Organizadores de ciclismo, la crisis en silencio

organizadores ciclismo

Si los organizadores de ciclismo se van al carajo ¿quién montará tinglados en el futuro?

 

Kalas 1024×140

El caótico año que nos ha tocado padecer ha dejado, y deja, víctimas por doquier, no hay distinción ni diferencia, el coronavirus ha hecho polvo miles de sueños, vidas y cuentas de resultados, entre otros, y algo que a nosotros nos toca, los organizadores de ciclismo, un nicho que no es muy grande, ni relevante, frente a grandes hoteleras, centros de ocio nocturno… pero que las está pasando canutas.

Y no podía ser de otra manera, esta crisis del coronavirus si algo tiene es que todo lo que implique juntar gente, arremolinar masas y todo eso es un mal negocio, algo contraindicado, que tarde o temprano acaba cayendo.

Lo estamos viendo desde marzo, las cancelaciones son constantes, cuando no la patada hacia adelante, esperando que la situación mejore.

Pero la escena no mejora, en todo caso empeora y se envenena, queremos reabrir actividad, porque nos ahoga, económicamente hablando estar parados, pero reabrir implica aumentar riesgos y estos se traducen en estadísticas fatales.

DT-Swiss Junio-Agosto

 

y este grupo van muchas organizaciones de ciclismo, algunas de ciclismo en exclusiva, otras de triatlones, e incluso de running, y un poco de lo que salga.

Un colectivo socialmente invisible pero que está con las carnes abiertas.

«Ibán, no puedes imaginarte lo que es esto, es un sin vivir, un colapso. Cancelamos o retrasamos la marcha y a gente nos pide que devolvamos las inscripciones, pero ¿cómo les cuentas que ese dinero que te reclaman ya está gastado en temas de montaje?» recuerdo que nos contaban en los primeros días del confinamiento de marzo.

Selle Italia
Castelli GIRO
Cruz 400×400

 

Hace pocos días, otro organizador potente me contaba «si no sacamos la cabeza, aunque sea un poco, nos ahogamos«.

Me lo comentaba a raíz de la Indurain y la polvareda que se armó, que si había que hacerla, que si no, que a quién se le ocurrió hacerla…

Esto no se realiza ni por capricho ni por tentar la suerte, se hace mínimamente para tener algo de aire, para sobrevivir a un golpe brutal a un sector, sólo había que mirar el calendario hasta el pasado mes de marzo, que estaba subiendo como la espuma, a veces demasiado, sí, pero aquellos eventos que no merecían la pena y que se identificaban como una forma indisimulada de sacarle los cuartos al ciclista, quedaban en la cuneta.

Nunca mejor dicho.

En este tiempo hemos visto como han sobrevivido y mantenido el contacto con la gente como han podido, con eventos virtuales, newsletter recomendado películas y documentales de ciclismo… todo eso está muy bien, pero no da lo que debería dar, no al menos al nivel de la profesionalización que ha experimentado el sector.

Si los organizadores de ciclismo se van al carajo ¿quién montará tinglados en el futuro?

Gore 400×100 MArzo2020

 

Los organizadores ciclistas merecen un monumento

Si no hay organizadores, no hay carreras, sin éstas equipos, sin éstos ciclistas…

 

Esta vez tocan los organizadores. Otra vez el muro de nuestro amigo Jesús Ruiz nos sirve para ubicar uno de esos problemas que el ciclismo de base, siempre tan al limite.

Dejadnos poner un par de párrafos…

De cada 10 personas con las que abordo el tema ( directores, padres de clubes que no organizan, etc…) 8 me vienen con el mismo cuento, la culpa de que no haya carreras, ni ciclismo, ni ayudas, siempre es de los demas, del gobierno, de la federación, vete a saber…
Es fácil, no hay culpables, lo que hay es poca cultura de lo social, nadie quiere perder su salida en bici o su marcha para andar montándole carreras al hijo de otro, ni si quiera muchos de los padres de los protagonistas quieren saber nada de mover una valla ni coger un banderiín y ponerse en un cruce. Empecemos por ahí.

El mensaje de quien ejerce de presidente del Club Ciclista Sant Boi, cuán diferente nos iría con más clubes así, es el de una persona que ve que por mucho remar, siempre se encuentra el mismo problema 

Un problema que es como una bola de nieve, un problema que habla de organizadores que si no existieran todo se iría al garete.

Los organizadores, el eslabón frágil

En el ecosistema ciclista conviven tres vértices.

La piedra angular es sin duda el ciclista, sobre cuyas espaldas reposa todo y es, en cierto modo, el rey del circo.

Un rey relativo, porque como hemos visto muchas veces las decisiones que se toman no son siempre las mejores para ellos.

Dejando esto al margen, seguimos, y el segundo vértice va a parar a los equipos.

Aquí creo que está la parte más jugosa del pastel, porque tener un equipo, durante el tiempo que sea, te pone en la palestra.

Fichas, repartes calendario, objetivos y está toda la temporada en la cresta.

Claro, hay que lograr resultados, pero también manejas talento, ayudas a los chavales y los pones en el candelero.

Y luego están los organizadores, para mí la parte más ingrata del ciclismo, como bien retrata Jesús.

  

Los organizadores tienen entre manos la carrera, que dura lo que dura, y no deja de ser un minuto de gloria en medio de toda la temporada.

Los organizadores son los que generan la oferta, los escenarios, las carreras, en su mano está el calendario.

Sin ellos, como decíamos al principio, no habría nada.

 

 

Pero son el vértice frágil, el menos apetecible, en definitiva hay componente de altruismo enorme.

Porque organizar en amateur no es organizar un evento de esos que reúne 4000 cicloturistas y son una máquina de hacer dinero.

Aquí dinero más bien poco, y ayudas las justas.

Porque el maná público ya hace años que dejó de estar, porque en definitiva había otras servidumbres.

Mov_Gore

Y como del maná público no se podía seguir viviendo, cabe buscar patrocinios, en medio de un mar de empresas que si apuestan muchas veces es por el vínculo entre los organizadores y el jefe de la compañía.

Porque en el fondo la repercusión de cualquier carrera juvenil no le llega a la suela a esos megaeventos que crecen por el mapa cual mancha de aceite.

Y a todo esto, los organizadores están sujetos a todo tipo de críticas y comentarios, si la cosa no sale bien…

Es decir, con este percal ¿quién quiere organizar? pues cada vez menos gente.

Por eso cabe valorar la gente que aún continúa en el redil, insuflando vida a sus competiciones y poniendo mesa y mantel para que el festín del ciclismo siga adelante.

Un monumento nos parece poco…

Cambrils Movil 300×100
 

INFO

Todos los portabicicletas de Cruz…