El tirito de Contador hizo diana

Había mucho en juego, ya de salida, en esta Vuelta al País Vasco, tanto que Alberto Contador no quiso hacer la tontería del “pistolero” hasta que no atravesó holgadamente la línea de meta. Con sus últimas hechuras contra el crono cualquiera se deja segundos en una celebración que este año marca la trayectoria del ciclista.

1 (2)

La imagen de la meta de Ordiza es bella, por la tremenda marabunta que sólo Euskadi reúne en torno a una carrera ciclista, y también algo desafortunada. En ese descontrol que muchas veces ejercen las organizaciones de dónde y cómo ubican las llegadas, no repararon en una oficina de La Caixa enmarcada por el arco de Sabadell- Guipuzcoano. El tiro de cámara es perfecto para delatar que estas cositas no se tienen en cuenta. No sé cómo se lo tomarán los mecenas que rescataron la carrera vasca del ostracismo hace dos años.

Sea como fuere Alberto Contador va como un tiro este año y sus disparos llegan más allá del efecto de la foto. Lejos, desde el anonimato geográfico, algunos ya recogen los casquillos del pinteño. Por ejemplo la novia de Chris Froome que se ha despachado con un tweet que no le hace un favor a su marido.

Posiblemente un exdopado gane el Tour” comenta la gallarda “mozalbeta” del campeón británico de origen keniata. Al margen de que lo que dice está fuera de lugar, no habla nada bien de un corredor que, aparentemente, siempre se ha distinguido por la corrección y respeto a los rivales. No sé si en estas estudiadas tácticas de Sky las pullas forman parte del guión, pero bonitas no son. Creo que ya es bastante pesada la mochila que arrastra este deporte para que se anden con andanas tan poco sutiles y elegantes como éstas.

No es la primera vez que Froome respira por boca de su chica. Hace un par de años, la pelea de mujeres en la bicefalia del equipo que viste negro fue antológica, incluso más entretenido que el monótono rodillo que impusieron en ese Tour. Queremos creer que son calientes que le vienen a esta chica, fruto de la pasión por su hombre y que Froome no tiene nada que ver. A veces las parejas te juegan malas pasadas, como aquella que le realizó a Abraham Olano su parienta en la Vuelta a España de hace 16 años. Si entre las ganancias marginales que maneja esta gente está hundir el ciclismo mejor que se calle.