Nairo haría bien en pensar cosas diferentes al Tour

Nairo Quintana equipo

No es realista decir que Nairo puede ganar el Tour

Sea como fuere, en el fecundo panorama ciclista de Colombia, con la cantidad de nombres y talento surgido en la última década, nadie despierta las pasiones de Nairo Quintana.

El boyacense sigue siendo el faro de una nación que vive la suerte de sus deportistas como la propia, entiendo el deporte como la prolongación de su ser.

De esta guisa, cada año por estas fechas nos preguntamos por la suerte de Nairo Quintana, esta vez además en su segunda entrega dentro del Arkea.

El rarísimo 2020 nos ha dejado esencia del colombiano a cuentagotas, obligado por las circunstancias.

Sin embargo, la última noticia de Nairo en Europa fue aquella de la testificación ante un juez por unas pesquisas durante el entonces recién finalizado Tour.

De aquello no hay novedad, como otras muchas veces, pero sin embargo, el fango que arrastra la imagen del corredor ya lo lleva consigo, haya o no hecho algo malo.

A parte de eso, la campaña 2020 de Nairo Quintana, a nadie se le escapa, tuvo dos mitades.

Antes de la pandemia, el «Nairo fan» tuvo motivos para sacar pecho y decir que su caballo volvía a cabalgar, que las cosas tiraban y que el campeón volvía a ganar.

Oreka Training
Cruz 400×400
Cambrils 400×400 OCT20

 

No se puede menospreciar el arranque que realizó el año pasado, de hecho ojo con esta estadística.

Sin embargo, creer que febrero y lo que se pudo correr de marzo era extrapolable a la parte importante de la campaña fue muy ingenuo.

Creemos que incluso sin caídas, no había forma que Nairo le metiera mano a los eslovenos

Ni Nairo, ni nadie.

Es obvio que a Nairo le sentó bien el cambio de equipo, pero de ahí a ponerle en las quinielas del Tour, iba un abismo.

En charlas que hemos ido manteniendo recientemente, todos admiten que lo mejor de Nairo posiblemente haya pasado, que Movistar le marcó el tope y que otros objetivos son posibles.

Y ahí entra la posibilidad que el Giro figure en sus planes, una opción que no estaría nada mal y que nos pondría sobre la mesa un hipotético Nairo vs Landa, con todo lo que implica para la hinchada.

Pensar que Nairo vaya a optar al Tour es muy optimista, la carrera francesa estuvo a tiro, ya lo hemos dicho muchas veces, en alguna ocasión, pero desde 2016, que ya son cinco años, el colombiano no saca nada en claro de Francia, a no ser que se centre en algo que hace a las mil maravillas, sumar triunfos de etapa de prestigio.

A la pléyade de rivales manifiestamente superiores que crece, están otros como Roglic que le han tomado la matrícula, sin omitir que el Tour potencia las cronos como no hacía desde tiempo atrás.

Es decir, que Nairo se deba a un equipo francés está muy bien, que ansíe el Tour es loable, pero que realmente aspire a él, nos parece una quimera.

Gore 400×100 MArzo2020

 

Cada estrella colombiana tiene una gran historia detrás

Rigoberto Urán JoanSeguidor

Razones para explicar el desmedido entusiasmo por el ciclismo colombiano

¿Qué le pasa al aficionado del ciclismo colombiano, que al tiempo que glorifica a sus ciclistas, también los lapida?

¿Y por qué muchos los defienden, casi religiosamente, a capa y espada independiente de la derrota o victoria?

Inevitablemente, las condiciones sociopolíticas de Colombia han estado ligadas al ciclismo.

Todos los países han tenido problemas, guerras, dificultades… pero no sabría decir si el caso colombiano es singular.

Y es que cuando nació la Vuelta Colombia en 1951 fue en medio de una guerra civil llamada “La Violencia”, época en que se produjo el “Bogotazo”, el asesinato de un líder liberal con aspiraciones presidenciales en 1948, desencadenando un conflicto con un saldo de más de 3.000 muertos.

El ciclismo pasó entonces a ser un bálsamo necesario para olvidar la cruda realidad, entonces con los escarabajos rápidamente empezaron las hazañas no sólo dentro del país, también en el exterior.

Con la Vuelta a Colombia las noticias cambiaban, la realidad del país estaba puesta en estos hombres que competían por regiones, pero las rivalidades se solventaban encima de la bicicleta y no de otras maneras.

En los ochenta, en tiempos de Miguel Ángel Bermúdez, el ideólogo de llevar un equipo amateur al Tour de Francia, Colombia pasada por la época de Pablo Escobar, y con ello, por el narcotráfico, del que los ciclistas no fueron ajenos a ello, y más aún, dentro de circulo ciclístico se encontraba el hermano de Pablo Escobar, quien también fue ciclista profesional y luego director de equipo.

Cambrils 400×400 OCT20

 

Efectivamente, una relación peligrosa con este deporte, que cobró con cárcel y con la vida a más de un escarabajo que quiso probar la gloria no con sus piernas sino como mula.

Gonzalo Marín, ganador de varias etapas en la Vuelta a Colombia, fue uno de los ciclistas que perdió su carrera y su vida, producto de negocios en este mundo ilegal.

Alfonso Flores, uno de los ciclistas más recordados por ganar el Tour del Porvenir en 1980 fue asesinado por sicarios, sin que su crimen se resolviera.

En el libro de Matt Rendell «Reyes de la Montaña» se dice que fue porque pasó de triunfos en la carretera a triunfos de corazones con dueño, líos de faldas con narcos que no perdonan.

Volviendo a Miguel Ángel Bermúdez, éste se salvó de un atentado de un “carro bomba” que se vincula a la venganza por expulsar al hermano de P. Escobar de un evento ciclístico en el que él iba como reportero.

Consecuentemente, el recelo y la desconfianza caía a todo colombiano que llegara al exterior, estigmatización que aun persiste en nuestros días, lo cual es motivo de vergüenza.

Oreka Training
Cruz 400×400
Cambrils 400×400 OCT20

 

Pero afortunadamente hay gran potencial humano de calidad (no sólo en los deportes, también en las simples relaciones interpersonales), buenos representantes que logran limpiar la imagen en el exterior y romper la estigmatización que por décadas se ha ganado la mala fama.

Y a pesar de las condiciones sociopolíticas y culturales de Colombia, sus habitantes están orgullosos de haber nacido en este país, sí, un país “tropical” donde el sol brilla 365 días sobre el firmamento, incluso a 2600 metros o más: tal vez esa seguridad de que el sol va a estar al día siguiente es la forma como se acepta el paso del tiempo.

Pero para esa condición de esperanza, el colombiano medio debe aferrarse ya sea a pequeños o grandes detalles, de su familia, de sus amigos, de la variada geografía y clima del país, de la misma espiritualidad, siendo un país mayoritariamente católico, aunque con huellas de un pasado indígena que consideraba sagrados los cerros y las lomas en donde pensaba vivía alguna divinidad.

Por eso es frecuente encontrar en la cima de alguna montaña o cerro de Colombia, una cruz o virgen como sitio de peregrinación y a la vez paso de rutas ciclistas.

Y como dice Matt Rendell, la escalada en una sociedad fervientemente religiosa, se convierte en un peregrinaje para el alivio de penas por medio del sacrificio que implica llegar a la cúspide y luego la redención.

Parecería que el mismo país en sí mismo es un cerro empinado que hace moler las piernas y sufrir a quien lo sube para luego llegar a lo alto y descansar con satisfacción, con la esperanza del sol del nuevo día, así se repita una y otra vez.

 

Sea como fuere, un aficionado colombiano se aferra con esperanza a la mínima gota con la que pueda saciar la sed de felicidad y alegría tan buscada por el hombre, en medio de un desolador panorama en donde diariamente se registra un hecho violento.

Por eso se aferra a la alegría y a la felicidad que genera el ciclismo colombiano, para él es motivo de orgullo, pues detrás de cada ciclista hay una historia de resiliencia y superación ante las dificultades y ejemplo para muchos jóvenes que lo necesitan como imagen, de que se puede hacer las cosas muy bien sin necesidad de coger malos caminos en la lucha del diario vivir.

Si uno indaga en la motivación que lleva a un ciclista verá que no sólo será por las oportunidades económicas, reconocimiento o fama, o porque simplemente sea bueno, se suma que, ante las presiones diarias de la sociedad colombiana y el constante bombardeo de noticias desalentadoras en términos sociales, influye la sensación de catarsis y libertad que proporciona la bicicleta.

Historias de superación como Rigo, al que paramilitares le asesinaron su padre, o como la de Higuita quien “se libró por uno minuto de un tiroteo a la puerta de su casa en el que murieron tres niños de su edad, 13 o 14 años en las comunas de Medellín” (Carlos Arribas, Diario El País, 2020), y de seguro decenas de historias saldrían.

Detrás de cada pedalada del ciclismo colombiano hay una historia personal que inevitablemente se une al entorno social

Por eso y aunque se trate de un deporte, las entrevistas en los medios de comunicación a veces se dirigen a la situación del país.

Cuando Lucho Herrera gano la Vuelta a España 1987, ante una pregunta que le hicieron los periodistas, respondió:

Mi mayor deseo, en este momento en que me acabo de coronar como campeón de la Vuelta a España, es que en Colombia haya paz, paz, mucha paz, entendimiento entre todos los colombianos, que el deporte y en especial una conquista como ésta sirve para unificarnos”.

Sin embargo, la violencia en Colombia no da tregua y siendo Lucho ya rey del ciclismo en Colombia, no hubo reino que lo protegiera del conflicto interno, pues en 2000 fue secuestrado en su natal Fusagasugá, misma suerte que corrió, Oliverio Rincón, ganador de etapas en las tres grandes, pero este siendo secuestrado dos veces el mismo año.

En la segunda gran vuelta ganada por un colombiano, Giro de Italia 2014, como si se tratara de un déjá vu o Lucho le estuviera susurrando al oído, Nairo dijo en el podio:

Colombia no es guerra, Colombia es paz, Colombia es amor”.

Covadonga- Nairo Quintana JoanSeguidor

El “sueño” de Lucho se hizo “realidad”, aparentemente, años más tarde, con el Acuerdo de Paz firmado entre el Gobierno y las FARC, el mismo año en que Nairo Quintana sucedería a Lucho en ganar en Lagos de Covadonga.

Estas fueron sus palabras ese día, cuando le preguntaron al respecto:

La verdad es un momento histórico para nosotros, muy emocionado porque era un paso que necesitábamos dar. Y ahora nosotros todos los colombianos tenemos que apoyar este paso y todos los colombianos podamos vivir en paz…»

Es interesante la respuesta de Nairo a Carlos Arribas del diario El País cuando este, le pregunta:

¿Ha influido tanto como se escribe el ciclismo en la conciencia colombiana y en el proceso de paz? “-

Se ha hecho un trabajo. Hemos sido unos conductores para ese proceso. Desde que había la guerra nuestras alegrías eran como pañitos de agua tibia para tanta gente que había sido afectada, y luego, a medida de eso, fuimos conductores de esa paz de ir relacionando esto con esto; nosotros, los deportistas en general, y luego, los artistas, para que se llevara a cabo este proceso. El presidente ha apostado por eso y, como en todos los lados, ha tenido críticas fuertes, ha tenido otras críticas favorables

Similares ideas comparten los ciclistas, independiente de la región natural de Colombia, en pro de mejorar la imagen a nivel internacional.

Declaración de Fernando Gaviria, respecto a su apodo “El Misil Gaviria”:

«No me gusta este apodo porque hace referencia a la guerra… Colombia es ya un país criticado por la guerra, las armas, el conflicto armado. En el deporte tratamos de cambiar esta visión. Colombia es un país como los otros, no es un país del Tercer Mundo«.

Gore 400×100 MArzo2020

 

Paradójicamente y remando contra el destino, en las mismas fechas en que Nairo se coronaba campeón de la Vuelta España 2016, expresó:

Que el mundo entero sepa que nuestro país es paz, es deporte, es amor«.

Cuatro años más tarde, el 11 de septiembre los medios de comunicación titulaban la realidad:“Masacre en Bogotá”, en relación a los más de diez manifestantes asesinados en protestas contra la Policía, y paradójicamente también, en la misma semana en que se conmemoraba el Dia Nacional de los Derechos Humanos, el 9 de septiembre.

Tres jóvenes muertos dejaron estas confrontaciones, en el municipio de Soacha, donde nació Daniel Felipe Martínez, mismo lugar donde fueron engañados más de un centenar de jóvenes en la primera década del 2000, con promesas de empleo y finalmente víctimas de lo que se conoce como ejecuciones extrajudiciales.

Etapa 13 de Tour de Francia 2020

Pocos kilómetros antes de coronar el Pas de Peyrol (Le Puy Mary), las letras en el pavimento 2SOS Masacre»eran un llamado de auxilio de una población queriendo ser escuchado, en un país donde un porcentaje de la gente, eso sí, incluyendo el Gobierno, estaba más preocupado y sentidos por los daños de infraestructura ocasionado en la ciudad que por las pérdidas humanas.

En un país donde expresarse ante los notables hechos de injusticia y corrupción del Gobierno es sinónimo de “castrochavismo” o “adoctrinamiento izquierdista”, resulta peligrosa esta estigmatización si se tienen en cuenta los cientos de lideres sociales y ambientales asesinados a lo largo del año 2020, más de 200 muertos.

Es la realidad que se vive, no se puede ocultar, así como no se pudo ocultar cuando la televisión pasó por encima del mensaje de SOS en el pavimento.

Y me pregunto ¿en algún otro país pasa algo mínimamente parecido?

Por eso, valoramos, gran parte de los aficionados, cada ciclista de Colombia, porque sabemos el contexto de lo que se vive en el país, y sabemos que hay tener mucho valor y fuerza de corazón para lograr el puesto que se han ganado, sin saber por las dificultades que haya qué tenido que pasar, porque al parecer el cicloturismo en algunas regiones rurales ya es declarado objetivo militar.

Ante esto se tiene que lidiar, y por eso nuevamente gran parte respetamos y admiramos el poder de resiliencia de los escarabajos colombianos.

En Colombia hay mucha gente que aún cree en el enemigo invisible del comunismo como el causante de todos los males del mundo.

Décadas de violencia y confrontación armada entre la guerrilla, paramilitares y el ejército, y con los medios de comunicación como influenciadores de la sociedad, han formado la idea que todo vestigio de protesta o reclamo es obra del comunismo, y que por ello se justifica la guerra, se justifican los asesinatos, se justifica la vulneración de la libertad y de los derechos humanos, incluso se justifica acabar con la paz, objetivo logrado por el actual Gobierno.

No sobra mencionar que en Colombia ganó el “No a la paz” por un 51% cuando se realizó el plebiscito del Acuerdo de Paz, lo que evidencia una polarización y estigmatización enorme entre unos y otros.

Finalmente aún no hay llegado el entendimiento ni la unificación que pedía Lucho Herrera.

El mismo Nairo se ha visto duramente criticado por fotos con el expresidente Uribe (hoy en casa por cárcel), aún cuando Nairo declaró varias veces su apoyó al proceso de paz.

Claro ejemplo, de la polaridad de este país, lo describe esta columna sobre Egan Bernal.

Las críticas a Egan, simplemente, corroboran el vacío de una sociedad azotada por la violencia que requiere de figuras que llenen un vacío de las mismas frustraciones, y repito: si en un país gana el «No a la paz» no es extraño este tipo de linchamiento; años de violencia han dejado secuelas y cicatrices difícil de olvidar en un sector de la sociedad que no está dispuesta al perdón y a la reconciliación, y cuando pasa esto, de alguna forma se exterioriza.

No digo que los que critican a Egan sean de un partido político x o y, pero como dicen algunos ciclistas, “es lo que hay”.

Mismamente, se me tildara con algún calificativo no tan agradable al final de este escrito.

¿Quién sabe cuántos de esos fans que apoyan y corren tras los colombianos en las carreteras europeas, tuvieron que salir exiliados por el riesgo del conflicto armado o por alzar la voz denunciado algo hecho de corrupción o irregularidad?

Y, aun así, en el país que se encuentren, guardan un profundo sentimiento orgullo, de alegría y felicidad por esta tierra, a pesar de todo, y esto mismo lo reflejan los ciclistas cuando ganan, lo refleja las decenas de colombianos gritando apoyando sus ciclistas

¿Por qué tanto arraigo en la pasión por este deporte?

Estos representantes son la cara bonita de un país rico en culturas, biodiversidad, climas, gente; es la manera de decirle al mundo “somos más que un pueblo violento y estos ciclistas son prueba de ello”.

Es bueno conocer el contexto de lo que se vive en Colombia, porque de alguna manera u otra esto ha influido para tener este tipo de pasiones, lo digo sin ser psicólogo o sociólogo, pero supongo que algo tendrá que ver.

En medio de un país en el que se reprime o censura a quien osa reclamar condiciones dignas, la actuación de nuestros ciclistas es un desahogo profundo y liberador, y que tal vez por ello se celebra con tanta pasión.

Son la representación misma de la idiosincrasia colombiana… la tenacidad, el sacrificio, el valor de cada ciclista enfrentando un puerto, es el homólogo de superar un panorama socioeconómico y político que no es el mejor, pero que tiene ante sí, el orgullo de haber nacido en esta tierra.

Finalmente, es el mismo orgullo de los aficionados belgas, italianos, franceses, eslovacos, vascos o españoles, etc., que sienten por su país y que por ello ondean su bandera al paso de la caravana multicolor.

Por J. Viasus desde Bogotá

No nos gusta nada lo que está sucediendo con Nairo Quintana

Nairo Arkea JoanSeguidor

 

El cerco sobre Nairo ya lo hemos visto más veces y no suele acabar bien

La resaca del Tour de Francia 2020, una resaca que tendría que ser dulce, pues se ha llegado a París el año de la pandemia, ve emerger nubarrones en torno a una de las grandes estrellas del ciclismo: Nairo Quintana.

Por que nada en Nairo es comedido o centrado, todo es excesivo y repercute, él habla tranquilo, su parroquia hierve, podemos imaginar cómo se están tomando el Colombia todo lo que le ha sucedido a su ídolo desde que hace menos de una semana les registraran la habitación, tanto a él como a su hermano y a Winner Anacona.

Esto, lo siento mucho, es un déjà vû, una especie de nudo de corbata que se estrecha y estrecha hasta dejarnos casi sin aliento, una historia de ciclismo que es negra y soez, que nos remite a eso que muchos dicen que es pasado, pero que cuesta creer con el goteo constante y frecuente de casos, aquí y allí, que no serán escándalos como los de hace quince años, pero que angustian de la misma manera.

 

 

Aunque un caso de dopaje probado de Nairo no sería cualquier cosa, sería poner en cuestión muchas cosas y remover esa fe inquebrantable de los muchos que apoyan a su ídolo y se vuelven del revés con mensajes como éste…

La semana pasada constatamos que con caídas o sin ellas Nairo ya tiene lo suficiente para ganar el Tour, obviamente se formó una interesante, hoy decimos que ese emotivo discurso habrá tenido que ser muy convincente ante las autoridades para salir de un trago que seguro nunca imaginó el boyacense.

Sí, hasta la fecha son todo pesquisas, cierto, pero no son cualquier cosa, ni tampoco los hallazgos que se están realizando.

Como leemos de Matt Rendell, habrá que explicar muy bien que el material médico incautado a los ciclistas, cosa que ya es falta, y lo es desde el famoso Tour de 1998, fue para las heridas

 

Nunca habíamos visto un vídeo de Nairo explicando sus heridas, y mira que buenas tortas se ha dado, como cualquier hijo de vecino, y ha ganado etapas con vendajes en brazo o puertas.

Esta vez ha sido diferente, ha habido todo lujo de detalles sobre las rascadas y abrasiones.

Oreka Training
Cruz 400×400
Cambrils 400×400 OCT20

 

Sea como fuere, esto ya tiene una lectura inicial, falle como se falle sobre Nairo y los suyos, no solo su hermano y Winner, también alguna persona de su confianza y es que el equipo se desentiende, no sabe nada, pasa página, mira adelante… 

Cabría preguntarles a los responsables de Arkéa si Nairo ha corrido el Tour con ellos o si le reconocen pasando por la calle por que es increíble lo rápido que la estructura dice no saber nada.

Ya sabemos que no es la primera, ni última vez, pero en un año tan especial como éste, con grupos burbuja, con más control que nunca sobre los corredores y los que tienen acceso a ellos, que el equipo se haga el sorprendido sorprende.

Como que sea un ente francés y no la agencia antidopaje quien emprenda todo esto, nada es normal, ni lo parece.

Son esas cosas que nos demuestran que, aunque se diga lo contrario, hay cosas que no cambian.

Gore 400×100 MArzo2020

 

 

El problema de Nairo no era el equipo

Nairo Quintana equipo

 

El Tour que acaba ha demostrado que el lastre de Nairo Quintana no era el equipo

Así las cosas el Tour 2020 creo que ya es el antes y después para Nairo Quintana, la prueba real de lo que dijimos hace unos meses y que no tiene nada que ver con el equipo.

El problema de Nairo Quintana para el Tour es que no da más de sí, y eso no es malo, es lo que es, como que Landa se quedó en el pie del Col de la Loze tras hacer trabajar a su equipo durante tantos kilómetros, o como que la tierra es redonda.

Siempre pensamos que la última opción de Nairo para el Tour pasó en 2016, desde entonces siempre un poco peor, con corredores adelantándole por ambos lados y dejando sin argumentos a quienes decían que el equipo, entonces Movistar, era el problema.

 

 

Y no es, no, todo esto una pieza para crucificar a Nairo, no lo toméis por ahí, que os conocemos, es el retrato de un corredor que es el mejor ciclista latinoamericano de la historia que por mucho que insista, por diferentes caminos, con colores diversos, el Tour ya no está en su mano.

En la primera etapa de los Pirineos, llegamos a pensar que a Nairo le había cambiado la suerte para el Tour.

En el Peyresourde, en el mismo sitio donde Froome le dejó atrás con aquella famosa bajada, Nairo rodó con Roglic y Pogacar, incluso por delante del resto, algo realmente histórico para un equipo como el Arkea, un profesional entre los mejores del Tour.

El Marie Blanque, sin embargo, ya no fue lo mismo, se quedó del top cuatro de aquel día, cuando todos lo imaginamos entre ellos  y nunca más estuvo al nivel de los mejores.

Cierto es que hubo una caída, la misma que acabó con Romain Bardet fuera del Tour

A diferencia del francés Nairo no pareció tan perjudicado, desde fuera, aunque él se ha agarrado a ese percance como la clave para desaparecer de la carrera en el Grand Colombier.

Oreka Training
Cruz 400×400
Cambrils 400×400 OCT20

 

Y es que en la cima donde gana Pogacar, Nairo ha firmado el finiquito de sus ambiciones en la mejor carrera del mundo.

Lo ha intentado, ha sido un fijo del podio tres años, integrante del top ten varias veces, ganador de etapas, maillot blanco… pero el amarillo no pasó de ser eso, un sueño que creo que ha sido su pesadilla, por que su palmarés sobrevive perfectamente a no haber ganado el Tour, pero todos le recuerdan que no luce en su vitrina.

A pesar de lo que se ha dicho, se ha demostrado que el problema de Nairo no era ni es el equipo, es que no tiene más, y ante eso, da igual que lo vistas, de azul o rojo, poco o nada ser puede hacer.

Gore 400×100 MArzo2020

#Profiles2020 Cuesta ver a Nairo ganar el Tour

Nairo Arkea JoanSeguidor

El tiempo de Nairo en el Tour ta pasó, cualquier otra consideración no es objetiva

Sobre los favoritos al Tour, sobre Nairo, nuestro amigo Eric Monasterio hizo sus cábalas en pleno confinamiento…

TOP 2 Nairo Quintana

El cambio de aires le ha sentado de maravilla, y este 2020 a la que decidía abrir gas subiendo no había escalador capaz ni de cogerle rueda.

Ha ganado 2 generales y la etapa del Ventoux en el  Tour de la Provence, además de la etapa reina de Paris Niza.

Habrá que ver, si en caso de que el Tour se le ponga de cara, tendrá suficiente equipo para controlar la carrera.

 

Poner a Nairo en la lista de un top 5 para el Tour fue atrevido, pero si nos atenemos a lo que sucedió en febrero y lo que vimos de marzo, el colombiano es favorito top.

Sin embargo febrero nos pilla lejos, lejísimos, pues no han pasado cosas, no ha dado vueltas el mundo.

Nairo Quintana puede figurar en cualquier lista para ganar el Tour, más en estos Tours de cimas infumables, sólo montaña, nada de crono, porque hace diez años un top 5 con esa involución en los test cronometrados, sería impensable.

Es obvio que a Nairo el cambio de equipo le ha sentado bien, muy bien, tampoco era muy complicado, su relación con el Movistar estaba envenenada y era fruta madura.

Otra cosa es el equipo que le acompañara, lejos de lo que le daba Movistar y a distancia sideral del Team Ineos o del Jumbo Visma.

Oreka Training
Cruz 400×400
Cambrils 400×400 OCT20

 

Han dicho por activa y por pasiva que Warren Baguil estará por y para Nairo, pero si éste no está muy sembrado en el Tour, el francés volará solo.

El recorrido, ya lo hemos dicho, es del gusto del colombiano, sin embargo en ese listado de factibles para el Tour vemos nombres, muchos otros nombres, entre los que no incluiríamos a Porte o Bardet, pero sí marcaríamos a Geraint Thomas, Egan Bernal, Primoz Roglic o Tadeg Pogacar.

Que falle uno es sencillo, que fallen cuatro harto complicado, luego está que miremos mas allá y veamos otros, sin ir más lejos, como Froome o Dumoulin, dos cocos hace un par de años, pero hoy con miles de dudas a las espaldas, o al propio Mikel Landa, que algún día hará una grande limpia, sin percances y un equipazo a su alrededor….

Nairo para aspirar al Tour debe ser el Nairo de 2013, 2014 o 2015.

¿Por qué no ha vuelto a rodar a ese nivel?

Él y los suyos sabrán, pero la versión que viene tras ese ciclista es un corredor empequeñecido, con rivales surgiendo por doquier y una «bestia negra» Chris Froome, a quien batió en la Vuelta 16 merced a la que armó Contador en Formigal -en su entonces equipo liarse la manta a la cabeza no entraba en el esquema-, que le puso en su sitio todas las veces que se cruzaron.

Así las cosas, seguimos en las mismas, el tiempo de Nairo en el Tour ta pasó, cualquier otra consideración no es objetiva.

Su carrera empieza en el Ventoux, en cuya mitad ya ganó en febrero, luego Tour de l´ Ain, a donde también acude el tridente del Jumbo Visma.

Gore 400×100 MArzo2020

 

 

El liderato de Arkea, ahora entre Barguil y Nairo

Nairo Quintana Calendario JoanSeguidor

Si Barguil sale al nivel de Nairo en el Tour: ¿para qué ha servido el cambio de equipo?

El tema del liderato es una cuestión de estado, de estado mayor, en este ciclismo, un fantasma que va y viene aparece y desaparece y para Nairo es casi una obsesión, Barguil va en esa ruleta.

No le pasa sólo a él, andan de el lío en el Team Ineos, en el Movistar han partido los objetivos y veremos cómo lo montan en el Jumbo.

Pero hay temas que vuelven, no sé si queriendo, o  porque el destino es muy cabrón, y el del liderato es la estrella.

Hace unos días, el sólo rumor de que Froome fichara por Bahrain hizo revivir las peores pesadillas a Mikel Landa.

El alavés tiene en Wouter Poels un arma de doble filo y aunque el neerlandés nunca haya tenido consistencia más allá de días estelares en favor de sus líderes, está ahí, como la niña de la curva.

 

Leemos al capo del Akea, Emmanuel Hubert que pone el mismo listón para Nairo y Warren Barguil.

El objetivo de la temporada de Akea es como el del Ineos, o cualquier otro equipo, ganar el Tour, es indiferente con qué o con quién.

Warren Barguil y Nairo Quintana están en la parrilla de salida juntos en la empresa, de hecho se habla de ambos y «ambos lo saben» que el equipo es lo primero porque si el equipo va junto «ambos irán mejor».

Se cae del limbo, Nacer Bouhanni, que no tiene argumentos en un Tour de escaladores, ya ha sido descartado de hecho, en pos de otros objetivos, es increíble la suerte del velocista francés, que ve pasar los Tours sin poder tomar parte, sea por el motivo que sea.

Oreka Training
Cruz 400×400
Cambrils 400×400 OCT20

 

La verdad no habíamos oído nunca en Arkea decir que Barguil era tan baza como Nairo Quintana, de hecho nos estalla la cabeza en pensarlo.

Warren Barguil es un corredor con tanto talento como inconsistencia para el Tour, desde que explotara, en aquella Vuelta de hace siete años, sólo ha tenido dos campañas medianamente buenas, la citada de la Vuelta, y la que acabó ganando dos etapas y el maillot de la montaña en el Tour.

El año pasado ganó un durísimo campeonato francés y… poco más.

El sonrojo en el entorno de Quintana dede ser interesante, más cuando medir las opciones de Barguil con la misma intensidad que las de Landa o Valverde, los anteriores colíderes en el equipo de Nairo, no ofrece discusión.

Nairo ha fichado por un equipo que le implica un paso atrás, no es World Tour, a su vez le equiparan a un ciclista famoso por hacerse el sueco cuando tuvo que ayudar a otros… el paisaje emana morbo, morbo del bueno, y no creo que el inicio de temporada galáctico de Nairo -con todo lo que ha pasado febrero nos parece la prehistoria- pueda servir para decir que ha vuelto la mejor versión del colombiano.

Ya puede ponerse las pilas Nairo y venir a full de Colombia, para cuando les permitan viajar, y hacer un agosto que le ponga en plata la capitanía del Tour, porque si Barguil tercia, mucho me temo que lo del tridente de Movistar será un bonito recuerdo ante la nueva-vieja normalidad del colombiano.

Gore 400×100 MArzo2020

Nairo y el mal de altura en el Stelvio

Nairo Stelvio Giro 2014 JoanSeguidor

Pasara lo que pasara en el Stelvio, Nairo era el mejor del Giro 2014

En estos días de Giro, que deberían ser de Giro, revisamos algunos pasajes del pasado inmediato en a carrera más bonita de la faz de la tierra y empezamos por la curiosa relación de Nairo Quintana con el Stelvio…

«Hemos coronado juntos el Stelvio y en el descenso Europcar y Hesjedal han comenzado a bajar fuerte. Tanto Izagirre como yo hemos seguido su rueda y, cuando hemos llegado abajo, hemos visto que el grupo estaba partido. En ningún momento fue un ataque bajando ni escuché nada de que la carrera fuera a neutralizarse, ni por parte de la organización, ni desde el coche del equipo»

Eso dijo Nairo tras acabar aquella famosa etapa del Giro de 2014 en la que el colombiano asaltaba la etapa y la maglia rosa.

Un ataque en toda regla, de aquel ciclista que había maravillado en el Tour anterior, de blanco impoluto, poniendo en problemas al propio Chris Froome.

Un ataque que dejó víctimas en la cuneta, con Patrick Lefevere lanzando fuego contra todos, especialmente la organización que lanzó un tweet que tuvo que desmentir sobre la propia neutralización.

«Tenemos que demostrar que en la cima del Stelvio la radio dijo que había motos con banderas y que no se tomarían riesgos y que al final del descenso cada grupo podría comenzar con las distancias que tenían cuando coronasen. Entonces, el Giro eliminó su ‘tuit’ y culparon al hombre de la radio. Creo que cambiaron su decisión porque eran felices de que Quintana, Hesjedal y Rolland estuvieran escapados y que era bueno para el Giro»

 

¿Qué pasó con Nairo y Urán en el Stelvio?

Creo que en esa historia todo el mundo puso de su parte.

Nairo Quintana dice que se solapó a los Europcar y Hesjedal, que por aquel tiempo hacía de ilustre dinamitero de la corsa rosa, que no oyó nada, pero la foto de la moto con la bandera roja es tan cierta como que ondeó por la niebla de la cima del coloso.

Nairo Stelvio
Ciclismo Internacional

Otra cosa es que en aquel caos, entre unos y otros se hicieron los suecos, cosa que en Movistar sabe hacer muy bien.

Esto es como esas faltas que no se sabe muy bien desde dónde se lanzan y en pleno debate, va uno, saca y gol.

Pero Rigo Urán también puso de su parte, no estando donde se le precisaba, con la maglia rosa en ristre, ¿pecó de ingenuo?

Creemos que sí, para formar el cocktail perfecto: entre unos y otros pusieron en la historia, una vez más el Stelvio, aunque siendo sinceros y haciendo un análisis más a largo plazo, creo que Nairo era el ciclista, de largo, más fuerte de aquella carrera.

Si no hubiera sido el Stelvio y su confusión, hubiera sido después, nunca vimos a Rigo Urán al Nivel de Nairo los días clave.

Gore 400×100 MArzo2020

 

Tres años después nuevo capítulo de Nairo en el Stelvio

Si en el primero le salió bien, esa vez no.

En la base del Stelvio, entonces la maglia rosa, Tom Dumoulin, se apea de la bicicleta, se quita la preciada camisola, se retira los tirantes y… el dolor de estómago le estaba matando.

No cazaría ya a sus rivales, apretando la general que finalmente ganaría.

Aquel día Nibali ganaría escapado con Landa, Nairo se pondría a medio minuto en la general, pero a pesar de la pérdida el neerlandés mantuvo la compostura en una situación muy complicada, tanto que incluso llegando descolgado empezó a ganar, aquel día, el Giro de Italia.

Nairo podría tener un Tour

Nairo Tour 2015 JoanSeguidor

Siempre hemos pensado que Nairo debería haber ganado el Tour de Francia 2015

Esta semana le hemos dedicado una hora y media a escuchar la entrevista que la gente de El Leñero le ha realizado a Eusebio Unzue, con muchos temas en la mesa y dos conceptos sobre todos: Nairo y el Tour de Francia.

Si tenéis un momento escucharlo, porque escuchar a Eusebio Unzúe es hojear un libro de sapiencia ciclista forjada en 40 años.

 

Una trayectoria, la del navarro, que a veces no entendemos como se plasma en lo que sucede o vemos en la carretera.

Incluso también lo que comenta de Nairo Quintana y sus opciones para el Tour de Francia.

Recordamos que fue el propio Movistar quien acuño aquello tan pegadizo del #SueñoAmarillo, un lastre que pesó en el ánimo de los aficionados y no aficionados de Nairo.

Permitidnos refrescar este párrafo escrito justo después de aquella etapa de Alpe d´ Huez, Tour 2015, en la que Nairo quemó su último cartucho para derrocar a Froome

A Nairo se le dijo el año pasado -por 2014- que se sacrificara, que dejara pasar el Tour, para que Alejandro Valverde fuera podio de una vez por todas en la mejor carrera. Se le programó el Giro y Valverde para el Tour. El colombiano ganó el rosa, pero Alejandro, otra vez, se quedó a las puertas de su objetivo en el Tour. Para la presente temporada los azules tenían clara la consigna: todo a Nairo, pero esas ideas no se están plasmando.

Aunque Nairo era el líder sobre el papel, el sacrificio de Valverde no ha sido obvio para el colombiano y en ocasiones el Movistar ha jugado a la defensiva cuando atacar sin descanso a Froome era la única opción. Se quiere el podio para Valverde, que se lo merece, pero en esa empresa se perjudica a Nairo. No nos parece un buen negocio. En Colombia están que arden contra el murciano y el equipo, no sé si es la mejor publicidad para la telefónica en un mercado tan obvio.

Porque Nairo y Froome son ciclistas cuya curva de rendimiento en una grande es invertida. Eso resultó claro hace dos años. Si la carrera tiene otro final en alto más, Nairo revienta a Froome. Se quedaron a las puertas y por eso el ataque de Nairo -sólo uno y certero- a cinco de meta se nos antoja pequeño para el objetivo que se persigue, que no es otro que ganar el Tour.

Gore 400×100 MArzo2020

 

La percepción de Unzue sobre Nairo tiene dos sentidos.

Uno certero, cuando dice que la mejor versión del colombiano va de 2013 a 2016, que luego el Tour ya no estuvo en su radar.

La progresión de puestos lo explica perfectamente,

Otro tramposo, diciendo que nunca tuvo un mano a mano con Froome, omite aquella famosa etapa de los Pirineos en la que aislaron al inglés, una ocasión de la que uno de los actores, Rubén Plaza aún se arrepiente…

Se escuda también en las cronos, como si la modalidad fuera estigma, como si no le hubiera ayudado a Indurain años antes.

Pero si aquel Tour sólo tuvo un prólogo de trece kilómetros en Utrech, y la crono por equipos que en famoso documental admite que nunca preparan a conciencia.

La clave fue la jornada neerlandesa y los esos cortes, cosa rara, el colombiano siempre va muy delante.

Sin embargo no habla de un planteamiento exasperantemente conservador, sobre todo en el Tour 2015, una carrera de la que salimos con la sensación que se buscó el podio para Valverde antes que cualquier otra cosa.

Derribar a Froome en aquellos Tours durante la tercera semana era factible, una opción que se respiraba en el ambiente, aunque tomando riesgo, no esperando a viéndolas venir.

Nairo explotó muy joven, lleva una eternidad en esto y tiene treinta primaveras aún, tanto que entonces parecía que iba a tener toda la vida para ganar el Tour, pero la francesa es una carrera cuyo tren pasa una o dos veces en la vida, y cuando lo tienes delante hay que tomarlo, como Egan Bernal el año pasado.

Nairo no lo cogió entonces y todo se le ha complicado, en el colmo de la maña suerte, este año, que iba con un tiro está todo en el aire… veremos si cuando esta historia acabe, el colombiano tiene motivos para arrepentirse.

Imagen: Telemundo