El BMC sigue en el “Dorado”

Daniel Oss es un ciclista italiano que forma parte del paisaje habitual en las clásicas de primavera. Gigantón, enorme, rodador rampante, Oss le clavó un grito de euforía al cruzar la meta de Richmond a Rohan Dennis sabiéndose campeón del mundo de contrarreloj por equipos, el primer envite de la cita norteamericana y resquicio de las casas comerciales en el plan de mundiales que nos llenará la próxima semana.

La crono por equipos parece la “hermana pobre” de los Campeonatos del Mundo de ciclismo. Su entrada en el programa fue hace cuatro ediciones, y poco a poco se consolida como el prólogo a los ocho días de competición. Sin embargo no hay poco en juego. Hay equipos que han estado todo el año dándose tortazos por medio mundo, hay estatus que salvaguardar y marcas que mostrar. Medio mundo les está viendo, y eso espolea más allá del sello de la UCI que se imprime en el maillot de los ganadores.

BMC ha repetido éxito en un emocionante pulso con Etixx. Fue un duelo mantenido con el grueso de ciclistas casi hasta el final. Los rojos sin embargo este año están de enhorabuena. La impresión de bloque compacto que otras veces hemos alabado, se ha respetado en una cita capital para ellos. Traían un equipazo pero eso no es suficiente: relevos claros, precisos, órdenes concretas, sinceramente verles rodar fue un gustazo y una satisfacción doble por comprobar que Taylor Phinney está de vuelta y Dennis es uno de los ciclistas del año.

Idem decir del Etixx que traía un equipo donde croner, croner, sólo tenía a Tony Martin. El resto era nada menos, entre otros, que Uran, Terpstra, Kwiatko y Boonen, cuya “tercera actividad” no le merma ni rendimiento ni ganas. Ciclistas como él surgen uno cada generación.
El podio lo completó Movistar, en unas lides que sinceramente hace unos años no le vaticinábamos. Eusebio Unzué nunca mostró gran aversión por la especialidad. Las cronos por equipos fueron el trago a pasar cuanto antes y ahora con Castroviejo, Dowset, Jon, Malori y compañía se ve ahí delante, incluso superando un equipo con «ADN TTT”, el Orica quien sacó parte de sus mejores pistares sin el podio que frecuentan.

Valga el ultimo apunte para el Tinkoff, que se fue al suelo en medio de la prueba, en un afilador asesino que despedazó el buzo de Valgren. El equipo ruso, aunque a nueve minutos de los ganadores, no quiso dejar la contienda. Grandes de verdad, haciendo honor a este deporte y lo que significa. Un digno ejemplo en el arranque de la gran semana del ciclismo mundial.

INFO

En cuatro pasos Santa Fixie te explica cómo montar un piñón fijo

#RadioVuelta – Semana 3

#Trend Maneras de ganar

La temporada ya ha roto el hielo de este gélido arranque de 2015 con su doble cita en polos opuestos del globo. Entre el Rohan Dennins del sur de Australia y el Dani Díaz de San Luis vemos dos maneras de ganar y marcar el camino el podio. Si el primero, joven y con un récord de la hora a la vuelta de la esquina, ganó a los puntos y en la campana por el acoso de Richie Porte, el argentino se dedicó a machacar en la carrera que posiblemente centré sus mejores expectativas del año.

#Click El momento de la verdad en el barro

Acabó la Copa del Mundo de ciclocross y todos los grandes miran al Mundial más abierto e incierto de los últimos años. En la última manga de la competición Matthieu Van Der Poel presentó credenciales frente a una baraja de candidatos como rara vez se vio.

#Profile Los objetivos de Rohan Dennins

Rohan Dennins vino al mundo en 1990 y este mes de mayo tendrá 25 años. Es otro típico producto australiano, apolíneo, fuerte y excelente rodador. Curtido en la pista, intenta solventar con trabajo sus obvias carencias en la montaña y los resultados le van llegando poco a poco. Tras numerosos triunfos en los velódromos, hace dos años fue líder de la Dauphiné, un alegrón, pero a los pocos días probó el amargo sabor de abandonar el Tour. Roto físicamente, recogió los pedazos de su experiencia y los interpretó. Ahora crece con calma y la línea clara. Su horizonte pasa por ser el nuevo poseedor del récord de la hora.

#Clipping

¿Quién cedió Samuel o el BMC? Samuel Sánchez proseguirá un año más su campaña. La pasada temporada firmó in extremis y ésta no le va a la zaga. Samuel admite quedarse en casa pero en esta casa no quiso renovar hace un mes obviamente por la pasta. Retórica hueca.

La pieza que le faltaba al esplendor colombiano. Aunque la historia del ciclismo colombiano se casa inevitablemente con la montaña, la modernidad ciclista de este país abre el abanico a otros muchos perfiles, entre otros buenos pistards y Fernando Gaviria, quien le propinó sendas derrotas a Mark Cavendish en San Luis, algo que habla de la calidad del sudamericano y de la barrena en la que parece haber caído el inglés, otrora casi imbatible, hoy con muchos problemas para rematar el trabajo de su equipo.

Nairo va con todo. El colombiano ha pasado del lamento del año pasado, apartado del Tour, a subirse al cajón de los favoritos top. Tal es la confianza del de Movistar que dice que ni Hinault ni Merkcx habrían podido con él. Declaraciones alejadas del perfil prudente que vende, desde luego. Por de pronto, y aunque quede mucho para su gran cita, el repaso que Díaz le dio en San Luis fue de órdago.

#Hashtags by @LiveCiclismo

#ChallegeMallorca2015 #LaMarsellaise

Imagen tomada de www.cxmagazine.com

El problema sucesorio australiano

El debate sobre quién tomará las riendas del ciclismo español cuando la generación actual deje la competición no es exclusivo de nuestras fronteras. Por ejemplo un país que vemos como el paraíso de este deporte, Australia, está viviendo encendidos debates sobre quién será el canguro que opte al Tour de Francia cuando Cadel Evans no esté.

Porque en Australia, a pesar de todos, las cosas no son tan diferentes a nuestro querido país. Si allí tú hablas de Madonna o Kylie, saben a quién te refieres, lo mismo ocurre si les mencionas Cadel, porque éste es el nombre del único ciclista de la isla continente que ganó el Tour Francia. En un artículo publicado en www.cyclingtips.com hablan bien a las claras del problema que puede suponerle al ciclismo australiano encontrar un recambio para el ya vetusto ciclista del BMC: “El ciclismo australiano no está preparado para la retirada de Cadel Evans”.

A Cadel Evans le vaticinan buenas actuaciones en carreras como la Tirreno, Romandía o París-Niza, en caso de que no decida colgar la bicicleta esta misma temporada, pero todas esas carreras, cargadas de innegable prestigio, son ajenas al radar mediático australiano que mira al Tour de Francia y poco más. La situación es angustiosa, Cadel Evans siempre había dicho que él se mantendría en la elite mientras fuera competitivo y para él ser competitivo es optar a lo máximo. En caso contrario afirmó que lo dejaría.

Este último Giro ha abierto las puertas a esa hipótesis. Evans fue tercero el año pasado en Italia, un buen resultado, pero insuficiente para un ganador de Tour de Francia. En la edición recién terminada, Evans quería ganar y estaba camino de ello, incluso llegó a portar la maglia rosa saliendo ileso de grandes trifulcas, como él acostumbra a hacer. Pero una vez llegó lo realmente duro se vino abajo tanto que otros seis ciclistas lo hicieron mejor que él. Mire como se mire es un palo tremendo. El autor cruza los dedos para que Cadel no cuelgue la bicicleta y para ello espera tenga éxito en las empresas que le quedan hasta final de año: Mundiales, Lombardía y posiblemente la Vuelta a España.

En Australia esperan saber pronto qué suerte correrá Richie Porte, a dónde irá y con qué perspectivas, ahora que su tiempo en el Team Sky parece agotarse. También miran a su perla Rohan Dennis, algo inmaduro pero sobre el que hay grandes expectativas. Fuera de esos dos, sorpréndanse no hay nada, nada al menos en la perspectiva de tres semanas, por mucho que Orica hiciera una memorable primera semana de Giro de Italia y Simon Gerrans ganara la Lieja-Bastogne-Lieja.

Y hablando del equipo patrio, que acabó con dos ciclistas, ya el año pasado dijeron querer jugar a vueltas de tres semanas contratando a gente válida para tal empresa. Evans y Porte son nombres que obviamente salen a la palestra, pero diversas complicaciones parecen surgir en el momento. Según se afirma Orica puede estar detrás de Bradley Wiggins, apuesta arriesgada en lo deportivo, segura en lo mediático. También suena la perla holandesa Nico Kelderman, otra opción plausible que cabrá ver en qué acaba, pues estos tulipanes nacen tan sobreprotegidos que cuando vuelan solos son tiernos. Y experiencias hay unas cuantas.

Los analistas ciclistas australianos no dudan en reconocer el valor de Cadel Evans para el ciclismo del lugar. Lo comparan, con treinta años de diferencia, con el Greg Lemond que abrió las masas estadounidenses a este deporte. Vista esta comparación no es de extrañar su preocupación, no obstante la infraestructura de base en ese país nos hace pensar que no será tan complicado como prevén encontrar a alguien. Tiempo al tiempo.

Foto tomada del Facebook del Giro de Italia