La cara B del Astaná

Ayer dimos cuenta de la oferta que Oleg Tinkov puso sobre la mesa del G4. Froome y Nairo no han visto mal el reto, y Contador, al ser parte de su equipo y haberlo declarado en años atrás, no vería mal disputar las tres grandes una temporada. El único que tumbó la oferta fue Nibali. El tiburón siciliano no quiere la “mordida”, prefiere hacer su plan y pasar de cuestiones que considera fuera de toda norma. Como dijimos él es quien menos tiene que perder, ya le ha dicho a sus rivales que en las siguientes grandes los que tienen que moverse y arriesgar. Él, como el Alinghi en la Copa América de vela, es el “defender”, es decir el poseedor  oficial del título más preciado, el Tour.

También indicamos que las declaraciones de Nibali se producen paralelamente a un momento muy delicado para su equipo. Astana ha pitado tres veces en muy poco tiempo. Lo cierto es que el equipo kazajo esconde un historial íntimamente vinculado al dopaje y los escándalos que viene desde el minuto uno de su presencia en el ciclismo. En este post de Jorge Quintana queda claro que será difícil tumbar el proyecto turquesa, pero no conviene tentar a la suerte, torres más altas han caído.

En 2006 Astana entró en el ciclismo para tomar el relevo del moribundo proyecto de Manolo Saiz, el Liberty, ampliamente herido por la explosión de la Operación Puerto. Ese año, el equipo se estrena con esta denominación en la Vuelta a España con victoria de Vinokourov, fraguada en aquella famosa etapa de Granada en la que Valverde, maillot abierto, cegó sus opciones en el descenso de Monachil. Al año siguiente llegaron los escándalos sostenidamente: Matthias Kessler da positivo por testosterona en abril, Eddy Mazzoleni se ve en una investigación  contra el dopaje en Italia y el dúo Vinokourov & Kashechekin dan positivo por dopaje sanguíneo.

Al año siguiente recala Johan Bruyneel con lo más florido del Discovery Channel, entre otros Alberto Contador. El equipo no es admitido por el Tour, a causa del positivo de Vinokourov un año antes. Contador realiza el doblete Giro y Vuelta. En 2009 aterriza Lance Armstrong, en una curiosa relación contractual, pues si bien el tejano compite vestido de Astana, fuera de la carretera luce sus colores corporativos de su fundación. En este regreso, empieza la presión de la USADA – la agencia estadounidense de lucha contra el dopaje- sobre Armstrong.

2010, Alexander Vinokourov vuelve a competir y gana una Lieja que en el tiempo se insinuó comprada a Kolobnev. En el Tour nueva andanada, Contador da positivo en la jornada de descanso y es desposeído de su triunfo. Temporada siguiente, Contador se va y llega Kreuziger, quinto en el Giro e investigado años después por sus valores “raros”. Dicha investigación le ha tenido en el dique seco durante las mejores carreras del 2014. En 2012 Vinokourov es campeón olímpico y mete al equipo en el Movimiento por un ciclismo creíble, cuyos estatutos obligaron a renunciar al equipo al último Tour de Pekin de la historia toda vez que se encontraron los vericuetos para que el azul celeste sí estuviera en el pelotón de Il Lombardia.

Así las cosas, la situación no puede ser más lamentable. Es obvio que el dinero sale de donde sale, y con un occidente conviviendo en el estancamiento económico, las nuevas potencias tienen su carta a jugar. Sin embargo, el momento no es sencillo, hablamos del equipo del ganador del Tour, que mueve mucho dinero y emplea numerosas personas, sin embargo los agravios comparativos pueden herir la sensibilidad de más de uno.

Imagen tomada de en.tengrinews.kz

INFO

Algo que marque la diferencia puede ser “sencillo”

2

El guardabarros “sencillo” protege de las salpicaduras de la rueda trasera de la bicicleta sea cual sea la disciplina y se instala sin herramientas en la mayoría de sillines.Usado en todas las disciplinas, mountainbike, carretera y ciclismo urbano. Y cuando no se usa puede plegarse y llevarse cómodamente en el bolsillo. Con un peso apenas superior a 12 grms, se mantiene de forma consistente en el sillín gracias al diseño de sus formas y al material empleado. Sencillo parte de un sistema de anclaje simple, se instala sin herramientas, bajo el sillín en los railes de este, se mantiene firme, actuando como guardabarros de protección de salpicaduras de a rueda trasera de nuestra bicicleta .

Mira los tuyos aquí

El cuento de las tres grandes

Un día, saber dónde, Oleg Tinkov se levantó y pensó en un reto inédito para el ciclismo, que los cuatro grandes nombres del momento disputarán a tope y sin reservas las tres grandes vueltas de la temporada. Sí, habló de su Alberto Contador, de Chris Froome, Nairo Quintana y Vincenzo Nibali. Para tal evento puso un millón de dólares encima de la mesa. En un principio, admito, pensé que la cifra era por cabeza, pero no, era a pachas, 250.000 para cada uno por aceptar. No sé si en las cláusula del contrato figura algún fleco que hable de desistir y las penalizaciones.

Un deporte como el ciclismo, centenario, “mancillado” por un nuevo rico. Eso pensamos algunos, aunque ya quisiera este deporte tres o cuatro “Olegs Tinkovs”. Vimos en el reto la misma esencia que el logo de Qatar en la camiseta del Barça o las frivolidades que rodean las estrellas de la Fórmula 1. Pensamos, mira el ciclismo entra en el círculo de los excéntricos millonarios que nacen en este desigual mundo, quizá eso signifique que está en el circuito.

Entre cuatro mentados los suman diez grandes despiezadas en cuatro Tours y otras tantas Vueltas y dos Giros. Podrían ser más si Contador hubiera sabido desde el principio que el TAS no habría fallado jamás a favor suyo por muy nimia que fuera la cantidad de clembuterol que yacía en su sangre.

La oferta, así, de sopetón, sonó a calentón del oligarca ruso. Anidado en la excentricidad, valedor de las más desproporcionadas apreciaciones, al rubio banquero iniciado en las cervezas hay que cogerlo con pinzas en sus declaraciones. Pero, ojo, la idea no cayó en saco roto. Los implicados respondieron afirmativamente. ¿Todos? Todos no, falló Nibali.

Sin embargo el siempre conservador Eusebio Unzue dijo que le pareció interesante la oferta de Tinkov, “habrá que saber más” vino a decir, como si en la cifra que se arroje le fuera el pan. Nairo no desprecia la idea. Él quiere correr el Tour, lo demás se la bufa.

Los Sky, tan pulcros, tan genuinos, tan “brits” no dijeron que no. Dave Brailsford dijo que venga, que se lo pensarían pero que a priori no les parece mal. Que llamen a su coesponsor de la 20 th Century Fox para que haga una película.  Sólo les falló Vincenzo Nibali, el vigente ganador del Tour, la persona de los cuatro que quizá tenga más que perder. El italiano habló de coherencia. No hace mal aludiendo este termino tan poco acuñado en el ciclismo. Olvida que fruto de la incoherencia, como me dijo Juan Gutiérrez, nacieron las grandes vueltas.

Sin embargo en el italiano confluyen otras cosas y una muy determinante y no es otra que la cascada de positivos que asola y pone en entredicho su equipo, el Astana. Aunque no creo que la sangre llegue al río con el equipo celeste, lo cierto es que si alguien no está en disposición de aceptar algo inhumano es el italiano. Desde 2006 cuando el nombre Astana entró en el ciclismo en lugar del difunto Liberty, enterrado y bien enterrado por la Operación Puerto, el escándalo ha sido congénito al equipo kazajo, dirigido, para más inri, por Alexandr Vinokourov.

Al ciclismo le hacen falta nuevas emociones, bríos, y aires. Necesita darle al aficionado algo más, pero no sé si este reto, en twitter bajo el hashtag #3GTChallenge, es lo que necesita. Va contra natura. Veremos si como ese velado objetivo de bajar de las dos horas en la maratón, se lleva a término, pero si lo que no queremos es empujar al atleta a la trampa, tamañas animaladas no son el mejor camino.

INFO

NACEX BICIBOX asegura que tu bicicleta llegue a destino en perfectas condiciones, resultando muy adecuado para peregrinos que realicen el Camino de Santiago así como otras rutas que requieren de un desplazamiento previo al inicio del recorrido.

1nacex

Así que si estás pensando en hacer ruta con tu bicicleta, no te compliques, porque en NACEX te la llevamos donde sea y con NACEX BICIBOX van completamente protegidas.

Toda la info en www.nacex.es

#RadioVuelta – Semana 15

#Trend Nairo salvó el Giro

Enamorados del Giro de Italia, por motivos obvios, la edición de 2014 no ha sido la mejor que hemos presenciado. En el haber de la carrera tuvimos varios personajes, entre ellos y sobre todos, Nairo Quintana que en su cuento de salir siempre adelante podrá relatar cómo se las ingenió para pasar los primeros días, muy complicados para él, y acabar emergiendo en la etapa de Val Martello, en términos de espectáculo la única digna de la carrera. Le secundaron Rigoberto Urán, que no pudo prolongar su histórica crono, y Fabio Aru, con todos los ingredientes de ser el hombre que busca Italia para años que se no serán fáciles para el país transalpino.

 

#Click Los fiordos, otros lugar en el álbum del ciclismo

La semana final del Giro coincidió con una carrera de segundo orden en interés, que ganó la ya celebridad noruega Alexander Kristoff, pero de gran atractivo paisajístico como sólo puede suponer una carrera que se llame el Tour de los Fiordos, esas kilométricas entradas del mar en tierra firme dando imágenes bellísimas, una vez más que sólo el ciclismo puede otorgar.

 

#Profile Nairo, versión rosa

La controvertida decisión de Eusebio Unzué de llevar a su mejor ciclista, se mire por donde se mire, al Giro tuvo el refrendo del resultado. Nairo Quintana gana para Colombia su segunda grande desde que este país empezara a destacar hace treinta años en el circuito europeo. Nairo une de esta manera el Giro a una interesante fanfarria de éxitos con Vuelta al País Vasco, Tour del Porvenir, etapas en Volta, Dauphiné y Tour más la segunda plaza en éste hace un año. Un palmarés que muchos soñarían para una trayectoria y que Nairo ha cuajado optando a la clasificación de los jóvenes.

 

#Clipping

Froome parece inquieto. A las declaraciones pidiendo controles en el Teide, donde coincidió en el “Big Brother” ciclista con Nibali y Contador, Froome añade otra perla, ésta para su compañero Brad Wiggins con quien cultivar una amistad directa debe ser complicadísimo. Vino a decir que si él falla, Richie Porte debe ser la baza del Team Sky y que en el caso de Wiggo conviene acepte su papel, asumido ya, de apoyo para los líderes del equipo.

Si no es un cuestarrón no cuenta. Curioso artículo en el diario AS, firmado por el no menos curioso Juan Mora, donde hablan de esa ascensión que parte del Valle de Sabero leonés y aterriza en La Camperona, el nuevo Angliru de la zona. Ya saben gerentes de diputaciones, municipios y mancomunidades, si no tienen ustedes un Angliru en sus dominios obvien una etapa de la Vuelta a España, donde las cuestas inhumanas se han convertido en el único aliciente.

Oleg Tinkov sufre como los ciclistas. El propietario del Tinkoff-Saxo se pasó todo el Giro a rueda de su equipo saliendo a rodar casi todos los días y sufriendo, parte, de las inclemencias que abordaron los ciclistas. El multimillonario aprovechó la coyuntura: “Ya sé lo que sufren los ciclistas”. Como siempre nunca indiferente.

 

#hashtags by @LiveCiclismo

#Skodatour #Dauphine, #TME2014, #RondevanZeeland

#RadioVuelta – Semana 9

#Trend La Amstel cambió el paso

Con la llegada del último ciclista al velódromo de Roubaix se tiene la triste sensación de que otra primavera se nos escapa. La Amstel Gold Race abrió la última semana de este vibrante periodo que si por algo se distingue es por el adoquín y las carreras que lo incluyen en su recorrido y esto ya es historia de 2014. La Amstel marca el paso cambiado, dejamos a los especialistas del norte y nos centramos en un perfil más agonístico, menos intenso pero más sostenido. Entre la Flecha y Lieja rodarán corredores que en los meses próximos con el ciclo de las tres grandes que abre el Giro serán los protagonistas.

#Click Una pequeña gran carrera

Mientras el foco y las miradas estaban en el Limburgo neerlandés, en la Bretaña, en la esquina del viejo continente, se desarrolló una de las carreras más singulares del calendario, el Tro Bro Léon. Tras dejar atrás caminos y sembrados de césped por en medio de las estrechas carreteras, una vez se transitó por densos y verdísimos bosques, el ciclista del Cofidis Adrien Petit sacó su mejor versión para batir a Flavien Dassonville, toda vez ambos se fueron del grupo intermedio a unos veinte kilómetros de meta, veinte kilómetros que recomendamos rescatar si podéis pues se trata de una continua sucesión de ataques, parajes y situaciones realmente insólitas en este ultraprofesionalizado ciclismo.

#Profile El comeback de Philippe Gilbert

Cuando uno firma una temporada como la que cuajó Philippe Gilbert hace tres años es presa segura de conjeturas e insinuaciones cuando al ejercicio siguiente no rinde igual. Desde entonces, y siempre con los colores del BMC, Gilbert fue una sombra de ese ciclista que maravilló con la camisola del Lotto, con tres etapas de la Vuelta a España y un Campeonato del Mundo, cuajado en el mismo escenario que la Amstel, como único bagaje  para un corredor que llegó a superar larguísimamente la veintena de éxitos en 365 días, dejando lejos y muy empequeñecido el registro de tu compañero, y asiduo anotador, André Greipel.

#Clipping 

El corazón de Robert Gesink. Sin saberlo, pero intuyendo que algo no iba bien, Robert Gesink, el mejor ciclista holandés de los tiempos recientes ha sido apartado de la competición por problemas con su corazón. Este largo y escuálido ciclista centró muchos focos tras ganar una etapa al propio Cadel Evans en una jornada copada de nieve en la París-Niza, sin embargo sus resultados nunca acompañaron tanta expectativa y ello pudo contribuir a una ansiedad que finalmente le ha lastrado la salud.

La motivación de Oleg Tinkov. Curiosas declaraciones del magnate que posee el Tinkoff- Saxo que afirma haber criticado abiertamente a Alberto Contador para provocar su reacción. El rubio se arroga el papel de revulsivo para el ciclista madrileño que a tenor de las declaraciones que se reproducen en 20 minutos deja al ciclista en papel de estoico masoquista. Mientras más “le pega” mejor rinde.

La realización del Tro Bro Léon. La carrera francesa, eclipsada por la Amstel, de segundo orden, poblada de equipos medianos y ciclistas desconocidos goza de una cobertura digna de Roubaix con un despliegue de medios, tomas cenitales y tiros desde la moto que son la envidia. No olvidemos que hablamos de una prueba del nivel de Klasika Primavera y Murcia y un peldaño por debajo de Almería. ¿Cómo no ha de crecer esta carrera con tales mimbres?

#hashtags by @LiveCiclismo

#Trentino14 , #FW, #LBL , #PalioRecioto, #TourBretagne #GPLiberazione #RoueTourangelle #TourofTurkey

El ciclismo como si fuera Wall Street

La portada del ultimo ProCycling desvela de forma indisimulada y evidente el concepto anglosajón de la vida y por ende del ciclismo. Bajo el título de “The power list 2014” señalan con detalle las 25 personas más influyentes del ciclismo actual, incluyéndose entre las mismas, ciclistas –los menos-, técnicos, financieros, gente de la televisión, organizadores y magnates. La lista incluye gente de todo pelaje, muchos de ellos desconocidos al gran público. De algunos de los menos conocidos queremos dar cuenta en próximos post, sin embargo por el momento nos quedamos con algunas caras y generalidades explicadas en este listado del poder.

Una de las cosas que más nos llaman la atención es la total ausencia de españoles en la misma. Hay uno que puede entrar, que está en la puerta, pero que no ha entrado, es Fernando Alonso cuya suerte se vincula al proyecto que como bien recuerdan cada vez que tienen ocasión no tiene todavía nombre. Nairo Quintana es uno de los que puede entrar en ese top 25 del poder mientras que hace cinco años Alberto Contador estaba en ella por motivos de su reinado.

Entrando en harina destaca la poca presencia de ciclistas. Sin embargo hay tres que queremos señalar. Fabian Cancellara sería el prototipo de patrón entendido a la vieja usanza recordando ese capítulo en el que vestido de amarillo hizo parar al pelotón para que esperara a los accidentados Schleck. Luego está Peter Sagan, un ciclista que sobrepasa sus propios límites a la vista de un carisma que puede darle el tamaño de icono. En las locuras que se le ocurran al eslovaco pueden ir las audiencias del futuro. Le sigue Chris Froome, a quien su condición de portador del maillot amarillo le hace referencia por defecto, si bien recuerdan que “perdido el maillot, perdida influencia”. También incluyen a Mark Cavendish, tachado de celebrity, una auténtica tontería, de Cav poco o nada nuevo surge desde hace un tiempo e incluso el guapo, ario y alemán Marcel Kittel puede acabar quitándole la áurea.

En otro círculo, se habla de magnates como Oleg Tinkov, un multimillonario excéntrico de cuyos ceros en la cuenta el ciclismo no puede prescindir, como dando a entender que este deporte está entre la espada y la pared para aguantar a tipos como el rubio ruso. Sobre Alexander Vinokourov no esconden que el ciclismo no es más que un medio para los fines políticos de un personaje que ha hecho de la trampa su modus vivendi.

Obviamente salen los gestores del Tour, el tándem Amaury- Prudhomme, en cuyas manos están los suculentos ingresos por televisión mediante la confección de un calendario paralelo y casi privado que ya está llevando la discordia a alguna de sus carreras, dígase París-Niza o Critérium Internacional, dos pruebas históricas muy castigadas por la pugna entre ASO y equipos.

Y en la órbita de la UCI no podía omitirse el poder del presidente Bryan Cookson quien tiene a bien establecer un mandato donde delegar sea la clave con el objetivo de reducir las diferencias entre el ciclismo masculino y femenino, un empeño en el que la diva Marianne Vos está interesada. Y es que como más de una vez hemos dicho, el ciclismo femenino no es más que un paso obvio y necesario para que este deporte sea finalmente redondo y universal.

Foto tomada de www.zimbio.com

¿En qué lugar quedaría Alberto Contador?

Curioso, no hemos hecho más que romper las telarañas de la temporada ciclista, ni siquiera hemos estrenado la primavera con un par de clásicas, tenemos por delante el largo y ancho de la campaña ciclista, que no es poco, y las conjeturas sobre la configuración del pelotón en un futuro inminente llenan y llenan espacios.

Una vez se enfriaron los rumores del fichaje de Peter Sagan por el proyecto de Fernando Alonso, se vuelve a la carga con el eslovaco y su futuro. Ahora el rumor, dicen algunos medios que incluso ya hay firma de por medio, apunta a que Sagan entraría en la órbita de Oleg Tinkov, desencadenando una serie de movimientos en cadena, tipo serpentín, que nos llevan de inicio a preguntarnos si esto es lo más idóneo en vísperas de grandes días para algunos de los implicados en el serial.

Por ejemplo, miremos a Peter Sagan, un ciclista del que está todo dicho y sobre el que todos coinciden en la necesidad de que refrende todo lo mostrado, cuanto antes, ganando un monumento. ¿Sacar ahora toda esta rumorología es lo más adecuado?, ¿se beneficia o se perjudica al ciclista?. ¿Y a su equipo? No seré yo quien responda a estas tres sencillas cuestiones, pues al final lo que se dibuja e intuye como un perjuicio, acaba siendo un beneficio, o al revés.

Los movimientos de Sagan implican a Cannondale, el mecenas de su actual equipo. Y entrar con Tinkov supone entrar en conflicto con Specialized y a su vez con Alberto Contador, e incluso me atrevería a decir que con Saxo Bank –una empresa de cuya cuota en el equipo nadie sabe-. Es decir aquí se impone una cuadratura del círculo que tiene por telón una cuestión que cada vez tenemos más presente, y no es otra que el World Tour se ha convertido en una auténtica guerra de marcas de bicicletas que buscan en el terreno de la competición y las estrellas, la cuota que en los puntos de venta están perdiendo por marcas llegadas de grandes superficies y otros actores metidos a hombres orquesta.

Sin embargo, la marejada que conlleva todo este serial vuelve a romper a los pies de Alberto Contador, como si él fuera el rompeolas de todo lo que se cuece en este deporte. Como si tranquilidad no fuera con él. Contador sin comerlo ni beberlo ve tocada su renovada amistad con Oleg Tinkov, pues el filtrado de estas noticias no suele casual y siempre responde a propósitos variopintos. Se dice que si Cannondale entra con el magnate ruso quedaría una licencia WT por ahí, pululando y que puede ser la puerta de entrada para Fernando Alonso en el máximo circuito con plenas garantías y sin tener que aguantar los favores ni limosna de nadie.

Aunque aplaudamos que Alonso pudiera encontrar aquí el hueco a su proyecto, no deja de ser triste que se tengan que ocasionar tales corrimientos tectónicos para hacerle un espacio a un nuevo y apetitoso inversor. Eso como deporte dice muy poco del ciclismo. En Fórmula 1 son capacees de añadir más escuderías si ello les significa negocio. Aquí todo son pegas. Son formas de verlo.

Foto tomada de www.sykose.com

No es tan sencillo como cree Oleg Tinkov

Clico en Google “Nico Verhoeven”. Surge el enlace de la Wikipedia. Sondeo. Buen ciclista profesional, a caballo entre los años 80 y 90. Palmares correcto. Le recuerdo buen rodador, el típico caballo trotón que causaba estragos en el pelotón y cronos por equipos cuando enfilaba la cabeza del grupo. Sus equipos así lo confirman, en especial el PDM. En el cuadro de sus actuaciones en las grandes carreras destacan tres abandonos en el Mundial y dos, uno de ellos muy significativo, en el Tour  de Francia.

En concreto me llama la atención su abandono en la edición de 1991 cuando se debía a los colores del mentado PDM. Recordaréis aquella salida por la puerta de atrás. El equipo patrocinado por esas prehistóricas cintas de vídeo se fue en medio de circunstancias muy poco aclaradas. Se arguyó una intoxicación sin embargo recuerdo que entonces, a mis 14 años, fue la primera vez que oí hablar de EPO. Sí la famosa sustancia que en esa época parecía vivir una edad de oro sacando caballos de auténticos podencos.

Dando instrucciones

Sea o no culpable en aquella historia, Verhoeven estuvo allí, puso los pies en polvorosa y se fue del Tour, como Erik Breukink, como Raúl Alcalá. Aquel PDM fue un equipazo y esa mancha fue grande, enorme. De hecho dejó de existir ese mismo año. Hoy Nico Verhoeven es director del Belkin, ex Rabobank, y mentor de Juanma Garate. Hoy Verhoeven dirige un equipo de tremendo potencial y calidad humana. Un día dice que Garate es un gran capitán y al siguiente el ciclista se mantiene en un limbo contractual.

Todo este preámbulo viene a cuento por lo que el otro día argumentó Oleg Tinkov diciendo que “el pelotón terminaría sin directores si se indaga en el pasado”. A mi entender tiene mucha razón el magnate ruso, pues esto no deja de ser una caza de brujas, sin embargo el problema viene cuando muchos de estos directores dan lecciones a sus ciclistas y aficionados. Deslegitimados por su pasado, si su labor se ciñera a una gestión profesional y humilde del grupo humano que les ha tocado en suerte, sería todo mucho más sencillo. Y el propio Tinkov lo tiene sencillo para comprobar lo que decimos cuando su hombre al volante, Bjarne Rijs, ha sido pillado en tantas contradicciones, cuando no acusado directamente como hace Hamilton en su libro, que cualquier cosa que diga será mirada desde la deshonra de ser un ciclista que ganó un Tour hasta arriba de todo.

Por eso, y apreciando el valor de Tinkov al intentar pasar página, el ciclismo debe ser como la mujer del César, es decir: ser limpio y parecerlo. Y mientras algunos sigan pululando el ciclismo contemporáneo podrá ser el más limpio de la historia que no lo parecerá a ojos de muchos.

Ya tenéis vuestro equipo para las clásicas???

Oleg Tinkov ya tiene su foto en el álbum de Contador

Si mañana Espasa quisiera sacar una selección de fascículos sobre la vida de Alberto Contador, si quisiera ir a menos, y sacar un diccionario enciclopédico de sus vericuetos, Oleg Tinkov tendría entrada y fotografía. Si Alberto hiciera un álbum de su periplo ciclista, Oleg Tinkov se ha metido por derecho propio. La vida trae y lleva, da vueltas, curvas inesperadas y en ciclismo tenemos muchos ejemplos, más allá incluso de las rutas que serpentean las catedrales de este deporte. El tren ha llegado a estación, Tinkov vuelve a estar con Contador.

Acuerdo casi clandestino

La relación amor-odio de Oleg Tinkov y Alberto Contador abre su capítulo más intrigante. Pelillos a la mar, obviando Twitter y esas memeces que ponen al corriente a millones de personas sobre el verdadero estado de las cosas, el magnate ruso y el doble ganador del Tour quieren trazar una gruesa línea sobre el pasado y decir que aquí no ha pasado nada y que si alguien debe conciliar el insomnio es Chris Froome, pues todo este tinglado prenavideño es para batirlo en julio, en Francia, en el Tour.

Hace pocos días nos hacíamos eco de la pieza central de Vélo Magazine, algo así como el pontificado mensual del Tour de Francia disponible en quioscos, sobre Alberto Contador. Entre otras consideraciones, que tenían por objeto demostrar que los mejores días del ciclista de Pinto no eran cosa del pasado, destacó la que hacía referencia a su línea vital.

No hay calma en “ca Contador”, no puede haberla. Es como si su carrera se desarrollara a golpes, a talegazos mal dados por un destino que se retuerce como esas curvas que buscan la cima del Stelvio. Así lo resumimos a tenor de lo leído en la revista francesa:

“Una familia humilde con los problemas de salud de su hermano Raúl, el cavernoma de la Vuelta a Asturias de 2004, el arresto de Manolo Saiz, su director de siempre, y posterior explosión de la Operación Puerto, la pérdida de conocimiento en el descenso de las Lagunas de Neila durante una Vuelta a Burgos, la salida de Liberty Seguros del ciclismo y la irrupción de Astana, que a su vez no es aceptado en el Tour de Francia de 2008 por escándalos de dopaje un año antes, la imposible convivencia con Lance Armstrong en 2009, el ataque a Andy Schleck cuando le saltó la cadena en Bales, el posterior positivo en ese mismo Tour, el de 2010,…”

A esta línea de sucesos añadan las entradas y salidas de Oleg Tinkov en su vida para completar un cuadro de trazo desordenado y costumbre surrealista. Ante tal retahíla de hechos no sabemos si decir que estaba en el sitio equivocado sin saberlo o si el destino le tiene guardado un obstáculo a cada curva. Sea como fuere, y tras un año en el que sus únicos problemas fueron deportivos, se plantea otro ejercicio complejo.

Aunque bien mirado Oleg Tinkov es el bufón perfecto cuya excentricidad le puede proporcionar al corredor la tranquilidad que requiere. Incluso si vinieran mal dadas, la total carencia de elegancia del multimillonario le da a Contador una tabla de salvación y quién sabe si por ende al propio Fernando Alonso, pues a la vista del tristísimo recibimiento que le dispensa el pelotón internacional, con mil y una trabas en el camino, podría tener en el hartazgo del pinteño un buen aval para traérselo a su equipo, ese que debe nacer de cero pero que igual sigue el “método Tinkov” y evita levantar algo desde los cimientos más si el mercado ofrece gangas e incluso con licencias World Tour bajo el brazo.

Foto tomada del Facebook de Saxo- Tinkov o viceversa.