El invierno del ciclista es la clave de la temporada

Serra de Bernia JoanSeguidor

En el invierno ciclista se juega gran parte de la suerte de la temporada

En ocasiones es importante ser un experto en el arte del montaje de puzzles, y es que en el día a día, con obligaciones laborales, familiares, o las dos juntas, encajar la pieza del entranamiento en el invierno ciclista no es tarea fácil, sobretodo cuando disponemos de menos horas de luz que nos permitan salir a la carretera con mayor tranquilidad.

Aun recuerdo mi etapa de juvenil, que si lo pensamos un poco, en cuanto de disponibilidad de tiempo, no dista tanto del que puede tener un cicloturista.

Clases de mañana y tres tardes, con las del martes y la del jueves libres.

Estos dos días si eran divertidos, típicos del invierno ciclista.

Salir de clase a las 14h, pitando a buscar el metro, comer con embudo, cambiarse más rápido de lo que lo hacía Supermán y  todo para poder estar a las 15:00 sobre la bici, porque quedaba con un compañero a las 15:30 a la salida de Barcelona.

 

Os podéis imaginar, solo 2h de luz.

Recorrido de ida y vuelta a gas, para conseguir estar a la entrada de Barcelona a las 17:30, 17:40 para aprovechar la luz de las farolas y no andar jugándonos la vida por la carretera.

Sí sí, llevábamos luces, pero aún y así andar por la carretera de noche no da mucha seguridad, aunque las lleves

Si la jornada salía redonda, a veces hasta nos daba tiempo de subir un puertecillo de 4 kilometrillos, y  según pasaban las semanas, y los días ganaban minutos de luz, nos aventurábamos en busca de la siguiente rotonda para ganarle 10 kilómetros al entreno, pero buenos eran, aquí todo suma.

El resto de días tocaba rodillo, y el fin de semana aprovechar para sumar las horas que el resto de semana no permitía.

 

Yo notaba la diferencia entre la época pre navideña y la post navideña.

En la pre navideña, la bici solo en fin de semana y yo que hacía carretera, aprovechaba para disfrutar de la BTT por cambiar un poco de aires y mejorar la técnica.

El resto de días al gym, y ahí poco importa la luz del día: Natación, gimnasia, ejercicios de compensación que el resto del año quedan más olvidados, alguna clase de spinning y jornadas listas.

La post navideña ya tocaba volar para aprovechar horas de luz, machacarse en el rodillo y fin de semana de horas de carretera.

ciclista de negro featured

Sin ser el invierno la mejor época de la temporada, es la más importante para el ciclista.

Donde se va labrando la famosa base.

Tiempo para rodar en grupeta sin desenterrar el hacha de guerra, donde el objetivo es sumar horas, y entre semana desempolvar la rutina de rodillo, que por suerte actualmente y gracias a la tecnología podemos hacer sesiones mucho más amenas, incluso compartidas con los amiguetes o salidas en carretera, cortas pero intensas.

Como hemos dicho, no es tarea sencilla, pero con una buena planificación, no tenemos excusa para iniciar el camino hacia los objetivos de la temporada y es que por suerte, actualmente contamos con mucha información en cuanto a metodología de trabajo, profesionales muy bien formados en ello, y tecnología que nos permite obtener un plus en muchos de los trabajamos que realizamos.

Desde Fisioterapia Monasterio