hasta el final, sabiendo que la mella de las vueltas, los kilómetros y la lluvia dejaba muy mermada cualquier selección para perseguir, que era un día de probar, de lejos, remar y remar y resistir.

DT-Swiss Junio-Agosto

 

Mads Pedersen no tiene un gran palmarés, como otros que aspiraban al cetro de Yorkshire.

A sus 23 años, siguen los pipiolos ganando todo lo grande, escuchó sus sensaciones y quizá vio cosas que nosotros no veríamos jamás en la televisión.

Sensaciones, quejidos, caras, soplidos,… todo eso lo sintió Mads Pedersen para seguir trabajando, sin importarle que Matteo Trentin fuera con todo, que le acompañara Gianni Moscon, que Van der Poel fuera regalando fuerzas.

Hizo lo que tenía, y no dejó camino por recorrer.

 

 

Cuando quedaba poco para meta, cuando había dos italianos en el corte de cuatro, nos acordamos de Florencia.

Ahí estuvo el resultado.

Así funciona el recomendador de Tuvalum 

Un resultado que para desgracia de Matteo Trentin le deja en el palmarés de un mundial, pero en el renglón de la plata.

En una carrera plagada de grandes nombres, él era el último favorito en sacar la cabeza hasta el final, todos le veíamos en arcoíris, pero la «tricolore» hoy tenía nubarrones sobre sus cabezas, y en la mejor actuación coral de la selección por excelencia de la carrera desde hace tiempo.

El bronce para otro de esos nombres que en estas circunstancias siempre emerge.

De los mejores, Stephan Kung fue el primero en abrir el tarro, es un privilegio verle rodar en jornadas así.

Tuvo la carrera cerca en el repecho final, cuando incluso Pedersen agonizaba, pero la escasa punta de velocidad que acompaña ciclistas de su planta le pesó al final.

Cambrils Movil 300×100

 

Mathieu Van der Poel, esto es otra cosa, no cabe duda que ahora mismo no hay un ciclista como él. 

Concita miradas, admiraciones, comentarios, todo, él lo sabe y a veces el personaje supera la persona.

¿Necesita atacar a treinta de meta Van der Poel con ese rush final?

¿Necesita ser pluriactivo en todo corte que se precie?

Eso lo sabrá él, hasta la fecha si lo necesitaba o no quedará en la historia, pero en lo sucesivo las cosas creo no van a ser igual.

Seguir mirando carreras en las que tome parte el neerlandés seguirá siendo norma, pero la vida demuestra que hay carreras que están en otro nivel.

El Mundial de Yorkshire que muchos le adjudicaban sin haber roto a sudar es la muestra.

Una carrera que ha reventado a Alaphilippe, que ha eliminado a los belgas, que heló a Valverde no es cualquier cosa. 

Mathieu Van der Poel  siguió a lo suyo, y sinceramente, le vimos en campeón, se debió ver en campeón hasta que la realidad de 260 kilómetros con el arcoíris en el horizonte le pasó por encima.

SQR – GORE

 

Una trascendencia que, no nos engañemos, no tiene ni la Amstel.

No es hacer leña del árbol caído, esto es aprendizaje, formación continua y Van der Poel ha tenido uno intensivo.

De España ¿qué decir?

El día no era el propicio, se vio de inicio, Valverde KO, Corrtina, enfermo, la clave fue que Gorka no cazara ahí, pero el ciclismo son eso, momentos, y esa sima que separó a Gorka de VdP, Trentin y cía cuando arrancaron la moto fue un mundo.

Imagen: FB de Yorkshire 2019 

 

 

¿Hay algo más bonito que el maillot arcoíris?

La Vuelta Valverde joanSeguidor

Para Alahilippe el amarillo del Tour es grande, pero el maillot arcoíris es otra cosa

Hay una cosa en el ciclismo que marca, que deja impronta, se llama maillot, de éste hay muchos, trascendentes, más, menos, de equipo, líder, selección, pero el maillot arcoíris es otro estadio, es la eternidad, historia del ciclismo.

La gente del Deceuninck ha realizado este vídeo con Julian Alaphilippe…

 

Cualquier quiniela para el maillot arcoíris del Mundial de Yorkshire que pase por Julian Alaphilippe es apostar de inicio a caballo ganador.

UK, paraíso de la apuesta, de tenderetes donde jugarte unas libras en las apuestas, tiene muy arriba a Julian Alaphilippe, el corredor que supera muros cuando le damos por amortizado, que supera obstáculos, cuando peor se le supone, que firma historia de su propia mano.

Este vídeo, ya es curioso que se lo hagan en su equipo -luego dicen que el Mundial se corre por selecciones-, hace un recorrido por el año mágico de Julian Alaphilippe.

Y habla del Tour, donde vivió un sueño en el que se meció Francia entera durante más de diez días cuando pensaron que podría hasta ganar el Tour.

Habla de la emoción de ganar una etapa y vestir el amarillo como añadido, de la gente que lo espoleaba, de cotas de popularidad jamás imaginadas.

DT-Swiss Junio-Agosto

 

 

Recuerda los pasajes de San Remo, de las clásicas y al final vira al Mundial.

Dice sin rubor que «el maillot arcoíris es el maillot más bonito de mundo», lo dice él un francés, que llevó el maillot jaune diez días y que acarició la idea de ganar el Tour contra todo pronóstico.

Lo dice Julian Alaphilippe com símbolo de lo que hablamos, de la importancia que hay en juego en el Mundial de Yorkshire.

 

Vestir el maillot arcoíris, dicen en los mentideros que da mala suerte, pero cualquier campeón bebe los vientos por tomarlo entre sus manos y estrecharlo fuerte en la intimidad.

Te hace especial un año, objeto de miradas, más vigilado y pertrechado, pero especial en definitiva.

 

SQR – GORE

 

Julian Alaphilippe parte en la pole del Mundial de Yorkshire, también hace un año era candidato al maillot arcoíris en Innsbruck, pero reventó de mala forma en el muro final.

Con ello queremos decir que esto no es sencillo, es lotería, pura y dura, señal inequívoca de cuantos se quieren sentir especiales y experimentar esa maldición en sus carnes.

A Alejandro Valverde le llevó una eternidad.

La grandeza del objetivo se explica por los nombres que lo vistieron, pero también por aquellos grandes que lo fueron sin el maillot arcoíris, grandes como Laurent Jalabert, Jacques Anquetil, Miguel Indurain o Sean Kelly.

Grandes de los que se cuenta que fueron únicos a falta de esa prenda que mañana se pondrá uno tras 280 kilómetros de tortura por una ruta cuya historia es ahora mismo un libro de hojas en blanco sin puño que lo rubrique.

Mundial de Yorkshire: El trascoche está tan normalizado que nadie le pone coto

Mundial de Yorkshire sub 23 JoanSeguidor

La descalificación de Eerkhoff se suma a la lista de sucesos del Mundial de Yorkshire

En este Mundial de Yorkshire que mañana acaba con la carrera de fondo hay tres nombres que quizá no perduren en la memoria, pero sí los hechos que les tocó protagonizar.

El danés Johan Price-Pejtersen que saliendo de una curva se ve inmerso en un charco tan grande que parece tragárselo.

El colombiano Germán Darío Gómez, desconsolado en la carrera júnior con la llanta y tubular en la mano, esperando la asistencia que llegó, aunque muy tarde…

… y el desarrollo y desenlace de la carrera sub 23, con el neerlandés Nils Eekhoff expulsado de la carrera cuando saboreaba sus primeros minutos tras imponerse en un mundial.

 

Ciertas valoraciones cabe hacerlas con distancia, en el tiempo, en el lugar y en la emoción.

Ayer, la tarde de viernes, las redes fueron un hervidero por el desenlace del Mundial de Yorkshire en la carrera sub 23.

Podemos entenderlo, son carreras, una entre un millón que seguro le cambiarán la vida a más de uno, para bien o mal, pero le dejarán tocado para los restos, en una suerte de ruleta que gira y gira.

Una ruleta en la que corredores se montan en marcha y no distingue color, apellido ni nacionalidad.

Sencillamente, ejecuta la suerte, su suerte, como le dé el viento en cada momento.

Y la suerte de un mundial, de un arcoíris que deberás vestir por un año entraña un cúmulo de situaciones que para el ganador deben alienarse de una forma que podríamos tratar casi de milagro.

DT-Swiss Junio-Agosto

 

 

Caídas, toda la vida ha habido caídas, cortes y percances varios que no influyen, sino que deciden la suerte de las carreras más grandes.

En ese alineamiento de hechos, la caída suele ser aquello a evitar, pero en carreras como las del Mundial de Yorkshire son el pan nuestro, como los pinchazos en Roubaix o los desvanecimientos en la gran montaña.

A Eekhoff le tocó la suya, que fue muy fuerte, pero lo que vino después no hay por donde agarrarlo. 

 

Un trascoche de tomo y lomo que supera todos los niveles de perversión de este deporte.

Seguro que el golpe le dolió al neerlandés, seguro que la injusticia de la caída había sido exagerada, pero señores en competición estas cosas pasan, estas cosas cuentan.

El trascoche de Eerkhoff es absolutamente indisimulado, e incluso hemos visto alguna imagen más de impulsarse cuando entrega o le dan un bidón.

Dicho esto, y que la acción creo que es merecedora de la descalificación, caben unas cuantas reflexiones.

Por un lado, el trascoche se tiene muy por la mano en el pelotón.

Cuando hablas con un pro, lo a por descontado, son cosas que pasan, suceden sin más, y la suerte se reparte entre todos, porque al final todos pinchan o se descuelgan alguna vez.

Pero no reparan en que hay casos y casos, y la historia reciente, incluso en mundiales marcan un trascoche injustificable, como la clave del desenlace de una carrera.

A veces ves escapadas en clásicas, uno que pincha, que tardan en atenderle, y de repente nuevamente en el grupo cabecero.

¿Quién no ha hecho esto nunca?

Pero el que se moneda de cambio, que muchos, o todos lo hagan, no marca cuándo está bien y cuándo está mal.

La casa del ciclista en Calpe 

Es un juicio sujeto en manos de unos jueces que reciben las imágenes, de aquí y de allá, para componer una acción y tomar la decisión.

Es increíble, pero pasa, incluso en la época en la que la tecnología todo lo puede, las decisiones llegan con el retraso de ayer.

La UCI vio esto a más de ciento veinte kilómetros de meta, Eerkhoof fue descalificado tras ganar la carrera.

En su camino ha condicionado hasta las trancas la carrera.

Felicidades por este fotón a Photo Gomez Sport, un tío hecho llorando como un niño por la descalificación.

SQR – GORE

 

A sabiendas que el ciclismo es tan difícil de arbitrar, que las cosas pasan rápido y en un espacio de tiempo de kilómetros, ¿tan difícil es poner coto a un trascoche?

Marcarlo y dejarlo bien definido, y retratar a quien lo hace.

Sabida es nuestra admiración por Vincenzo Nibali, pero sus acciones en esta materia son legendarias, desde aquella «milagrosa» aparición en Florencia, condicionando el desenlace de una carrera que habría quedado entre Rui Costa, Purito y Valverde, a aquel «agarre» en el inicio de la Vuelta de 2015, un «agarre» por el que por cierto no mostró arrepentimiento basándose en que todos lo hacían.

Pues si todos lo hacen, si está tan extendido, si la trampa campa a sus anchas por detrás y todos convienen en no tocarlo, en que lo que pasa ahí, que se quede ahí, que luego no plañan cuando el viento no sopla a su favor.

El trascoche es algo tan usual, tan admitido que nadie le pone coto, como a las caídas y cuando parar, caso de Toledo en la Vuelta, como en los sprints irregulares, como en tantas otras cosas en las que el ciclismo camina en la arbitrariedad para desgracia de sus protagonistas y desconcierto de sus amantes.

Foto: FB de Yorkshire 2019

Las lecciones de Germán Darío Gómez

Germán Darío Gómez JoanSeguidor

La imagen de Germán Darío Gómez desconsolado es la imagen de la rutina del ciclismo

El mundial de Yorkshire de fondo para juveniles fue el teatro del éxito americano, Quinn Simmons sacando brillo a este trabajo de base estadounidense del que nos hablan maravillas, aunque para muchos fue la carrera de Germán Darío Gómez.

El juvenil colombiano fue pillado en la cuneta, desconsolado, mirando la asistencia que no llegaba, con el tubular y la llanta separados, cogidos como un manojo de trigueros.

Fue la imagen del mundial juvenil…

 

La imagen de Germán Darío Gómez es tremenda en muchos sentidos.

Es la viva estampa de la decepción, en la carrera que seguramente centró sus sueños durante semanas, y que le trata, le saca de  esta manera.

El carrusel de coches pasando, centrado en la cabeza de carrera, sin que aparezca su coche de selección.

Lo cierto es que lo de Colombia en los mundiales es casi legendario.

Ayer todos los comentarios que venían desde allí apuntaban a la desidia de la federación…

https://twitter.com/Noaldopaje/status/1177306775793614848

La misma que según muchos, y nos cuentan por no pocos sitios, ha quitado las ganas de Egan Bernal de correr en Yorkshire.

La explicación de los mecánicos colombianos apunta a la UCI y su forma de hacer… aunque llame la atención que vayan tres selecciones en el mismo coche porque Colombia no quiso llevar los cuatro corredores a los que tenía derecho.

¿Para esto quiere Colombia ser una potencia ciclista?

¿Para no hacer uso de los cupos que sus ciclistas ganan en la carretera?

DT-Swiss Junio-Agosto

 

Ahora bien, la explicación del propio corredor, viendo pasar coches neutros que no paran…

…eso es algo que nos deja perplejos.

La imagen de Germán Darío Gómez, entrar en un combinado colombiano nos podemos imaginar que no es nada sencillo, rompe el corazón, pero llena de orgullo sobre la casta de algunos cuando sabemos que acabó la carrera, a más de dieciséis minutos del americano volador.

La solución de Cruz para llevar una rueda en el coche 

Que acabe la carrera, el mundial, cuando poner pie a tierra es un clásico, una vez el tren ha pasado es una lección de dignidad que a veces no vemos en los grandes.

Germán Darío Gómez no volvió a entrar en cabeza, pero cubrió todas las vueltas una a una, pasando por los boxes, sin pensar en irse a la ducha en una jornada, lo vimos, que no invitaba a salir en bicicleta.

 

 

El otro día leímos esto en el muro de Facebook de nuestro amigo Jesús Ruiz…

German Dario Gómez JoanSeguidor

La imagen es ésta: todos pensamos que tenemos un Contador, Valverde o Froome en casa, todos creemos que nuestro hijo va a «campeonar», va a conseguir todas las metas que han sido imposibles para una amplia mayoría, que firmará la historia de su puño y letra.

Pero en ese engaño vemos que hay imágenes que nos bajan a la realidad, un botón de sencillez en un chaval roto por la desilusión de verse sin opciones en la carrera de sus sueños.

Hay más Germanes que Remcos…

Más allá de si el coche colombiano, si los mecánicos colombianos estuvieron a la altura, si los neutros hicieron su trabajo, que parece que no, nos quedamos con la complicación que reviste este oficio, que te saca de carrera de la misma forma que salió despedido Juan Ayuso kilómetros después, sin previo aviso y hacia el césped.

SQR – GORE

 

Querer lo mejor para nuestro hijo no es llamar atosigado a un club para pedir privilegios, es saber lo que hay, una sencilla mirada hacía ahí fuera y comprobar que llegan dos de mil, con un poco de suerte, porque en tu camino se puede cruza todo tipo de personajes y circunstancias.

El ciclismo es Germán Darío Gómez, el ganador moral de Yorkshire que caminaba roto por la cuenta con su rueda la mano.

Quizá, antes de llamar a cualquier sitio para saber qué hay de lo mío, conviene saborear la acidez de esta historia…

Imagen: El Planeta