¿Qué implica reducir los corredores por equipo?

Aunque parezca que el ciclismo anda en modo hibernación, no cabe duda que rueda sigue rodando. No hay competición pero se dibuja como será la del próximo año y se atisba una primera medida importante: la reducción de ciclistas por equipo en las mejores carreras, esas son las de la órbita del Tour, Giro y clásicas flamencas.

La opción tomada por lo organizadores tiene dos lecturas y como dos caras tiene el papel de los protagonistas. Esas dos lecturas las dan los propios organizadores y al mismo tiempo los equipos. Es decir, que el ciclista, como casi siempre queda al margen y como veremos puede acabar siendo el principal damnificado.

Dicen las carreras que reducen la cantidad de corredores para evitarse accidentes y peligros. Aducen interés por el ciclista, cuando muchas veces han demostrado todo lo contrario, cuando ha metido desplazamientos bestiales a los protagonistas, subidas y descensos demenciales, no han cortado carreteras que empezaban a tupirse de nieve, les han metido por cascos urbanos plagados de peligros,….

Esos mismos organizadores hablan ahora de seguridad y pam, recortan en uno el número de corredores por equipo precisamente aduciendo que el espacio urbano a veces no da más de sí, cuando en ocasiones bolardos peligrosos no fueron señalados como corresponde. Que se lo digan a Kruijswijk en Lugo.

El otro motivo para tal decisión es la defensa del espectáculo y ahí creo estar de acuerdo. Un ciclista menos es menos control, menos bloqueo y menos mando, aunque también no sé hasta qué punto. Recuerdo el Tour de Wiggins, el Team Sky perdió rápido a Siutsou y no notó su abandono en exceso. Mirad el equipo negro del último Tour, había a veces más gregarios de Froome matando la carrera que rivales del líder. ¿Cambiará mucho el panorama con uno menos?

Yo abriría el WT y las mejores carreras a más equipos con menos ciclistas, si cabe, por escuadra. Entonces sí que la incertidumbre sería total, aunque muchas veces, eso también podrá pasar, no ganara el mejor y sí el más avispado o quien pille el golpe de suerte, si bien a la larga, y en una gran vuelta más, el más fuerte acostumbra a imponerse.

Me ha hecho gracia por eso la reacción de algunos equipos. Lefevere y Vaughters anuncian más paro porque no necesitarán plantillas de treinta ciclistas, sin embargo no hacen autocrítica, no admiten que el ciclismo previsible y contenido que han generado sus megaestructuras es uno de los motivos de esta decisión.

Y es que, como siempre, la pena recae siempre sobre los mismos, los ciclistas, el vértice del espectáculo que saldrá perdiendo porque como algunos no podrán pasar la criba….

Imagen tomada del FB del Giro de Italia

INFO

En Bkool siguen de #BlackFriday que dura hasta el 28 noviembre

La tostada que el Giro pretende comerle al Tour

Noticias dispares que llegan desde las dos grandes organizaciones del mundo ciclista. ASO, garante del Tour y de la Vuelta, por defecto, es apelado por la federación holandesa mediante una factura ingente por haber organizado una carrera en su territorio. Ya veis, los holandeses, tan ciclistas, tan fans, tienen claro que montar un tinglado por sus carreteras tiene un coste y ahí van con todo al Tour, la misma carrera que no hace mucho vio cómo en Londres hicieron un “donde dije digo…” y se quedaron sin “Grande Départ” en la ciudad más grande del viejo continente aunque estos días suena Düsseldorf.

Mientras en RCS, propietarios del Giro de Italia, un amplio trozo del calendario transalpino y una creciente cantidad de carreras en Oriente Medio, se marca un tanto diciendo que tal vez, que posiblemente, el Giro 2017 salga de Japón, aquí al lado, vamos. Conviene recordar que ASO ya tiene allí un bolo, un criterium de estrellas del Tour con sus maillots del Tour.

Aunque las salidas transoceánicas suenan desde hace tiempo, Nueva York para el Tour por ejemplo, sus amplios costes y compleja logística han hecho casi imposible su realización, al menos hasta la fecha. Ahora cabe esperar a ver qué ocurre con Japón y el Giro, pero no cabe duda de que tarde o temprano el anhelo de ver una gran vuelta en otro continente será una realidad y si hay que meter dos días de descanso, se hace, que el reglamento es generoso el proporción a los beneficios.

Lo que es curioso es que en esta “carrera hacia el espacio” el Giro compita de igual a igual con el Tour por entrar en mercados tremendos, de potencial interesante y gran proyección. El Giro ya ha salido de lugares “poco ciclistas” como Dinamarca e Irlanda del Norte. Esto es otra historia, es disparar los mil los costes, aunque si sale bien, arreglan el presupuesto de la carrera de un plumazo. No obstante en Japón tienen su corazoncito ciclista.

Cualquiera que siga mínimamente la temporada verá que RCS, el Giro y sus carreras, tiene bien poco que envidiar a ASO, el Tour y los suyos, en montajes, presencia, variedad de patrocinadores,… el Tour siempre se será el Tour, irá un paso por delante y tendrá a los mejores en su mejor momento. Será siempre la guinda que los más grandes quieran tener en su palmarés, pero el Giro, tan rosa, tan hermoso por donde pasa, por sus escenarios, por la singularidad de sus montañas, por la pasión que su gente le pone, el Giro está cada vez un poquito más cerca y es considerada la grande más bonita de las tres. Por algo será…

Imagen tomada de www.colombia.com

INFO

Desde el Hotel Rh Bayren & Spa te ofrecemos la posibilidad de disfrutar de todo tipo de rutas ciclables, tanto de carretera como de montaña. Proponemos rutas abiertas a su gusto, y rutas “a medida”

#GiroPost: La excursión irlandesa no fue un capricho

Con el Giro ya en la bota itálica, la carrera emprendiendo camino al norte, tomando Bari como punto de inflexión más al sur, conviene ponderar las tres primeras jornadas en suelo irlandés, primero en Irlanda del Norte y luego Irlanda a secas. Si bien ha habido numerosas críticas a la salida desde parajes tan lejanos al país de origen de la prueba, en este artículo se habla directamente de capricho, bien creemos que opciones como las del país verde, a más de 2000 kilómetros de Italia, nunca se pueden pasar por alto si las cifras compensan.

Esta salida, la más al norte jamás hecha por una grande, ha llenado, dicen, las arcas de la organización en seis millones de euros, pudiendo ser algo más. La cifra no es desdeñable y compensa los lógicos problemas. Se habla que la oficina de turismo del Norte de Irlanda ha puesto tres millones de liras y que Belfast unos 400.000 euros, sinceramente cifras irrisorias para la imagen bella, verde y atractiva que ha dado el país, surcado además de contrastes rosas por doquier, en lo que ha sido una original estampa para el espectador.

Se habla de la comodidad de los verdaderos actores de este deporte, los ciclistas, cuando en realidad ésta hace tiempo dejó de interesar a los gestores del ciclismo. Sea como fuere esto es una competición y todos los ciclistas, todos, grandes nombres incluidos, han debido chuparse el viaje a tan septentrional país y el posterior traslado, todos se mojaron, unos más que otros, en la cortina de agua de Belfast…

La crono inicial, regada con buena lluvia de mayo, fue más decisiva de lo previsto, se atribuye al clima húmedo y hostil del lugar, pero atención, que la lluvia también cayó y a raudales durante todo el Giro de 2013, incluso en las etapas del sur, que le hablen de esa zona a Wiggins y de los riesgos que entrañaron los descensos.

El ciclismo está en situación se excepción económica y ello hace que sacar la caravana a lugares tan dispares sea moneda de cambio. Llevamos años viendo salidas desde países lejanos a los lugares de origen de la carrera, la Vuelta desde Holanda, el Tour en Dublin, el Giro desde Bélgica y Países Bajos, pero cuidado porque la bolsa gorda, el beneficio sustancial está en lugares aún más lejanos. Se sondean Dubái –RCS ya montó una carrera allí en febrero-, Estados Unidos y seguro algún otro sitio ahora inimaginable.

Va a ser usual, no hay otra opción. RCS es una empresa dentro de un país como Italia que vive, dicen, una crisis del tamaño de la española, sin embargo su porfolio de carreras es amplio –el único que se puede medir con ASO- y para cuadrar los números debe hacer extravagancias como la del fin de semana. Vemos normales las giras asiáticas de clubes de fútbol, giras que destrozan cualquier preparación física correcta, pero esto no y somos más papistas que el Papa diciendo que es un error irse a Irlanda, adelantar un día el inicio e introducir un tercer día de descanso. Sinceramente, esto es el principio de lo que considero debe ser un replanteamiento global de este deporte, un planteamiento que puede darle la vuelta cual calcetín. ¿Qué pasaría si Qatar le pide al Tour se final de carrera un año?

Creo que caemos en un grave error, si las empresas que dinamizan el ciclismo no sacan provecho del mismo, entonces el ciclismo estará herido de muerte, sin embargo, por el camino se aprecia que hay lugares que quieren este deporte en las puertas de su casa porque, a saber el motivo, lo consideran símbolo de modernidad, escaparate e integrador.

Imagen tomada de www.canalciclismo.com

INFO

Ahora puedes probar la Dogma del Team Sky!

Pinarello presenta la Campaña de Bicicletas de Demo más importante que ha creado.

Pinarello ha conformado una extensa red de Puntos de Venta en los cuales es posible probar su modelo tope de gama, la Pinarello Dogma 65.1, modelo que usan todos los corredores del Team Sky. Todo el que quiera podrá comprobar por sí mismo la diferencia entre montar una Dogma y montar cualquier otra bicicleta.

1

Recordamos que la Dogma 65.1, sólo en el año 2013 ha cosechado numerosos triunfos, entre los cuales destaca el Tour de Francia conquistado por el británico Chris Froome o el Campeonato del Mundo en ruta en el que se impuso el portugués Rui Costa.

Las características de la Bicicleta de Demo que puedes probar son:

  • Cuadro Pinarello DOGMA 65.1 Think2 col/859-Naked
  • grupo Shimano Ultegra 11v
  • ruedas Fulcrum Racing Zero cubierta

Los Puntos de Venta que forman parte de esta campaña pueden consultarse en el sitio web donde se ha creado un Mapa Demo Pinarello para que cualquier usuario pueda conocer los Puntos de Venta más próximos a su ciudad.

Ya puedes hacer tu reserva para probar la Dogma! Tienes tiempo hasta el 30 de junio de 2014 fecha en la que terminará la campaña.

Las excusas de mal pagador de Alejandro Valverde

Tremendo desenlace el de la Vuelta a Murcia, aparte de lo desafortunado de situar un túnel cerca de meta, el ganador de la carrera, Alejandro Valverde, iba en moto. A su lado, una vez fue superado, Tiago Machado parecía un niño. Un salto de velocidad tremendo, insostenible.

Ha empezado fortísimo Alejandro Valverde. De diez días de competición lleva ya cinco triunfos. En la Vuelta a Andalucía corrió sin cadena, en su tierra ganó con insultante solidez. Quizá ganar aquí le sirva a Eusebio Unzue para explicar la evolución de su pupilo. Un estado de forma que a no ser que se vislumbre un objetivo grande, de consideración, no encuentra argumento, sobretodo porque con la revisión de calendario, ahora Valverde debe estar mirando a las Ardenas, y para ello quedan casi dos meses, un poco menos. Otros encuentran un pico dulce pero no tienen calendario. Mirad lo que le pasa a Edu Prades tras rozar el podio en el Algarve.

Y hablamos de cambio en el calendario porque Movistar y Valverde estiman que la presencia del murciano ya no es necesaria en la Milán-San Remo. La exclusión de Pompeiana del itinerario a la ciudad de la costa de la Liguria ha sido el pretexto para no estar en la primera gran carrera de la temporada. Sinceramente, no lo entiendo.

Alejandro Valverde tiene sobre la mesa, y especialmente en sus piernas, las mismas capacidades que los ciclistas que en su día supieron romper la “Classicisima” para hacer lo mismo, o al menos intentarlo, que es lo que la parroquia le “exige”. Es obvio que sin esa tachuela la carrera pierde atractivo para ciertos corredores, incluso entendemos que un ciclista tan caótico como Chris Froome renuncie a disputarla, pero Valverde, en tal momento, podría ser uno de los pocos que podría haber roto la hegemonía del pelotón. En su estatus sólo un puñado podría castigar las opciones de los velocistas.

Recuerdo la Milán-San Remo de 2005. Un helicóptero sondeaba el pelotón bajando a toda velocidad el Poggio. Buscaba, escrutaba entre los primeros. Enfocaba a Alejandro Valverde, impresionaba su nombre en la pantalla. Ese corredor siempre respetado, nueve años después, nunca ha hecho nada de relumbrón en una carrera que entendemos le va bien, quizá no es la más idónea, pero resulta interesante a sus infinitas posibilidades.

En los tiempos actuales es cierto que San Remo ha tenido escasas alternativas a los velocistas, pero tirar la toalla de inicio resulta desalentador, desconcertarte, más cuando en esa renuncia se incluye Niza, Tirreno y todo lo inmediatamente importante, todo aquello que en este momento dulce le podría venir como anillo al dedo. De haberse seguido la teoría de Valverde, San Remo no habría tenido a Sean Kelly, Laurent Jalabert, Filippo Pozzato y Fabian Cancellara.

Eso sí, los recorridos cambiantes de RCS es lo que tienen. Quien ahora apunta al triunfo es Mark Cavendish, que espoleado por el cambio se sube al carro del Omega Pharma. Es lo que tiene. Debemos creer en la inconveniencia de subir la Pompeiana, pero es que son tantas las veces que trazados presentados no son respetados que se ha convertido hasta en un clásico y para otra muestra la crono larga del Giro.

Foto tomada de http://www.vueltaandalucia.es/

Un pelotón de las mil y una noches

El dinero árabe gusta de lo occidental. Hace poco hablábamos de la “arabización” del ciclismo en lo que no deja de ser un paso lógico y coherente con el camino emprendido hace un tiempo. Si como decimos al capital árabe les atraen los símbolos occidentales, la normalización de la bicicleta por estas latitudes, y por ende del ciclismo, convierte esta máquina y deporte en objeto de deseo para los mentores de aquellos países. Igual que fútbol y tenis, por poner dos ejemplos plausibles, forman parte de ese circo, el ciclismo sigue y sigue colonizando lugares y sedes a golpe de panorámicas y pedales: Omán, Qatar,…

No cabe duda del valor iconográfico de este deporte que sobrepasa los límites de un estadio y se adentra en el lugar que lo sustenta. En breve va a comenzar una nueva carrera por la zona. Es el Dubai Tour. Dubai, uno de los seis emiratos, lugar de inversiones y caladero de nuevos ricos. Atmósfera irreal, una fila de “Benidorms” hilada en línea de costa. Agujas que desafían pinchar el cielo y contradecir la gravedad. El paraíso del cemento con un tercio de las grúas mundiales funcionando en su elevación.

En estas tierras, indómitas no hace mucho, el Dubai Tour abre el fuego de su historia y la entrada de RCS en el apetitoso emirato. Si ASO ya pulula hace tiempo por la zona y lo del critérium de ases Unipublic quedó en nada, los italianos al final han metido la patita en el polvoriento lugar. El Dubai Tour es un engendro entendemos muy rentable. Para allá se llevan a Rui Costa, Tony Martin, Vincenzo Nibali, Mark Cavendish, Fabian Cancellara, Joaquim Rodríguez, Peter Sagan y Alejandro Valverde. A ellos se suma el nuevo SkyDice, equipo autóctono con nuestro querido Kiko Gambas, Paco Mancebo.

En este recordó de la especulación inmobiliaria mundial se desarrollarán nada menos que cuatro etapas. Miren el recorrido, miren. Son cuatro minutos de grabación. Todo virtual, como la opulencia que rodeará al pelotón. Cuatro jornadas entre rascacielos y poco más. Se atravesarán los símbolos del paraje. El estallido de cristal y acero llamado Burj Khalia será centro neurálgico. La ruta irradiará hacia el Jumeirah e incluso se acabará en una de las ramas de la palmera artificial ganada al mar.

Todo un derroche de escenografía y tiro de cámara en lo que entendemos será una burbuja dentro de la burbuja. Lo que pase en la carrera será competencia de los partícipes, la organización y medio mundo que lo vea por televisión. En el lugar poco menos que sabrán de su celebración. Grandes avenidas de veinticinco carriles de por sentido que empequeñecerán el pelotón. Como todo es una opción. Un servidor prefiere la vetusta Europa que seguro ofrece parajes quizá menos jugosos pero más auténticos. Mientras aquí se languidece, allí se nada en la abundancia. Son las cosas de nuestro mundo.

Foto tomada de global-conferences.eu

INFO El próximo día 22 de febrero en nuestra sala de formación de la tienda Tomas Domingo de Sant Boi impartiremos un curso de mecánica básica, una formación ideal para todos aquellos que acabáis de empezar en el mundo de la bici tanto de montaña como carretera y queréis adquirir las nociones mínimas para poder tener vuestra bici en buen estado de revista antes de cualquier salida.

El Giro cae en lo absurdo

El ciclismo es lo que es por una suma de muchas cosas aunque una por encima de todas: sus propios errores. Ayer por ejemplo admitimos el desigual trato que recibieron los dos nuevos números uno del deporte español Rafael Nadal y Purito Rodríguez y entre las causas de tal proceder emerge en parte por el cliché negativo que el propio ciclismo se ha granjeado, sumado a la estrechez de miras de un sistema mediático muy obnubilado en los nombres y no en la esencia del deporte, eso sobre lo que muchos sientan cátedra sin haber derramado una gota de sudor.

Sin embargo el Giro de Italia solito se ha cavado un cerco de incomprensión que en el fondo no necesitaba. Este lunes la carrera que viste de rosa su mejor ciclista presentó el recorrido. Sale desde Irlanda del Norte y aterriza en la bota por el sur. El itinerario, desvelado anteriormente por un diario rival a la Gazzetta dello Sport, es diferente a lo de los años precedentes, quizá menos montaña, más dosificada en un in crescendo que lleva hasta Trieste, como Brescia, capital de segundo rango para acoger el final de la prueba.

Dice el organizador que el Giro suaviza su recorrido para hacer “más humano y creíble” el ganador que resulte de esas tres semanas. Lo curioso es que en el auditorio estaba Vincenzo Nibali quien sorprende no se sintiera aludido por tal afirmación, pero que habría de estar ofendido por considerar su victoria menos creíble al estar vinculada a un recorrido menos humano.

De cualquiera de las maneras un soplo de cordura entró en casa de los gestores de RCS cuando intuyeron que su carrera no estaba premiado el ciclista más completo en trazados que por ejemplo omitían las cronos como Dios manda, esas que se van por encima de los cuarenta kilómetros y ponen un ciclista más completo e íntegro en la lucha por la prueba. Esta vez, al margen de etapas dolomíticas y típicas trampas de fin de etapa, hay un crono, en medio del recorrido, superando la cuarentena en su kilometraje, como dictan los cánones y el sentido común, obedeciendo al mínimo concepto de la equidad.

Por otro lado el Giro frecuentará dos cimas en concreto que reclaman detenerse. La carrera asaltará en la última semana Montecampione y Oropa, dos lugares marcados en la geografía casi religiosa de Marco Pantani. Y es que el de Cesena será figura central y homenajeada en una carrera de la que le echaron y de la que sólo cabe leer su biografía, para saber que muy posiblemente su expulsión en 1999 era algo que se venía tramando hasta que Madonna di Campiglio saltó todo por los aires.

No se puede ser más incoherente. Italia es país de mitos, de credos, de santuarios, pero homenajear de esta manera al corredor que el Giro sacó a empujones hará quince años no es de recibo y menos si el interés crematístico les mueve, pues el Giro es santo y seña en este país y no necesita de estridencias ni lágrimas para movilizar al populacho. Se trata de una edición lacrimógena, sin más, y encima desprovista del hombre que revolucionó el “savoire faire” de la empresa sita en Milán, Michele Acquarone, ahora mismo sepultado en sospechas financieras dentro de la que ha sido su casa estos años. Menudo cuadro.

Sobre Filippo Pozzato

La carrera de Pippo Pozzato es asimétrica. Mucho al principio y muy poco, al menos muy por debajo de lo esperado, al final. Ahora en el Lampre busca rematar esa eterna candidatura a las clásicas del norte. Su perfil apolíneo y tremendamente aliñado sobre una máquina llamada bicicleta hace de este Adonis del ciclismo un ideal candidato a esas tremendas carreras que se rompen y deciden sobre adoquín.

Pero de la práctica al hecho hay un tramo largo, largo, largo. Pozzato acumula muchas desilusiones entre Flandes y Roubaix. Recuerdo un año, en 2009, que lo tuvo en la mano, que se le vio más sobrado que nunca, con un surcar sobre los pedruscos como Moisés abrió los mares. En Roubaix una curva mal trazada por Husovd le llevó al suelo cortándole de Boonen. Una semana antes Dvolder le secó en su marcaje al gigantón belga. Revivió a aquella temporada de dulce rodar y escaso premio hace un año, siendo el más fuerte en Flandes. Pero Boonen, siempre Boonen, se le cruzó.

El signo de triunfo, desaforado en la celebración, esta tarde al umbráculo del fascista edificio que corona la Plaza Venecia de Roma, el de Víctor Manuel, demostró que éste es un ciclista con unas terribles ganas de matar ese mal fario. Pippo quiere, necesita ganar. Pero en la lontananza  se ve retos mayúsculos con rivales que le han propinado dolorosas derrotas. Veamos si esa ansiedad del italiano rompe contra las aspiraciones de Cancellara, el propio Boonen y los outsiders que aspiren a triunfar en la primavera. Outsiders entre los que espero estén Sylvain Chavanel y Geraint Thomas.

La de Pippo ha sido la anécdota de una carrera que necesita rodaje, y mucho: la Roma Maxima. Cierto es que en los aledaños de Roma costará encontrar atractivos que lancen a perpetuidad la carrera, pero no lo es menos que esta primera edición del renovado Giro del Lazio no se resolvió de forma muy diferente a cómo se haría una etapa en línea de una gran vuelta y eso, mal que les pese a los mentores de esta excelente idea, y mejor marca, se tiene que mirar.

No obstante, valga el aplauso para que por fin fuera del País Vasco, podamos disfrutar de una retransmisión del paquete de carreras italianas. En Esport 3, Arcadi Alibés tiró de tablas pasadas, cuando retransmitía Giro, País Vasco y Bicicleta Vasca, y se atrevió con el serial de carreras de RCS que el canal temático de deportes de la catalana ofrecerá en próximas fechas. Congratula ver que no todo es Barça, Pep y Xavi Hernández. Esperemos Arcadi luzca el músculo de las maratones que tantas corre y tanto menciona en sus retransmisiones.

La opción del ciclismo 2.0 es la única opción

Las semanas últimas, la proliferación de vídeos cortos, virales y muy atractivos visualmente producidos por la gente de RCS, eso es los organizadores del Giro de Italia y las carreras más importantes de ese país, se ha convertido casi en norma diaria. Una labor muy 2.0 que bien pudiera ser el camino escogido por otros muchos actores que parecen ir a remolque de la pegada de los transalpinos, incluida la organización del Tour de Francia.

La catarata de vídeos de RCS ha roto en este que aquí mostramos. Un compendio, casi un porfolio documental de su calendario de carreras. Se echa mano de la contundencia de otras piezas e incluso como buenos documentalistas no esconden cierta trampa en su montaje. Por ejemplo cortes de la famosa etapa del sterrato del Giro de 2010, aquella embarrada edición, para plasmar la Strade Bianche. Trampa.

De cualquiera de las maneras, la opción de RCS demuestra que el ciclismo es un producto de primerísima calidad para vender. Y con armas como la que plasmamos es más sencillo. Imaginen un comercial de RCS con tal material en su iPad. Como ayer defendimos, el ciclismo es más que centenario, pero ello no le impide ser el más 2.0 de los deportes, además en todas sus acepciones, pues además de disfrutarlo por tierra y desde el aire, es la única actividad que puede acabar bajo el balcón de tu casa. El círculo cerrado.

En un momento donde se definen las bases del nuevo World Tour o cómo se llame, la capacidad de crear productos como el as en la manga llamado Roma Maxima se impone, sobre todo si no queremos que este deporte acabe en las desangeladas rutas pequinesas, por ejemplo, en medio de cemento y vacuos espacios donde la presencia de vedettes es un mero intercambio comercial.

Un último apunte, desde el Giro a Lombardía, RCS tiene cinco meses para sorprender a la parroquia. Yo no apostaría a que ahí esté todo.