¿Pagar por ver ciclismo?

pagar ciclismo JoanSeguidor

Mov_Gore

Si el ciclismo quiere perdurar debería buscar otras soluciones económicas

En el año que la selección española volvió a colgarse el oro en el mundial de ruta, la guinda del pastel, que no el pastel entero, el relevo en la dirección de la selección ha dado unas líneas para hablar.

En definitiva, que Pascual Monparler será el seleccionador de todo el próximo año.

Incluida la selección profesional que tome la salida en Yorkshire con la nada desdeñable tarea de mantener el arcoíris de Alejandro Valverde.

Pascual Monparler se ha pasado alguna vez por este mal anillado cuaderno.

Y entre otras cosas nos dijo porqué es interesante que el ciclista medio español debería plantearse correr sobre el pavés.

Reflexiones que pueden parecer apresuradas, incluso a favor de corriente, de la que respira clásicas, primavera y adoquines, muy extendida últimamente, pero que él mismo pone en práctica en el memorial de su padre cada primavera.

Hemos leído esta entrevista a Pascual Monparler y nos quedamos con esta reflexión…

«Hay que innovar y cambiar cosas. En Bélgica, por ejemplo, ya han comenzado a cobrar al público por presenciar algunos tramos del Tour de Flandes. En el Tour de Francia se ha planteado hacer lo mismo con puertos míticos, como Alpe d’Huez. Esta es la línea que podríamos seguir para no depender absolutamente de los patrocinadores»

Se impone pagar por ver ciclismo…

Una reflexión mil veces hecha, que no ha habido narices a aplicar casi nunca.

Pagar por ver ciclismo, algo que ya existe

Sí, cuatro carreras en el Benelux, principalmente, poco más.

Nosotros pensamos que si el ciclismo fuera capaz de dar ese algo más tendría unas posibilidades inmensas.

Pocos deportes reúnen lo que el ciclismo, sobre tantos kilómetros, en parajes tan variopìntos.

Si la diferencia del ciclismo respecto a otras cosas en la vida está en gratuidad, es obvio que el modelo perecerá, como de hecho vemos que perece poco a poco.

El patrocinio tradicional no es tanto como a veces se dibuja. 

Se habla de retornos y esas cosas cuando la realidad es la de un carrusel de marcas que entran y salen.

Una salud financiera siempre al límite que algunos equipos buscan compensar con otras cosas, paquetes VIP  a sus aficionados, merchandishing y hasta «stores».

Las carreras grandes, las que arrastran, podrían tomar nota, un acceso, una presencia, una invitación, algo diferente, que ponga en solfa puntos de vista originales de la carrera.

En esta vida hay mercado para todo, y todos buscan algo diferente.

Y en algunos sitios se pondría coto a cierta gentuza.

El ciclismo en la cuneta, tartera y mesita plegable seguirá siempre, pero abrir algo diferente para quién busque algo original, debería ser norma de la casa.

Una línea de negocio que requeriría de tiempo, algo de inversión y talento, mucho talento.

Gravity by Gobik: El culotte definitivo con menos de 145 gramos de peso 

Porque si cada ciudad que pisamos tiene su club con la boutique en el centro de urbe y un tour por el estadio, el ciclismo no ha sido escaso en símbolos cincelados en base al tiempo y la leyenda.

Afinar el lápiz, se impone, casi tanto como picar puertas y poner dossiers sobre la mesa,

No es sencillo, lo sabemos, pero los huevos en varias cestas es una regla de tres que, incluso en los negocios más sofisticados, acaban por dar la fórmula del éxito.

La quimera del ciclocross en España

Pasada una semana del mundial, vistos los resultados de la temporada, la confección de la selección española para Zolder y la no presencia de Aitor Hernández en el mundial, creo que es momento de valorar lo que podemos esperar de esta bella disciplina en España los próximos años.

Por un lado, existe una conciencia unánime de que la modalidad va muy bien, viento en popa, y aunque en parte es cierto (Kevin el otro día nos habló de una interesante cifra de cadetes en los Campeonatos de España) no deja de ser patente que el nivel de inscripciones tiene mucho que ver con categorías no de competitivas, categorías master, que dejan dinero pero que no son carne de mundiales o Copas del Mundo, que es donde se juega la suerte de la modalidad.

Dicho esto, el otro día recibí un mensaje de Josep Betalú invitándome a ver su muro de FB y el mensaje que dejó en torno a la modalidad. Josep, quienes no lo conozcáis, es un tipo que le gusta el ciclismo desde la médula, conoce todas las modalidades y ha corrido mundo, mucho mundo. Josep centra su discurso en la no presencia mundialista de Aitor Hernández, quien declinó estar presente en este mal anillado cuaderno, y lo que cuesta ser pro en este mundillo de ciclocross.

Todo lo que escribió Betalú, hasta el desglose que hace de los presupuestos tiene su lógica, es más, el milagro de ser pro en ciclocross y en España reviste ahora incluso más mérito que antes de leer esas líneas. Chapeau a los cuatro o cinco que lo han logrado, que entiendo que serán Aitor, Larrinaga, no sé si Ismael Esteban y poco más.

Dicho esto, viene la segunda parte. El seleccionador nacional, Pascual Monparler, e incluso nuestra firma invitada hace unos días, Kevin Suárez, han hablado de que hay que seguir invirtiendo en la base, que cosas como las de Felipe Orts, histórico sexto puesto en el Mundial, no tendrán continuidad si no hay apuesta por parte de la federación y los estamentos. Aunque tiene razón en lo que dicen, convendría ver a dónde conduce apostar por el ciclocross en España, porque hablamos de una modalidad totalmente “amateurizada”, salvo contadas excepciones, que encima, para más inri no es olímpica, cosa que en España es un lastre.

Tenemos sobre la mesa muchos casos en ese sentido, no necesariamente de ciclocross, por ejemplo el de Airan Fernández, cuando fue campeón de Europa de americana en pista, no tuvo nada más allá de una palmaditasaludos a Albert Torres y Sebastián Mora– porque la americana no es olímpica. Esa es la realidad, y hoy el ciclista de Terrassa no se dedica a la pista, o no con la intensidad de antes, porque no hay camino.

Con todo, apostar por la base es bonito, es obligación de la federación y sus técnicos, pero hay que hacerlo desde la sinceridad y hablando con claridad de lo que implica meterse en un mundo donde la recompensa no está clara. Es más a la técnica, a la estrategia, a la postura sobre la bici, a todas las lecciones que les impartiría, añadiría un curso de cómo hacer rentable su carrera, a título individual, muy individual, porque quizá así puedan acabar diciendo que han vivido de esto, como los pocos que lo han logrado a este lado de los Pirineos.

Imagen tomada de www.elpeloton.net

INFO

Nacex Promo o como llevar tu bici al fin del mundo sin cargar con ella 

La explosión del ciclismo master

El otro día, haciendo el tonto con twitter, quemando el rato, vi un comentario muy interesante de Pascual Monparler, actual seleccionador juniors y sub23 de carretera y de ciclocross. Pascual hablaba de la enorme presencia de ciclistas senior y máster en el Memorial Pascual Monparler, una carrera en recuerdo a Pascal Monparler nacida hace un año a raíz de la muerte del homenajeado en septiembre de 2012. Los méritos del mismo bien nos lo recuerda el actual técnico de la española: “Haber sido todo un referente nacional en el mundo del ciclismo y organizador desde hace más de 30 años de carreras en Villanueva de Castellón y en la Comunidad de Valencia”.

La carrera en cuestión “se trata de una clásica de Copa España para las categorías élite y sub-23 y de gran importancia en el calendario nacional ya que convoca a los mejores equipos nacionales e internacionales de la categoría y en la que brillan las jóvenes promesas de este deporte. El principal objetivo de sus organizadores ha sido desde el principio el de crear una carrera singular y única en el calendario ciclista. Es por ello que cuenta con señas de identidad muy claras como son sus más de 30 kilómetros de pavés,  única carrera en España con estas características” nos comenta Pascual.

En el horizonte «el objetivo es que esta carrera llegue a ser profesional en un máximo de 5 años y para ellos nuestra principal meta es crear un evento único y diferente en España, como pueden serlo hoy día la Roubaix en Francia o la Strade Bianche en Italia. Sabemos que es un proyecto ambicioso pero las condiciones que nos ofrece La Ribera, tanto en la calidad de su terreno como en la de su afición, junto a nuestros esfuerzos por defender este deporte, nos parecen razones más que suficientes para creer en él» comenta Pascual Momparler, a su vez director de la carrera.

Puestos estos antecedentes quiero expresaros varias inquietudes que Pascual procedió a resolvernos:
¿Por qué crees que hay una mayor proporción de inscritos Master que elite y sub 23?

Sin ninguna duda el deporte está de moda en España afortunadamente. Hace unos 20 años era raro el que hacia deporte casi a diario si tenía más de 35 años. Ahora es una cosa normal y la gente de 35 a 70 años de edad está compitiendo en sus deportes favoritos

¿Cómo explicarías esta situación?

Hace algunos años, los ciclistas Elite y sub23 se podían ganar la vida compitiendo, ahora no pueden, por esto  muchos de ellos sacan unos estudios, trabajan y luego compiten en Senior y Master

¿Crees que a través de los recursos que genera el ciclismo master y el ciclismo de ocio se podrá cultivar la competición entre los más jóvenes?

Te puedo decir que sí al 100% ya que en la FCCV, que conozco bien, gracias a la categoría Master y Senior podemos llevar a competir a todas las categorías a campeonatos nacionales. Si no fuera por las tasas que pagan por organizar una carrera o la tasa de su licencia no lo podríamos hacer

¿Cómo prevés que evolucione en el futuro el ciclismo en estas edades y cómo crees que puede influir entre los más jóvenes?

Pues yo pienso y creo que no sería una idea descabellada que en unos años todo sea una categoría como ocurre en países como Francia, Inglaterra, Australia, etc… En estos países dependiendo de las victorias de tu equipo eres Elite 1, Elite 2 o Elite 3, tu equipo puede competir en unas carreras sí y otras no. ¿Esto sería malo para la base?? Por supuesto que no, se engancharían ciclistas más jóvenes y de la cantidad sale la calidad, para mí, como técnico, sería más difícil hacer seguimientos pero creo que terminará así. Con la caída de equipos y licencias desgraciadamente esta categoría tiene fecha de caducidad y ojalá me equivoque. Otra ventaja consistiría en que todas las categorías serian de Elite y de esta forma en todas las pruebas sería más fácil contar con inspectores antidopaje”.