#RadioVuelta – Semana 26

#Trend El mundial fue polaco      

La semana del mejor ciclismo del mundo llenó Ponferrada con un balance que para la delegación española sólo arroja una medalla, la de bronce de Alejandro Valverde. En la retina quedaron excelentes momentos como la crono redonda que nos ofreció Bradley Wiggins frente a un entumecido Tony Martin o el éxito noruego en la carrera de sub 23. Sin embargo, el mejor momento nos lo ofreció Michal Kiatkowski en la escalofriante bajada en la que cimentó un triunfo mayúsculo e inteligente. Con toda su carrera por delante, este portento polaco calza un arcoíris en una temporada en la que ganar no le resultó sencillo.

#Click Ponferrada aprovechó el tirón

Lució bonita Ponferrada, dentro de sus limitaciones. La capital del Bierzo tuvo el inconveniente de la lluvia en la jornada reina pero ofreció el lienzo de su castillo templario como seña de un lugar que aunque atractivo es puerta de las no pocas maravillas que tiene esta comarca leonesa de transición hacia el paisaje y acento gallego. Al menos, y aunque fuera de forma somera, la retransmisión se abrió a otros emblemas bercianos, de entre que los que se destacan el espacio aurífero de las Médulas y la increíble joya mozárabe de Peñalba.

#Profile Bradley Wiggins, el ciclista del millón de dólares

En este bendito deporte hay superestrellas, especialistas, grandes ciclistas y Bradley Wiggins. Inclasificable por su palmarés y trayectoria, el inglés añadió en Ponferrada un arcoíris que resalta más aún la singularidad de su trayectoria con títulos olímpicos de pista y carretera, campeonatos del mundo en ambos terrenos, vueltas por etapas hors categorie y hasta un Tour de Francia ganando envuelto de todas las polémicas del mundo. Cuando no esté seguro que se le extrañará.

#Clipping       

La consistencia de Txurruka. A veces, muchas, no es necesario ser campeón del mundo para ser la persona más feliz del planeta. Amets Txurruka ganó en los días paralelos al mundial el Tour de Gevaudan, una carrera de nivel 2.1 en la que el vasco fue el mejor en la general. Para Txurruka se cierra otra temporada adornada con un triunfo, una excelente noticia para él y su equipo, el mismo por el que ha morado un año sin excesiva notoriedad Luis León Sánchez, a quien el premio de la montaña de la Vuelta no es el éxito que se le atribuía a su innegable clase.

El medallero de Ponferrada.  Doce títulos se pusieron en juego en la capital berciana y cayeron tres para Alemania, dos para Australia y Estados Unidos y uno para Noruega, Dinamarca, Polonia, Francia y Reino Unido. Aunque para muchos la aventura ponferradina se resuelva en la imagen de Kiatkowski cruzando primero la meta, lo cierto es que la exhibición en la crono juvenil  de Lennard Kamna y las emocionantísimas victorias de Campbell Flakemore en la crono sub 23 y de la francesa Ferrand-Prevo en el fondo femenino nos obsequiaron con momentos impagables.

#Hashtags by @LiveCiclismo

#MilanoTorino, #ILombardia, #EMT2014, #TourPiemonte

Foto tomada del Facebook de Ponferrada2014

El año en arcoíris de Rui Costa

Una temporada con menos victorias que la anterior. Así se ve el año en arco iris de Rui Costa. Eso dice, por lo menos, su palmarés en un primer análisis puramente superficial. Sin embargo, haber conquistado el Campeonato del Mundo ha traído al portugués y a su país mucho más que victorias.

Hace un año, Portugal no tenía en la televisión el número de carreras ciclistas que ha tenido esta temporada. Los periódicos no escribían sobre ese deporte como lo hacen hoy, aunque sin lograr llegar a las portadas como en los tiempos de oro del ciclismo en territorio lusitano. No había sitio para noticias de pruebas internacionales en los noticiarios televisivos. Hoy sí. Todo eso sucedió este año, son pasos pequeños pero reales.

Con todo Rui Costa logró tener un reportaje de 34 minutos sobre su carrera en el “prime time” de la televisión pública (RTP), un hecho impensable hace un año. ¿La guinda del pastel? Portugal vuelve a tener transmisión directa del Mundial en Ponferrada.

Esto va mucho más allá del palmarés logrado en 2014, pero sabemos que los resultados son sin duda importantes, además en  un corredor fichado para ser líder de un equipo WorldTour. En Lampre-Merida no llegó al número de victorias alcanzadas con el Movistar Team, pero tuvo resultados no menos significativos. Su inicio de temporada ha sido el mejor de siempre, llegando a ocupar el 3er puesto en el Ranking UCI WT. Si hablamos de victorias, son escasas sin duda. Además del maillot de los puntos en Algarve, tenemos una etapa y la general del Tour de Suiza, siendo el primer ciclista de la historia en lograr esa victoria por tercera vez consecutiva. Tampoco podemos ignorar los números podios en la Volta ao Algarve, Paris-Niza, Tour de Romandía y GP de Montreal, carreras en las que logró también siete podios en etapas. Al día de hoy ocupa el 6º lugar en el Ranking UCI WT y es uno de los rostros más solicitados en cuanto a publicidad.

¿Es una mala temporada? Si volvemos hasta 2010, de los campeones del mundo sólo Cavendish logró una gran temporada de victorias con el maillot arco iris, siendo totalmente el opuesto de ciclista de Rui Costa, pues se trata de un esprínter y las victorias llegan de manera diferente, más fáciles quizá, en especial en las grandes vueltas. Gilbert tampoco lo logró y Hushovd estuvo un poquito mejor gracias a dos victorias en el Tour de France, carrera donde el portugués tuvo este año el infortunio de caerse enfermo con una bronconeumonía, abandonando su gran objetivo de la temporada cuando era 13º general, a poca distancia de lograr su meta de finalizar entre los diez primeros.

Por todo eso, no parece correcto afirmar que no se trata de una buena temporada. Pocos corredores con las características de Rui Costa logran a lo largo del año subirse al podio las veces que el portugués logró en 2014. Y el Mundial aún está por venir.

Por Helena Dias

Foto tomada de www.plazadeportiva.com

Los milagros no son australianos

En la crono por equipos que abrió el cartel de Ponferrada 2014, esos mundiales que costaron un parto sacar adelante, ganó BMC, terceros fueron los del Omega y cuartos el Team Sky, en lo que se les impone como un año de auténtica penitencia por resultados mediocres y lejos de sus metas. En medio de este tridente de transatlánticos ciclistas quedó el equipo australiano del Orica, un cuadro con muchos menos posibles que sus rivales, pero que se codea con ellos pues lo que no tiene de dinero, lo tiene de talento, ingenio y buena dirección.

Segundos otra vez no es nuestro puesto favorito, pero seguro que dimos todo lo que teníamos” dijo Svein Tuft, uno de los seis ciclistas que realizó la crono por el equipo aussie. “Posiblemente fuésemos los más fuertes en la segunda parte del recorrido pero para ganar los seis chicos tenían que haber estado excepcionales”, añadía. “No tenemos súperestrellas en nuestro equipo y estuvimos a buen nivel pero no ese nivel superior que necesitas para ser campeón del mundoañadió el director Matt Whitte.

El sexteto de Orica el pasado domingo respondía a nombres en gran medida desconocidos para el gran público. Combinaba a partes iguales veteranía e irradiante juventud, tres y tres, pero en el su base había algo muy común a todos: el trabajo en  la pista, algo que se sigue negando en España, por ejemplo, pero que significa la mejor cantera para grandes rodadores y excelentes ciclistas como la experiencia, cada vez más machacona, se empeña en demostrar.

Sólo dos ciclistas no pertenecen al genuino género de los velódromos: El canadiense Tuft, que formó parte de la mitad veterana, ya había sido subcampeón del mundo contra el reloj hace seis años, y el australiano Damien Howson, buen croner a nivel continental pero sin la etiqueta de pistard. Del resto tenemos auténticos lobos de velódromo. Anoten: Luke Durbridge, 23 añitos y campeón del mundo en persecución por equipos, Michael Hepburn, idénticas credenciales que el anterior sumadas a un subcampeonato olímpico, Bret Lancaster, campeón olímpico hace diez años en la cuarteta formando con Brad Mc Gee, y el holandés Jens Mouris, 34 años y una excelente colección de persecuciones por equipos.

Verles rodar el otro día por las rutas de Ponferrada, el castillo de Villafranca y los viñedos de Cacabelos fue una delicia, una muesca más en ese camino imparable que dice que hay que mirar más a los velódromos pues no es la primera vez que Orica ralla a este nivel como colectivo. Miren las cronos sub 23 y femenina juvenil. Otros dos oros en medio de una competencia terrible.

No es la primera vez que aseguramos, es nuestro pensar, que Orica es el equipo mejor dirigido del pelotón internacional. Poseen muchos menos medios que las grandes estructuras, menos nombres por ejemplo que el Movistar, pero cada vez que fijan el objetivo rara vez yerran. Miren por ejemplo las carreras canadienses del World Tour, sobretodo la segunda cuando dominaron a placer un pelotón lleno de estrellas. Miren las victorias de Matthews, el poder decisorio de Michael Albasini, el Tour del año pasado cuando se llevaron todo la primera semana, hasta el arco de meta de la primera etapa. Miren eso y sabrán lo que es un equipo con mayúsculas, algo que en el ciclismo superprofesionalizado es muy complicado de encontrar pues las lagunas del volante se suplen con estrellas.

Imagen tomada de http://www.greenedgecycling.com/

INFO

Para poder trasportar correctamente tu bicicleta con el embalaje NACEX BICIBOX, debemos tener en cuenta lo siguiente

1nacex

– Se debe girar y desmontar el manillar

– Se deben desmontar los pedales y ruedas (una o las dos dependiendo del tamaño)

– Se deben proteger los elementos sensibles (cuadro, tijas) y aquellos que queden desmontados con papel burbuja o similar

– Introducir en la caja cuidadosamente evitando golpes y arañazos

– Transportar siempre en posición vertical