Campus Melchor Mauri, una experiencia de inmersión ciclista

Campus Melcior Mauri JoanSeguidor

Tres salidas, cuatro días de ciclismo y la compañía de Roberto Heras en la quinta edición del Campus Melcior Mauri

Dijimos hace un año que:

«En el Campus Melcior Mauri, el ciclista es el centro, el ciclismo el motivo, la bicicleta la herramienta y el territorio el telón«

Eso fue en la antesala de la cuarta edición, estos días estamos en las semanas previas a la quinta, que vuelve a Cambrils, del 28 al 31 de este mes que acabamos de empezar.

Campus Melcior Mauri recorridos JoanSeguidor

Si el Campus Melcior Mauri fuera una competición, diríamos que tendría un palmarés de lujo, porque el que fuera ganador de la Vuelta, hace casi treinta años, cada año trae canela en rama para que un grupo de ciclistas aficionados pueda vivir la experiencia más inmersiva del ciclismo: un stage de cuatro días, tres salidas y horas de contenidos ciclistas.

Si el primer año, Melcior Mauri fue el actor principal del campus, desde entonces varios se han sumado a la hora de convivir y disfrutar de los participantes.

Al catalán le sucedió un tipo entrañable con una carisma intacto tanto tiempo después, Marino Lejarreta.

Luego vino el dúo que más siestas nos quitó, Chiapucci-Indurain, antes de Abraham Olano, el artista invitado del año pasado.

Roberto Heras entra en el «palmarés» del Campus Melcior Mauri

Esta vez el invitado será Roberto Heras, uno de esos corredores que llenó de ciclismo muchas tardes en el cambio de siglo.

Tímido en apariencia, pero excelente conversador cuando te coge confianza, Roberto Heras es un profundo conocedor del ciclismo de competición, pero también del más popular y accesible, pues se le ha visto competir mucho y bien fuera del gran circuito.

Campus Melcior Mauri pueblos JoanSeguidor

Los poco más de setenta inscritos que se prevén para la quinta edición del Campus Melcior Mauri desayunarán, comerán, cenarán y, muy importante, rodarán con un cuatro veces ganador de la Vuelta a España.

Porque en el fondo el Campus Melcior Mauri quiere procurar una experiencia 110% ciclista.

Que un aficionado sienta por unos días el nivel de implicación y exclusividad que exige este deporte, que nos llena los ojos pero que requiere muchas servidumbres.

¿Conocéis a nuestro ciclista ex-profesional invitado al Campus Melcior Mauri Costa Daurada?Roberto Heras. militó en…

Publicada por Campus Melcior Mauri en Lunes, 25 de febrero de 2019

El Campus Melcior Mauri en el territorio

Así las cosas, hay tres salidas programadas para conocer los motivos que hacen de Cambrils y sus alrededores una tierra preñada de grandes encantos para los ciclistas.

Serán tres salidas, en diferentes direcciones que darán cuenta de la variedad de terrenos y paisajes.

El viernes son 98 kilómetros hacia las montañas de Prades y la famosa Mussara, que la grupeta pillará de bajada.

El sábado, el día central, son 125 kilómetros de Priorat en todo su esplendor.

2000 metros de desnivel acumulado por esas lomas suaves pero que pasan «lija» a los ciclistas.

Una salida que prevé una parada en Gratallops, lugar de culto vinícola, donde se disfrutará de un almuerzo de tenedor, con botifarra y mongetes.

Los privilegios del lugar también en el paladar y el estómago, antes de volver al Cambrils Park con un recorrido sencillo para acabar la salida.

El tercer día, el Campus Melcior Mauri toma rutas inéditas, hacia Ribera d´ Ebre, un terreno más áspero a la vista: rocoso y abrupto.

Campus Melcior Mauri grupeta JoanSeguidor

El Campus Melcior Mauri, los contenidos

Cuando en una conversación entre Jaume Rué, creador de Cycling Costa Daurada, y Melcior Mauri surgió la posibilidad de crear un campus se quiso llenar de buenos momentos, y sobre todo interesantes, esos huecos que permite la bicicleta.

Por eso se prevén comentar los aspectos tecnológicos que más inquietan al ciclista medio, así como dar unas pinceladas sobre algo tan elemental pero importante como es el rodar en grupo.

El ambiente, el lugar, las rutas, plena primavera y la accesibilidad a dos personajes de la importancia de Melcior Mauri y Roberto Heras…

Todo está pensado como las piezas de un puzle para que la experiencia y el recuerdo del cicloturista sea imborrable.

«Me saco el sombrero ante los ciclistas populares porque tienen un valor enorme pues deben compaginarlo todo. El ciclista profesional tiene la obligación de rendir. La gente que quiere hacerlo bien en una marcha cicloturista y se cuida y se sacrifica, es admirable» Melcior Mauri

Imágenes: Jordi Santacana Fotografía

¿Dónde está el limite?

Llevo mirando, desde hace un buen rato, fotos de puertos, imágenes inmortalizadas por nuestros queridos fotógrafos como Sergi, Gorka, Antxon o Pau. Espectaculares tomas de nuestras montañas, desde todos los puntos de la geografía de este nuestro sufrido país.

Además de la belleza de los paisajes, todas ellas poseen un claro dominador común: en su gran mayoría aparecemos ascendiendo duras rampas, grandes desniveles, cuestas con porcentajes para todos los gustos, pero que, normalmente, suelen rozar el límite de la razón, superando a veces esta barrera entre lo humano y lo inhumano, desatándose la locura.

Y cómo nos gustan, ¿verdad? Sobretodo los que solemos admirar muros imposibles, ni que sean los de la rampa del párking de casa.

Nos van, qué le vamos a hacer.

Todo esto viene a cuento porque me he acordado que hace unos pocos años mantuve una entretenida conversación con todo un campeón como Roberto Heras y, entre otras muchas cosas, le saqué este tema.

Os trascribo una pequeña parte de lo que hablamos aquel día y de lo que opina sobre nuestra intensa búsqueda del más difícil imposible, buscando siempre la frontera de lo irreal:

«¿Entiendes que un cicloturista quiera escalar por “placer” un puerto como por ejemplo el Angliru?»

«¡Y tanto! Lo entiendo perfectamente, y la satisfacción de haberlo subido, es el aliciente del cicloturista, el decir voy a hacer una marcha, voy a entrenar porque voy a subir siete puertos en un día… aunque sean de este tipo, extremos, primero porque has conocido puertos diferentes, segundo porque los has escalado tú, y luego el orgullo de haberlos subido ¿no?»

«A propósito, ¿eres partidario de este tipo de puertos en el ciclismo profesional?«

«Yo sí, soy partidario. Necesitamos que haya espectáculo, audiencia, no digo que cada día metan un Angliru, pero este puerto desde el 99, en casi 10 años, sólo se ha subido en 4 ocasiones en la Vuelta y tampoco lo ponen cada año»

«Rampas del 12, 15, 18, 20 y hasta el 23% ¿dónde está el límite, Roberto?«

«Pues ahí, pasando ya del 23 ó 25% en carretera ya sería rizar el rizo. Puertos así también se han encontrado en el Giro y los han subido, como Plan de Corones, buscando siempre el límite pero sin sobrepasarlo, pero creo que es bueno para el ciclismo, porque genera expectación y espectáculo y hace que ese mismo día se enganche más gente a la tele o bien yendo al mismo puerto a verlo en directo»

Y vosotros, ¿qué opináis?

Por Jordi Escrihuela 

El Mortirolo como prueba de limpieza

Existe en el ciclismo una conciencia invisible, que no se plasma en papeles, ni reglas oficiales, pero que sí se transmite verbalmente, incluso hoy en día por redes sociales. Esa conciencia se materializa en un hecho, el comparar la velocidad de las ascensiones entre épocas para demostrar que este pelotón va más o menos limpio que el de antaño.

Ocurrió ayer en el Mortirolo, uno de esos puertos que son TT por delante de los propios ciclistas y que se descubrieron a inicios de los noventa y que por tanto acuñan una leyenda reciente y casi negra por tratarse de la época que se trata.

4

El listado de velocidades de ascensión al Mortirolo se pone como prueba del algodón de que el ciclismo hoy es más limpio que el de hace veinte años. Posiblemente lo sea, quiero pensar que lo es, sobretodo porque al menos el tema de la limpieza es recurrente, incluso en personas que representan todo lo contrario, sin embargo ceñirnos a la velocidad del Mortirolo es como agarrarse a un clavo ardiendo.

2

Alberto Contador en su terrible remontada del martes ascendió casi tres minutos y medio más lento que el trío Gotti-Heras-Simoni, ascensión perpetrada el mismo día que Marco Pantani fue expulsado de la carrera. Si Pantani en esa edición les dejaba de rueda cuando le convenía, cómo habría subido de haber completado aquella etapa.  La segunda ascensión mas rápida también la protagoniza Ivan Gotti, esta vez con Pavel Tonkov en 1996, cuando el ruso se cargó las opciones de Abraham Olano. Es curioso que un ciclista como Gotti, biganador del Giro, se arrogue las dos ascensiones más veloces, incluso por delante de la tremenda que protagonizó el propio Pantani en 1994 atacando desde abajo. Gotti fue un buen escalador, tipo discreto, una hormiguita, pero verle en esos niveles asusta.

Sin embargo llama la atención que la cabalgada de Ivan Basso, en vísperas de estallar la Operación Puerto, en 2006 sea la cuarta más rápida, por muy poquito a la de 2010, por sólo siete segundos, cuando hace cinco años se le tenía por agua clara. Si hasta el propio Basso admite que su periplo en rosa por el Mortirolo era como asistir a un circo de elefantes de tres cabezas.

Y la prueba de las pruebas de que comparar no es de recibo, la subida de 2008, la del primer Giro de Contador. Se tiene como la octava más rápida, incluso por detrás de la de ayer, y sin embargo en ese grupo iban ciclistas como Emmanuelle Sella y Ricardo Ricco, dos ciclistas en tema de dopaje fueron un 11 en una escala del 1 al 10.

Como dije, arriesgado comparar…

Imagen tomada del FB del Giro de Italia

INFO

1

Prueba estos días Nacex y su servicio para llevar tu bicicleta everywhere… ni colas, ni cargados con equipajes…

Números que marcan la historia de la Vuelta

Durante los años denominados de transición, a partir del año 1977, se registraron serios incidentes que estuvieron a punto de poner de patas arriba los pilares y la historia de la Vuelta. Los organizadores en consonancia con los acontecimientos de carácter socio-política  convulsa en Guipúzcoa y alrededores prefirieron tomar la firme determinación de dar por terminada la prueba en Miranda de Ebro, con victoria absoluta del belga Freddy Maertens, que tuvo el honor, además, de vencer en trece de las veinte disputadas, superando así el récord que poseía hasta la fecha el gallego Delio Rodríguez, con doce triunfos parciales,  que logró en 1941.

Nos viene de carambola el consignar que este corredor originario de Puentearías ha mantenido en su haber nada menos la suma total y marca de treinta y nueve triunfos de etapa en la Vuelta, cifra inigualable hasta el momento.

En el año 1978, que registró la victoria absoluta a favor del francés Bernard Hinault, una estrella muy cotizada en aquel momento, también se produjeron sendos incidentes por interferencia de unos vándalos que boicotearon momentáneamente el paso de los ciclistas sembrando en ciertos tramos de carretera enormes maderos y chinchetas, que obligaron a interrumpir la prueba de la misma manera que lo hicieron en la ciudad de San Sebastián, durante la disputa de la última etapa individual de contrarreloj, que debió ser anulada en su totalidad. Hinault, a pesar de aquellos impedimentos protagonizados por los terroristas al interponer  estratégicamente barricadas y demás obstáculos, colocados estratégicamente a lo largo del recorrido, fue declarado vencedor.

Aires frescos

Con el paso de los años, el rotativo El Correo Español decidió abandonar la dirección de la Vuelta, pasando a depender de la empresa Unipublic. Influencia positiva llevada a cabo por dos magníficos colaboradores y entusiastas de la bicicleta: Enrique Franco, primero, y su sucesor Víctor Cordero. La Vuelta, así, cobró nuevos alicientes al introducir cimas inéditas, y entre otras varias, el mítico Alto de l´Angliru, del que tanto se ha hablado y se ha gastado tanta tinta por parte de los diversos rotativos españoles. Hacemos referencia al año 1999, en donde empezó a hacerse notar el malogrado ciclista José María Jiménez, un escalador nato, vencedor destacado del Gran Premio de la Montaña. El ganador absoluto de la prueba, recordamos, fue el corredor germano Jan Ullrich sobre los españoles Igor González Galdeano y Roberto Heras, respectivamente en este orden.

Diferencias mínimas entre el primero y el segundo

La Vuelta a España, aún con los inconvenientes que ha ido tropezando en sus diversas ediciones, ha sabido mantenerse en la palestra con sesenta y nueve ediciones en su haber. Cabe reconocer que durante varios años las diferencias anotadas entre el primero y el segundo clasificado en la general han sido con tendencia más bien mínima en cuanto a tiempo. Fue en el año 1984, cuando se registró que el francés Eric Caritoux, vencedor, aventajó al español Alberto Fernández, por tan sólo seis segundos. En 1974, la diferencia fue de once segundos entre José Manuel Fuente, ganador, y el portugués Joaquim Agostinho, el segundo; mientras que en 1956, el italiano Angelo Conterno le tomó trece segundos al segundo clasificado, el norteño Jesús Loroño.

La historia se repitió igualmente con estas diferencias de escaso margen: fueron también de trece segundos, concretamente en la edición de 2011. El corredor cántabro Juan José Cobo se impuso al británico Christophe Froome, oriundo de Kenia y nacido en la capital de Nairobi, aunque tomara pronto la nacionalidad británica al igual que sus padres nacidos en Inglaterra. Los dos ciclistas citados constituyeron en verdad sendas sorpresas en aquella Vuelta. Así se recuerda. No se esperaba de ellos una actuación tan destacada. Su función básica, en un principio, había sido el de ayudar a sus respectivos capitanes. Esta actitud, con el paso de los tiempos, cambió de fisonomía a favor de Froome, que es en la actualidad un ciclista muy considerado y poseedor de un buen historial.

Los máximos galardonados

Los que han ganado más veces las Vuelta a España han sido Roberto Heras (2000, 2003, 2004 y 2005) y Tony Rominger (1992, 1993 y 1994).  Con dos triunfos quedan una coletilla de nombres conocidos: el belga Gustaaf Deloor (1935 y 1936), los españoles Julián Berrendero (1941 y 1942), José Manuel Fuente (1972 y 1974),  Pedro Delgado (1985 y 1989) y Alberto Contador (2008 y 2012), el francés Bernard Hinault (1978 y 1983) y el suizo Alex Zülle (1996 y 1997), al que le cabe el honor adicional de haber vestido la camiseta de líder por más días. Fueron nada menos que cuarenta y ocho, otra cifra que se escapa de la normalidad.

España la nación dominadora. Íñigo Cuesta, una distinción

España es el país que alcanza el mayor número de victorias absolutas, con treinta y dos. Le siguen Francia, con nueve; Bélgica, con siete, y Suiza e Italia, con cinco. Honor para Íñigo Cuesta, que ha concurrido en la ronda española en diecisiete ocasiones, en tanto que Federico Etxabe lo hizo en quince, llegando a esta altura también Vicente García Acosta. Este ciclista, oriundo de la localidad de Tafalla, ha logrado ostentar esta marca, recalcando que solamente en una ocasión se vio obligado a abandonar por caída en la ronda española, concretamente en el 2011, a la edad de nada menos 39 años. Ha sido un hombre longevo.

Por  Gerardo  Fuster

INFO

SPORTBAND BY KSIX “THE NEW RUNNER CONCEPT”

Porque en KSIX siempre pensamos en ti, llegó SPORTBAND. Un brazalete deportivo hecho a tu medida.

braza

Con el objetivo de mejorar la satisfacción y el entrenamiento de nuestros usuarios Runners,  KSIX y su gama de productos deportivos presenta su nueva creación llamada SPORTBAND. El brazalete deportivo tipo manga ultra delgado, Un nuevo concepto en brazalete.
Diseñadores y creativos de Ksix pensaron que si otros productos deportivos cambian y evolucionan con el tiempo, como las deportivas o las camisetas, ¿por qué los brazaletes deportivos no?

De esta pregunta nace SPORTBAND by KSIX, un producto que se dará a conocer como la evolución y  el nuevo concepto para los amantes del running y del fitness.
Con el fin de satisfacer todas las necesidades de los amantes del deporte, SPORTBAND by KSIX cuenta con 3 colores y tallas: negro, verde y rosa (tallas S,M,L).
SPORTBAND by KSIX ha sido probado y avalado por diferentes federaciones y deportistas, lo que hace de SPORTBAND sea un producto indispensable, de calidad y garantía reconocida.

Entra aquí y usa tú código promocional para adquirir tu brazalete

  • Código: 15PROMO2014
  • 15% descuento sobre el total de la compra sin incluir transporte.
  • Vence 31/12/2014

La línea Maginot del ciclismo

Se llamó línea Maginot a una suerte de fortificaciones francesas construidas a lo largo de su frontera con Alemania con el objetivo de frenar una posible afrenta germana que con Adolf Hitler al comando se convirtió en realidad. Mediante costosos túneles, con sistema de transporte de tropas y material por toda la frontera alsaciana a norte y sur, los franceses creían tener una herramienta eficaz ante su belicoso vecino. Luego la realidad condujo la invasión alemana por el norte, por las Árdenas, nada menos, y todo aquel artilugio museístico quedó en nada.

La estrategia francesa no contempló que aquellos baluartes en la Gran Guerra de principios de siglo eran óptimos, pero pensar que su efectividad sería idéntica ante los nuevos postulados de la Segunda Guerra Mundial fue un error que le costó la total invasión del país.

En ciclismo ocurre algo similar. Al menos en el ciclismo de casa. Mientras la franquicia anglosajona vive en efervescencia, sólo cabe hojear una revista inglesa para ver el objeto de culto que les significa una bicicleta, el ciclismo español vive en postulados tristemente caducos. Hace un tiempo nuestros abuelos iban al mecenas del pueblo, fuera tienda, banco o taberna, pedían unas pesetillas y aquello rodaba. Si eras el benefactor no preguntaras dónde iba el dinero. Aquello fue una especie de caridad cómplice. Pero hoy no. Las cuentas de marketing de las grandes firmas están en compañías que escudriñan cada euro invertido en cualquier lado.

Tenemos por ejemplo esta entrevista del responsable de la Volta a Catalunya, Rubén Peris, en La Vanguardia. Peris afirma que cada vez el margen es más reducido. Desde que tengo uso de razón oigo que la Volta lo pasa mal, que cada año es un poco peor que el anterior, que las cosas se complican,… al final sale, y lo hace por las ganas de tirarlo adelante y de mirar a otro lado cuando las cuentas apremian. Pero, ¿no sería interesante introducir los elementos que pusieran fin a tan angustiosa situación?.

Peris alude a las administraciones como parte clave en la supervivencia de la carrera. Es cierto. Tienen mucho que ver, pero en mi humilde opinión es precisamente por que las administraciones, tan ahogadas financieramente, son clave en la carrera que ésta lo pasa mal. Luego está el sector privado, donde se dice que el tema del dopaje asusta, añadido a la propia crisis.

A uno, que es comercial de profesión, el argumento de la crisis y del dopaje le suena a manido, pues esto mismo se pone encima de la mesa del ciclismo anglosajón y sin embargo sale adelante con un caudal de imagen y recursos envidiable. La situación es complicada, pero quizá los argumentos deban cambiar, y sobretodo los alicientes que lleven a una empresa a invertir en ciclismo. Por ejemplo, ¿hemos revisado en qué puntos los patrocinadores pueden encontrarse más cómodos? Y de haberlo hecho ¿los hemos potenciado?.

Tenemos en escasas seis semanas un acontecimiento como la Titan Desert, cuya dirección recae también en Ruben Peris. Este evento de nuevo cuño con escasas cinco o seis ediciones, que reúne a exciclistas de cierto renombre más algún famoso obsesionado con físico, es un filón en los medios. Dicho de otra manera ¿qué se hace bien aquí para que resulte como resulta? La Volta, acontecimiento centenario, sufre ante el neonato del desierto marroquí, donde por cierto gana un exciclista como Roberto Heras, resoluciones al margen, un nombre muy vinculado al dopaje. Mientras en la Volta que venga el ganador del último Tour no vende.

Si la moraleja de línea Maginot nos sirve, tomemos nota. Quizá el cambio esté en nuestras manos. Más cerca de lo que nos imaginamos.

 

Foto tomada de www.lainformacion.com

Roberto Heras y el ciclismo en continua revisión

“Rogamos señor Denis Menchov se pase por no sé dónde, siete años después, a devolver maillot, entonces dorado, que le sirvió para investirse ganador de la Vuelta Ciclista a España en la edición del año 2005. No olvide el vidriado trofeo”

Ante esta absurda nota, hipotética pero plausible, el ciclismo asiste a otro episodio de juguete roto. No quiero decir que a un nuevo clavo en su ataúd porque este deporte lleva en el filo tantísimo tiempo que ya nada nos asusta para lanzar a tal conclusión. Sin embargo, el episodio vuelve a ser dantesco. Roberto Heras siete años después debe figurar de nuevo en el palmarés de la Vuelta a España. Otro borrón.

Y no es cuestión baladí. En la rectificación, Heras puede quedarse nuevamente como ganador único de cuatro ediciones de la Vuelta a España en un registro que le sitúa por encima de su más inmediato perseguidor: Tony Rominger. El récord de una de las tres grandes vueltas aparece y desaparece, como el Guadiana. Hace poco Lance Armstrong fue destronado de sus siete Tours, emergieron los cuatro grandes (de Anquetil a Indurain), ahora su antiguo equipier, Roberto Heras, se rehace con su tetracampeonato.

El cenagal de cortes, competencias, leyes y administraciones ha roto en Valladolid para acabar dándole la razón al de Béjar. Instalado en Barcelona desde hace tiempo, uno se da cuenta de lo embarrado de todo, cuando habla con gente profana en el tema. Rodando por las lomas de Collserola, esa sierra que cerca la ciudad condal, allí donde nos hemos cruzado con Roberto Heras en sus entrenamientos, argumentamos a nuestros compañeros de carrera la situación del ciclista. “Total si el segundo, tercero y cuarto irían igual o peor” nos espetan, así en toda la cara. ¿Qué les dices?, pues resumes: “La vida es muy complicada y el ciclismo, más”.

No olvidemos que desde la fecha, y como un nudo más en el caso, a Roberto Heras se le fichó en la Operación Puerto. A día de hoy, Heras es tricampeón de la Vuelta, porque, si no he entendido mal, la UCI debe inscribirle de puño y letra en el palmarés de la carrera. El fallo llega además con el precinto del laboratorio madrileño que arrojó su positivo. Por medio el importe del premio le será ingresado al corredor –un pellizco del calvo de la Navidad, podríamos suponer. Total, otro culebrón.

Hace poco se rearbitró la final de lanzamiento de peso de Atenas 2004 recayendo la medalla de bronce en manos del leonés del Páramo, Manuel Martínez, porque el original poseedor del oro dio positivo. Entonces ya nos pareció increíble. ¿Es de recibo que estas situaciones se enquisten de tal manera?.  Como el plumazo sobre los siete Tours de Lance Armstrong. Quienes tienen cierta potestad debería ver que esto así no puede seguir, que si rearbitramos, hacia la eternidad,  llegaríamos a examinar si la manzana de Eva era Golden, Royal Gala o Fuji. Y si a ello llegáramos, tampoco nos quedaríamos tranquilos.

Foto tomada de http://www.diariocordoba.com

“El masaje trabaja activando la circulación de los fluidos, acelerando la eliminación de residuos, toxinas y otros materiales de desecho, así como aumentando la oxigenación del músculo” Jordi Solano Masaje Deportivo 

¿Sólo médicos forman la rama española del caso Armstrong?

Abundante y cuantiosa información corre estos días por las ediciones digitales de nuestra querida y alcanforada prensa. Habrá tiempo para analizar reacciones con perspectiva. Incluso ya se aventuran a decir que Lance Armstrong será borrado del palmarés del Tour, cuando su director ha hablado en condicional. “Si la UCI sanciona nosotros cargamos”.

Despieces personales dedicados a cada uno de los damnificados por el bombazo sobre la testa de Lance Armstrong son otra de la línea argumental abierta. US Postal, que presumía de ser una torre de Babel, movía ramificaciones por doquier. Ahora que todo salta por los aires oímos testimonios de estadounidenses hundidos en el fango, de Mathew White desposeído del título de director del Orica y Johan Bruyneel expulsado del Radio Shack.

Pero ¿este retrato es fidedigno?. En parte, pues a ello también se suman confesiones, recibos, conversaciones y otros retales de una mafia hecha equipo, a la luz de lo que se vierte en la acusación. Incluso se carga sobre tres personajes, dos médicos y un “palomo”, los tres españoles.

Entonces ¿la trama hispana en este embrollo arranca y finaliza con ellos?. Yo diría que no. Se omite, quiero pensar de forma involuntaria, la convivencia de varios ciclistas españoles en todo este lodazal. De Asturias nadie respira de Chechu Rubiera -se le atribuye un pago al Dr. Ferrari y poco más- y Benjamín Noval, desde Jaén no oímos comentarios del “Triqui” Beltrán, ni tampoco de Salamanca escuchamos alusiones a Roberto Heras.

Huelga decir que la misma prensa que en casos más enrevesados han cargado con ariete flamígero sobre la numantina resistencia de algunos ciclistas, que por cosas mucho menos evidentes fueron machados, ahora corre un tupido velo sobre la fiel y leal guardia pretoriana española que Lance Armstrong tuvo en su reinado. Obviar a estas alturas la importancia de Rubiera en la labor para el tejano es de suma miopía, cuando no de mala intención. Ídem de los otros tres, principalmente de Heras en 2002 y Beltrán en 2003.

Concluyo por eso que esto no es nada contra con los cuatro ciclistas que han estado al servicio del americano. Pero la evidencia, de ser tan abrumadora cuando se trata de hundir a Armstrong, pasa a escurridiza cuando implica a ciclistas españoles. Si Andreu, Hamilton, Landis, Hincapie & cia están hasta el cuello como parece, es complicado creer que Rubiera, Heras, Beltrán y Noval no lo estén ¿No creen?.

Foto tomada de http://www.cronometroenmarcha.com