El liderato de Arkea, ahora entre Barguil y Nairo

Nairo Quintana Calendario JoanSeguidor

Si Barguil sale al nivel de Nairo en el Tour: ¿para qué ha servido el cambio de equipo?

El tema del liderato es una cuestión de estado, de estado mayor, en este ciclismo, un fantasma que va y viene aparece y desaparece y para Nairo es casi una obsesión, Barguil va en esa ruleta.

No le pasa sólo a él, andan de el lío en el Team Ineos, en el Movistar han partido los objetivos y veremos cómo lo montan en el Jumbo.

Pero hay temas que vuelven, no sé si queriendo, o  porque el destino es muy cabrón, y el del liderato es la estrella.

Hace unos días, el sólo rumor de que Froome fichara por Bahrain hizo revivir las peores pesadillas a Mikel Landa.

El alavés tiene en Wouter Poels un arma de doble filo y aunque el neerlandés nunca haya tenido consistencia más allá de días estelares en favor de sus líderes, está ahí, como la niña de la curva.

Cruz 400×100 Banner Landing

 

Leemos al capo del Akea, Emmanuel Hubert que pone el mismo listón para Nairo y Warren Barguil.

El objetivo de la temporada de Akea es como el del Ineos, o cualquier otro equipo, ganar el Tour, es indiferente con qué o con quién.

Warren Barguil y Nairo Quintana están en la parrilla de salida juntos en la empresa, de hecho se habla de ambos y «ambos lo saben» que el equipo es lo primero porque si el equipo va junto «ambos irán mejor».

Se cae del limbo, Nacer Bouhanni, que no tiene argumentos en un Tour de escaladores, ya ha sido descartado de hecho, en pos de otros objetivos, es increíble la suerte del velocista francés, que ve pasar los Tours sin poder tomar parte, sea por el motivo que sea.

WD-40 400×400
Cruz 400×400

 

La verdad no habíamos oído nunca en Arkea decir que Barguil era tan baza como Nairo Quintana, de hecho nos estalla la cabeza en pensarlo.

Warren Barguil es un corredor con tanto talento como inconsistencia para el Tour, desde que explotara, en aquella Vuelta de hace siete años, sólo ha tenido dos campañas medianamente buenas, la citada de la Vuelta, y la que acabó ganando dos etapas y el maillot de la montaña en el Tour.

El año pasado ganó un durísimo campeonato francés y… poco más.

El sonrojo en el entorno de Quintana dede ser interesante, más cuando medir las opciones de Barguil con la misma intensidad que las de Landa o Valverde, los anteriores colíderes en el equipo de Nairo, no ofrece discusión.

Nairo ha fichado por un equipo que le implica un paso atrás, no es World Tour, a su vez le equiparan a un ciclista famoso por hacerse el sueco cuando tuvo que ayudar a otros… el paisaje emana morbo, morbo del bueno, y no creo que el inicio de temporada galáctico de Nairo -con todo lo que ha pasado febrero nos parece la prehistoria- pueda servir para decir que ha vuelto la mejor versión del colombiano.

Ya puede ponerse las pilas Nairo y venir a full de Colombia, para cuando les permitan viajar, y hacer un agosto que le ponga en plata la capitanía del Tour, porque si Barguil tercia, mucho me temo que lo del tridente de Movistar será un bonito recuerdo ante la nueva-vieja normalidad del colombiano.

Gore 400×100 MArzo2020

Nairo y el mal de altura en el Stelvio

Nairo Stelvio Giro 2014 JoanSeguidor

Pasara lo que pasara en el Stelvio, Nairo era el mejor del Giro 2014

En estos días de Giro, que deberían ser de Giro, revisamos algunos pasajes del pasado inmediato en a carrera más bonita de la faz de la tierra y empezamos por la curiosa relación de Nairo Quintana con el Stelvio…

«Hemos coronado juntos el Stelvio y en el descenso Europcar y Hesjedal han comenzado a bajar fuerte. Tanto Izagirre como yo hemos seguido su rueda y, cuando hemos llegado abajo, hemos visto que el grupo estaba partido. En ningún momento fue un ataque bajando ni escuché nada de que la carrera fuera a neutralizarse, ni por parte de la organización, ni desde el coche del equipo»

Eso dijo Nairo tras acabar aquella famosa etapa del Giro de 2014 en la que el colombiano asaltaba la etapa y la maglia rosa.

Un ataque en toda regla, de aquel ciclista que había maravillado en el Tour anterior, de blanco impoluto, poniendo en problemas al propio Chris Froome.

Un ataque que dejó víctimas en la cuneta, con Patrick Lefevere lanzando fuego contra todos, especialmente la organización que lanzó un tweet que tuvo que desmentir sobre la propia neutralización.

«Tenemos que demostrar que en la cima del Stelvio la radio dijo que había motos con banderas y que no se tomarían riesgos y que al final del descenso cada grupo podría comenzar con las distancias que tenían cuando coronasen. Entonces, el Giro eliminó su ‘tuit’ y culparon al hombre de la radio. Creo que cambiaron su decisión porque eran felices de que Quintana, Hesjedal y Rolland estuvieran escapados y que era bueno para el Giro»

Cruz 400×100 Banner Landing

 

¿Qué pasó con Nairo y Urán en el Stelvio?

Creo que en esa historia todo el mundo puso de su parte.

Nairo Quintana dice que se solapó a los Europcar y Hesjedal, que por aquel tiempo hacía de ilustre dinamitero de la corsa rosa, que no oyó nada, pero la foto de la moto con la bandera roja es tan cierta como que ondeó por la niebla de la cima del coloso.

Nairo Stelvio
Ciclismo Internacional

Otra cosa es que en aquel caos, entre unos y otros se hicieron los suecos, cosa que en Movistar sabe hacer muy bien.

Esto es como esas faltas que no se sabe muy bien desde dónde se lanzan y en pleno debate, va uno, saca y gol.

Pero Rigo Urán también puso de su parte, no estando donde se le precisaba, con la maglia rosa en ristre, ¿pecó de ingenuo?

Creemos que sí, para formar el cocktail perfecto: entre unos y otros pusieron en la historia, una vez más el Stelvio, aunque siendo sinceros y haciendo un análisis más a largo plazo, creo que Nairo era el ciclista, de largo, más fuerte de aquella carrera.

Si no hubiera sido el Stelvio y su confusión, hubiera sido después, nunca vimos a Rigo Urán al Nivel de Nairo los días clave.

Gore 400×100 MArzo2020

 

Tres años después nuevo capítulo de Nairo en el Stelvio

Si en el primero le salió bien, esa vez no.

En la base del Stelvio, entonces la maglia rosa, Tom Dumoulin, se apea de la bicicleta, se quita la preciada camisola, se retira los tirantes y… el dolor de estómago le estaba matando.

No cazaría ya a sus rivales, apretando la general que finalmente ganaría.

Aquel día Nibali ganaría escapado con Landa, Nairo se pondría a medio minuto en la general, pero a pesar de la pérdida el neerlandés mantuvo la compostura en una situación muy complicada, tanto que incluso llegando descolgado empezó a ganar, aquel día, el Giro de Italia.

Nairo podría tener un Tour

Nairo Tour 2015 JoanSeguidor

Siempre hemos pensado que Nairo debería haber ganado el Tour de Francia 2015

Esta semana le hemos dedicado una hora y media a escuchar la entrevista que la gente de El Leñero le ha realizado a Eusebio Unzue, con muchos temas en la mesa y dos conceptos sobre todos: Nairo y el Tour de Francia.

Si tenéis un momento escucharlo, porque escuchar a Eusebio Unzúe es hojear un libro de sapiencia ciclista forjada en 40 años.

Cruz 400×100 Banner Landing

 

Una trayectoria, la del navarro, que a veces no entendemos como se plasma en lo que sucede o vemos en la carretera.

Incluso también lo que comenta de Nairo Quintana y sus opciones para el Tour de Francia.

Recordamos que fue el propio Movistar quien acuño aquello tan pegadizo del #SueñoAmarillo, un lastre que pesó en el ánimo de los aficionados y no aficionados de Nairo.

Permitidnos refrescar este párrafo escrito justo después de aquella etapa de Alpe d´ Huez, Tour 2015, en la que Nairo quemó su último cartucho para derrocar a Froome

A Nairo se le dijo el año pasado -por 2014- que se sacrificara, que dejara pasar el Tour, para que Alejandro Valverde fuera podio de una vez por todas en la mejor carrera. Se le programó el Giro y Valverde para el Tour. El colombiano ganó el rosa, pero Alejandro, otra vez, se quedó a las puertas de su objetivo en el Tour. Para la presente temporada los azules tenían clara la consigna: todo a Nairo, pero esas ideas no se están plasmando.

Aunque Nairo era el líder sobre el papel, el sacrificio de Valverde no ha sido obvio para el colombiano y en ocasiones el Movistar ha jugado a la defensiva cuando atacar sin descanso a Froome era la única opción. Se quiere el podio para Valverde, que se lo merece, pero en esa empresa se perjudica a Nairo. No nos parece un buen negocio. En Colombia están que arden contra el murciano y el equipo, no sé si es la mejor publicidad para la telefónica en un mercado tan obvio.

Porque Nairo y Froome son ciclistas cuya curva de rendimiento en una grande es invertida. Eso resultó claro hace dos años. Si la carrera tiene otro final en alto más, Nairo revienta a Froome. Se quedaron a las puertas y por eso el ataque de Nairo -sólo uno y certero- a cinco de meta se nos antoja pequeño para el objetivo que se persigue, que no es otro que ganar el Tour.

Gore 400×100 MArzo2020

 

La percepción de Unzue sobre Nairo tiene dos sentidos.

Uno certero, cuando dice que la mejor versión del colombiano va de 2013 a 2016, que luego el Tour ya no estuvo en su radar.

La progresión de puestos lo explica perfectamente,

Otro tramposo, diciendo que nunca tuvo un mano a mano con Froome, omite aquella famosa etapa de los Pirineos en la que aislaron al inglés, una ocasión de la que uno de los actores, Rubén Plaza aún se arrepiente…

Se escuda también en las cronos, como si la modalidad fuera estigma, como si no le hubiera ayudado a Indurain años antes.

Pero si aquel Tour sólo tuvo un prólogo de trece kilómetros en Utrech, y la crono por equipos que en famoso documental admite que nunca preparan a conciencia.

La clave fue la jornada neerlandesa y los esos cortes, cosa rara, el colombiano siempre va muy delante.

Sin embargo no habla de un planteamiento exasperantemente conservador, sobre todo en el Tour 2015, una carrera de la que salimos con la sensación que se buscó el podio para Valverde antes que cualquier otra cosa.

Derribar a Froome en aquellos Tours durante la tercera semana era factible, una opción que se respiraba en el ambiente, aunque tomando riesgo, no esperando a viéndolas venir.

Nairo explotó muy joven, lleva una eternidad en esto y tiene treinta primaveras aún, tanto que entonces parecía que iba a tener toda la vida para ganar el Tour, pero la francesa es una carrera cuyo tren pasa una o dos veces en la vida, y cuando lo tienes delante hay que tomarlo, como Egan Bernal el año pasado.

Nairo no lo cogió entonces y todo se le ha complicado, en el colmo de la maña suerte, este año, que iba con un tiro está todo en el aire… veremos si cuando esta historia acabe, el colombiano tiene motivos para arrepentirse.

Imagen: Telemundo

Nairo en el documental de Movistar Team

Nairo Arkea JoanSeguidor

El desdén de Nairo hablando del documental de Movistar no es la mejor forma de recordar ese periodo

El otro día cuando entramos en ese acierto, y esperemos que cunda, que ha sido el documental del Movistar Team ya fuimos sinceros del goteo que llevaríamos en su visualización, es decir uno cada semana, hemos visto el que acaba con Carapaz ganando el Giro y por tanto hemos quedado en el preludio del Tour, con Nairo, Landa y toda la troupe.

El Tour desde luego es el plato fuerte, si acabaron dándose un masaje los tres líderes en el autobús.

Cruz 400×100 Banner Landing

 

El anticipo es bueno, -no hemos querido ni mirar comentarios-  Landa y Nairo admitiendo que no esperan nada el uno del otro.

La sinceridad del documental del Movistar no era una necesidad, era una obligación, porque la relación Nairo-Landa fue como la cuerda de una guitarra desde el mismo momento del fichaje del alavés, meses antes de recalar.

Ya hablaremos de lo que nos parezca ese cuarto episodio, veremos si aguantamos como cuando veíamos series de los ochenta, de semana en semana.

Entretanto hemos leído las opiniones del colombiano respecto al documental telefónico:

«No he tenido el honor de verlo, he escuchado muchos comentarios, solamente les puedo comentar lo que viví durante las grabaciones porque no lo he visto

Hay cosas que me han gustado y otras que no, recordar malos momentos no me gusta, prefiero quedarme con lo bueno

Gore 400×100 MArzo2020

 

Fue algo muy arriesgado porque no se oculta nada de lo que hay dentro de un equipo

Obviamente Nairo y Landa tenían que ser las «vedettes» del documental de Movistar, dos hombres un objetivo, aunque no verlo, hablar con ese desdén en un mundillo tan pequeño, en un proyecto, que es el de tu anterior equipo, que sin duda te ha dado no pocas cosas, no creo que sea lo más acertado.

Nairo ha volado en lo poco que hemos visto de este 2020, pero esto es ciclismo, hay boomerangs que vienen y vuelven, y a veces admitir que las cosas no fueron perfectas, por ninguna de las dos partes, se impone.

Entendemos que haya quemazón de Nairo con los azules, algo que será recíproco, el periodo ya se cerró, se le grabó en la intimidad -se editó no lo olvidéis- y salir del paso sin más por el documental de marras tampoco cuesta tanto, más cuando con este confinamiento empezamos a ver la vida más relajada.

En fin, que veremos en qué queda…

Coronavirus: Cinco ciclistas que lamentarán el parón

Max Schamann Paris-Niza

Cinco competidores que tendrán que llevar su fenomenal estado de forma a la nevera

Pueden ser más que cinco, por que algunos no habían exhibido músculo aún, pero hay cinco ciclistas que van a acordarse de esta desgracia…

En lo poco que hemos visto de temporada, con dos meses escasos de carreras, y con todo lo gordo por venir, el sábado debía ser San Remo, lo cierto es que el parón que marca la París-Niza ha pillado a muchos corredores y nombres importantes del pelotón a full de forma ante la inminencia de grades carreras.

Sin embargo, son cinco los ciclistas que creemos van a lamentar este lamentable e impuesto parón que amenaza con arruinar la temporada de ciclismo en 2020.

Ciclobrava – 400×100 Landing
400×100 Sea otter Landing
Gravel Ride 400×100

Empezamos por el propio ganador de la París-Niza, Max Schachmann, un ciclista que un día nos platearemos si puede ganar una grande, pero que en el caso de las clásicas que se nos venían encima era una baza de primer orden.

Decir que San Remo le va bien a Schachmann creo que es una obviedad, su arrancada y potencia, su descenso le situarían como outsider al Poggio.

Eso sin olvidar que su calidad le llevó hasta el podio de Lieja, hace menos de un año.

Otro que tenía una primavera para crecer era Sergio Higuita, que no pudo con el alemán antes de llegar a Niza, pero que con esas ganas de aprender que tiene podía dar el do la que sería su primera campaña entera en un World Tour.

Si Sergio Higuita sobrevivió a los abanicos de la carrera hacia el sol, verle en Itzulia o en Árdenas era uno de los alicientes para rematar una las explosiones más sonadas de tiempos recientes.

Vanmarcke Higuita podio joANsegudidor

Al igual que Higuita, otro colombiano ha visto truncado un inicio de traca, sí es Nairo Quintana y el estado de forma que ha lucido en este primer ciclo ha sido insultante.

No sabemos si hubiera ganado la París-Niza sin la caída y el corte que le dejó fuera de la general, pero está claro que hubiera influido.

Está claro que no es lo mismo Provenza que la París-Niza, y esos cortes son la evidencia, pero que el boyacense ha sido el ariete del nuevo Arkea es un hecho.

Se pierde la opción de haberle visto en la Volta del centenario, quizá en Itzulia… carreras que ganó un día y que veíamos en su radar.

De cara al adoquín, y quién sabe si para algo más, el salto de calidad y confianza que han dado estos días ponían a Tiesj Benoot y Jasper Stuyven en primera línea.

El primero podía optar a todo, por que verle delante sólo en Flandes era incompleto, también le situábamos en Árdenas.

Benoot dijo, con razón, que era una pena este paréntesis le pillara con estas piernas.

En el caso de Stuyven, es muy complicado quedarse como cualquier cosa con esa forma de rodar, a todas luces un lujo.

Creo que con la Het Nieuwsblad que se marcó, ganando a un coco como Lampaert, estaba ahí, luego ya sabemos que los monumentos son pocos y caen en manos de menos.

Cruzando los dedos para que, cuando vuelvan, estos y otros corredores vuelvan a deleitarnos con lo que saben y queremos verles hacer.

Entretanto, nos quedará el consuelo de imaginar lo que pudo haber sido…

Ciclo 21 – 400×100
Cruz 400×100 Banner Landing
Mov_Gore

El cambio de equipo le sentó bien a Nairo

Nairo Arkea JoanSeguidor

En el Arkea, Nairo Quintana parece haber encontrado el equilibrio que tuvo en los primeros años de Movistar

El primer y efímero tramo de temporada 2020 no engaña en cifras, calidad y estadísticas: Nairo Quintana se ubica entre los top de este estrecho margen de competición y la realidad le secunda.

Figura en el CQ Ranking como uno de los corredores más laureados: cinco triunfos, los mismos que Remco Evenepoel, uno más que Tadej Pogacar, uno menos que Jonathan Restrepo, colombiano ahora en el Androni que hizo fortuna en Tachira y Uganda.

Ciclobrava – 400×100 Landing
400×100 Sea otter Landing
Gravel Ride 400×100

Convenía ver a Nairo fuera de Movistar pero también en una carrera del nivel de París-Niza, la prueba del algodón.

Creo que el resultado habla por sí solo, sobre todo cuando la carrera no le sonrió en la caída y corte que le sacaron de la lucha por la general.

Fue mala fortuna, desde los inicios a Nairo ha sido muy complicado pillarle en cortes y abanicos, pero no es infalible.

En esa etapa se olvidó de la general, pero fijó el foco en la llegada en alto, una jornada triste, desangelada, un invierno ciclista se nos venía encima, aunque con la clase de Nairo, el ataque y el triunfo fue más llevadero.

Porque aquellos que nos atribuyen inadversión para con el ciclista boyacense, deberían ver los primeros escritos sobre Nairo en este mal anillado cuaderno y la descripción de un corredor que enomaraba en cada paso, que dejaba esencia de grandeza y triunfos cargados de calidad.

El Nairo anterior al Tour de 2016, aquel que no esperaba para golpear, ante la duda salía el primero.

Y aquí, en el enfriamiento de este corredor no sabemos si fue el huevo y la gallina, no sabemos si fue el equipo o el corredor quien menguo su aureola, quien le secó la mentalidad ofensiva y valentía.

Creemos que habría de las dos partes, aunque conociendo quien lleva las riendas de Movistar: blanco y en botella.

Esta París-Niza tan desangelada era la prueba del algodón, de lo que había, que no era poco, aunque lejos de lo que tenía que haber estado, Nairo fue el mejor, como en Provenza y Alpes Marítimos.

Un ataque, uno solo, como los capos y se fue para firmar un arranque de temporada muy bueno, yo creo que mucho mejor del que hubieran imaginado en su equipo.

Ahora bien, faltaba gente, como decimos, y esto es largo.

Nairo, como todos, lo deja en manos de lo que vaya a ser y la suerte que corra esta temporada que queda rota por la mitad, sin primavera y con el Giro sin fecha en el calendario.

El daño es tremendo, ya lo sabemos, pero en lo poco que hemos visto, el salto al equipo francés le ha sentado bien al colombiano, y eso era algo, nunca lo escondimos, que no teníamos tan claro.

Imagen: FB de Equipe Arkéa

Ciclo 21 – 400×100
Cruz 400×100 Banner Landing
Mov_Gore

Nairo Quintana, con la París-Niza a su favor

Nairo Quintana Provenza JoanSeguidor

No vemos otro favorito para la París-Niza que Nairo

Entre los triunfadores del inicio de campaña, el arranque de Nairo Quintana se sitúa en la pole, pero ahora le viene el pez gordo: la París-Niza.

Ganador en dos cimas como el Ventoux, base del mismo, y Col d´ Eze para llevarse sendas generales en Provenza y Alpes Marítimos, Nairo ha empezado el año como acostumbraba no hace tanto cuando a estas alturas ya llevaba generales como Valencia y Tirreno.

Entonces se decía, que en Movistar se descargaba una importante parte de responsabilidad sobre el colombiano, que se hacía sumar de inicio -ojo, como al propio Valverde- para el equipo, que…

Ciclobrava – 400×100 Landing
400×100 Sea otter Landing
Gravel Ride 400×100

 

Está claro, por que además siempre lo habíamos pensado, que Nairo necesitaba un cambio de aires. 

En Movistar las cosas ya no iban, ni con el equipo –reacciones como la de Marc Soler en Andorra-, ni con los mentores -Eusebio Unzué admitió que el Tour estaba fuera de su alcance-, ni siquiera con la prensa afín a los celestes: que no le diera un relevo a Landa en los Pirineos dolió como sal en la herida.

Hasta entonces, no se habían dado cuenta que el colombiano iba por camino muy diferente al de su equipo.

Ciclo 21 – 400×100
Cruz 400×100 Banner Landing
Mov_Gore

 

Y así nos plantamos en este inicio de temporada fulgurante.

Nairo lleva dos de dos, una efectividad sólo atribuible a Remco Evenepoel, y que el año pasado sólo imitó Primoz Roglic.

Arkea le ha sentando al boyacense, como éste al equipo.

Ahora ya no interesa saber si Nairo está sumando puntos que a los rojos les vendrán muy bien, puntos que fueron en febrero, lejos, lejísimos del objetivo del Tour, carrera que quita y da razones, por que todos se interesan, incluso sin ser, como vemos año tras año, la más bella o interesante.

Hay vida más allá del Tour, pero sobre él hay terquedad e insistencia por parte de muchos.

Y Nari está en esa onda, el mismo corredor que ha disparado a su equipo, con la contribución de Bouhanni en la clasificación.

Y ahora viene la París-Niza, la carrera que semanas atrás teníamos como prueba del algodón para Nairo Quintana.

Una carrera que, dadas las circunstancias, no será lo que se esperaba.

Sea como fuere, Nairo Quintana es el gran favorito a la París-Niza, donde se iba a encontrar con otro escalón de rivales que por ese bicho al final no van a comparecer.

Especialmente hablamos de quien defendía dorsal uno, Egan Bernal, y Primoz Roglic.

En cambio disputarán la carrera Romain Bardet, Richie Porte y Thibaut Pinot, corredores que el colombiano ganó en Col d´ Eze, y de forma amplia además, y se le añaden Vincenzo Nibali y Julian Alaphilippe.

Todos parecen lejos de su mejor momento, quizá podríamos contar con el ganador del Tour Colombia, Sergio Higuita, quien hace un año se debía al equipo de la Fundación Euskadi.

La París-Niza pinta a Nairo Quintana, otra cosa sería una sorpresa.

Veremos si su equipo controla este pelotón diezmado, si le arropa y le lleva por unas etapas iniciales que son un premio y trampa de abanicos y viento, la crono de quince kilómetros y la traca final en Niza y alrededores.

Nairo Quintana ha empezado muy bien el año, la París-Niza debe poner la rúbrica

Sobre el triunfo de Nairo Quintana en el Ventoux y Provenza

Nairo Quintana Provenza JoanSeguidor

La parroquia de Nairo Quintana debería saber que esto es muy largo

Este sábado por la tarde, mediados de febrero, el ciclismo visitó la base del Ventoux sin más historia que la que Nairo Quintana permitió.

Una victoria de esas que no admiten discusión, como aquel ataque en Mas de la Costa en la Volta a la Comunitat Valenciana, un ataque y listo.

Nairo Quintana luce feliz en el Arkea, necesitaba un cambio dicen muchos, él alienta esa teoría

 

No lo dudamos, pero esto es el principio de noviazgo, ahora todo parece ir de cara.

Otra cosa es lo que vimos y hemos visto de Nairo Quintana en el Mont Ventoux.

En el Tour de Provenza no hubo discusión, rememoró ese ciclista que mil veces alabamos, porque era una gozada verle sobre la máquina, no iba en bicicleta, volaba literal y efectivamente.

 

Su ataque a siete de meta sin respuesta rival es de los que impresiona, pero, es que estamos en febrero.

Que recuerden Nairo y los suyos lo que les quemaba disputar la Tirreno cuando estaba en Movistar.

“Qué lejos queda el Tour” decían.

Todos los portabicicletas de Cruz

“Le obligan a disputarlo todo”.

SQR – GORE

 

El tiempo dirá, Dios proveerá, en unos días París-Niza donde tendrá rivales Tour y mayoritariamente colombianos.

El año pasado, por ejemplo, Egan Bernal le ganó en la Costa Azul y luego en el Tour el flaco mantuvo el tono.

Y sí, amigos, Nairo en el Ventoux pasó de llegar como un héroe vacío y roto por el esfuerzo en la cima a ser pillado agarrado de una moto, eso es así, y lo vimos, otra cosa es que negar la mayor sea ahora deporte nacional.

Decirlo puede ofender, pero fue cierto, como que en ese caos quizá no lo hizo con intención de beneficiarse…

Y con calma, que sabemos que Nairo ha ganado quince generales en su carrera, una cifra que nadie le niega, ni esconde, es un palmarés, tremendo, de lujo, desde aquella Itzulia, siete años hace, hasta la actualidad.

Si a veces nos cebamos, no siempre con razón, con Nairo no es capricho, es que esperamos lo mejor, siempre.