Bkool, cualquier hora es buena

Bkool - Mundial ciclismo Innsbruck JoanSeguidor

El mal tiempo, el frío, la lluvia… quedan fuera si hay un Bkool en casa

Cuando monto mi Bkool Pro en la salita de casa, me atavío como si fuéramos a salir a la carretera.

Vestido de corto, empezamos a sondear sesiones.

Nos colamos en un velódromo para rodar suave y calentar una media hora, un rato en el que entra y sale gente de todos los lados.

Como pistard ocasional durante muchos años, me ha gustado el echo de rodar todos juntos aunque sea de manera virtual.

El concepto mola, es bastante ameno.

Bkool: Rodar por el velódromo

Sí que es verdad que alguno va a su bola rodando y no esta por la labor, pero puedes controlar la cadencia, los vatios y el pulso perfectamente sin pasarte lo mas mínimo.

La compañía aunque no dé conversación, te fija todos los parámetros.

Después de acabar de rodar por el velódromo de Galapagar desde mi salón en Barcelona, nos hemos puesto serios!!!

Bkool entrenamiento JoanSeguidor

Bkool: el desafío a medida

Entrados en calor, llega el momento de exprimirse.

Bkool lo pone fácil porque se puede elegir infinidad de retos y subir monumentos ciclistas.

Solo o acompañado por colegas que te animan a no desfallecer.

Y así nos hemos animado con el Col d’Aspin, un mítico del Tour: doce kilómetros, con una media del 6% y una máxima del 10%.

Aparentemente duro.

Hay que tener cuidado con las «ruedas amigas», porque según con quien te juntes te van a sacar los ojos.

Me he dado cuenta que desde el primer momento iban casi todos «picados».

Era el Tour en vivo, en mi propio salón.

La gente se paraba y se ponían a rueda, controlando el tiempo que le sacaba el de delante.

Han habido un par que se han metido en la sesión, han empezado a muerte y en un kilómetro han abandonado.

Ya veis, «fanfarrones» hay en todos sitios.

Sin embargo el resto ha ido subiendo a su ritmo, como si fuera la misma realidad, incluso esperándose para coger rueda.

Sin darte cuenta te has pegado un buen rato.

A mí personalmente me costaba quedarme en el rodillo más de 45 minutos.

Siempre he sido de los de salir a rodar por encima de todo.

Pero las cosas cambian, la vida, también, y ahora que no dispongo de mucho tiempo para entrenar, que los días son cortos, que tenemos un invierno plomizo de lluvia y viendo, en este Bkool tenemos una salida.

Entrando en el Bkool, veo que no soy el único motivado que se conecta a las once de la noche mientras sus hijos y la mujer están dormidos.

La ilusión es lo último que se pierde.

Bkool, la aplicación premium

Con la aplicación en modo premium te puedes meter donde quieras, con monitores virtuales, grandes clásicas, entrenos específicos.

La aplicación se renueva bastante rápido.

Ojo con exprimir el rodillo fuera de horas, a partir de los 400 vatios no es muy silencioso.

El concepto de sprints y series hay que programarlos para horas más decentes o al menos poner una esterilla para que el vecino no suba a pedir explicaciones.

⚠️ Bkool Black Friday ⚠️Bkoolers algunas de nuestras ofertas de esta semana ya están activas. ¡Aprovecha los mejores descuentos del año en nuestra web y equípate para entrenar este invierno!

Publicada por BKOOL en Lunes, 19 de noviembre de 2018

Si vamos a hacer entrenos fuertes lo más aconsejable es el Bkool Smart Air y, si andamos sobrados de espacio en casa, la Bkool Smart Bike es el arma definitiva para acabar de afilarse desde casa.

Que es invierno no es excusa: el que no entrena, es por que no quiere.

Otra cosa son las ganas, al menos a mí me han vuelto.

 

Los velódromos de medio mundo en Bkool

Bkool y sus velódromos de entrenamiento

Con Bkool pedalea en tu casa

El ciclismo de pista es siempre perfecto para afinar para la carretera.

Bkool y sus velódromos de entrenamiento BKOOL Siempre se ha dicho que el ciclismo de pista es el vivero, Bkool lo ha visto y el sitio de donde surge el talento, o si no, donde entra, se pule, se arista y sale como nuevo.

Distancias respecto al rival, control sobre la máquina, fuerza centrífuga, cadencia en el pedaleo, fino sentido de la estrategia. Son grandes virtudes que se desarrollan en un velódromo.

En invierno el ciclismo en pista tiene su momento y su público, con la serie de seis Días que va desde Londres a Mallorca, pasando por Berlín. Esas sesiones de media tarde, veladas de grandes ciudades que se relajan al paso de pistads ávidos de velocidad  y sprint nos as ofrecen en el rodillo inteligente de Bkool.

Porque el velódromo podemos firmar nuestros registros limpios de polvo y paja, tras ponernos a prueba y afinar de cara a la inminente temporada. Así Bkool ofrece en sus diferentes modalidades una exclusiva plataforma para entrenos simulados por velódromos. El abanico de Bkool se abre a diferentes versiones de entreno en velódromo, donde podemos comprendiendo todo lo que hay desde el keirin a un persecución en equipos.

Rueda en un velódromo por el salón de tu casa.

Ahí van todas las modalidades, olímpicas y no, que Bkool tiene en su sistema:

  • Keirin
  • Prueba de eliminación
  • Persecución individual
  • Persecución por equipos

Cuatro especialidades que cincelan las habilidades del ciclista, desde más veloz a más resistente pasando por los todo terreno, aquellos que no son los mejores en nada, pero tampoco los peores. En el rodillo de Bkool puedes entrar en un velódromo y medirte de forma individual o grupal, mediante la conexión a internet.

Páginas: 1 2

¿Habéis probado vuestro Bkool con un crío?

El Izoard, el coloso que Lousion Bobet puso en la retina, que hollaron grandes nombres, donde Miguel Indurain siempre estuvo a gusto y allí donde Andy Schleck inició una de las mejores jornadas del ciclismo moderno, es el reto que nos proponemos en nuestro Bkool, a 24 horas escasas que el mejor ciclismo del mundo se juegue la suerte de un Tour en su cima.

Pero en esta ocasión no lo hacemos con un colega de grupeta, esta vez queremos ver lo que da de sí el rodillo inteligente con un crío, sí, un niño que no deja de ver la bici, el rodillo, la pantalla,… todo como una Play, un divertimento más, en estas horas de tedioso verano cuyo principal reto es llenarlas de algo estimulante. Bkool nos dio esa opción.

Si queréis saber qué tal le fue a nuestro chaval…