La involución de Eusebio Unzué en el MOVISTAR

MOVISTAR y LUIS OCAÑA

Unzue movistar, Lo que hoy es Movistar es una suma de episodios cuyo prólogo se escribió hace más de treinta años.

Desde que Luis Ocaña, quien en breve tendrá una biografía del tamaño de su aureola, dejara la bicicleta, el ciclismo español entró en un periodo sombrío de escasos resultados que se alargó la última parte de los setenta e inicios de los ochenta.

Pero como todo ciclo, el periodo tocó a su fin, y éste llegó con la implosión del equipo Reynolds, principalmente, y una pléyade de ciclistas que con descaro y ganas como único equipaje dinamitaron el Tour de Francia de 1983.

Pedro Delgado, Laguía Angel Arroyo, Ciclista de siempre

Esa generación tenía un capitán, Angel Arroyo, y le seguían otros que luego harían camino dentro y fuera de las Españas, Pedro Delgado, José Luis Laguía, Julián Gorospe,… hasta entroncar con Miguel Indurain y la parte sustancial del ciclismo moderno español.

Por las huestes de la estructura navarra que pasaría por diferentes nombres echaron a andar magníficos ciclistas y pasaron otros que, aunque no formados en la casa, encontraron buenos éxitos en la misma, hablamos principalmente de Abraham Olano y Alejandro Valverde.

La sola mención de los actores de esta historia nos mete en harina y dimensiona la calidad y tamaño del grupo. Como hilo común una historia de frailes y dos hombres José Miguel Echávarri, un Dios con los pies en la tierra del ciclismo patrio, y Eusebio Unzué, su segundo, quien con los años se ha mantenido en la primera línea.

Quien Eusebio Unzue

Unzué es una persona con una extraordinaria suerte. Sale ileso de todo y todos, y cuando digo de todo, me refiero a todo, mientras el mundo se desmorona a sus pies. En 2014 esta teoría cobrará forma absoluta cuando veamos que su Movistar será el único equipo español en el máximo circuito.

El técnico navarro, cuyas decisiones reposan y se transmiten a través de otros directores al mando, también tuvo sus momentos de zozobra cuando con las retiradas de patrocinio de Banesto y Caisse d´ Epargne estuvo con opciones de no seguir adelante con este equipo. Al final, no obstante, el cuadro siempre siguió su camino.

Con Rui Costa en el Mundial de Florencia, Unzué saca pecho por firmar el único triunfo que le faltaba por asimilar: el arco iris de ruta.

En esta entrevista con Benito Urraburu, Unzué repasa su excelsa trayectoria y algunos de los nombres que pasaron por sus manos. Es realmente un privilegiado, ni Cyrille Guimard puede atesorar un currículo de tal calidad y extensión.

Leyendo su palmarés y lo poco que le queda por ganar, y que poco hará por conseguirlo pues le dan alergia Roubaix y Flandes, resulta aún más terrible ver cómo malbarata las opciones de un equipo, el Movistar, que habiendo firmado un buen año, por la singular calidad que reúne, está lejos de lo que debiera ser en términos de espectáculo y resultados.

La frustración que produce ver varios hombres de azul todas las carreras, siempre en mayoría en los momentos clave, ejerciendo de mero relleno, ha sido la tónica de estos años. Lombardía, el último botón.

“Ganar con el mínimo de riesgo pues en el fondo la calidad acabará decidiendo”. Si Movistar fuera una casa, ese sería el lema del dintel de entrada.

Si vemos los mejores momentos del equipo, Rui Costa y Giovanni Visconti ganaron por que no corrieron al estilo Eusebio, y Nairo Quintana logró lo que logró por que es tan bueno que descorcha los límites tácticos de su mentor.

Eso sí, quien se ha ceñido al guion marcado, es decir Alejandro Valverde, se ha marcado una temporada gris, con resultados de mucho valor, pero muy alejados del tremendo ganador que fue este corredor.

 

«Un ciclista que es capaz de ganar una contrarreloj en la Vuelta a Andalucía, en una llegada en alto y en un grupo al sprint no muy amplio de corredores, es único a nivel mundial»

 

Aunque si en el discurso de Eusebio Unzué se interioriza la Vuelta a Andalucía, con todo el respeto para la carrera y el enorme esfuerzo que se realiza para sacarla adelante, como el faro de las virtudes de Valverde, queda todo dicho.

Foto tomada de www.esciclismo.com

El genio de Nairo Quintana

El ciclismo y el renacimiento

Hubo en el Renacimiento un símbolo eterno. Fue una persona, se llamó Miguel Ángel. Él se consideraba escultor, el resto de sus habilidades fue por añadidura por premio de la naturaleza.

Un talento sin igual. Un día el papá Sixto le hizo un encargo, pintar su capilla en el corazón de los Palacios Pontificios, al lado de San Pedro, en el Vaticano. Obviamente Miguel Ángel no pudo desistir al deseo del representante de Dios en la tierra y en infames andamios se encaramó para sembrar de fantasía las bóvedas de aquella sala. Lo hizo con desgana, a contrapié, de aquello surgió la Capilla Sixtina.

Permítanme recuerde esta fábula para recrear la situación de Nairo Quintana en el Movistar.

Nario quiere correr el Tour, desea correr el Tour, pero quien paga, el papá Eusebio, le lleva al Giro.

Es lo que hay, al colombiano no le queda otra que hacer caso a quien sufraga su sueldo, pero no desiste, y  se declara en medio rebeldía. Lo dijo desde el estrado en el que se presentó en el equipo azul, se lo asegura a cada medio que le inquiere por la cuestión. “Prefiero el Tour” sacude. No omite la respuesta pero su hoja de ruta está trazada.

Y es por ello que  a Nairo le quedará como a Miguel Angel, cejar en el empeño de repetir algo que le corroe y centrarse, que seguro que lo hará, en un Giro de segundos y primeros espadas que se presenta sencillamente impresionante.

El movistar y Nairo

Porque la peor noticia del plan trazado por Movistar para su estrella colombiana es para los propios rivales del ciclista de apacible aspecto pero ambición indisimulada.

Richie Porte, Purito, Cadel Evans, Rigoberto Uran, Ivan Basso, Chris Horner,… esperan ya su duelo al sol italiano con Nairo en un escenario que mucho nos tememos volverá a deparar el mejor ciclismo de la temporada.

Una carrera que pone a Irlanda como si fuera la tercera isla de la bota italiana, desde Belfast sale, para luego recorrer la península de sur a norte y arribar, si la nieve y el mal tiempo lo permiten, a las tremendas etapas dolomíticas.

Al Giro sólo le faltaba Nairo de quien muchos justifican su ausencia en el Tour por la tremenda etapa de pavés que pincela la primera semana.

Si bien es cierto que trago no le sería sencillo, no menos lo es que Nairo sí mantuvo el tipo el día que su equipo se descompuso en la última edición y es que quizá..

su versatilidad y gran concentración en carrera sean la mejor y peor arma para el ciclista.

La mejor porque le da un innegable plus en la  disputa de cualquier grande y la peor porque su consistencia es el mejor argumento para quienes creen que también lo hará bien en el Giro.

No obstante hay una lectura que un servidor no admite y es esa que habla de Nairo como un corredor tan joven que le quedan muchos Tours por disputar en el camino.

Es como si Cancellara no quisiera exhibir pegada en Harelbeke porque sus rivales le pueden tomar la matrícula para Flandes o Roubaix. Las carreras hay que disputarlas cuando se está en disposición de hacerlo bien y sí Nairo es muy joven, pero también está en disposición de disputar el Tour y lo que se le interponga por eso esperar es abrir la puerta a que el azar  o la mala suerte pueda actuar en el futuro como no lo está haciendo en el presente.

INFO Northwave es maillot oficial de la Polar Gran Fondo La Mussara. Uno de los más importante eventos cicloturistas de la temporada será sin duda la marcha Polar Gran Fondo La Mussara, en la provincia de Tarragona, que se celebrará el sábado 24 de mayo por las recónditas carreteras de la Serra de Prades. El Maillot Northwave PRO ha sido el elegido para que sea lucido por todos los 2.000 participantes en la prueba. Para más detalle podéis clicar aquí. 

Foto tomada de www.elcomercio.com

¿El aficionado piensa en lo que piensa el ciclista?

Adam Yates joanSeguidor

Ver la carrera por la televisión no provoca el dolor de piernas de correrla

LDB_Berria 1024×140

 

Recuerdo aquella esas frases que soltaban algunos de nuestros sabios poetas, que eran los locutores de antaño en el ciclismo colombiano.

Era una bonita sentencia que cada vez tiene mayor repercusión, como lo vemos en el hecho de que muchos de los mejores equipos  pongan sus ojos en nuestro país

«Donde se levanta una piedra.. De ahí sale un ciclista»

Hete aquí lo que siempre fue un escarabajo.

Gravel Ride SQR – 300×250

 

Pequeños escaladores que cuando subían parecía que estaban bajando.
Pero ya no sólo somos eso.
Hoy, por fortuna, como muchos de los tesoros que brotan de nuestras mágicas tierras, también afloran velocistas y hasta contrarrelojistas.
A rueda de los ciclistas, nacen surgen nuevos aficionados, que gracias a ese renacer que ha tenido nuestro amado pero sufrido deporte crecen y crecen como si de una epidemia se tratara.
Pirinexus 300×250
¿Por qué utilizo esta palabra?
Por la sencilla razón de que personas ávidas de alegrías y satisfacciones en deportes que antes amaban, han llegado  para sentarse en frente de una pantalla de televisión a buscar lo que se les ha perdido en otro lado.
Dicho así parece un escrito egoísta, redactado por un amante del ciclismo, y esa no es mi intención.

 

 

Por que hay gente que me da la razón cuando en sus redes sociales leo cosas como las que leí el día de la etapa de la Volta en Vallter 2000.
Personas que han descargado toda su decepción al ver que en meta no pasaba primero un ciclista de los nuestros.
Es en ese momento, en ese instante, que se creen especialistas en el tema, convencidos de que esa etapa se podía ganar y qu era cuestión sólo de que el ciclista haga lo que ellos imaginaron minutos atrás.
SQR – GORE

 

Cambrils Square Agosto
Siendo consciente y sabedor que los deportistas pasan horas y horas entrenando, alejado de muchas cosas, el aficionado pancartero o de YouTube, como suelo llamarlos, creen que los Quintana, Uran, López, Bernal y demás llevan pedaleando solamente el tiempo que él lleva pegado al televisor.
Y lanzan insultos que les ronda la cabeza, y dicen que Nairo es un aprovechado, que ataque.
Cuando veo eso me hago una pregunta: si el aficionado medio ve las cosas tan claras ¿qué debe pasar por la cabeza del ciclista?

Volta a Catalunya: Cualquiera antes que Nairo

La Vuelta - Nairo Quintana JoanSeguidor

La etapa reina de la Volta nos recuerda que el Nairo de siempre sigue vigente

Anoche nos preguntábamos por la suerte de la etapa reina de la Volta a Catalunya, porque Vallter 2000 era sin duda la dificultad más notable de esta edición.

Y la suerte de la etapa reina no ha sido el ganador, ni el líder que mantiene la túnica sagrada, que le gusta decir a algunos, la suerte ha sido que ha ganado quién lo merecía y la general premia a quienes lo han trabajado.

LDB_Berria 1024×140

 

Nos explicamos.

En una merecida o no etiqueta que se ha atribuido a este mal anillado cuaderno de «anti Nairo», lo cierto es que el colombiano de Movistar con su forma de correr es desesperante.

Nairo Quintana ha consumido la subida a Vallter 2000 centrado en exclusiva en el rival que la París-Niza le ha postulado en la temporada y en el mercado doméstico colombiano.

Tras una jornada en la que Movistar llevó el tempo, hasta una caída en las calles de Camprodom, la carrera entró en fase roja cuando en los contrafuertes de Vallter 2000, el Team Sky se propuso recoger los frutos que los celestes tantas veces les han dejado a su merced.

Gravel Ride SQR – 300×250

 

Y los hombres de negro hicieron su trabajo, que si Sosa, que si Sivakov, que si Narváez, todo lo necesario para que Egan Bernal reventara el panorama a cinco de meta.

Pirinexus 300×250

 

 

 

Un ataque seco, precedido de una aceleración sostenida por cerca de un kilómetro, Egan Bernal ha vuelto a dar, a sus 22 añitos, una lección de personalidad y saber estar hasta que sencillamente se le hincharon.

¿Qué paso?

Que Nairo Quintana, con esa forma de correr, siempre pendiente de otro, le quitara las ganas de vivir.

Una reacción en cadena que ha conseguido transformar una posible exhibición y copo colombiano en una merienda con invitados de los hijos de la reina.

 

Porque el obsesivo marcaje, la ancestral racanería de Nairo abrió el abanico a otros, a Adam Yates, de quien conviene señalar que les mantuvo a distancia y les fue recortando de forma muy meritoria, a Miguel Angel López y a Dan Martin.

La imagen de los cinco, distanciando a corredores como Bardet, Pinot y Mas mientras se marcaban, fue la viva estampa de la vergüenza.

Vergüenza que se debe sentir cuando correr mirando al otro, evadiendo el relevo, escondiendo la vista.

Así corre Nairo Quintana, nada que ver con ese ciclista que hace seis años, en este mismo lugar, copado de la nieve que este invierno nos ha negado, maravillaba como ahora lo hace Egan Bernal.

SQR – GORE

 

Porque hay muchas maneras de correr, pero cuando el paisaje y las actitudes se mantienen, pensar en que es casualidad no es posible.

¿Por qué no colaboraba Nairo con Egan?

Acaso esperaban que Alejandro Valverde cazara cuando fue de los primeros capos en descolgarse.

Cambrils Square Agosto

 

Así son las cosas, así ocurren, la etiqueta de Nairo se la ha granjeado él solito.

Cuando lo ha hecho bien, no se han escatimado halagos pero…

Así va la nueva Berria eléctrica… 

¿Lo mejor del día?

Además de un bonito espectáculo, que Thomas De Gendt alarga su liderato en base a pundonor y que tres tipos superan a Nairo en la general.

A saber: Martin, un corredor admirable siempre, Egan y Yates.

Ahora que Nairo lo remonte mirando al rival, cuando no sacando el codo.

¿Qué hace Nairo Quintana en la Volta?

Tour- Nairo Quintana JoanSeguidor

En la Volta, Nairo Quintana necesita un resultado que avale sus ambiciones

No hace falta ser un genio para pensar que esta Volta a Catalunya la puede acabar ganando un colombiano.

Con Egan Bernal, recién salido de la Paris-Niza y un equipazo secundándole, Froome a la cabeza, Miguel Angel López y Nairo Quintana es sencillo pensar que lo tienen en su mano.

LDB_Berria 1024×140

 

Lo cierto es que el epílogo de la París-Niza dejó un gran sabor de boca a la concurrencia, e incluso diríamos que con ganas de más.

El duelo Nairo Quitana vs Egan Bernal marca el terreno de las expectativas, como una secuela de lo visto en la carrera hacia el sol.

Ambos figuran en un primer escalón y no es cualquier cosa.

Gravel Ride SQR – 300×250

 

Porque parece existir una especie de carrera invisible hacia el Tour, como una especie de toma de posiciones, en la que cada carrera parece sumar lo suyo.

En Movistar Team, el año no ha empezado lo bien de otras veces.

Alejandro Valverde, que sobre el papel creemos que tiene muy complicada una tercera Volta consecutiva, no ha rendido como antaño, por lo que sea, menos presión de inicio, invierno cargado de compromisos, miras a largo plazo…

Pirinexus 300×250

 

Lo cierto es que Alejandro Valverde otras veces llegaba a Catalunya con el casillero más abultado y esta vez no ocurre así.

Y ello repercute indefectiblemente en el contador del Movistar Team.

El hecho de que haya equipos que se lo estén llevando casi todo -Astana y Deckeunick- significa que otros están caninos

El Sunweb sin ir más lejos se ha estrenado en Sant Feliu de Guíxols con Michael Matthews, un corredor imprescindible.

 

En el Movistar Team son cinco los triunfos que lucen en la vitrina, los dos de Anacona en San Juan, el de Edu Prades en Provenza más sendas etapas de Valverde y Nairo en UAE y Colombia.

Un balance que no es el de otros años -sólo un triunfo en el WT- y que quizá tenga que ver con el cambio de planes de meter a Nairo en la Volta.

Porque el colombiano no estaba en la primera alineación del equipo telefónico que empieza a tener cierta urgencia de resultados.

 

Nairo Quintana en la Volta a Catalunya puede dar respuesta a esa necesidad de equipo.

Lo cierto es que los celestes llevan casi lo mejor de la casa en una carrera que no es el Tour.

Un poco como el Team Sky.

SQR – GORE

 

Si no hay carrera invisible lo parece, pero lo cierto es que en la Volta todos juegan a lo grande.

En el Movistar tienen corredores y terreno, sobre todo en Vallter 2000, para intentar burlar esa teoría de vatios que el Team Sky pone en práctica cada jornada importante.

Por eso esperamos que haya movimientos más allá de la subida final.

Cambrils Square Agosto

 

Movistar necesita resultados y Nairo Quintana, también

En una carrera sin crono, le viene la reválida frente al joven Egan Bernal, el fenómeno que le está desplazando en el escenario doméstico e internacional.

El mano a mano entre los dos creo que es la clave que manejamos todos ante la jornada reina de la carrera.

Y en esta Volta a Catalunya Nairo Quintana sabe que no se juega la temporada pero sí esa honrilla que le da una victoria, con el consiguiente premio para la cabeza.

Gobik: el orgullo de vestir el líder de la Volta

En la última etapa de Niza, el colombiano dio un giro a esa cicatera estrategia que tantas críticas le ha valido.

Pero le llega una hora de la verdad, la primera, o segunda tal vez, le llega la hora de jugársela contra el querubín afilado que no hace ascos a nada.

Nairo ha venido a ganar la Volta y con ella sostener los mismos argumentos por los cuales dice que sigue optando a ganar el Tour.

¿Un nuevo Nairo Quintana?

Nairo Quintana equipo JoanSeguidor

No ganó pero Nairo Quintana tomó las riendas como hacía tiempo que no le veíamos

No deben ser tiempos sencillos para Nairo Quintana.

Complicados, casi tanto como escribir en este mal anillado cuaderno del colombiano, sin temor a que tiemble el suelo bajo tus pies porque en el fondo opinas de un ídolo nacional.

LDB_Berria 1024×140

 

Pero lejos de entrar con el bisturí como otras veces, de buscar la letra pequeña, si hay un Nairo Quintana que encandila, que gusta, ese es el del final de la París-Niza.

Desde hace un tiempo la travesía de curva y contracurva que cierra la carrera hacia el sol se ha convertido en uno de los momentos estelares de la campaña.

Gravel Ride SQR – 300×250

 

Para Nairo Quintana sólo quedaba la épica si quería voltear una carrera que, sinceramente, nunca tuvo en su radar, más que nada porque las contrarrelojes le siguen pesando como losas.

Pirinexus 300×250

 

Pero el mal momento de los 25 kilómetros de test individual quedó en el olvido con la jornada final que Nairo ofreció al aficionado.

Una etapa de héroes, de kilometraje de juveniles, pero para gigantes que salgan vivos de una semana de espanto: dureza, viento, nervios…

 

Movistar y Nairo, el huevo y la gallina se estaban enredando en campañas que no daban la medida de la calidad que se le supone a este binomio.

Tácticas incomprensibles, movimientos estériles, cualquiera podría pensar que los celestes hubieran bajado los brazos ante el Team Sky.

Y eso hasta cierto punto es comprensible, verse con tu rival, ahí al lado, petrechado de tres o cuatro ayudantes debe ser terrible, un mazazo a la moral más sólida.

 

Sin embargo, al igual que otras veces dejaron la suerte en manos de sus rivales, esta vez no se quedaron quietos.

Y el Nairo que nos dejó tocados hace seis años volvió, a cincuenta de meta, toma ya, con el equipo presto a su ayuda.

Y el Nairo que nos dejó tocados hace seis años siguió y siguió, con una fila de ciclistas a su estela, tirando, sin más interés que medir la resistencia de un Sky que sí, se vio obligado, yo creo, por primera vez en mucho tiempo, por su rival más genuino.

SQR – GORE

 

Porque en las carreteras de Niza, Nairo Quintana no sacó el codo a pasear

Y eso, ya es noticiable.

Si Nairo quiere volver a ser grande, tiene que correr a lo grande.

Cambrils Square Agosto

 

Lo hace además en un momento singular para él, cuando un joven querubín le toma la medida del maillot de líder en los corazones de la afición colombiana.

Egan Bernal le ha pasado por el borde, y aunque la historia es la historia, y Nairo tiene dos grandes, en esta sociedad desmemoriada, que el joven gane de esta manera toda una París-Niza.

Quintana salva los dos primeros 'rounds' en París-Niza

🎥🦅🇫🇷 Dos jornadas durísimas de abanicos para abrir la Paris-Nice, pero en las que Nairo Quintana se ha defendido a lo grande, siempre con los grandes favoritos.Aquí vídeo con sus declaraciones; resultados de la 2ª etapa e imágenes de BettiniPhoto, en nuestra web 👉 movte.am/PN19et2

Publicada por Movistar Team en Lunes, 11 de marzo de 2019

Porque ganará o no, Nairo Quintana sabe que es muy complicado, todos lo vemos, pero si está ahí si arriesga, si no confía su suerte a terceros, si coge el mando y tira e insiste, al menos se ganará la admiración que seguimos teniendo por él.

Si te ofrecen una bicicleta eléctrica, pruébala primero

El Nairo de Niza, o el Nairo que remó entre los abanicos sobrio, efectivo y sólido.

¿Tenemos nuevo Nairo Quintana?

Dios quiera que sí, porque el ciclista gris y atenazado que se impuso estos años no le hace un favor al ciclismo.

Si un día Nairo vuelve a brillar como acostumbró, diremos que el punto de inflexión llegó el día que el joven Egan le exigió lo mejor de sí.

El codo de Nairo va camino de ser legendario

En la primera carrera de la temporada el codo de Nairo ya da que hablar

El codo de Nairo va camino de convertirse en leyenda.

O bien, al menos, de ser tan famoso y reconocido como el talón de Aquiles, la oreja de Van Gogh o el brazo incorrupto de Santa Teresa de Jesús.

Es así porque el codo de Nairo empieza la temporada igual que la terminó: pidiendo un relevo.

De esta manera hemos visto a Nairo de nuevo enseñar su codo, según algunos -muchos- , muy pronto este año

Demasiado.

Y es que ha sido ver el primer resumen por televisión de las primeras pedaladas de Quintana este año y ya hemos podido comprobar como ha vuelto a sacar el codo tras un escaso relevo de 40 metros.

Ha sido en su estreno en esta Vuelta a San Juan, la carrera de ciclismo más importante de Latinoamérica que se celebra en el verano argentino, donde hemos visto el primer movimiento de codo de Nairo, cuando nada más pasar al relevo, con su gesto ya característico, ha pedido a Alaphilippe o a Benoot que se pusieran de inmediato delante.

 

Muchos aficionados ya se han echado de nuevo las manos a la cabeza con esta actitud que ya se ha convertido en una costumbre para él, y ya le han recriminado que “así no, Nairo” cuando han comprobado de manera incrédula como recién levantado el telón de la temporada, aunque aún en enero, Quintana ya tenga tan fino su codo:

¨Nairo te levanta el codo antes de entrar al relevo”

Y es que las redes sociales no perdonan. No le perdonan ni uno. Ni un codo.

Por tanto este hecho no ha sido pasado por alto por la mayoría de sus detractores que ya lo empiezan a llamar “Codairo” Quintana o “Codo de oro” Quintana.

Antes que alguno, o algunos, empiecen a sacarme la piel a tiras por este texto, sobre todo nuestros amigos colombianos, he de decir, en defensa propia, que sólo estoy recogiendo las opiniones que para bien o para mal se leen por ejemplo en Twitter, donde se critica al bueno de “Nairoman”, bien con humor o bien con bastante mala leche.

Dicho esto, a mí Quintana ni fu ni fa.

Ni me cae bien ni me cae mal.

Simplemente no me cae.

Lo siento, no me gusta su forma de correr, independientemente de si saca el codo o no.

Estoy hablando de este Nairo, el de hace un año para acá, nada que ver al otrora corredor valiente y que atacaba en cuanto podía.

Pero desde el Tour de la temporada pasada, pasando por la Vuelta, Nairo se labró fama de ser un chupa ruedas, incapaz de atacar a lo campeón, sin mirar atrás, como han hecho los grandes nombres en este deporte.

Abriendo el codo, cuando pasa al frente, es imposible que guste su forma de correr.

Su actitud, mirando hacia los lados, nunca dejará de ser la de un segundón.

Esto es lo que opina la afición a la que le gusta el ciclismo, el ciclismo de verdad.

El codo de Nairo saltó a la fama en la etapa de los Lagos de Covadonga de la pasada edición de la Vuelta de 2018, aunque ya venía precedido de cierto renombre por haberse lucido tímidamente en el Tour.

Pero aquel día, el codo de Nairo, dio la vuelta al mundo del ciclismo internacional, cuando ascendiendo los Lagos lo sacó a pasear de manera muy conservadora cuando le pedía al líder Simon Yates, de manera reiterada, que le diera un relevo en cabeza, cuando él en ningún momento ni se lo merecía ni se lo había trabajado. Para nada.

De esta manera, fue épica la bronca que le echó el británico en plena subida, dejando una de las imágenes de la Vuelta.

Nacex lleva tu bicicleta donde le digas 

Aquel día, el codo de Nairo, suscitó infinidad de antipatías en las redes sociales y parece que sólo en Colombia fueron capaces de defenderlo.

Fuera de su país natal las críticas más ácidas fueron un clamor contra Nairo Quintana:

“El masaje, hoy, que se lo den en el codo, que ha de tenerlo reventado de tanto pedir relevo”

“¿En la contrarreloj te pueden dar relevos o tienes que tirar todo el rato tú? Es para un amigo, gracias”

“Etapa dura. ¿Tendrá que usar Quintana los codos o reservará uno?”

“Muy duras las imágenes de Nairo con problemas en su codo. El médico de Movistar ha confirmado que ha sido a causa de pedir relevos”

Y podríamos continuar, pero lo vamos a dejar aquí.

Lo que está claro es que el codo de Nairo es un codo al que le gusta pedir relevos y esto no tendría que ser para nada tan hostil hacia Quintana.

Al fin y al cabo, él no ha atacado a nadie.

Foto: http://zonacero.com

Los cinco ciclistas más necesitados para 2019

La Vuelta - Richie Porte JoanSeguidor

De Porte a Nairo, pasando por Kittel, Aru y Cavendish vemos a los ciclistas que más necesitan ganar algo importante

Ser estrella no es sencillo.

Aunque los focos gusten, den dinero, fama, te inviten a actos y seas el más solicitado en las salidas, mantener el tono no resulta fácil.

La exigencia es dura, sobre todo cuando las cosas no vienen de cara y el aficionado medio, te extraña…

Así las cosas, corre la lista de cinco ciclistas que esperan mucho de 2019, esperan torcer su suerte, volver a la palestra y justificar, no nos engañemos, sueldos que no deben ser pequeños.

Y el primero de la lista, el primero desde hace unos años, es Richie Porte.

Ahora en Trek, equipo nuevo, pero con los temores de siempre.

Una sombra que le persigue, que a veces es mala suerte, otras por su mentalidad, lo que sea, pero ese joven tasmano que maravilló en el Giro de 2010 sigue sin explotar.

Desde entonces no ha pisado el podio de una grande y sin embargo, demuestra que para él, sólo el Tour existe.

Richie Porte no cabe en la historia de letra grande, y eso que su palmarés de vueltas medianas es extraordinario.

En julio, en Bruselas todos le miraremos como el eterno outsider a la espera que, la carretera, caprichosa ella, le guarde una sorpresa, casi nunca buena.

Hace dos años Marcel Kittel era el ariete del Quick Step

Cinco etapas en el Tour, hasta que un día dio un mal paso en los Alpes y acabó fuera de la carrera cuando ya le estaban haciendo el maillot verde a medida para los Campos Elíseos.

La trayectoria de Marcel Kittel ha estado llena de idas y venidas.

2013 le significó la irrupción en el Tour.

Al año siguiente siguió engordando el pollo y en 2015, desapareció-

Y así viene siendo hasta su aterrizaje en Katusha, protagonizando uno de los fichajes fallidos de la pasada temporada.

De cien a cero siendo el perfecto ejemplo de que en Quick Step no acusaron la salida de ninguna de sus estrellas.

Fabio Aru es un ciclista que tiene un atractivo intrínseco

Nadie como él parece darlo todo con esa medida y entrega.

Cuando Fabio Aru no llega, el aficionado medio piensa que es porque no tiene.

Sencillo.

Así como hay ciclistas que parecen correr con el medidor activado en cada momento, contemporizando, racaneando, Aru lo deja todo en el asfalto.

Y como una vez me dijeron, incluso para acabar el séptimo u octavo.

Pero esos puestos, muy respetables, no son del estatus de estrella del sardo que un día ganara la Vuelta, tras ser segundo en el Giro.

Fario Aru tiene en 2018 su «annus horribilis» y el problema es que desde ese mentado triunfo en la Vuela no parece haber dado el paso adelante que pensábamos que daría.

Y ojo que vamos para los cuatro años de esa Vuelta a España.

El renovado maillot del Emirates es la excusa para pensar que el año nuevo le traerá buenas nuevas, otra cosa es que sea capaz de recuperar aquella senda de ciclista que un día fue líder del Tour.

2019 es el año que puede marcar la suerte de ese talentoso ciclista.

¿Ya conoces La Brava, la cicloturista de la Sea Otter?

De la lista, lo cierto, es que Mark Cavendish es quien menos tiene que demostrar.

El inglés hace tiempo que marcó un listón que creemos no volverá a rallar, por el peso natural de los años, el desgaste y los rivales.

Cav empezó a ganar muy joven, desde siempre su luz en la mirada le delataba como un depredador, un adicto a la victoria.

Y en 2018 ésta no llegó y eso que tiene registros enormes a su alcance.

Cav necesita un año como el 2016 para estar al nivel de Hinault entre ganadores de etapa del Tour.

Complicado, lo vemos muy complicado, pero este inglés ha caído y resurgido tantas veces que, cabrá esperar a verle en materia.

Finalmente Nairo Quintana, de quien poco o nada que no hayamos dicho podemos añadir.

Nairo cree que tiene un Tour en sus piernas.

Se antoja muy complicado que vuelva a tenerlo todo como este año si no le sale bien el envite.

En Movistar llevan con su baza desde 2013, no es poco tiempo, otros no tuvieron tanta venia.

Para Nairo el 2019 es el todo o nada.