Primoz Roglic y el doble rasero de la «prensa oficial»

Primoz Roglic Vuelta JoanSeguidor

Un campeón se debe al púbico no en quedar bien con la prensa y Roglic lo ha demostrado

Este finde Roglic ha sido TT por eso que está tan arraigado aquí, entre nuestra querida prensa, que hace referencia a la personalidad y calidad humana de un deportista.

Eso tan arraigado reside sobre la base que si un campeón es buena persona es más campeón.

Y así intentamos saber de la intimidad de Rafa Nadal, y nos emocionamos porque se arremangue y ayude a su gente a limpiar los efectos de una riada, pero si antes que todo es persona, ser humano, amigo de sus amigos y simpático con quien le parece.

En el entremés de la final del mundial de baloncesto, lo mismo.

Que si es un grupo extraordinario, que si el vestuario es una piña, que estos chavales son maravillosos y mejores personas…

Matraca, otra vez lo mismo.

En fontanero que nos viene a casa, en el ejercicio de su profesión, podrá caernos mejor o peor que si resuelve la fuga, le recordaremos por el resultado y no la conversación que nos dio mientras.

 

DT-Swiss Junio-Agosto

 

Viendo todo esto a cuento por el tweet que levantó la polvareda sobre Primoz Roglic y una rueda de prensa.

Puedo estar de acuerdo en muchas cosas con Nico Van Looy, a quien le han dado injustamente, obviando sus raíces plenamente ciclistas, pero en este caso no estoy de acuerdo.

Primoz Roglic no tiene obligación alguna de alargar sus ruedas de prensa, ni mostrarse más locuaz, ni solícito.

Llega a la sala agotado, y como dijimos, estresado de una carrera cuya última semana se hizo larguísima y la empatía que reclamamos muchas veces, la tenemos que hacer propia.

Si quieres un Primoz Roglic íntimo, sincero, cercano e incluso más auténtico que tu medio te costee un viaje a Eslovenia, o donde viva, como hacen cientos de medios de comunicación foráneos en el mundo.

En España somos muy de meter el micro, y está bien, pero cuando llegan a meta jadeantes, pues no sé… y luego en la sala de prensa, la fatiga se prolonga, casi se cronifica.

 

Con Nico Van Looy se han alienado otros protagonistas de la «prensa oficial», la que critica Roglic, a Ineos, al Tour como nunca lo haría con Movistar, la Vuelta o Valverde.

Aquí Sergi López Egea habla del niño que se enamoró del ciclismo cuando Miguel Indurain le atendió con amabilidad.

Creo que es mezclar realidades, forzarlas, sin necesidad de entrar en ciertas historias.

Miguel Indurain fue uno, único, y a Primoz Roglic se le conoce desidia con prensa que muchas veces pregunta obviedades, pero con el público quienes le han tratado hablan de su amabilidad, cercanía.

¿A quién vende el ciclismo, su ciclismo, Primoz Roglic?

¿A la «prensa oficial» con el plumero cada vez más a la vista o a la gente?

Volvemos a lo de la polémica entre los aficionados y los coches de la organización en algunos puertos.

 

Pero no sólo eso, Primoz Roglic ha sido más señor que algunos de sus rivales… 

Cuando la semana pasada Movistar tiró al calor de la caída del pelotón, Carlos de Andrés y Perico cuestionaron -oh novedad- la actitud de los celestes.

Luego, cuando sucedió lo de los jueces desviaron el foco a ellos: a su manipulación del resultado, la injusticia de la decisión, el precedente sembrado…

¿Dos raseros?

Es obvio que sí.

Cambrils Movil 300×100

 

SQR – GORE

 

Cuando Alberto Contador no ha atendido aficionados, es que está concentrado, cuando a Perico se le conocieron desplantes míticos en el Tour del 90, es que está gafado, cuando Movistar muestra sus carencias, bravo por el esfuerzo…

Es así, tan cierto como la vida misma, y es curioso porque esta polvareda en torno a las ruedas de prensa de Roglic tendría más sentido si viniera de prensa (tipo Ciclo21 y Nico Van Looy) que reparte equitativamente, a un lado y otro, cuando la situación o requiere.

Que tomen nota en Abarca y su camarilla, cuando menos forzado es todo, más irreverente, más cercano, mejor, y el ejemplo lo tienen en la casa que pone los dineros con una plataforma de televisión de pago que se ha hecho hueco entre la gente a base de espontaneidad y de lo políticamente incorrecto.

Primoz Roglic vino a ganar la Vuelta y eso hizo

La Vuelta Primoz Roglic JoanSeguidor

El triunfo de Primoz Roglic en la Vuelta es el premio para el mejor ciclista de la carrera

Sabor de boca mejor, peor, mejorable o no, lo que queráis, Primoz Roglic es el ganador de la Vuelta y así figurará por siempre en los almanaques.

¿Claves?

Sencillamente que ha sido el mejor, que incluso cuando hemos querido ver debilidad, ésta era ficticia, una realidad que queríamos ver y que no por eso significaba que estuviera al límite.

 

Lo cierto es que la Vuelta que gana Primoz Roglic ha sido una carrera de altibajos, que no son atribuibles a él, aunque a él se le vinculan los momentos más importantes de la competición.

Ha estado en todos: en la caída de la contrarreloj inicial, en el corte que persiguió a Nairo en Calpe, en las llegadas en alto de la primera semana, presente siempre, en la caída y recuperación de Andorra -donde se vio que su estado de forma era insultante-, en la crono de Pau donde firmó un registro memorable y a partir de ahí: ir haciendo, dejando a unos y a otros que le sacaran las castañas del fuego, en una lectura perfecta de carrera y las necesidades de cada cual.

Porque si la la Vuelta ha tenido altibajos, el Jumbo de Roglic también ha caminado en el filo.

Creemos que éste es preludio del superequipo que se está armando para el año que viene y un perfecto ensayo que marca el nuevo tiempo.

Cruz Race Dark: Portabicicletas de techo con diseño funcional. Acabado negro texturado 

El Jumbo Visma que ha acompañado a Primoz Roglic en la Vuelta que gana es el mejor que podía acompañarle, pero no sólo eso, era el único posible, con el talegazo de la primera etapa, y la dura baja de un podio en el Tour,  un ciclista valiosísimo como Kruikswijk, y la merma propia del control de la carrera.

DT-Swiss Junio-Agosto

El Jumbo Visma de Roglic en esta Vuelta era la versión mejorada del Giro para que su jefe no estuviera a merced de los elementos… en la mayoría de ocasiones.

Eso sucedió en Italia.

Evidentemente que Primoz Roglic ha estado solo y aislado en esta Vuelta, el día de Guadalajara fue evidente, pero en su haber, en las experiencias del Giro que dominó hasta que emergió Carapaz, figura una lectura lúcida y transparente de la carrera.

Primoz Roglic ha tenido el auxilio de los dos mejores equipos de la carrera cuando ha sido menester, porque sabe perfectamente que este ciclismo en el que ha aterrizado un puesto es oro, los puntos UCI son oro y llegados a un punto, eso vale más que la propia vida.

 

 

Por eso entre Astana y Movistar han puesto la comodidad que necesitaba el líder y a donde estos no han llegado han estado los Bora para salvaguardar en enésimo top ten de Rafal Majka, el corredor que ha hecho del puesto un arte.

Y así, mientras unos y otros se envenenaban, Miguel Angel López peleado con los Movistar, Roglic ha ido haciendo, silencioso, ejecutivo, certero, ganador.

Tan silencioso que ha ofendido por su aparente pasotismo.

Quizá se esperaban un tío dando palmas, un esloveno, del frío, de los saltos de invierno, que por no hacer no hace ni mueca de dolor cuando lo da todo.

Yo no sé si la Vuelta es la grande más difícil de ganar, pero que es la que más quema, desde luego que sí.

Cambrils Movil 300×100

 

SQR – GORE

 

El Roglic que casi no pestañeaba en la Plataforma de Gredos era un ciclista agotado, cansado de tanta trampa, repecho, desnivel infernal, abanicos, cortes, caídas y equipos que tiran y pelotones que se reagrupan.

Esto, aunque no se le recuerde, le pasó a Chris Froome hace un par de años cuando en Los Machucos dijo estar hasta el gorro de tanta dureza, a veces injustificada.

Claro que el inglés tiene esa sonrisa que…

No es que Primoz Roglic estuviera hastiado de la Vuelta, como dijo Nico Van Looy, es que Roglic estaba hasta los cojones de la Vuelta y quizá del oficio de ciclista, porque para él esto parece un oficio al que se debe por unas facultades físicas tremendas, pues lleva desde febrero ganando todo lo que disputa, a excepción del Giro.

Si en la vida cabe un poco de empatía, ponerse en el lugar del otro, Roglic quizá merezca esa gracia, pues ha sido una de las pocas figuras internacionales que se ha presentado en Torrevieja con idea de disputar y lo ha hecho, vaya si lo ha hecho.

Imagen: FB Team Jumo-Visma Cycling.

El escenario inédito de la Vuelta

Vuelta JoanSeguidor

Las diferencias y la inercia de carrera invitan a pensar que la Vuelta está sentenciada

Los Machucos en la Vuelta acostumbran a dejar un bonito espectáculo.

Es una subida que es cuestacabrismo puro y duro, pero que tiene la bendición de darle respiro a los ciclistas para luego dejarles tiestos.

Aquí, hace dos años, Chris Froome acabó atufado, sencillamente colmado de tanto repecho, tanta trampa y tanto desnivel injustificado.

Eso no le impediría ganar la Vuelta, aquella Vuelta, que tuvo pendiente de un hilo durante un tiempo.

Nunca un Tour se le resistió tanto como la primera Vuelta ganara en la carretera por parte del inglés.

 

Esta vez la Vuelta llegó a Los Machucos con la inducida, pero falsa, sensación de que a Primoz Roglic se le podía meter mano.

El otro día, cuando acabó su crono perfecta y demoledora, dijimos que esta Vuelta sólo la puede perder Primoz Roglic.

Los Machucos refuerzan esa sensación.

De techo o de bola de remolque, todos los portabicicletas de Cruz

El esloveno viene de subida, al contrario del Giro, está seguro y además tiene un equipo que le ha el trabajo.

En Los Machucos la vaca pasiega puede llevar un pin esloveno como recuerdo a na jornada que ese ciclismo que se ha subido al tren del éxito ha firmado en estas cuestas imposibles.

Una gesta de época, para el recuerdo, que firma un crío como Tadeg Pogacar, estos niños no están nunca conformes, y suscribe el notario Primoz Roglic, el tipo que no gimotea.

DT-Swiss Junio-Agosto

 

 

Y así la Vuelta sale tocada de muerte de Cantabria, una jornada y estos valles verdes han hecho pupa.

Una factura que se cobra en una general muy decantada, demasiado, muy poco acostumbrada a estas alturas de gran vuelta.

El ciclismo moderno se ha envenenado con la idea de que en la igualdad y la emoción hasta el final está la clave del espectáculo y ahora mismo en la Vuelta a España, ésta, la del 19, las cosas parecen muy decantadas.

 

Cambrils Movil 300×100

 

Pero claro  una cosa es querer que haya emoción hasta el final con un recorrido in crescendo y otra muy diferente es pretenderlo con un recorrido bestial, con una primera semana criminal que algunos, no pocos, definen como la más dura que han corrido jamás.

Y lo dice gente que ha estado en muchas grandes vueltas anteriormente.

Pero que ello no nos quite ni la fe de ver flaquear a Roglic, ojo porque al esloveno hay una cosa que le mata y es la sucesión de ataques, por eso convendría que, dentro de lo posible, los rivales mantengan el tono, ni las ganas de ver ciclismo.

Porque la Vuelta está resultando una carrera interesante con buenos pasajes e historias sólidas.

SQR – GORE

 

Otra cosa es pensar qué puede suceder de aquí a Madrid, y los ojos se nos abren con la emoción de Taged Pogacar, qué corredor, qué juventud.

Y las eternas ganas de Alejandro Valverde y su pugna con Nairo, porque parecen el gato y el ratón.

Y el tope invisible pero grueso que un día Miguel Angel López debería romper, él que siempre lleva el blanco hasta que llegó un esloveno que no tiene ni vergüenza ni techo.

Ahora mismo la Vuelta está en el punto que seguramente sus mentores querrían haber evitado, pero eso no que quita atractivo, porque como en la letra pequeña, el ciclismo también se juega en los detalles, y la Vuelta, la podremos criticar por mil cosas, es una carrera que al final deja buen sabor de boca.

Imagen: FB de La Vuelta

Esta Vuelta sólo la puede perder Primoz Roglic

Primoz Roglic La Vuelta JoanSeguidor

Tras la crono de la Vuelta, Primoz Roglic está igual que en el Giro pero con sensaciones muy diferentes

Viendo a Primoz Roglic en la crono de la Vuelta, menos de cuarenta kilómetros, una crono que, posiblemente, fuera diseñada para camelar a Chris Froome, cabe pensar…

¿Qué sería del ciclismo si recuperase prólogo individual y dos cronos largas?

¿Qué sería del ciclismo si pusiese sobre la mesa 12o kilómetros de test individual?

Cuando Primoz Roglic recibió de manos de Miguel Indurain el reloj de ganador de etapa, la simbología estaba dispuesta, el poder del cronómetro se impone…

…aunque el navarro quizá debiera contarle porqué la española fue la grande que nunca se le dio.

O quizá se lo debería explicar Chris Froome, que hoy tiene dos Vueltas en la vitrina, pero que hace dos años por estas fechas no escatimaba en sustos, aquel de los Machucos fue sonado, para ganar su primera Vuelta, porque entonces no sabía que tendría otra, que sería la primera en sentido cronológico, la segunda en el orden de sucesión de hechos.

 

La Vuelta a España afronta un escenario nuevo: casi dos semanas de carrera por delante, cinco más seis etapas, es decir, once, con una general que recuerda los tiempos de… Miguel Indurain.

y no es que el navarro se nos venga como ejemplo de nada, es que verle con Roglic en el podio causaba furor, el mismo que ver rodar a este esloveno que, en teoría, debería ser gregario de lujo, lujísimo de Tom Dumoulin, el año que viene.

Ojo la paradoja que se nos viene encima si Roglic ganara la Vuelta…

DT-Swiss Junio-Agosto

 

 

Dicho esto, muchos nos agarramos al Giro de Italia para pensar que esto no está sentenciado.

Y creemos que no lo están, no por el momento, aunque la carrera camina en el alero, un mal paso del resto, uno bueno de Roglic y entonces diríamos que el primer esloveno de la historia gana la Vuelta.

Podemos, debemos, pensar en el Giro de Italia, aunque con matices.

Ahí, a Bolonia, Primoz Roglic llegó con todo, cargado de victorias y moral, y quizá pasado de forma, un dulce que se fue diluyendo, primero en un obsesivo duelo con Nibali, luego con Carapaz saliendo por el córner.

Pero es que en el Giro, Richard Carapaz, lo vimos el día del Lago Serrú, 24 horas antes de ser líder en la falda del Montblanc, era el mejor, sin discusión.

Su forma era insultante, su látigo irresistible.

Y Roglic iba a menos, cosa que en la Vuelta no acabamos de ver.

Tras un primer ciclo de carreras victorioso, Primoz Roglic tomó suspiro tras el Giro, dejó el Tour de lado y se apuntó en el último momento a la Vuelta.

Un tipo como el esloveno, que parece un actorazo de esos de Hollywood de acción, de acción de la buena, no viene a la Vuelta a ver qué tal, no.

Roglic aterrizó en Torrevieja para ganar la carrera y salvada la caída de la desastrosa crono colectiva inicial está en ello.

 

Cambrils Movil 300×100

 

Su forma presenta la solidez que se desvaneció en la semana final del Giro y aquí el equipo responde con más solvencia.

Tiene un perro viejo como Gesink, un multiusos como Bennett y un joven que los pone en final como Kuss.

Este Jumbo no es aquel azucarillo en el café de Italia, es más fiable, más consistente, la antesala de ese equipazo que están montando para rivalizar con el Ineos en unos meses.

Pero claro, uno mira el mapa y ve una sucesión infernal: Machucos-Acebo-La Cubilla más sierra de Guadarrama y Gredos.

SQR – GORE

 

Una ruta infernal que pondrá a prueba especialmente a Miguel Angel López, en una escala del 1 al 5, el rival número uno y más en forma que tiene ahora mismo Primoz Roglic.

Alejado en la general, sí, pero con el caramelo de haber tocado el maillot de líder y con una situación inédita para él, tan acostumbrado a correr a la contra y desde atrás, López tiene forma y equipo para probarlo las veces que el cuerpo le dé de sí.

La tercera semana, dicen, es muchas veces para mantener lo conseguido, pero es que en esta crono de Pau todos han perdido salvo Roglic.

¿Le veis los beneficios ahora a una crono en condiciones?

Luego está el Movistar y su liderato interno.

Ahora Valverde ocupa la plaza que hace 24 horas ostentaba Nairo. 

Dice Unzué que la capitanía no es un problema, que la decide la carretera, luego se ven imágenes de frustración en vivo y directo porque no se da un golpe en la mesa y se solventa el tema de inicio.

Macerar los problemas, eso tan español…

Sinceramente, no vemos forma que Valverde le meta mano a Roglic, ahora mismo no, todo sea que los celestes corran en bloque, a uno y Nairo quiera ser decisivo.

Igual el colombiano buscando el corte de lejos, poniendo al límite al líder, se encuentra con algo más.

Sea como fuere, la Vuelta 2019 es el epílogo a un Movistar que con savia nueva al frente, deberá saber más y mejor qué quiere y pretende.

Luego de Nairo, está Tadeg Pogacar, el segundo esloveno de la ecuación que, dada su juventud, debería tener suficiente con lo logrado, pero ya sabéis cómo funcionan estos.

La Vuelta podría tener un elemento inesperado, debería, pero no es sencillo, las diferencias más allá de Pogacar invitan a una reedición de lo de Perico y aquella edición del 85.

Y eso en este ciclismo, es mucho reeditar.

Imagen: FB de La Vuelta

Pues está quedando una bonita Vuelta

La Vuelta Valverde joanSeguidor

La clave para Movistar en la Vuelta va a ser el entendimiento de Valverde y Nairo frente a Roglic y López, sobre el papel más fuertes

La Vuelta, la carrera, como siempre dándole vueltas al recorrido, que si duro, que si suave, que si descompensado…

Pero en la Vuelta, como en el ciclismo en general, lo mejor lo dan los corredores, capaces de generar una etapa tan bonita como la de Calpe que gana Nairo o sembrar de emociones un muro de rampas infames como el Mas de la Costa.

Y luego, con en el desigual día de Javalambre, etapa anodina, final emotivo y emocionante, cuando miras atrás, ves que la jornada ha merecido la pena.

 

Mas de la Costa era la subida más complicada de una primera semana que ha tenido tres llegadas en alto, a falta de la jornada andorrana del domingo.

Lo que otrora sería un trance a mil por hora, todos juntos, hasta la pared final, se convirtió en un juego de alternativas, donde entraron nombres de la importancia de Philippe Gilbert, la clase imperecedera, y otros buenos nombres que pusieron el entremés antes del plato fuerte.

Movistar, ese equipo que da una de cal por dos de arena, el equipo que en esta Vuelta presenta el liderato bicéfalo mejor avenido que recordamos, condujo el grupo a mil por hora porque tenían un plan.

El mismo que echamos en falta en Javalambre, cuando cundió la sensación de que Valverde destapaba las carencias de Nairo.

DT-Swiss Junio-Agosto

 

 

Y de esa forma los dos jefes consiguieron lo que muchas veces vuela de la ventana del Movistar sin que nadie ponga remedio: que trabajen todo el día y la victoria acabe en manos ajenas.

No sabemos si es que Nairo está en la prórroga de su estancia en el equipo celeste, si es que se ha desprovisto de los corseres que creo le han impuesto en los últimos años, o que sencillamente está harto que le tachemos de reservón, pero lo cierto es que el Nairo de Mas de la Costa ha sido la mejor versión de un corredor que, repetimos, es un corredorazo.

Sobre la bicicleta, en bailarina, una y otra vez, tensando el grupo, dando continuidad a ese equipo que ha dado dos saltos hacia adelante este año, el Jumbo, Nairo Quintana desempolvó la receta que creo que habrán de utilizar los telefónicos hasta el final de la Vuelta.

 

Un ataque, dos, tres, no sé cuántos, para dejar la general entre cuatro y en un pañuelo.

Cuatro corredores suenan para «campeonar» desde la sombra del ayuntamiento madrileño en un par de semanas, cuatro perfiles diferentes con quince días de trampas y sustos, en una carrera que, dicho sea de paso, está teniendo una tremenda cantidad de caídas, es complicado imaginar en manos de alguien que no esté entre estos cuatro.

Por qué apostar por Suunto???

El baile de Nairo Quintana destapó el final «asesino» de Alejandro Valverde, a quien no vemos aguantando hasta el final, pero que es admirable como se agarra a cualquier resquicio que la carrera le ofrece.

Cada año pasa lo mismo, esperamos que Valverde acabe reventando, pero mientras se descuelga o no, pone la gente a mil.

El año pasado ocurrió, en otros también.

Alejandro Valverde siempre ha tenido un idilio con la Vuelta, y pensar que podría ganarla diez años después pone a trabajar a los estadísticos.

Cambrils Movil 300×100

 

SQR – GORE

 

La suerte de Movistar en esta Vuelta se jugará en lo buen que trabajen juntos Nairo y Valverde, porque sobre el papel Roglic y López están por encima.

El colombiano tiene una asignatura, la crono de Pau, a la que llega con una diferencia mínima a falta de lo que pase en Andorra.

Roglic parece haber aprendido la lección del Giro en el que acabó vacío, exhausto tras casi dos semanas dominando las apuestas.

La Vuelta tiene cuatro corredores en medio minuto, amanece bonita, con ganas de más, una pena que muchos se hayan descolgado de una puja que pinta tan bien.

Imagen: FB de La Vuelta

La Vuelta ¿Es un Miguel Ángel López vs Primoz Roglic?

Miguel Angel López JoanSeguidor

El duelo Miguel Ángel López contra Primoz Roglic emerge en la Vuelta sin descuidar que un tercero les haga un «Carapaz»

Pensar que Miguel Ángel López es el máximo favorito para la Vuelta, sería tan incompleto como decir que se lo juega todo contra Roglic…

Esto sigue estando abierto.

Javalambre, pocas llegadas te marcan como ésta en una primera ocasión, al menos desde televisión.

Recordamos, en el mismo sentido, aquella granadina Hazallanas, hace seis años, cuando un tal Chris Horner se propuso ganar una Vuelta a España.

Son llegadas que por variedad, belleza y dureza las recuerdas en la cara de los corredores, en sus gestos, en su «deambular» por la carretera.

Y en ese desarrollo Miguel Ángel López vuelve a ser el líder.

 

No es difícil pensar que el colombiano ahora mismo es uno de los grandes favoritos para ganar la Vuelta que se corre en dirección al norte.

Miguel Ángel López está ante su carrera, sin duda. 

Ha hecho limpio hasta la fecha, salvo los segundos que le tomó Nairo en Calpe y el tiempo que le tomó Roglic, está ahí.

Está salvando la primera semana, esa condena no escrita que le cae en forma de segundos, cuando no minutos en cada grande que toma parte.

DT-Swiss Junio-Agosto

 

En su caso, que nos recuerda al de Mikel Landa, salvar estos días significa postularse al premio que le vemos capaz desde que ganara el Porvenir, no hace tanto tiempo, porque Miguel Ángel López, con varios años ahí, sigue siendo joven.

A su favor un recorrido ratonero, muy de su estilo, con llegadas duras y el gran fondo que se exige siempre en estas carreras, incluso con esas etapas de kilometraje reducido, versión mini, que parece que no castigan pero que pesan como el plomo.

 

 

Para Miguel Ángel López emergerían dos enemigos concretos. 

Uno esa crono de Pau, el mismo sitio en el que Alaphilippe los puso firmes en julio, y donde se prevé que Primoz Roglic eche el resto.

En la Vuelta, el Caja Rural corre con un maillot muy especial 

Y otra su equipo.

Aunque Astana haya ganado la crono inicial, llamó la atención la descomposición del final de la etapa de Calpe.

No es de recibo ver líder de la carrera tirar y tirar en el tramo final, con nombres como Izagirre, Luisle y Fuglsang en la nómina del equipo.

Cambrils Movil 300×100

 

La debilidad mostrada por Astana en un momento tan crítico hace sembrar dudas sobre la suerte del colombiano si se ve vendido en una carrera tan abierta, que tiene pocos, pero muy buenos contendientes y sobretodo outsiders que puede jugarlo todo a fuego.

Ahora mismo, a 29 de agosto, jueves, primera hora, la Vuelta apunta a un López-Roglic.

Ambos, colombiano y esloveno van creciendo en la general, aunque esto no ha hecho más que comenzar.

En el caso de Primoz Roglic, Javalambre es un botón. 

SQR – GORE

 

Dejó hacer a López, le tomó distancia, no salió al ataque, pero fue recortando poco a poco hasta contener daños.

Primoz Roglic lleva poco en ciclismo pero aprende rápido, sus años cuentan por dos o tres de otros.

Y en el Giro se expuso tanto, antes y durante el mismo que acabó abrasado y pidiendo la hora para no ceder el podio.

El «Roglic vs López» nos recuerda el «Roglic vs Nibali» del Giro, ojo no venga un tercero por detrás…

Giro: El desgaste que se y no se ve en el Mortirolo

Giulio Ciccone Giro JoanSeguidor

La dureza de este Mortirolo seguro que saldrá en el tramo final del Giro

Si alguna mente pensante en el Movistar imaginó una grande perfecta, el Giro de 2019 se aproximaría mucho a ese ideal .

El equipo celeste lo tiene en su mano, no es una exageración, ni vender la piel del oso.

Es una carrera que Movistar está ganando a diario, sacando partido a todos los elementos de su ocho en Bolonia, en cada momento, en el preciso instante.

Estamos perplejos.

Gravel Ride SQR – 300×250

 

Algunas veces tuvieron el equipo, pero no la idea.

En otras, quizá al revés.

Este Giro, Movistar lo tiene todo, la estrategia, el equipo y las piernas

Y ese es el resultado, una jornada legendaria, con lluvia remojando los ciclistas en las complicadísimas rampas del Mortirolo, en la que Richard Carapaz sigue de rosa, distancia a Roglic y comprueba que su compañero, Mikel Landa va cada día a más.

SQR – Cerdanya Cycle

 

Es lo que hay, y la general no engaña.

Vicenzo Nibali es la principal amenaza a la hegemonía telefónica, es lo de Como pero un poquito más.

Las caretas se han caído y el siciliano es un corredor que juega a genio, porque atacar casi en la base del Mortirolo es de una confianza que supera con creces la media.

Vinceno Nibali llevó la carrera al límite, y peso cayó a plomo.

Cuando decimos que a Movistar le sale todo venido aquí tenemos otra muesca.

DT-Swiss Junio-Agosto

 

Con su ataque Vincenzo Nibali estaba descolgando a Primoz Roglic, la pesadilla en chez Unzué.

Una pesadilla que ahora pasa a preocupación relativa, aunque el esloveno no está descartado para nada, es complicado pensar que antes de la crono deje las cosas como a la salida de esta mañana.

¿Qué es el Cycling Costa Daurada Tour?

El esloveno a dos y pico de Carapaz es amenaza, pero mucho menos ni punto de comparación que por debajo del minuto

Esto es tener los deberes hechos con adelanto.

 

Ahora bien, está la otra etapa del Mortirolo, la que no vemos, y posiblemente percibamos en unos dias.

El desgaste que se posa en las piernas de los corredores, esa raya de la batería que baja y baja hasta entrar en reserva.

Un desgaste que no se plasma en la general, hoy, pero que en días venideros cabrá apreciarlo.

Porque las caras eran espejos del alma, ojos enrojecidos, pómulos prominentes, rostros afilados, miradas perdidas…

Eso se ha visto hoy bajo el chaparrón del Mortirolo.

 

Vienen días de truenos y rayos, el atractivo de este Giro que entra y sale de la primera al verano y viceversa tiene esto, que te consumes de calor, y al día siguiente el agua te pone veinte grados por debajo.

Palizas al cuerpo que son, como decimos, invisible en las estadísticas de esta etapa, pero que ponen plomo en los corredores, en su cuerpo, en sus piernas, en su ánimo.

Movistar lo tiene muy bien para ganar este Giro, pero en esas circunstancias, cuando muchos flaquean, Vincenzo Nibali se crece, y el tiburón, que parece reinventarse tras cada caída, tras cada traspiés, no va a parar hasta Verona.

SQR – GORE

 

Cambrils Square Agosto

 

Y eso debe inquietar, porque a diferencia de Roglic, cuyo equipo no está para cohetes ni para aventuras que pongan al esloveno donde estaba hace cinco días, Nibali sí tiene gente alrededor que le puede empujar hacia adelante.

Cuenta con un buen equipo, especialmente Caruso y Pozzovivo, incluso con Ventoso y los bidones que pueda darle si se cruza en su camino, porque su hermano Antonio, pobre, casi provoca la neutralización de los Movistar en la primera parte del Mortirolo.

Por eso, calma y esperar verlas venir, algo muy de Eusebio, que ahora sí se justifica.

Porque esto es largo, y los cinco días hasta el final infunden respeto y casi miedo, algo que parece no tener Guilio Ciccone, un corredor que corre de azul porque es el capo de la montaña de este Giro, de inicio a fin, quitándole emoción a una de las maglias más apreciadas del imaginario.

Que ganara esta etapa es un premio merecido para él y su equipo, que además mete a Mollema en quinta plaza, ideal para este neerlandés tan apegado a los puestos de honor.

Imagen: FB Giro d´Italia

 

Los fantasmas que sacuden el Giro

Richard Carapaz Giro JoanSeguidor

Todos los grandes del Giro tienen sus fantasmas

La historia de Primoz Roglic en la jornada de Como, en especial la de su bicicleta, es rocambolesca y hasta cierto punto el ejemplo de lo que significa correr una grande: alinear los astros para que todo salga en el momento que debe salir y eso multiplicado por 21 días.

Al leer las vueltas que dio su máquina, la de su compañero Antwan Tolhoek, la caída en el descenso de Civiglio… llegar a meta vivo pareció un milagro quizá fruto de la belleza del lugar.

Gravel Ride SQR – 300×250

 

El Giro de Italia se ha convertido en una lucha sin cuartel entre los mejores, pero también de los mejores con sus propios fantasmas.

En el Jumbo Visma el fantasma que revolotea es el de la caída de Stven Kruijswijk en el Agnello, hace tres años, cuando tenía la general final del Giro a tocar.

Un mal paso, un hostigamiento total y furibundo de Vinceno Nibali les quitó un Giro en el último momento.

Quizá de ahí la obsesión de Primoz Roglic por no dejar ir al siciliano, por que sabe que en cualquier momento se la lía.

SQR – Cerdanya Cycle

 

El fantasma de Nibali merodea en cada decisión del equipo amarillo

Pero en su staff, hay un técnico Addy Engels, el que sale en el vídeo todo estresado porque no están con Roglic cuando le precisan, que tiene una historia de gran vuelta perdida con la meta final en el horizonte.

Recta final para la Girona Gravel Ride

Para Engels la ausencia de equipo cuando Primoz Roglic los necesita, le debe recordar a la Vuelta del 2015, con Tom Dumoulin, cuando vio aquel grupo tirado por el Astana de Fabio Aru irse en ese ese llano sin posibilidad de reducir el hueco y salvar el maillot rojo.

DT-Swiss Junio-Agosto

 

Aquella vez, en la Sierra de Madrid, Addy Engels debió jurar que nunca le pasaría algo igual y con Roglic en este Giro, los fantasmas vuelven.

Como merodea en Movistar el recuerdo de la crono que sentenció el Giro de hace un par de años a favor de Tom Dumoulin frente a Nairo Quintana.

Llegaban los dos apurados al tramo final de Milán y Dumoulin fue práctico en la especialidad que mejor domina.

 

Eusebio Unzué puede ser lo escurridizo que quiera sobre las opciones de Richard Carapaz pero sabe bien que quietos no se pueden quedar.

Esa contrarreloj de Verona inquieta, no es para menos, el Giro está cerca del ciclista ecuatoriano, pero Primoz Roglic no ha venido a hacer prisioneros en la modalidad que domina.

¿Qué tiempo necesita Carapaz para ganar el Giro?

 

SQR – GORE

 

El tiempo corre al revés, en contra, cada metro que pase sin pasar nada, va al haber de Roglic, y el esloveno que salva situaciones imposibles tiene en la crono el comodín final.

En una contrarreloj así decir qué tiempo es suficiente es complicado, con esos organismos al límite, pero el minuto largo tendría que ser obligado para ir con resuello.

Ahora son unos cuarenta segundos.

Cambrils Square Agosto

 

Y luego Nibali, quien ha ganado cuatro grandes, pero que también ha dejado de ganar unas cuantas.

Como aquella Vuelta de 2013, a la que llegaba con el Giro en el bolsillo.

Chris Horner se cruzó en su camino y no hubo manera de apartarle.

Vincenzo Nibali aleja esos fantasmas del rival que se le pega a rueda y le aguanta todas las embestidas.

¿Será Carapaz el Horner de Nibali?

Como veis, fantasmas, pensamientos y recuerdos poco agradables que cuando menos lo esperas vienen, si llamar a la puerta y atenazan.

Ellos también jugarán su papel estos días.