Tour: ¿Quién trabajará en Movistar?

Movistar Tour JoanSeugidor

La salida de los capos del Movistar complica la elección de roles en el Tour

Leyendo esta columna de Marc Soler en La Vanguardia sobre lo que significa correr el Tour en el Movistar pensaba cuán complicadas son las cosas en el cuadro celeste, en este cuadro celeste, aquí y ahora, en este momento…

DT-Swiss Junio-Agosto

 

Porque una cosa es querer crecer tranquilo, alejado de las prisas y urgencias que parecen haber tomado ciertos ciclistas, como hace Marc Soler y otra muy diferente es renunciar por sistema a tus objetivos personales, por muy joven que seas, en pos del equipo.

Marc Soler es un ejemplo, hay otros, pero también una realidad, los dos capos de Movistar para este Tour están con pie y medio fuera del equipo.

Eso dicen las malas lenguas y las fuentes más informadas.

 

Estos días hemos leído cosas gruesas en la parroquia colombiana sobre Mikel Landa, al que poco menos que acusan de querer mal para Nairo y ser un envidioso y mala persona.

Palabras gruesas que por mucho que busquemos en la hemeroteca no encontramos, como sí lo hacemos con palabras que el propio vasco suscribe y en las que nunca ha reconocido a Nairo como líder.

Suunto te retrata para siempre las salidas + memorables

Es decir, como pasaría en la geopolítica, cuando no mentas a tu rival o compañero, no lo reconoces y te postulas.

Ese postulado tiene un nombre, liderato del Movistar en el Tour, palabras que han revoloteado por la cabeza de Nairo Quintana desde el día que decidió que el Tour estaba en su radar.

 

Pero ocurre que Nairo y Landa, dicen, que dejarán el Movistar a más no tardar. 

Como Richard Carapaz, esto sí que es sangrante.

Bajas ostensibles, que podrán o no ser remplazadas con éxito, pero que ahora mismo su sola mención enrarece, no puede ser de otra manera, el ambiente del Movistar en el Tour.

¿Va a trabajar Landa para Nairo?

Esa es la gran pregunta.

Objetivamente, debería, profesionalmente, por supuesto…

Pero no está claro, nada claro, que Mikel Landa se vaya a jugar el bigote por un compañero que haya sido competencia directa en una capitanía que, sinceramente,  ninguno de los dos se ha ganado.

Pues si Nairo ha sido una sombra -queda ver lo que consigue en este Tour- de lo que fue, Landa siempre ha estado en el sitio erróneo para esquivar la caída de turno.

Sí, el afilador de Barguil con Alaphlippe acaba con él en el suelo, pero esta caída se suma a otras tantas…

SQR – GORE

 

Como decimos, objetivamente Mikel Landa debería trabajar para Nairo, pero ojo que el término trabajar tiene un sentido amplio para este alavés, creativo cuando se lo propone, y como con Carapaz en el Giro, trabajar puede ser atacar de lejos, poner nerviosos a los rivales y a ver qué sale.

Mikel Landa no ha escatimado en Astana o Sky en mostrar una rebeldía que ahora, con su salida en Movistar en los mentideros, creo que no podrá ocultar.

Nairo está ante la que consideramos su última opción de ganar el Tour, por suerte o desgracia ha ido a caer en una generación -la de Dumoulin, Bardet y Pinot- que convive entre otras dos que aprietan mucho, y no le queda excesivo tiempo.

Por otro lado vemos complicado que Landa confíe su epilogo a Nairo…

Y mientras la línea de Marc Soler, que seguirá en el equipo, ve la vida pasar.

¿A quién le gusta ver a Valverde de gregario?

Valverde gregario JoanSeguidor

Valverde nació líder y creció líder, por eso nos extraña verle de gregario

A nosotros no, no nos gusta ver a Valverde trabajando para terceros, de gregario, desde luego.

Y seguro que a muchos de vosotros también os disgusta ver a Alejandro como un doméstico de lujo, un gregario de Arco Iris.

Que sí, que tienen mucha razón los que elogian su grandeza, su dignidad y sencillez portando el maillot de Campeón del Mundo y trabajando con humildad para su equipo.

Esto no se lo puede quitar nadie.

SQR – Cerdanya Cycle

 

Dicho esto, a nosotros nos sigue doliendo ver a Valverde, con sus 39 años y su impresionante trayectoria, marcar el ritmo del Movistar.

De acuerdo que ya hacía más de un mes que lo venía diciendo, que él venía a trabajar para Landa y Quintana.

Nada que reprochar.

Algunos quizás no nos lo creímos, pero no por nada, no porque mintiera, por supuesto, pero sí pensando que se guardaba ese as en la manga que le diera libertad para hacer lo que le diera en gana en carrera.

Sin tener que depender ni sacrificarse por nadie.

DT-Swiss Junio-Agosto

 

Incluso el propio Movistar se vanagloria de que Alejandro, “con 39 años y toda una vida como ciclista profesional, con un Arco Iris en su pecho y espalda, no se le han caído los anillos para poner un paso durísimo al frente del pelotón por sus compañeros en todo un Tour de Francia”.

De acuerdo, pero… ¿para eso lo han llevado?

Incluso lo de “paso durísimo” podría ser muy discutible. Que nosotros sepamos no descolgó a nadie.

DT Swiss: la bicicleta se viste por las ruedas 

A nosotros nos dio la sensación de que no iba a tope, tampoco a medio gas, pero no «a full».

Tampoco su relevo, después de quitarse Marc Soler al frente del grupo, fue demasiado duradero.

Tan sólo unos pocos minutos, ¿cierto?

Esta vez fue al principio de la decisiva subida final a la Planche des Belles Filles, pero visto lo visto, parece que ésta será la tónica del tren del Movistar en las etapas de montaña: Soler-Valverde-Landa-Quintana.

¿Por este orden?

O mejor dicho… ¿debería ser éste el orden?

 

Porque hay algo que está muy claro: el eslabón de esta cadena es Alejandro.

Sin él, el Movistar se rompe como las cuentas de un collar.

“El Bala” también lo comentó hace pocas semanas, que él iba a mediar entre Landa y Nairo, porque Alejandro es el que transmite equilibrio, serenidad y templanza a ese tren que sin él corre el riesgo de descarrilar.

La prueba está en que cuando Valverde se aparta, nadie de su equipo le releva.

Y entonces es cuando sobreviene el caos.

De acuerdo que, por galones, tenía que ser Landa el que tirara del grupo, pero ya sabemos que Mikel no ha venido al Tour a trabajar para Nairo.

Quintana, el supuesto “capo”, por otro lado, tampoco dio la cara ni mostró esas ganas que se vienen esperando de él desde hace tiempo, más bien parecía escondido.

¿Vale la pena, entonces, que Valverde se sacrifique por él?

Ni por él, ni por nadie.

 

Cuando Alejandro  se quita del frente del grupo principal, el pelotón se despatarra,  Landa y Quintana se miran, no se mueven, echan un vistazo atrás y me imagino que piensan entre ellos aquello tan manido y divertido de “tira tú que a mí me da la risa”.

Está claro.

Vale que Landa lo intenta, a falta de 4 kilómetros, pero visto el resultado final aquello más bien pareció “un ataque de peseta” o “de fuegos artificiales”.

El caso es que, ante este panorama, Ineos no tiene más remedio que ponerse a comandar el grupo con Kwiatkowski, Bernal y Thomas, aunque por poco rato, ya que el orgullo de Alejandro lo lleva de nuevo a ponerse en cabeza para seguir tirando.

Porque Valverde no se había descolgado, simplemente se había ido a la sala de recuperación por unos instantes.

Tampoco dura mucho este intento de estirón, viendo que así no iba a ningún lado, vista la actitud de sus otros dos compañeros de equipo, no iba a hacerle el trabajo al Team Ineos.

Eso estaba claro.

SQR – GORE

 

De acuerdo que puede ser la primera vez que veamos a Alejandro sacrificarse y trabajar por el equipo y no tendríamos que alarmarnos por este hecho: es su trabajo y punto.

Está cumpliendo con su palabra y su deber de gregario.

Pero duele verlo así, sobre todo si luego su esfuerzo es en balde y ni Nairo ni Landa son capaces de ganar este Tour, teniendo un gregario de lujo y después de cargarse y quemar a todo un campeón del Mundo y de España.

Es algo a lo que no estamos acostumbrados, la verdad.

Marc-Alejandro-Mikel-Nairo… ¿cuál sería vuestro orden preferido?

Tour: Landa, Nairo y Movistar, tres son multitud

Moivstar Tour JoanSeguidor

En Movistar cuentan más las dos bazas para el Tour que la propia gestión de las mismas

Cada inicio de Tour, en las previas, los buenos deseos prenden en la familia del Movistar.

El padre, Eusebio, hablando en ese tono casi ecuménico: «El Tour sin Froome es como el rebaño sin el pastor«.

Los capos, por que son capos, aunque se dijera que había uno, expresando deseos y el comentario unánime que los azules presentan un equipazo.

Viene el Movistar crecido de la primera grande que han corrido con el sentido de equipo que han vendido tantas veces.

La victoria de Richard Carapaz, el quinto o sexto en las apuestas para el Giro, les sirve de asidero para decir que el Tour está en su punto de mira.

Un grupo, un espíritu que quieren resucitar en Francia, en julio, algo que no es sencillo, porque si algo se resiste en «chez Unzue» es ese Tour que alardean de haber ganado siete veces, cinco de ellas firmadas por un corredor que no asistió a la fiesta de conmemoración del equipo, hace unas temporadas, por razones no explicadas públicamente, aunque conocidas en el ámbito privado.

SQR – Cerdanya Cycle

 

El Tour de Francia es una piedra en el zapato del Movistar, la única grande que no ha ganado el equipo bajo patrocinio telefónico, y no es casualidad que así sea.

El Movistar que muchos señalan como uno de los equipazos de la carrera, no es la primera vez que viene con llenazo de estrellas a Francia.

Pero la estrategia que pareció rodar sola en este Giro, ha sido la excepción y no la norma.

DT-Swiss Junio-Agosto

 

Eusebio Unzue habla de dos cartas para el Tour, curioso, porque no hace mucho, y en varias ocasiones, hemos oído a Nairo Quintana decir que el técnico le juró y perjuró que él era el único y gran líder de los celestes.

Nairo Quintana compartirá capitanía con Mikel Landa, mientras Alejandro Valverde dice borrarse y ofrecerse como mediador.

Ni que esto fuera un matrimonio.

 

Sobre el papel Nairo y Landa parten en la zona media de favoritos para el Tour.

Incluso si nos apuráis, diríamos que el colombiano es más fiable, habida cuenta de su trayectoria.

Cuando se escribe de Nairo se recuerda bien: cinco participaciones y tres podios, un lujo, un lujazo que pocos pueden contar.

Un lujo que muchos sacan a relucir, como la Vuelta y el Giro que un día ganó, obviando que en este mundo vivir de rentas es hacerlo peligrosamente, y Nairo parece vivir de eso, últimamente.

El Movistar que su director le prometió capitanear no incorpora su mano derecha, el valioso Winner Anacona, en lo que parece una declaración de intenciones.

 

Intenciones que en el equipo de los frailes hablan de decisiones salomónicas, meter un ciclista de la confianza del colombiano, implicaría situar otro al lado del otro líder, Mikel Landa.

Pero ¿quién es la mano derecha de Landa en Movistar?

Las rebajas en Santa Fixie tienen chollos al 50%

En el enigmático alavés todo son preguntas y casi ninguna respuesta.

Tan enigmático como saber qué será de él en este Tour.

SQR – GORE

 

Si Nairo dice que él es el jefe, Landa asegura que se ve en el podio

Poco corral para tanto gallo, a no ser que prefiera dos en el podio, a luchar por la victoria.

Eso ya lo hicieron en su tiempo, y a Froome le cayó el segundo Tour con menos dificultades de las que pudo haber pasado.

Landa y Nairo, los dos en Movistar, ya se sabe lo que pasa cuando tres son multitud.

Su carrera es una eliminatoria, primero ganase la jefatura del equipo, y luego, resuelto el embrollo interno, ir a por los rivales, que no son pocos.

Tener dos bazas es siempre importante en una carrera así, pero gestionarlas bien lo es más.

En el Ineos, el año pasado Sky, demostraron saber hacerlo, de puertas hacia afuera entre Geraint y Froome.

Que sepan hacerlo en los celestes, como lo hicieron en el Giro, será la clave para sacar la cabeza entre tanto gallo con ganas de probar la gloria del Tour.

Tour: ¿Por qué no creemos en Nairo Quintana?

Tour- Nairo Quintana JoanSeguidor

Ahora mismo hay cinco tíos mejor posicionados que Nairo Quintana para ganar el Tour

Recta final para el Tour de Francia y la figura de Nairo Quintana asoma por el horizonte.

Figura elegante sobre la bicicleta, hierática, fina, una figura que nos gusta, que no transmite esfuerzo ni gimoteo.

Una figura que de un tiempo a esta parte es triste, como sin alma.

Gravel Ride SQR – 300×250

 

Decir que Nairo Quintana es uno más sería obviar la realidad, es el corredor más querido en su país, aunque crece el desencanto.

Un desencanto que va de la mano de su trayectoria, ajeno totalmente a los premios a los que dijo optar.

Hubo un tiempo que Nairo Quintana lo tuvo todo a favor, atacaba y hacía daño, en cualquier carrera que pisara, que ganó dos grandes, cada una con sus peculiaridades, el tema Stelvio y la bandera roja en el Giro y la Vuelta que Contador le puso en bandeja en Formigal.

Pero no os engañéis, podemos ponerle muchos peros a las dos grandes que lucen en el palmarés de Nairo, pero hay que estar ahí, ser un superclase y aguantar.

Eso lo lleva consigo.

SQR – Cerdanya Cycle

 

De esta guisa se presenta, otra vez, con el ánimo de ganar el Tour.

Es curioso, en su entorno, en su equipo ya no se habla de #sueñoamarillo, porque aquello se vio, entonces, que le quedaba muy grande.

Ahora se consagra la temporada al objetivo francés, se trabaja con discreción, compitiendo poco con el ánimo de ganar una carrera que ahora mismo no creemos que tenga en su radar.

Los Tours de Nairo, los buenos, aquellos que tuvo en la mano, fueron entre 2013 a 2015

En el primero debutó, pero maravilló, al año siguiente lo dejó estar por el Giro y en 2015 creemos que el objetivo de tener a Valverde en el podio nos dejó con las dudas eternas de ver si era capaz de poner a Froome en más apuros de los que el inglés ya pasó.

Hoy Nairo es un corredor que parece haber vivido sus mejores momentos en aquellas ediciones en las que optaba al maillot blanco.

DT-Swiss Junio-Agosto

 

Al colombiano no le cunde la pedalada ni esa clase que Dios le regaló.

Te proponemos un formato de dos etapas para completar un excepcional recorrido por las montañas de la Costa Daurada 

Todo lo que se pone y se respira sobre Nairo siempre levanta polémica, esa fama se la granjeó él mismo destacando desde hace tiempo.

Cuando si quiera tiene los treinta, parece que Nairo Quintana lleva una eternidad en el profesionalismo y llamando a la puerta del Tour.

Pero éste se le resiste porque que decimos, le entran más rivales por izquierda y derecha y no evoluciona.

 

 

En este Tour no estará Froome, pero sí una buena corte de favoritos de los cuales, a diez días del inicio, cinco suenan más favoritos que él

Sabemos que Richard Carapaz no era el gran favorito del Giro, y acabó ganado, eso es cierto, como también lo es que el ecuatoriano demostró esa convicción que Nairo parece haber dejado por el camino.

Ha pasado de ser noticia por sus victorias, que no son pocas ni malas, a serlo por declaraciones en las que se pone la venda antes de la herida.

Aquel Nairo que se quejó del viento de aquella famosa jornada de Montpellier, hace tres años, famosa porque fue la que Sagan y Froome se fueron por delante, vuelve de forma recurrente.

Es un corredor carente de carisma, entonces pareció que el viento sólo le sopló en contra a él, como que las cronos le perjudican más a él que a nadie, o que tener compañeros fuertes le inquieta porque duda de su lealtad.

SQR – GORE

 

Que Mikel Landa aterrizara en Movistar era posiblemente la esquirla que necesitaba el colombiano para dar el salto adelante, aprovechando que Valverde ya está de retirada en el Tour.

Pero lejos de eso, se queda a medio camino mientras reclama una capitanía que un día creímos que debería tener, pero que el paso de los años le está quitando la razón.

Está claro que el Tour lo gana uno, y que es complicadísimo acceder a ese trono.

No podemos criticar a nadie por no ganar el Tour, porque entonces lo haríamos con el 99,99% del pelotón.

El problema es cuando hablas de un corredor que ha hecho de su codo y el relevo al rival su leyenda reciente, desquiciando rivales -saludos a Yates y Dumoulin, entre muchos otros- y afición, e invitando a cambiar de canal.

Es complicado creer en Nairo para este Tour, todo lo demás sería un acto ciego de fe, incluso sin Froome ni Dumoulin.

Nairo Quintana, fuera del Movistar hace mucho frío

Nairo Quintana Arkea JoanSeguidor

Que Nairo Quintana deja Movistar lo venimos oyendo hace mucho tiempo

Es curioso cómo pinta el «mercato» ciclista.

No sé si ha sido el triunfo de Richard Carapaz en el Giro, el hecho de que Nairo Quintana y Mikel Landa expiren sus compromisos el 31 de diciembre…

No sé qué ha sido, pero el corrimiento de sillas que se anuncia es interesante, e inédito, diría yo, en pleno mes de junio, en el dulce paseo que va desde el Giro al Tour.

Gravel Ride SQR – 300×250

 

De todo lo que se ha dicho, sinceramente, la opción de Nairo Quintana al Arkea francés me parece una opción sin pies ni cabeza.

Y por varios motivos.

Yo no sé si Nairo Quintana esté bien o no en Movistar, aunque a veces las cosas se hayan ido un poco de madre, como la vez que el papá del corredor habló hace un par de años, cuando lo que sucedía, es que su hijo no iba más.

Al margen de aquello, de la obsesión casi enfermiza de poseer el liderato en exclusiva por parte del colombiano, Nairo Quintana no creo que pueda quejarse de este periplo en el Movistar, el equipo en el que se ha hecho ciclista y la estrella que es.

SQR – Cerdanya Cycle

 

El rumor de Nairo Quintana al Arkea, para cobrar dos kilos y medio por campaña suena tan raro, que no leímos ni oímos un fichaje más complicado desde aquellos días que se dijo que Purito podía recalar en el Argon, sí el entonces equipo de Kittel y Degenkolb, un equipo hecho para rodar en el llano apostado a uno de los mejores escaladores del mundo.

El Arkea es clase media del pelotón, un equipo que capitanear por una buena pasta puede ser interesante, si no fuera porque el proyecto deportivo no hay por donde compararlo.

Si Nairo espera tener niñeras del nivel de Erviti, Castroviejo o Gorka Izagirre, sin olvidar el periplo de Fran Ventoso, en el Arkea, será complicado, a día de hoy que se lo solucionen.

Brice Felliu, lo más sonado de su carrera empezó y acabó en llegada a Andorra, hace diez años, en el Tour, Amael Moinard, un clásico de las escapadas de primera semana del Tour, Kévin Ledanois, un joven que promete…

Eso es lo más granado.

Si Nairo quería un equipo de perfil bajo, voila. 

DT-Swiss Junio-Agosto

 

Luego está la capitanía, esa letra pequeña que debe figurar en cualquier acuerdo que Nairo deba firmar.

En el Arkéea corre uno de los ciclistas más rebeldes del pelotón, aquel que con la sola posibilidad de trabajar por otro salió pues en polvorosa para recalar en un profesional, viniendo del un World Tour.

Será interesante saber el nivel de compromiso sería capaz de asumir Warren Barguil en la causa de Nairo Quintana.

 

 

El resto del Arkéa es complicado valorarlo, no entraremos en la opción de Greipel, quien cada vez parece más ajeno al ciclismo porque sencillamente los años pasan.

No hay punto de comparación.

El Cruz Criterium está diseñado para el transporte seguro de la mayoría de tipos de bicicletas

La oferta puede parecer golosa, de ser cierta, el proyecto deportivo no lo es, ni siquiera en el caso que Nairo volviera a ser el de antes, cosa que ya hemos visto que no es sencilla.

SQR – GORE

 

Por que otros ya lo experimentaron, un saludo a Rui Costa, salirse de ciertos sitios significa entrar en la intemperie más cruel y atroz.

Movistar puede parecer una mala opción hasta que pruebas otras cosas, otros sitios, y eso los celestes lo tienen bien hilvanado.

Que el tiempo de Nairo en el equipo telefónico hace meses que expiró creo que lo tenemos claro, otra cosa es adónde vaya y cómo marche.

Porque una cosa es querer ser cabeza de ratón y otra creerse pilotar un elefante.

Imagen: FB de Tour Colombia

 

Movistar para el Tour: susto o muerte, Nairo o Landa

Nairo Vuelta Tour JoanSeguidor

Ni Nairo ni Landa están entre los principales favoritos para el Tour

Si Movistar un día quiso capitalizar el morbo haría muy bien en hacerlo, porque otra cosa no, pero los celestes encienden la red, a veces, yo creo, sin quererlo.

No han pasado ni 72 horas del dulce final del Giro de Italia, una carrera que ha sido un sueño para los telefónicos, que la gente ya procura la alienación y los roles de los jefes del equipo de cara al Tour de Francia.

Gravel Ride SQR – 300×250

 

Cada uno por su lado, en us rinconcito y medios afines, Mikel Landa y Nairo Quintana han sacado del armario la bicefalía en la cuenta atrás del Tour de Francia.

Y digo bicefalía, porque Alejandro Valverde parece en otra esfera, con su arcoíris y enrarecida campaña, con los galones, experiencia y poso para hacer lo que le venga soberanamente en gana.

De ese grupo, ya se ha apeado Richard Carapaz, que sabe que al factura de ganar el Giro es larga, y en Francia suele sentar mal.

Quizá el ecuatoriano quiera ahorrarse imágenes duras.

SQR – Cerdanya Cycle

 

Así las cosas tenemos a Nairo Quintana y Mikel Landa postulándose para capitanear un equipo que no hace tanto era la sombra y principal amenaza de los que son auténticos capos de la carrera francesa, sí los Ineos, otra Sky.

Sinceramente debatir sobre Landa o Nairo cuando vemos lo que los ingleses llevarán a bordo, los dos últimos ganadores y el que posiblemente lo sea un futuro cercano, suena un poco a chufla.

Pero es lo que hay.

Si el Movistar del Giro fue un rodillo, todo salió a la perfección, el del Tour es un equipo que ha dado tres o cuatro pasos atrás.

El problema es que los celestes es una de las bazas más importantes para hacerle frente al Ineos, quien por cierto se puede llevar a Richard Carapaz por un sueldo 16 veces mayor.

Estas cosas deberían mirarse en la UCI.

DT-Swiss Junio-Agosto

 

Pero es harina de otro costal.

¿Quién debería liderar el Movistar para el Tour de Francia?

Hace tres años, diría sin duda que Nairo Quintana, así lo apostillábamos entonces cuando iba con Alejandro Valverde de la mano.

En 2016 Nairo trazó una línea en su progresión en el Tour, pasó de ser un fijo en el podio, a caerse del mismo, previo paso por la tercera plaza y desaparecer de los puestos de honor.

Y no sólo eso, en este tiempo, Nairo se ha granjeado una merecida fama de quejica y conservador, la historia del codito, ya sabéis, un fantasma muy presente que le persigue porque él mismo invoca cada vez que le falta el aliento al frente del grupo.

 

El codo de Nairo o no, lo cierto es que no son pocos los que barruntan sobre su evolución y la posibilidad que sus mejores días hayan pasado.

Voló alto, altísimo de inicio, y eso no fue a más.

Que si los colombianos explotan rápido, que si Nairo ya tocó techo… creo que lo que pasé este Tour es clave, un punto de inflexión para el boyacense.

A diferencia de Carapaz con Movistar, si es cierto que Nairo ha firmado por adelantado ese contratazo con el Akeas, habrá hecho muy bien.

Porque confiar en él en este Tour y los venideros es mucho confiar.

 

Puede decir que el Tour le obsesiona, que le quita el aliento, que lo desea desde pequeñito, además del Tour, a Nairo ya no se le ha visto ni en condiciones de disputar la Vuelta a España, ni siquiera el Giro que Dumoulin le ganó por la mano.

Datos en mano, Nairo Quintana tiene un palmarés excepcional, pero esa curva de rendimiento no remonta.

El palmarés de Nairo no es comparable al de Mikel Landa, en cantidad y calidad, pero el palmarés no es lo único que cuenta para liderar un bloque como el Movistar.

Dice Landa, el ciclista de las frases que sentencian y las caras que pagan, que quiere la mitad del liderato, si es que Nairo ha dicho que debe liderar el equipo.

SQR – GORE

 

Sinceramente, esto es susto o muere, porque Landa tampoco da garantía de éxito en Francia, ni siquiera estar ahí, donde esa clase que tiene sobre la bicicleta se supone que debe situarle.

Estos días están siendo duros para Landa en las redes, han sacado del recuerdo corredores horrendos sobre la bicicleta, pero resultones, algunos como Fernando Escartín o Paco Mancebo, para hablar de Landa.

Ni Escartín ni Mancebo ganaron una grande, pero es cierto que cuando corrieron dejaron sello de entrega y lucha.

Las maglias del Giro en un click 

Quizá cuando Landa se retire tenga algo similar a ambos, quizá no, lo cierto es que los años pasan para el alavés, que también parece que se va del Movistar, y las cosas siguen como siempre.

Un Mikel Landa inspirado es un cañón, pero el aire le da de tanto en tanto.

Lleva el Giro en las piernas, que no es poco, y cada vez que ha ido de líder una de tres, o no acaba, o se pierde en la general y corre por arrebatos, o le llega un tercero que le toma la delantera en el mando.

Movistar ante el Tour, la carrera que han ganado siete veces como estructura histórica, la que más.

Esta historia ya la hemos visto antes, y sabemos cómo acaba y no precisamente cómo les gustaría.

Nairo Quintana necesita un equipo débil

Tour- Nairo Quintana JoanSeguidor

Nairo Quintana prefiere compañeros inferiores para el Tour para estar más tranquilo

Con el Giro que está plasmando el Movistar, Nairo Quintana tuvo su cuota de gloria en las redes.

Esa boquita cada vez que se abre no deja indiferente.

Nos puede gustar más o menos como corredor, como persona, como ser humano, pero este Nairo es un ciclista que camina hacia la caricatura de ese grandísimo competidor que un día fue.

Gravel Ride SQR – 300×250

 

No decimos que hoy no lo sea, pero el declive que se adivina en su trayectoria no se disfraza ni con palabras gruesas ni declaraciones que suenan a burla, directamente a burla de sus seguidores, compañeros, equipo y mundillo en general.

Dicen en El Tiempo, medio colombiano, que la obsesión de Nairo Quintana tiene nombre y apellido: Tour de Francia.

Y esa obsesión en Nairo siempre se plasma igual: tiene que ser el líder, debe ser líder del equipo.

SQR – Cerdanya Cycle

 

Y así lo explica:

Eusebio ha dicho que yo soy el líder y por eso he entrenado. Está claro que los compañeros están bien, andan bien. Hay que esperar a ver cómo llegan del Giro. Espero tener a Carapaz en el Tour, pero hay que esperar. El triunfo de él en el Giro es como una victoria de Colombia, pues comenzó acá

Lo que le haya dicho Eusebio Unzúe lo sabrán ellos dos, que debería ser el líder de Movistar, por enésima vez, en el Tour de Francia creo que cae por su propio peso.

Mikel Landa está gastando cartuchos en el Giro, y algunos dirán, que hace dos años los gastó también y voló en el Tour.

Cierto, pero entonces Landa no corrió para ganar el Giro como sí está haciendo ahora.

Por que Landa quiere ganar el Giro, no lo esconde y actúa en consecuencia.

DT-Swiss Junio-Agosto

 

Luego el resto del equipo, más de lo mismo con Richard Carapaz, en el caso de Valverde, parece de vuelta, y Marc Soler sigue madurando, lleva tanto tiempo madurando que un día caerá del árbol.

Así las cosas que Nairo, repetimos, sea el líder del Movistar en el Tour, entra dentro de lo normal.

Se ha jugado toda la campaña a ello, otra cosa es que no pise el podio desde hace tres años.

Prosigue hablando el risueño colombiano del recorrido del Tour, hablando de las subidas y que por suerte no habrán cronos que le lastren, cuando hace años que el Tour no pone cronos en condiciones y las que pone son cortas no, cortísimas.

 

Que en 2013 hiciera cronos dignas como aquella de Mont Saint Michel quedó en el recuerdo, que su progresión en una modalidad marginada no ha existido es un hecho, que está en el momento más dulce de la historia para corredores de su tipo no debería dudarlo.

El Tour vive la edad dorada de los escaladores.

Otra cosa es que el Ineos, antes Sky, le tenga tomadísima la matrícula.

Así cuenta Contador cómo le enamoró el Giro

Que le pregunte a Tom Dumoulin cómo defenderse en terrenos hostiles y no estar llorando cada cinco minutos.

En todo caso, la traca, la caja de las esencias Nairo la abre cuando habla del posible ocho del Movistar para el Tour.

SQR – GORE

 

Uno opina sobre el equipo. Algunas veces les he dicho que prefiero corredores que anden menos, pero que los pueda tener a disposición para sentirme respaldado. Ojalá que Wínner Anacona esté en el Tour

Es alucinante el rostro que saca a relucir.

Pide corredores que anden menos para Movistar en el Tour, quizá debería solicitar los rivales del Tour de l´ Ain, con todo el respeto, para el Tour de Francia.

La respuesta de Nairo Quintana no está sacada de contexto, es íntegra en esa web, que además es colombiana, entendemos que de su cuerda.

Es como cuando Landa llamó retrasado a Yates, no sé qué se puede sacar de contexto en esa contundencia.

Que Nairo Quintana quiera un equipo sin gente que le haga sombra es de un egoísmo supino, el equipo no interesa, el conjunto, no hablemos.

Si alguien de tu equipo anda más que tú, mala suerte.

Landa está tragando el sapo de una historia se conoce al dedillo, pero va haciendo.

No le queda otra.

Cambrils Square Agosto

 

¿Qué entiende Nairo Quintana por hacer equipo?

No sé Eusebio Unzue cómo se tomará estas pataletas, pero la mera lectura produce sonrojo y que salga ahora, con el equipo jugándose un Giro suena a palo en la rueda.

Ya puede Nairo corroborar todo lo que pide y justificar lo dice, porque muchos hace tiempo que pensamos que el Tour es para él un barco que ya zarpó.

Y eso parece una agonía que se alarga de forma innecesaria.

La montaña rusa de Contador mira hacia arriba

El lider, Alberto Contador

Líder destacado del World Tour y ganador de dos grandes carreras como Tirreno y País Vasco, triunfos aliñados con sendas plazas de plata en Algarve y Volta, y todo sumado a éxitos parciales dibujan un panorama presente halagüeño para un corredor que necesitaba buenas noticias como el comer.

Sin ánimo de ser ventajistas, hace pocas fechas firmábamos este post en este mismo blog.

Nos habíamos eco de la portada e interior de la revista Velo Magazine para afirmar que Alberto Contador no estaba acabado.

En el mismo se construían argumentos como las recurrentes adversidades que han sacudido su vida para explicar que 2013 fue un año de transición para este ciclista que en forma es un competidor como pocos hay en su generación. En este cambio de tendencia se barruntan varios puntos.

Todos coinciden en señalar la adquisición de la sapiencia del ex ciclista y ex técnico del Team Sky, Steven De Jongh como clave.

Los métodos de este mentor, que no pasó la prueba del algodón en el equipo inglés, hablan, sobre el papel, porque as particularidades obviamente se nos esconden, de una dieta más idónea, la tranquilidad de las alturas del Teide, donde no sé a qué esperan para organizar un trail con todas las grandes figuras que allí confían su suerte, y entrenos más metódicos.

Es increíble como ciclistas de diez años de profesionalismo demuestren aún que tienen mucho o casi todo por aprender sobre su oficio.

De cualquiera de las maneras a Contador estos cambios le han sentado muy bien. Cambios que han venido apuntalados por un sabor de revancha que desde luego siempre mueve a todo buen competidor y la tregua con el magnate ruso que posee su equipo.

Leyendo entre líneas el arranque de año firmado por Contador encontramos lecturas interesantes

como la crono final de la Vuelta al País Vasco, donde atosigado quizá por la amenaza de Alejandro Valverde, fue el de antaño y sólo superado por un especialista como Tony Martin.

También pasa a los anales su victoria en la etapa reina de la Tirreno, el mejor triunfo que yo le recuerde pues se centró en correr, sin cucamonas ni malos gestos, teniendo sólo la meta y el triunfo como objetivos.

A su vez propinó un buen golpe a uno de sus rivales de nueva generación, Nairo Quintana, una de esas derrotas que sabiendo de la ambición que mueve a estos corredores, seguro que le ha dolido.

Alberto Contador, dominante?

El dominio de Contador presenta también matices. Por ejemplo su principal rival, Chris Froome, no ha estado este año en la disposición de hacerle sombra como hace sólo unos meses.

De hecho el Team Sky ha brillado por su ausencia estos meses de vueltas por etapas y su única oposición ha llegado de la novia de Froome, aparentemente picada por los triunfos de Contador, y la gilipollez de Dany Pate, tuiteando que se comió un chuletón en Irún.

Contador sabe que tiene una fecha en rojo, son los días del Dauphiné, allí donde se cruzará con Froome antes del Tour. Veremos qué pasa.

La Volta demostró que Contador no sabe correrle a Purito

no al menos en la medida de ponerle en apuros. Que el catalán ha crecido en condición y que el madrileño ya no desborda como antes es obvio, pero que Contador no es consciente de que con el líder de Katusha no hay que esperar al final para jugarse los cuartos es un hecho.

Cierto es que la Volta quizá no presentara el mejor recorrido, pero en las etapas pirenaicas hubo opción de hacer daño de lejos, y no lo hizo. Sería por el frío, por el día, por lo que fuera, pero no le probó.

Y por último la estrategia, siempre la estrategia.

Con la Vuelta al País Vasco bien atada no fue de recibo verle tomar riesgos en Arrate.

Él solito se ventiló la única ayuda que le quedaba, la de Roman Kreuziger, cuando sólo tenía que aguantar en trago hasta el santuario pues portando el amarillo, no necesitaba arribar el morro a la cabeza lo más mínimo y tuvo suerte que Valverde, tan elocuente él, no se dio cuenta, porque en la cima eibarresa a Contador se le pudieron haber torcido mucho las cosas y quizá este balance tan espléndido presentara alguna tara.

 

INFO

Hay una ocasión para todo y cuando practicas tu deporte favorito te equipas para ello, tu spmartphone también lo necesita.

Vic Sports incorpora ARMOR-X a su lista de marcas representadas en el segmento ciclismo, completa gama de fundas protectoras y soportes funcionales para Smartphones y Tablets.

La extensa gama de productos del catálogo de ARMOR-X abarca las principales marcas del mercado de la telefonía móvil y las tabletas, aportando soluciones para casi todos los modelos de dispositivos.

Foto tomada de www.eltiodelmazo.com