Organizar es el oficio más ingrato del ciclismo

Organizar ciclismo JoanSeguidor

Los organizadores de ciclismo se han especializado en sortear todo tipo de dificultades

Gravel Ride SQR – 300×250

Organizar una carrera ciclista nunca fue fácil.

Recuerdo mis inicios como árbitro de ciclismo cuando uno de mis referentes en el arbitraje, con un bagaje enorme y experiencia para dar y prestar me hizo la siguiente pregunta: ¿Tú quién piensas que es el colectivo más importante en el ciclismo?

LDB_Berria 1024×140

Y comenzó a enumerar…

Los ciclistas, y yo “si por supuesto”; las fuerzas de seguridad, y yo “claro, es verdad” y ¿qué me dices de los directores de equipo, o de nosotros los árbitros?

Ante mi expresión abrumada, me dijo algo que no se me olvidará: ¿Ves a aquel señor que está arrastrando una valla y discutiendo con aquella señora que se empeña en aparcar donde no debe?

Pues ese hombre es el organizador de la carrera, y sin él ni ciclistas, ni policías, ni directores ni árbitros estaríamos aquí.

Nunca se me ha olvidado.

Pirinexus 300×250

Por ello me entristece ver cómo se malogran carreras organizadas con la mayor de las ilusiones y con un esfuerzo que nadie nunca reconocerá.

¿Cuántas buenas carreras se pierden por organizadores exhaustos?

Observo con preocupación cómo últimamente se producen demasiadas paradas de carrera, neutralizaciones y suspensiones a costa de caídas masivas y otras dificultades organizativas.

Los casos más recientes han sucedido en Zumaia y Urretxu en sendas pruebas para Sub23, así como en Azpeitia en una carrera de juveniles este domingo pasado.

Sin olvidarme de otros episodios como el del Trofeo Valenciaga de 2018, donde hubo que suspender la carrera tras no poder contar con las necesarias medidas sanitarias.

Es llamativo que todos estos incidentes se hayan producido en la provincia con más tradición ciclista del país, Guipúzcoa, cuyo calendario y estructura ciclista es la envidia del resto.

SQR – GORE

Como bien me apuntaban en twitter en una de esas pequeñas controversias que nos gusta tener y que tanto nos enriquecen, hace años salían los mismos o más corredores en pruebas parecidas y no había tantas paradas y evacuaciones en ambulancia.

Me niego a pensar que los ciclistas actuales sean más torpes o menos preparados que los de hace pocos años,  así que ahí van mi humilde diagnostico y propuestas:

Las carreteras, especialmente en zonas tan pobladas y con tanto tráfico como Guipúzcoa, se han convertido en ratoneras de rotondas, isletas, canaletas, bordillos y demás mobiliario urbano.

Cambrils Square Agosto

Además, las carreras de principio de temporada, que hace años eran de rodaje y preparación, se han convertido en objetivo de muchos ciclistas que preparan con mimo el invierno.

No hay más que pasarse por algunos hoteles de Benidorm en enero y ver que la ocupación de ciclistas sub23 rivaliza con la de jubilados.

Estas carreras se concibieron hace años cómo carreras esencialmente llanas para facilitar la transición del invierno a la temporada competitiva y no tienen dureza que provoque una selección que favorezca la seguridad.

Se debería hacer una revisión de recorridos y dar un mayor apoyo a los organizadores por parte de las instituciones implicadas en la seguridad vial.

Cuando un organizador se enfrenta a tráfico u obras públicas sólo encuentra inconvenientes, y jamás un apoyo efectivo que ayude a desarrollar las pruebas con seguridad.

Las federaciones deberían aportar su granito de arena en forma de delegado técnico que asesore a los organizadores sobre cuestiones técnicas y de seguridad.

Portabicicletas de remolque o de techo  

En la mayoría de los casos, la relación con las federaciones es meramente burocrática y pecuniaria, cuando deben ser el referente técnico que apoye a los organizadores.

Esta figura del delegado técnico es tradicional en el calendario italiano, por ejemplo, y es una pieza clave en el engranaje que une a organizadores, participantes e instituciones.

Por Enrique González, Oficial de Control de Dopaje, Comisario Internacional UCI en excedencia, y padre de dos ciclistas llamados Mateo y Antonio

Imagen: Federación Vasca de Ciclismo