Ciclismo limpio: ¿quién puede dar ejemplo?

Ciclismo- Alejandro Valverde JoanSeguidor

Mov_Gore

Otra vez el propio ciclismo es el mismo en pegarse un pie en el tiro

Hace un rato leímos en el TL de Manolo Saiz un tweet que tiene su origen en éste.

El movimiento por un ciclismo creíble, o ciclismo limpio, que será lo mismo

Es un movimiento de raíz francesa y dirigido por Roger Legeay, el director del mítico Z y Gan, antes del Crédit Agricole, ha pasado el radar por los ciclistas, masculinos y femeninos que han corrido el mundial de Innsbruck.

El resultado es que el 27 % de los ciclistas que han competido pertenecen a este curioso movimiento de ciclismo limpio.

Más que ciclismo creíble, o limpio, es ciclismo poco representativo de la totalidad.

No llegan ni a un tercio de los competidores.

Manolo Saiz reuiteaba un anterior comentario de Johan Bruyneel.

Así es, el amigo Legeay ya tuvo su positivo en los años setenta.

Sin embargo se precia de señalar en su «radar» de los participantes del Mundial de Innsbruck quienes están bajo su tutela, quienes corren para equipos incluidos en su movimiento e incluso quienes han estado suspendidos seis o más meses en el pasado.

Cuando Legeay preside un comité de este movimiento entiendo que en el subtítulo de su cartelito pondrá: «Roger Legeay, président de MPCC, positivo por anfetaminas en la París-Niza del 74».

Así las cosas, volviendo al tweet de Manolo Saiz y deshaciendo la madeja…

Vemos, como otras veces, que el ciclismo tiene el enemigo en casa, presto a pegarse un tiro en pie y en hurgar mierda.

Que Alejandro Valverde tiene un pasado ya lo sabíamos, que ha estado suspendido también.

De hecho dos de sus rivales, Bardet y Dumoulin, están bajo la tutela de este movimiento que ni es representativo ni ha sabido atraer nuevos miembros.

Señalar así, etiquetar desde un ente cuyo presidente, sin oficio de director desde hace más de diez años, también tiene un pasado es vivir en el día de la marmota.

Si realmente se cree que el nuevo campeón del mundo, y cualquiera de los que no están adscritos al movimiento no son dignos de competir en el máximo nivel que se instruya, se lleve a juicio y se llegue hasta el final.

Todos los portabicicletas de Cruz

Pero sembrar la sospecha, poner la espada de Damocles, siendo además tan poco relevante, nos suena a un protagonismo que además no es que lo hayamos dado nosotros, es que se lo han otorgado dos personas como Bruyneel y Saiz, ambos en las antípodas de lo que significa este movimiento.

¿Qué día veremos al ciclismo darse un respiro?