El gran libro de la primavera ciclista

Aquí nombres, hechos y sensaciones que nos ha dejado esta primavera ciclista

En ciclismo la primavera es tan singular que podríamos decir que tiene hasta dos despedidas.

Separadas por dos semanas, la primera despedida de la primavera ciclista acontece en Roubaix, en su velódromo y la sensación de vacío que queda tras un ciclo de adoquines y un año para ver el siguiente.

La segunda despedida de la primavera ciclista se produce en Ans, en esa pedanía elevada sobre Lieja, cuando cruza el último corredor de la decana.

Entonces ya sabemos que las clásicas se han acabado, se cambia el paso, entra Romandía y se huele el mayo del Giro de Italia.

Así las cosas, permitidnos entrar en material

Niki Terpstra Flandes JoanSeguidor

El bueno: Niki Terpstra

Sin duda el protagonista, estadísticamente y sentimentalmente, de la primavera ciclista. A sus tres triunfos, de menos a más (Samyn, Harelbeke y De Ronde) se le une una omnipresencia en todos los pasajes del adoquín. Terpstra, sin Tom Boonen, es un ciclista liberao, que rueda como los ángeles y lee bien las carreras, no tiene la clase ni categoría de Tom, pero su palmarés, sin la sombra del astro, amenaza con crecer.

El malo: Sep Vanmarcke

Es casi recurrente decir que Vanmarcke es el más fuerte, el más incisivo como que se queda a las puertas y con la fría sensación de haber podido hacer más, en el resultado, me refiero, porque en lo otro no creo que le quede atisbo de fuerza en el cuerpo. Vanmarcke es un ciclista de eso que siempre cuentan en los pronósticos porque ronda un triunfo que cada año toca pero no se lleva a casa. Verle cortado o averiado es un clásico que no hace justicia a uno de los corredores que más da cada vez que se monta en una bici.

El dandy: Michael Valgren Andersen

Aunque la calidad de Valgren Andersen viene de lejos y muchos le tenían señalado, la primavera ciclista del danés es la confirmación de un talento raro, que pocos poseen y habla de brillar por igual en adoquines y cotas. El primer ganador de la estación, en la Het Nieuwsblad, cerró el círculo en la Amstel Gold Race, siendo el más listo en ambas carreras, salpimentando con las fuerzas necesarias. Y ojo, porque estuvo en un tris de pisar el podio de Flandes.

Paris-Roubaix 2018 – Last kilometer

Peter Sagan wins Paris-Roubaix 2018! Relive the last kilometer of this amazing edition! ??Peter Sagan remporte Paris-Roubaix 2018! Revivez le dernier kilomètre de cette édition spectaculaire! ??#ParisRoubaix

Publicada por Paris-Roubaix en Domingo, 8 de abril de 2018

El momento: Sagan en Roubaix

Aunque todo tenemos nuestra favorita y el corazoncito se nos reparte entre varias, no cabe duda que Roubaix es la cima y Peter Sagan lo sabe. Hastiado de ser marcado, su movimiento lejos de meta, al estilo de los grandes que él conoció, es la maravilla de la primavera ciclista. El día de antes Peter Sagan habló de inventar algo, y lo hizo, sabía que esperar abría el abanico e incluso como se vio el fortísimo Terpstra se le podía condenar.

El grupo: Quick Step

El tweet que precede este comentario lo dice todo y lo más importante, no es sólo lo que ganan también cómo ganan y cómo lo festejan. Pocas veces podemos decirlo, como se lleven entre bambalinas no es objeto de este post, pero Quick Step es el equipo en toda su acepción.

Una carrera: Harelbeke

Nos encanta Harelbeke, no es ni la más larga, y entiendo que tampoco la más dura, pero su situación, en el cogollo de la primavera, y su desarrollo, en especial el de este año, nos turba. Quick Step jugó a la excelencia, atacando de lejísimos llevando la carrera al límite y arriesgando el resultado. Ese día, Terpstra se convenció que Flandes estaba en su radar.

El compañero: Zdenek Stybar

El día de antes de Roubaix deseamos su triunfo, y no pudo ser, pero tenedlo seguro en el engranaje perfecto que ha sido el Quick Step, Stybar ha sido el perejil de todas las salsas, al punto que, viendo la temporada de su equipo y el reparto de triunfos, echamos de menos no verle en el listado.

La sensación: Vincenzo Nibali

Cuando Vincenzo Nibali atajó en el Poggio la primavera amaneció y no sólo la primavera ciclista, también la meteorológica. Cuando un corredor con su bagaje se propone añadir otro monumento a su historia, mostrando este respeto por el ciclismo y su historia, sólo cabe admirarse por ello.

Alejandro Valverde- JoanSeguidor

Punto de inflexión: Julian Alaphilippe

No sabemos que el año que viene estará en disposición de repetir, pero el 2018 es un antes y un después para Julian Alaphilippe quien en la Flecha Valona confirmó las sensaciones que traía del País Vasco e incluso ejerció de dique para Jungels en Lieja. Ver cómo se respetaba y se temía la persona de Alaphilippe en la decana es el síntoma del gran salto que ha dado el francés.

Imagen tomada de FB de Milano Sanremo

INFO

¿Necesidad de llevarte la bici?