La mala suerte Niki Terpstra no tiene nombre

Le Samyn JoanSeguidor

La caída de Niki Terpstra pinta peor que todas las anteriores

Vemos lo de Niki Terpstra: Lo que la vida te da y te quita puede durar un segundo, un suspiro, caer desde lo más alto, subir a la cima, todo inesperado y a veces tan rápido que no te percatas de la suerte o mala suerte que te ha tocado en gracia.

Una reflexión que puede sonar barata y manoseada pero que nos ha venido a la mente con la historia que leemos de Niki Terpstra.

 

En aquel Quick Step lleno de estrellas alrededor del rey sol, Tom Boonen, el neerlandés era uno de los chicos aventajados de la clase

Dotado de un estilo innegable sobre la máquina, volador en los llanos, matador en los repechos de Flandes, hiriente sobre el adoquín, Niki Terpstra era esa suerte de corredor que todo lo tenía, todo le sonreía.

Junto a Patrick Lefevere saboreó las mieles de Flandes y Roubaix, fue pieza clave en los grandes días de la escuadra, tuvo a bien sacar de quicio a Peter Sagan, hasta hizo broma cómo vestían corredores de otro equipo.

Pero…

Cruz 400×100 Banner Landing

 

Hace año y medio decidió poner pies en polvorosa, dejar atrás la casa que le vio crecer y le catapultó, no quería compartir liderazgo, ansiaba ser jefe único, ni Gilbert, ni Stybar, ni Jungels, nadie al lado, mando único.

Fichó por el Total Energie y todo aquello que construyó en tantos años se empezó a tambalear.

Pocas veces un cambio de aires le ha sentado tan mal a un ciclista como a Niki Terpstra dejar el Quick Step.

Y no es sólo que correr al arropo de un equipo como el azul es siempre una ventaja, también la suerte que te acompañó en otros momentos, se esfuma por completo.

El año pasado, con el dorsal uno en la espalda, dejó Flandes ni cuando habían empezado las hostilidades.

WD-40 400×400
Gran canaria 400×400
Cruz 400×400

 

Luego dejó el Tour porque no pasaba bien los días a causa de una fractura de espátula.

Con el año nuevo, pareció cuenta nueva, pero ni con esas.

Fuera de competición, Niki Terpstra hace tras moto para coger ritmo, se le cruza un ganso y al suelo.

Se ha hecho daño, mucho daño, le dan tres meses para recuperarse de las heridas, eso es prácticamente año en blanco, según está programada la campaña.

Un año en blanco que le llega con 36 primaveras, y muchas dudas que surgen sobre su recuperación.

No caerá bien en muchos sitios, pero nadie merece la espiral de mala suerte que a Niki Terpstra le ha caído encima desde que fichó por los franceses.

Lo del neerlandés es el espejo de lo que es este deporte, arriba y abajo casi al mismo tiempo, con la misma velocidad de una curva mal trazada.

Esperamos verle de nuevo en ruta…

Gore 400×100 MArzo2020

 

 

 

El rodillo es azul y se llama Deceunick

Florian-Senechal-Le-Samyn-1---_Luc-Claeesen---Getty-Images JoanSeguidor

Sénéchal prosigue la historia que Jungels dejó en suspensivos…

Gravel Ride SQR – 300×250

Qué final más bonito de Le Samyn. 

Es primavera en esencia, carrera con cuatro World Tour, 200 kilómetros, adoquines, muros y en Valonia.

No en Flandes.

Pero poco importó, la primavera, en la ceja que limita Francia con Bélgica, sabe a gloria, su ciclismo es bonito, te quita el sueño y te entretiene como si fuera un monumento lo que está en juego.

Pirinexus 300×250

Lo habíamos dejado con Zdenek Stybar ganando la Het Nieuwsblad.

Retomamos la crónica en la Kuurne-Bruselas-Kuurne.

Una crónica que escribe de su puño y letra Bob Jungels, el misil que viste los colores de Lumxemburgo y que rodó como los ángeles en la primera gran exhibición de la primavera, manteniendo el pelotón a distancia durante kilómetros y más kilómetros.

En una clásica de adoquín, triunfó el vigente ganador de Lieja.

Valonia, Flandes, Flandes, Valonia… tanto monta porque en Le Samyn el ganador fue francés.

Y fue un hombrecito de azul, un poderío en la pedalada, y en el control, un eslabón más en el Deceuninck.

Florian Sénéchal no ganó el año pasado pero su nombre asomaba en la segunda línea del wolfpack.

Como los nombres de Cavagna, de Jakobsen.

Es la segunda línea del entonces Quick Step, hoy Deceuninck, que cuando se la reclama sale y juega a ganar.

Porque Le Samyn fue una pizarra que los azules movieron a conveniencia ante una concurrencia nada sencilla.

Entre adoquines descarnados y cotas sin desnivel, Sénéchal se plantó como la carta de Lefevere frente al poderío neerlandés.

Lars Boom y Niki Terpstra se movieron tarde, pero con tiempo que coger la cabeza y hacer trizas lo que quedaba de vanguardia.

En cada movimiento, en cada alarde, Sénéchal, se ponía paralelo, les miraba y desafiaba el poder establecido.

Teníamos expectación por ver a Terpstra fuera de la manada: ya sabe lo que es correr contra tres o cuatro del mismo equipo y no en el tuyo.

Mov_Gore

El francés corrió de diez, manteniendo a raya el poder tulipán y guardando las espaldas de Tim Declerq, que nadó y nadó para acabar en la orilla.

Volvió a ganar el Deceuninck, el equipo de las maravillas y aún hay quien dice que no le conviene a Enric Mas.

Pero si es una máquina de ganar y de pertrechar estrategias exitosas, estar aquí es respirar ambición y poner el alma en cada momento.

Y mientras Enric crece y se hace, no puede estar en mejor grupo.

Un grupo que lleva trece victorias, el pleno en las clásicas y amenaza con nuevas conquistas.

Las carreteras blancas escribirán el nuevo párrafo.

Het Nieuwsblad: Cinco historias que esperamos para el Kapelmuur

Het Nieuwsblad publico JoanSeguidor

Terpstra, Van Aert, Valgren, Lampaert y Pedersen, cinco apuestas para brillar en la Het Nieuwsblad

No hay ciencia exacta para manejar una gran clásica, ni ciencia, ni matemática precisa que explique que cada movimiento, cada decisión es la correcta.

Eso se verá al final del día, cuando se eche la vista atrás y se examinen las calamidades que se han de pasar para emerger en estas circunstancias.

La Het Nieuwsblad se arroga el papel de apertura de una temporada más de primavera

Planes de primavera, comida de marzo y abril y posterior paso por la pantalla para ver las carreras más bellas de la campaña.

Si el ciclismo encuentra la esencia en las grandes vueltas y el fondo, en una clásica encuentra el origen, los primeros momentos, aquellos que se explican del punto de no retorno, de la decisión que cambia tu suerte en un segundo, sin marcha atrás.

Los 200 kilómetros de la Het Nieuwsblad son el telón que abren la campaña verde

Dicen en el Education First que tiene más de veinte bicicletas y casi sesenta juegos de ruedas para el evento.

El esfuerzo técnico es ímprobo, y explica la dimensión del momento.

Así las cosas, si nos permitís, tenemos el foco sobre cinco historias de ciclistas que seguramente estarán en la quiniela cuando la carrera serpentee entre la capilla y el Bosberg, ese tramo que mil veces vimos en Flandes y ahora decide la Het Niuewsblad.

Niki Terpstra es el primero de este humilde listado.

Ciclista dotado de una clase infinita, equiparable a su irritable carácter, ha dado el salto más allá de los algodones y la comodidad del Quick Step, el rodillo de la zona.

En el Direct Energie Terpstra tendrá que fijar las prioridades él solito, porque él solito lleva las riendas, y eso en medio de la manda en la que él aullaba fuerte hace unos pocos meses.

Interesante ver cómo lo manejará.

Het Nieuwsblad JoanSeguidor

Mov_Gore

Wout Van Aert viene con el listón alto, el que él fijó el año pasado, un invierno pobrísimo y la presión de cumplir en un equipo que este año pinta pero que muy bien, el Jumbo Visma.

Van Aert fue la gran revelación de la campaña pasada, explotando en todos los niveles, con un carácter en carrera impropio de una tierna juventud y una calidad llevada al extremo en lugares como Siena, donde la extenuación le pudo.

Como Terpstra no podría esperar a un desenlace al sprint, y dada su vocación por mover el árbol, no sería raro verle delante desde lejos.

Así es la gravel de la Sea Otter Europe 

Seguimos con Yves Lampaert, uno de los corredores más valiosos del ciclismo actual.

A su incondicionalidad por los compañeros, se une una calidad tremenda, que le hace ser uno de los rodadores más creíbles del momento.

Y ello aderezado por un palmarés pequeño aún, pero que evidencia que sabe ganar y que le podría hasta tomar el gusto.

Otro que queremos ver es Mads Pedersen, un corredor cuyo Flandes del año pasado no puede caer en saco roto.

Fue el más cercano a un Niki Terpstra imperial.

Pedersen crece en una estructura que ama profundamente las clásicas, tiene 23 años y prisa por ganar jerarquía.

Puede ser uno de los outsiders más sólidos.

Y el ganador, Michael Valgren, un ciclista que no siempre tenemos presente a pesar de un olfato tremendo en carrera.

Dotado de velocidad en grupos pequeños, resistente en la gran distancia -fue la última escapa en el Mundial de Valverde- su fichaje es una de las claves del remozado Dimension Data que no se encuentra con Cavendish tan anónimo.

Valgren es, ya lo demostró el año pasado, un ciclista perfecto para este circuito, la Het Niuewsblad ya le sonrió una vez y es una carrera que, curiosamente, premia a pares….

Imágenes: Education First

Las entrañas de París-Roubaix (y 2)

París-Roubaix

París-roubaix,  el primer vencedor en Roubaix, lo reiteramos, fue el alemán Jozef Fischer, un ciclista bien conocido en aquellos tiempos. Registró un promedio casi inaudito de 30,162 kilómetros por hora. El holandés Peter Post fue hasta fechas recientes el que poseía  la mejor marca desde 1964, bajo una media de 45,129 kilómetros a la hora, una cifra que parecía inaccesible.

Cabe afirmar que en aquella jornada sopló de espalda un fuerte viento que hizo volar a los corredores, algo así como una mano invisible que asomó durante la contienda. Con todo, tarde o temprano, los récords caen a pesar hay marcas que se resisten.

Los Inicios de la París-Roubaix

Al cabo de medio siglo, en el año 2014 y en su 112ª edición, una larga historia, el holandés Niki Terpstra cubrió los 256 kilómetros de recorrido bajo un promedio extraordinario que superó todas las expectativas. La marca quedó registrada al alcanzar un promedio de 45,490 kilómetros a la hora, una gesta a todas luces memorable, una gesta de oro que no podemos olvidar en esa edición de la París-Roubaix.

Esta competición de la Paris-Roubaix, quizá no se sepa, empezó por disputarse detrás de bicicletas entrenadoras, salvo en los años 1898, 1899 y 1900, en que los corredores eran protegidos cara al viento por sendos automóviles. A partir del 2010 se suprimió esa ayuda complementaria. Así se comenta en las crónicas de aquella época en que el ciclismo empezaba a ser un deporte rudo pero muy popular entre las gentes.

Los españoles, una ambición incompleta

Los representantes españoles en la París-Roubaix, hay que hacer mención, han quedado un tanto al margen, salvo las prestaciones logradas por el catalán Miguel Poblet, segundo en el año 1958 y tercero en 1960.

Mientras que Juan Antonio Flecha, de origen argentino pero catalán de adopción, hizo el tercero en la edición del año 2005; el cuarto, en el 2006, el segundo, en la temporada siguiente, y volvió a ser tercero en el año 2010, un podio que le fue muy familiar aunque no culminara su poderosa acción con la conquista siquiera de una la corona como vencedor, una ambición truncada.

Ciclistas que están en el candelero      

El belga Roger de Vlaeminck consiguió cruzar la meta de Roubaix como ganador en cuatro ocasiones (1972-1974-1975-1977), un dato nada despreciable que ensalza a este duro corredor que destacaba entre otras cosas por su gran envergadura. Figura en paridad con él, su compatriota y bravo luchador Tom Boonen (2005-2008-2009-2012).

En un escalón inferior, con tres victorias de la París-Roubaix, debemos nombrar con distinción a los belgas Gaston Rebry, Henri Van Looy, Eddy Merckx y Johan Musseeuw; al francés Octave Lapide, al italiano Francesco Moser y al suizo Fabian Cancellara. Por naciones es Bélgica la que sigue capitalizando el dominio en esta prueba, con 56 victorias. Le siguen tras la estela algo más tarde: Francia, con 28, e Italia, con 13.

Las Estadísticas de la París-Roubaix

Estadísticamente hablando, hubo un belga, Raymond Impanis, que posee hasta la fecha otra buena marca en la edicion de la París-Roubaix. Participó en esta clásica que nos ocupa nada menos en  dieciséis ocasiones. Hay un holandés, llamado Servais Knaeven, que acaba de concurrir  en esta última edición y que se hizo también notar en su primera parte. Tal corredor ha conseguido alinearse quince veces en la citada prueba. Lo curioso del caso es que tanto uno como otro, solamente han podido adornar su historial con una sola victoria en esta prueba de tan alto prestigio internacional. Son datos que perduran en nuestras memorias.

Por  Gerardo  Fuster

Imagen tomada de www.bikerumor.com

INFO

Y si para viajar quieres olvidarte de las maletas e indeseables bultos… 

1

Para poder transportar correctamente tu bicicleta con el embalaje NACEX BICIBOX, debemos tener en cuenta lo siguiente

– Girar y desmontar el manillar

– Desmontar los pedales y ruedas (una o las dos dependiendo del tamaño)

– Se deben proteger los elementos sensibles (cuadro, tijas) y aquellos que queden desmontados con papel burbuja o similar

– Introducir en la caja cuidadosamente evitando golpes y arañazos

– Transportar siempre en posición vertical

#Top2018 El paciente y odioso Niki Terpstra

Niki Terpstra JoanSeguidor

Mov_Gore

La paciencia ha sido una de las grandes virtudes de Niki Terpstra en su gran año

Hay en el ciclismo neerlandés una primavera trabajada, merecida y buscada que tiene en Niki Terpstra uno de sus mejores frutos.

Un tío largo, fino, que se sobre la bicicleta parece un regaliz, que se acopla, se curva y se zarandea cada vez que quiere algo.

Un tío nacido para ser ciclista y un clasicómano de excepción, en una corte llena de corredores de su talento y categoría.

Una corte azul, el Quick Step, en la que a tenido paciencia, ha esperado su momento y ahora es una de las ruedas a seguir.

Porque el Niki Terpstra chulesco y altivo que a veces vemos en las carreras, en el seno del Quick Step ha demostrado que, como decía mi abuela, la paciencia es una buena consejera.

Y en un equipo que estaba tocado por la retirada de un grande como Tom Boonen, para quien Terpstra trabajó en más de una ocasión, el neerlandés largo y altivo se hizo un hueco.

Un hueco ojo en medio de Gilbert, de Stybar, de Lampaert, de Jakobsen, de Sénéchal.

No fue sencillo, pero podría explicar cómo hacerlo.

Y en ese hueco Niki Terpstra fue la niña bona del mejor Quick Step de la historia

La campaña tiene varios adoquines con su nombre grabado, bien cincelado.

La exhibición de Le Samyn abrió el camino para premios mayores.

A diferencia de otras veces, Niki Terpstra esta vez era el líder.

En Harelbeke dispuso de Lampaert para abrir brecha y desquiciar a Van Avermaet en la caza.

En Flandes la carrera viró en el momento que emergió del grupo: un ataque y punto.

Descolgando al mismísimo Vincenzo Nibali en la primera recta.

Entró en el equipo campeón del mundo en la crono colectiva de Innsbruck, mostrando esa rara habilidad de rodador excelso en primavera y perfecto eslabón en el trabajo de equipo.

Y le vimos ser Terpstra en la París-Tours, cuando, siendo el más fuerte sobre el papel, no supo gestionar que en los cortes hubiera gente que no podía tomarle la aspiración.

La obsesión por el peso de la Émonda by Trek…  

Ahora Terpstra deja la comodidad de «chez Lefevere» y se va al Direct Energie, ¿un salto para atrás para dos adelante?

Veremos, pero si para estar en Quick Step, en primavera, hay que ser muy bueno, una vez estás dentro, ganar es mucho más sencillo.

Imagen tomada en FB de Quick Step

Niki Terpstra, Carlos Barbero y los nervios de carrera

Niki Terpstra JoanSeguidor

Mov_Gore

Otra vez Niki Terpstra y Carlos Barbero sacaron el carácter a pasear

En el pelotón Niki Tersptra no tiene las mejores de las famas.

Aquello que fue una anécdota en su día, cuando ironizó sobre la vestimenta de algunos rivales, no fue más que el ejemplo de como se las gasta este holandés.

En la París-Tours de la discordia, Niki Terpstra fue uno de los protagonistas…

«Quería ganar la carrera en consonancia con el equipo que me ha formado durante estos últimos ocho años. Trabajé bien con Kragh Andersen, pero Cosnefroy nos confundió rehusando hacer su parte del trabajo»

Lo cierto es que en la última carrera de Niki Terpstra en las hordas de Lefevere vimos una vez más el demonio que este talentoso neerlandés lleva dentro.

Terpstra habla displicente de Cosnefroy, que no entró al trapo, que no relevó.

Nada dice de Naesen, compañero de Cosnefroy, que venía por detrás, y de que el francés era inferior en un hipotético sprint, y que por ende debía guardar.

Terpstra sacó la mano a pasear en algún momento, reclamando una ayuda que no tuvo.

Cruzando la meta de la avenida de Grammont, el del Quick Step mató con la mirada a su rival francés.

DT-Swiss Junio-Agosto

Mientras en Italia, en la región de Bolonia, Bauke Mollema ganaba en el Gran Premio Beghelli, que el año pasado se llevara Luisle Sánchez.

Si no habéis visto el desenlace, es recomendable.

Es la historia de una escapada de un nivel que intimida que va a ser cazada, que va a ser neutralizada, pero que, oh sorpresa, llega a meta.

Como no podía ser de otra manera, de un desenlace agónico tiene que salir un ganador agónico.

Y Bauke Mollema, que cierra un año alejado de sus previsiones, está en ese nivel.

El final es precioso.

Como Niki Tersptra en Tours, Carlos Barbero también exhibió cabreo

Manos en alto, reproches al frente de los cortes, nadie quería colaborar con él.

Normal, era el más veloz. Incluso acabaría segundo.

Tanto Terpstra como Barbero demostraron carácter.

Ambos acabaron segundos.

¿Casualidad?

Puede haber un poco de eso, pero también de sacar a pasear el mal genio con excesiva facilidad.

Obviamente por las venas del ciclista corre sangre, pero montarla de esa manera, te marca.

Y a los resultados nos remitimos.

A veces más vale guante de seda y golpe de hierro que armarla a vista de todos.

Endura, 25 años haciendo sastrería ciclista 

El manejo por detrás, el motivar las escapadas, el ponerse en el lugar de otros… esas cosas que parecen sencillas, no son tanto a 60 kilómetros por hora.

Sin embargo, en esa sangre fría reside muchas veces la clave del éxito.

Imagen: © Vincent Kalut / Photonews.be

La París-Tours de Kragh Andersen ya no será la misma

Paris-Tours

Mov_Gore

La nueva versión de la Paris-Tours es una carrera tan desconocida como preciosa

La París-Tours como la conocíamos ha muerto.

Ha muerto la carrera de los castillos, del primer otoño, de los giros húmeros y las llegadas eléctricas.

La París-Tours, una de las carreras más antiguas del calendario, es una prueba nueva, renovada, que nada tiene que ver con la historia de la que bebe.

Los viñedos, los caminos que los atraviesas, salpicados de cotas tienen el tiro de cámara.

Un tiro de cámara que incluso a los que proclamamos la tradición y su peso no podemos obviar.

La carrera ha sido preciosa, y eso que teníamos todas nuestras reservas.

Nombres de Roubaix en la París-Tours

La carrera, todo sea dicho, ha sido un tapiz de táctica y técnica.

La tarde que supimos de corredores como Benoît Cosnefroy, Valentin Madouas… entre Vanmarcke, Naesen,

Persecuciones de helicóptero, tres delante, dos en medio, otros atrás. 

Persecuciones que hablan de ciclismo corrido a pelo.

Niki Terpstra fue al galope de su despedida de Quick Step en una carrera que esta vez no fue azul.

Sin Gaviria, con Trentin en Mitchelton, al mejor equipo de la temporada le faltó remate.

Philippe Gilbert, eliminado por un pinchazo, el mentado Terpstra, por jugar sus bazas.

Casi desquiciado por Cosnefroy.

Y la carrera fluctuó, se movió de tal manera que acabó en manos de un danés que va como los ángeles Soren Kragh Andersen.

Su triunfo pone «cerecita» una campa sensacional: 24 años, maillot blanco en el Tour, hombre de confianza de Dumoulin, etapa en Suiza y ahora esto.

Por cierto, Terpstra y Andersen fueron los compañeros de Matteo Trentin el año pasado.

DT-Swiss Junio-Agosto

Los nuevos caminos de la París-Tours

«Chemins de vigne» se llaman, son caminos de tierra, que no son ni como el adoquinado de Roubaix, ni como las carreteras blancas de la Strade, ni como las sendas del Tro Bro Leon.

Son caminos más descarnados, de cantos rodados que saltan como diablos, que se disimulan entre césped que puebla el centro de calzadas cuya estética, cuyos bosques mechados de ocre, parecen sacadas del ciclismo de Garin, Pétit Breton y compañía.

 

El ciclismo moderno camina en sentido opuesto, en algunas carreras, a la evolución.

La París-Tours se ha llenado de caminos, polvo y suciedad

¿Nos gusta?

Así probamos nuestro primer Bkool

Sobre el papel no, pero ser dogmático no está de moda, admitir que la carrera ha mejorado, sería esconder la realidad.

Dudamos que el camino entre París, más Chartes, y Tours vuelva a la ruta original, al menos en el corto plazo.

Al final, estas cosas rentan.

El curioso movimiento de Niki Terpstra

Niki Terpstra Harelbeke JoanSeguidor

Niki Terpstra deja de ser azul y pasa al Direct Energie

Desde 2011, hemos visto a Niki Terpstra en el Quick Step.

Entonces vino del controvertido Milram, posiblemente el último gran equipo germano antes de la gran depresión ciclista en país más grande de Europa.

«Fuera del equipo está visto como un arrogante bastardo pero en él es un tío terrible que hace grupo y motiva a sus compañeros»

Eso ha dicho Patrick Lefevere de Terpstra, admitiendo que carece de dinero para retenerle.

Tiene nueva casa y dos hijos y demasiado motor como para aceptar la renovación de un equipo, el Quick Step, que siendo el más laureado de largo cada año está en las mismas con los patrocinios. Curioso.

 

El Terpstra del Direct Energie

Será interesante ver a Terpstra en el Direct Energie.

En el Quick Step ha ganado dos majors.

Roubaix en 2014, tras una carrera en la que la mayoría de azules jugó a su favor.

Flandes este año, con un perfecto trabajo de equipo.

Terpstra nunca ha escatimado para ayudar a compañeros, pero este año el jefe de los adoquines en el mejor equipo en este terreno ha sido él.

Cabe ver si será tan eficiente trabajando con Gaudin, Chavanel y Petit como con Gilbert, Stybar o Lampaert.

Porque en ciclismo, las compañías también cuentan.

INFO

El kit Movistar by Endura