Omar Fraile: dime a quién ganas…

Omar Fraile JoanSeguidor

Las victorias de Omar Fraile se distinguen por el nivel de los rivales y competiciones

Hubo algo en Omar Fraile que me llamó la atención desde que supe de él, hace unos cinco años, cuando vestía el maillot del Caja Rural.

Le recuerdo escapado, siempre escapado, y a veces con ciclistas del Euskaltel, ese equipo del que salió cedido a los verdes.

Entonces no lo sabía, o ni siquiera se lo imaginaba, pero Omar Fraile tendría futuro a través del Caja Rural.

Los pocos pero valiosos triunfos de Omar Fraile

 

 

Por esa época, Omar Fraile acumulaba victorias en generales de la montaña, ponía las bases a lo que habría de venir.

Porque si una cosa ha demostrado Fraile es que nada es imposible, o no lo suficientemente imposible para pensar que no se puede lograr.

En menos de un año acumula tres triunfos en el World Tour.

Ganar en el máximo circuito no es sencillo, todo lo contrario. A algunos les lleva toda una vida lograrlo.

Es un tren inmisericorde que no espera ni respeta, no conoce a nadie. Cuando hemos oído hablar de él, de viva voz, la verdad es que impresiona.

Pues en ese ecosistema el amigo Omar, de la quinta del noventa, va sumando.

Otro en su lugar se arrugaría cuando en ese maratón por los Apeninos entre la Toscana y la Emilia, en una travesía que hizo renunciar hasta el propio Mikel Landa, te caza Rui Costa.

En Bagno di Romagna, Oman Fraile ganó a Rui Costa, el mismo que arruinó los sueños de unos cuantos, incluido el propio Purito.

Y Eibar, en la ciudad armera, formando parte del corte bueno con los buenos, Omar dio cuenta de Primoz Roglic, el mismo que aprecía ni pestañear ni sufrir mientras ganaba la Itzulia.

En Romandia, cayó Sonny Colbrelli

El final de la primera etapa del Tour de Romandía guardaba una sorpresa que no fue tal porque estaban en un circuito, y lo vieron anteriormente.

Aún y así, un tema de elegir de desarrollo, de ser frío cuando tocaba, creo que le dio el triunfo a Omar Fraile frente a un velocista que de 100 veces posiblemente le batiera 99.

Fraile dio cuenta de Colbrelli. Ahí queda.

Y sigue, sigue creciendo el palmarés de este ciclista que no sabe de imposibles ni rivales imbatibles. Él sólo sabe de mirar adelante, ponerlo todo y fuera.

Una vez explicamos que no cabe deprimirse por la cantidad de españoles en el WT, que ahora está todo más caro y por ende hay que ser muy bueno. Aquí lo vemos.

Pocos ciclistas resultan tan inspiradores.

Imagen tomada de FB de Astana Pro Team

INFO

Conoce las ruedas ARC1100 by DT Swiss

El Giro ya son dos carreras

Como es la afición, la más acérrima y comprometida, es decir que Tom Dumolin nos recuerda vagamente a Miguel Indurain y se erizan los sentimientos y las expresiones. Pues bien, ahí va otra, otro rasgo que nos recuerda al gigante navarro: la etapa que ha atravesado los Apeninos para dejar la Toscana y entrar en la Emillia Romagna. Lección de tranquilidad, de saber llevar y gestionar la desventaja de Tom Dumolin, rosa en ristre, a la espera de jornadas más complicadas, en las que seguro le pondrán en más problemas.

La jornada central del Giro fue una etapa típica de gran vuelta, cuando está entra en la fase morada, que no negra, del gran fondo. Hubo dos carreras y un ciclista en ambas: Andrey Amador, el especialista del Movistar en el Giro de Italia. El negocio pareció redondo, por momentos perfecto. Amador por delante, filtrado en el corte bueno y poniendo el foco el sobre la principal sima que se adivina la líder: su equipo.

Sunweb no será el mejor bloque del mundo, no tiene la calidad ni cantidad de Movistar, pero aprende de los errores, y aquel que aconteció en la sierra madrileña se dio aquella vez, otra cosa es que repitan a las primeras de cambio. Pusieron a uno, al mejor de los gregarios, Tem Dam, delante y por detrás dejaron hacer. No bajaron los brazos, pero llevaron la carrera al límite, como Dumolin en la crono, pero por omisión.

Y pasó lo que tenia que pasar, cuando Amador pisó por momentos la segunda plaza, sin amenazar nunca la primera, otros tomaron las riendas que el Sunweb tiene que declinar por obvia incapacidad para mantener el ritmo hasta el final. Dumolin sabía de la querencia de su compatriota Mollema por eso que llaman un puesto y que por él, el neerlandés mata. Trek entró, poco, pero entró. Luego la FDJ, y al final Bahrein para animar el ataque de Nibali.

Fue suficiente, la amenaza de Andrey Amador ya no fue tal. Me da que el costarricense o quiso jugar fuerte sin gastar nada, tenía tres hombres con él, o no va lo fino de antaño. Sea como fuere, la jornada parecía propicia para mermar a los hombres de Dumolin y al final Movistar ha sido quien más ha gastado. Ojo, que no lo han hecho mal, como en el Blockhaus, han ejecutado el plan, pero éste no siempre sale. El Movistar de 2017 sí que hace el trabajo, no espera a otros y aprovecha tener dos bazas entre los mejores, cosa que no hizo hace un año cuando tenía dos en vanguardia.

La jornada no obstante, lo estabais esperando, lleva un nombre, Omar Fraile. Estoy sinceramente atónito. El del Dimension Data no corre vuela, se mete en el primer corte, en el segundo, llega en el tercero y… gana a Rui Costa, un killer que lleva una colección de segundos que le quitaría las ganas de correr a más de uno de su misma condición. Fraile excede con mucho lo que podamos decir aquí y no nos atrevemos a añadir mucho, sólo que nos alegramos por un chaval cuyo esfuerzo siempre apreciamos y valoramos. Verle así nos conduce a una conclusión: que le seguiremos viendo.

Imagen tomada del FB del Giro de Italia

INFO

Gran oferta de Bkool Smart Pro…

– Más de 200 € de descuento respecto al precio original.
– Incluye un año de suscripción Premium al simulador Bkool.
– Mucho más barato que cualquier rodillo inteligente de su gama.
– Oferta temporal, sólo hasta el 29 de mayo.

La suerte de Amets, Igor y Omar

No han sido pocas las veces que, durante estos dos años, desde que despareciera el Euskaltel, se haya hecho inventario de los ciclistas surgidos de la entraña de la Fundacion Euskadi y de la suerte de los mismos. Cuando el equipo naranja dejó de existir ya había desperdigado talento por todo el World Tour y con cese de actividad acabó de liquidar sus activos con auténticos corredorazos a precio de de ganga.

Mirad sin ir más lejos los dos mejores equipos del mundo, el Movistar Team y el Team Sky, dos conjuntos bien surtidos de corredores que en su día fueron naranjas y que actualmente se debaten en el umbral de las mejores carreras.

A pesar de los nombres que nos vienen a la mente, en esta historia son tres los que queremos tener como protagonistas y ahora veréis los motivos de esta elección porque éste es un relato que arranca desde la Vuelta al País Vasco de 2013 y nos lleva hasta este otoño de 2015, que llama a nuestra puerta mientras sacude el felpudo y nos invade de frío y episodios de lluvia.

En la Vuelta al País Vasco de 2013 Euskaltel estaba inmerso en el pozo de los “no resultados” siendo un equipo que había perdido la frescura que le había hecho “diferente”. O no querían o no sabían, pero lo cierto es que la otrora seña del equipo de Igor González de Galdeano estaba languideciendo tenuemente ante la mirada atónita de la afición. Nunca cazaban la fuga buena, siempre tirando, siempre a la contra, nunca delante y con la cuenta de resultados a cero.

Ocurrió que en esa carrera destacaron dos nombres: Amets Txurruka y Omar Fraile. El primero había sido omitido en la nueva estructura naranja en cuya fría gestión, ajena al calor de la Fundación, Igor Gonzalez de Galdeano premió puntos venidos de otros continentes despojando de alma al equipo. Txurruka cogió el macuto y se fue al Caja Rural siendo omnipresente en esa carrera y ganando poco después la Vuelta a Asturias.

En esa Vuelta al País Vasco, que como recordareis ganó Nairo Quintana, emergió otro nombre, Omar Fraile, también en el Caja Rural, como Amets, y no en el Euskaltel, al que le dijo que esperara al año siguiente para sumarse a su causa. Como sabéis no hubo «año siguiente» pues Euskatel dejó de existir. Fraile dio otro recital de coraje, entrega y corazón, esos valores que las credenciales de los naranjas ya no tenían en repertorio.

Pasaron los años y Fraile siguió creciendo, y no sólo cogiendo escapadas, también entrando a ganar carreras, algunas prestigiosas, otras preciosas, como Dunkerque. En la Vuelta ganó la montaña al borde de la extenuación y todo ello le ha valido un contrato en el Dimension Data, el celebrado equipo sudafricano de Cavendish. Omar ya tiene su cielo, como Amets lo tendrá en el Orica, el fenomenal proyecto australiano que se lleva un corredor que es una perla.

Y el tercer protagonista de este cuento es Igor Antón, un ciclista que sufrió sendas caídas cuando más y mejor andaba, pero que a diferencia de los otros dos no se ha reinventado. Su temporada en el Movistar ha sido tediosa, gris, alejada de lo que un día prometieron sus piernas. Dice que se queda con la victoria en Asturias, cuando cualquier carrera en este bendito país es una lotería entre los corredores de Unzue. En el Giro deambuló, siendo protagonista el día que ayudó a Alberto Contador….

Así las cosas, con 32 años y un espíritu “cuasi” funcionarial, Anton espera que alguien le abra las puertas, a ser posible en el WT. No sabemos si encontrará o no acomodo, más cuando no sabe lo que es correr si no está en casa, sin embargo de lo que sí estamos seguros de que el ciclismo, como la vida, a veces es justo, y con Omar y Amets lo ha sido.

Imagen tomada del FB de Caja Rural 

Ciclismo «corrido a pelo»

Los Cuatro Días de Dunkerque suponen una de las carreras más arraigadas del calendario francés. Se disputan desde hace sesenta años y su mejor exponente fue todo un ciclista llamado Freddy Maertens, uno de los grandes anotadores de la historia, que con cuatro victorias es el recordman de una carrera que acostumbra a correrse, paradójicamente, en cinco etapas sobre un total de 850 kilómetros, aproximadamente.

La carrera  fronteriza se desarrolla en un terreno que hace sólo un mes centraba miras y concentraba pasiones. Cercana al cogollo flamenco, tampoco dista mucho del final de Roubaix, por tanto nos podemos imaginar un poco su trazado: vertiginoso, oscilante, imprevisible y muy emocionante. Curiosamente la francesa es una carrera que viste de rosa a su líder, como el Giro, con quien comparte fechas a pesar de lo que le implica en expectación.

Así fue este sábado por la tarde, mientras los Orica volaban con los relevos que aprendieron en el velódromo por un carril bici que sigue la línea de costa hacia San Remo, Omar Fraile –y no Oscar como le llamaban insistentemente en Eurosport 2- ganaba la penúltima etapa de esta prueba.

Os recomiendo ir a YT, allí donde todo queda y ver la victoria de Fraile, que sigue engordando el palmarés a base de calidad como Apeninos o Dunquerke. Miradlo, de verdad. Veréis ciclismo corrido a pelo, en enrevesados circuitos, curva, contra curva, montículos y pavé por doquier. Finales de etapa con tres virajes en el último medio kilómetro, un ciclismo muy ajeno al World Tour, un ciclismo que se disputa desde la humildad de que en cualquier momento puedes quedar apeado del éxito. Lo vimos con el ciclista cuya suerte se cobró Fraile, Maurits Lammertink, corredor del Orange, ese equipo sostenido por expros holandeses, pero también con el campeón del mundo de madison Bryan Coquard, que petó sin previo aviso para alegría de Ignatar Konovalovas.

2

Y si tenéis un rato más largo, mirad la etapa del viernes, disputada en un eterno sprint a tres, tan «enfermizamente» planteado que casi les cogen bajo la línea de meta cuando tenían más de minuto y medio a tres kilómetros para llegar. Alexis Gougeard fue el más listo ante Julien Antomarchi y Bryan Ramírez. O la primera etapa, con exhibición del mentado Coquard y planos de persecuciones de tres grupos al unísono.

Como veis no hablamos del World Tour. Como tampoco lo hacemos cuando vemos el Tro Bro Léon, que se disputa a la sombra de la Amstel y es cien veces más entretenido. Como cuando disfrutamos de A Través de Flandes y las pinzas que le hacen a Kwiatkowski. Como cuando Ben Hermans ganó con el hostigamiento de su compañero Gilbert la Flecha Brabanzona. Como cuando podemos afirmar con la boca grande que la última París-Tours fue la mejor carrera del año pasado, con Voeckler afeando tan digno espectáculo negándose a subir al podio presa de una pataleta.

Como veis, ni hablar del World Tour, ese coto cerrado y hermético que no confiere nada al azar que siempre ha marcado el atractivo del ciclismo. Mientras los mandamases de Etixx, Sky y Tinkoff le dan vueltas a cómo hacer más espectacular su juguetito, quizá podrían darse un paseo por el llamado “ciclismo menor”, ese que en España tiene vedada la televisión, para apreciar en su justa medida a qué sabe el deporte «silvestre», sin cortapisas ni intereses. Lo que viene a ser ciclismo de toda la vida, vamos.

Imagen tomada de @ciclo21

INFO

Novedades de primavera en Endura

2

Hágase la luz: las nuevas incorporaciones a nuestra gama de cascos, los cascos Luminite Helmet  y el Xtract Helmet, han llegado! Ambos cascos son grandes todo terreno que atraen a commuters y los nuevos carreteros, pero que también son perfectos para ir de casa al tren.
Cuentan con un ajuste muy cómodo con una forma contemporánea, bastante redondeado que sienta un poco más bajo en la parte posterior. La principal diferencia en ambos cascos es la luz trasera USB recargable con 3 ajustes de flash diferentes. Ambos cascos vienen en 3 tamaños y con una visera extraíble. El Xtract está disponible en rojo y en blanco, mientras que el Luminite viene en negro, verde y Amarillo de alta visibilidad, y están equipado con montones y montones de material reflectante.
La primavera ha llegado, y ha traído un montón de color con ella: Los baggies de MTB y maillots de nuestra colección LIMITED ya han sido entregados a todos aquellos que los han programado, y serán un lujo en los medios de comunicación, distribuidores, y clientes por igual!
Mantente fresco: El maillot FS260-Pro SL Jersey está disponible en rojo y en negro. Desarrollado para el Movistar Team asumiendo las condiciones de verano más desafiantes, este maillot super ligero, ofrece absorción rápida del sudor y alto rendimiento para montar en climas calientes. El tres veces campeón olímpico y múltiple campeón de bicicleta de montaña británica Oli Beckingsale ha derramado una gran cantidad de sudor en la cámara climática de la Universidad de Kent para la investigación y el desarrollo de esta prenda. El resultado: El maillot la FS260-Pro SL mantiene un 15% más fresco a un ciclista en una escalada alpina simulada a 30 ° C que una camiseta de similares características y con solo 85 gramos de peso (tamaño mediano) es decir, un 40% más ligera.

#RadioVuelta – Semana 16

#Trend El último rey de la primavera

Acabó el ciclo de carreras más bonito del año coronando al último rey, Alejandro Valverde, quien cerró una semana casi perfecta con el doble de las Ardenas –Flecha & Lieja– sumándolo a la segunda plaza de Amstel. En ambos triunfos Valverde no escurrió el papel de ciclista más en forma, y su iniciativa tuvo más premio que nunca. No obstante Julien Alaphilippe se impone como la sensación de estas Ardenas, acompañando al murciano desde la segunda plaza en ambas ocasiones. Fuera de la órbita valona, calentaron algunos candidatos al Giro con Trentino y Apeninos. En la primera Richie Porte no tuvo rival y en la segunda Omar Fraile tuvo un bautizo grande. Estos días, mientras Turquía sigue disfrutando de su potenciadísima vuelta en Romandía arranca una de las citas que tradicionalmente se tomaron como referencia para el inminente Giro.

#Click El triunfo se lleva en la sangre

Carantoña de Alejandro Valverde a su hijo en la trastienda del podio de Lieja. Siempre en el foco por todo lo que hace, esta vez sí, Valverde supo aislarse y sacar lo mejor de sí en la Doyenne más española de la historia.

#Profile Las tres semanas de Richie Porte

El año va bien para el tasmano Richie Porte. Tras una aciaga temporada en la que además tuvo la capitanía del Sky en el Tour a tiro y no pudo, o supo, aprovecharla, Porte llega al Giro como lo hicieron sus jefes -Wiggo y Froome- a los Tours que ganaron, es decir con varias vueltas por etapas ganadas. En el caso que nos ocupa son dos carreras WT como París-Niza y Volta más el Trentino, auténtica vara de medir para los que opositan al Giro. Podríamos decir pues que Porte llega con una gran vuelta en el palmarés a su primera capitanía seria y asentada en una cita de este nivel.

#Clipping

El añito de Maciej Paterski. El Tour de Croacia se cerró en Zagreb con una tremenda llegada, peligrosa a la par que emocionante, en la que Pateski dejó otra muesca para explicar que la victoria, y primer liderato, en la Volta no fue casualidad. El polaco es uno de los nombres de este primer tercio de campaña y su éxito sólo se puede entender desde la machada que hizo el primer día de la Volta, llegando de San Remo sin escatimar la escapada que se le brindó el primer día.

El casillero de Omar Fraile se estrena. En Caja Rural el trabajo está siendo bueno desde hace tiempo aunque la victoria en estos niveles es cuestión de elegidos. En esa línea estaba trabajando omar Fraile hace tiempo. El ciclista que apostó por los verdes cuando Euskaltel le quería se ha estrenado con una carrera de “marca”, los Apeninos,  en vísperas del Giro y eso puede ser un punto de inflexión.

Libertad vigilada para Astana. La revisión de la licencia de Astana le llega justo cuando Nibali despierta de su letargo post Tour y los comentarios fluyen alrededor de Fabio Aru. El equipo celeste sigue adelante, pero cada corroboración de su estatus viene acompañada de aviso, y esta vez no ha sido diferente. Otro desliz será injustificables mortal de necesidad.

#Hashtags by @LiveCiclismo

Imagen tomada del FB de Lieja-Bastogne-Lieja

El ciclismo español necesita una dosis de autoestima

No va a ser sencillo, va a doler y echaremos de menos el periodo que muchos atisban próximo a su fin. Desde hace muchos años, quizá desde que Ángel Arroyo abriera el ciclo en aquel mágico Tour de 1983, nada menos que hace tres décadas, el ciclismo español ha mejorado sus registros aupándose a primera potencia, como bien reza una clasificación de la UCI World Tour que no es más que la consecuencia de la excelente cosecha de triunfos que los nuestros han cuajado en este periodo. España volverá a ser el mejor país del mundo ciclista, otra vez. 

Hace cinco años por estas fechas Samuel Sánchez era el hombre del momento. Saboreaba y alargaba las mieles de su recién conseguida corona olímpica. En todo este maremágnum de grandes momentos que ha firmado el ciclismo español –que malos también ha protagonizado, incluso hasta muy malos- el oro olímpico del risueño asturiano parece la guinda, como aquel último reducto que le quedaba por derribar a la –vamos a ser efectistas- “armada española”.

Pero Samuel ahora está en una circunstancia muy diferente. Barrunta su retirada si el mercado no es capaz de asumir una ficha como la suya. Con la desaparición de Euskaltel, donde tenía contrato más allá de este año, sumada a la caída del mundial, le ha quedado la opción de la retirada como una plausible baza.

No sabemos qué pasará por la cabeza del ciclista ovetense, y cuán grande es esa alternativa de colgar su bicicleta. Pero si se retira estaríamos ante una muestra tangible de ese cambio de ciclo para el ciclismo español en un momento además no parece el más dulce para el mismo.

Y es que el deporte del pedal en suelo patrio está falto de autoestima y cariño. Miremos y veremos qué malandanzas le rodean. Por ejemplo la certeza de que Movistar y Caja Rural serán los únicos equipos españoles es un argumento que cae a plomo y sitúa muchos y buenos corredores, casi todos los que deberían prolongar los éxitos presentes, sin maillot para 2014.

Pero es que además está el Mundial de Ponferrada y las imperecederas dudas sobre su viabilidad y celebración. La capital berciana no sólo tiene encima de la mesa la necesidad de cubrir un presupuesto que parece de ciencia ficción sino convencer a la UCI sobre sus circuitos, en una reprobación de los trazados que nunca había conocido anteriormente.

Luego está la complicada situación económica de la RFEC que lleva un seleccionador a la carrera más importante del año sin nómina. No hablemos de la ausencia de seleccionados en muchas convocatorias y la inédita experiencia de David Muntaner, como paradigma, que sufragó un subcampeonato mundial por un patrocinador privado.

Recuerdo cuando hace veinte años todos miraban a España en materia de retransmisiones ciclistas. Incluso en los días que el mal tiempo condicionaba, TVE era capaz de mantener la señal ahí donde la RAI naufragaba. La Vuelta era santo y seña de retransmisiones, lo mismo que ahora, vamos.

A todo esto le añadimos dos últimas perlas: el desenlace del Mundial , donde España siendo mejor numéricamente no sacó las dos mejores medallas, y la no culminación del equipo de Fernando Alonso al menos en el corto plazo, que es cuando más se le necesita. Todo contribuye y empuja a afirmar que el ciclismo español necesita un chute de autoestima y cariño que permita ver que el futuro aunque complejo existe y no tiene por qué ser tan negro. Y es que como bien relatan en Zona Matxin hay un buen puñado de razones por los que seguir creyendo. Esas razones se llaman David De La Cruz, Ion Izaguirre, Jesús Herrada, Angel Madrazo, Juan José Lobato, Mikel Landa, Enrique Sanz, Carlos Barbero, Lluis Mas, Garikoitz Bravo, Peio Bilbao, Omar Fraile, Jesús Ezquerra, Haritz Orbe, Mikel Iturria, Carlos Verona, Jon Aberasturi, Rubén Martínez, Jordi Simón, Mario González, Fernando Grijalba, Miguel Angel Benito, Ibai Salas, Antonio Angulo, Pablo Lechuga, Airán Fernández, Ivan García Cortina, Alex Aramburu, Enric Mas, Cristian Rodriguez, Cristian Torres, Juan Camacho, Xavier Pastalle y Iosu Angoitia. Y no se ofendan, no los hemos dicho todos porque seguro que hay más.

Foto tomada de planetaciclista.blogspot.com