El Giro en Israel: una excelente noticia para el ciclismo

Cartel de la salida del Giro desde Israel

El Giro en Israel, ya no es un rumor.

Hace unos días comentamos lo mucho que nos gustaba oír a Carlos de Andrés, tropecientos años después de que se hiciera con el Tour de Francia, hablar de los monumentos, castillos, fortalezas, villas, calles, iglesias y otros elementos que tejidos entre si, construyen la historia e idiosincrasia de los sitios que pisa el ciclismo.

Pocos deportes, por no decir que casi ninguno, pueden ofrecer esa fortuna, la de atravesar como una flecha por lugares que otros no pueden ni soñar pisar. Aunque hubo quien nos comentó que ellos ven ciclismo para ver ciclismo, pasando del sitio por donde transita la carrera, lo cierto es que este valor ha crecido dentro de argumentario que los organizadores utilizan para convencer a ayuntamientos y diputaciones a poner pasta y medios.

Decimos todo esto, y damos este rodeo, porque nos gusta, nos entusiasma que el Giro de Italia de 2018 dé el salto a Jerusalén para tomar la salida. Es un paso, parece pequeño en el mapa, pero enorme en las implicaciones que conlleva. La primera salida de una grande fuera de Europa, la consolidación del ciclismo como deporte de paz y entendimiento, el escaparate de un país, Israel, que no siempre sale beneficiado en las noticias….

Todo ello son argumentos que el ciclismo hace valer y debe hacer valer. Sé que para auxiliares, técnicos, corredores, infraestructura en general, es un coñazo partir de un lugar on tan poca tradición ciclística y tan lejos del escenario natural, Italia, pero chapeau por la valentía de la corsa rosa, esa que un día “voló” por los canales de Venecia y empezó desde la entraña de San Pedro del Vaticano.

la salida del Giro desde Israel

La salida israelí pondrá ocre, tierra y desierto, también recordará a Gino Bartali y lo que hizo por los judíos en la II GM, a una carrera que se distingue por tener las montañas más bellas, más rocosas y verdes, por correr entre las curvas de la Liguria, las planicies de la Romagna y los acantilados de la Puglia. Israel, la ciudad vieja de Jerusalén, los desiertos pasan al inventario de imágenes de la carrera.

Admiten inquietud ante el tamaño de la competición, pero el esfuerzo merece la pena y ya no sólo en las imágenes y novedad que se derivarán, también en las arcas de los organizadores, que sacarán una buena pasta, demostrando una vez más, que cada euro invertido en este deporte es un altavoz de resultados tangibles.

Por cierto, que la maglia rosa volverá a ser Castelli…

Imágenes tomadas de FB de Giro d´Italia

El casi pleno de Miguel Indurain en el Giro de Italia

Migual Indurain y el Giro de Italia

El Giro de Italia, Tres Giros corridos Miguel Indurain: dos los saldó con victoria y el otro con una tercera plaza.

Sólo con esa estadística tan apabullante, uno toma conciencia de la naturalidad con la que ganaba el mejor ciclista español de la historia. Una naturalidad, sea dicho, no exenta de sufrimiento y obstáculos.

Indurain tuvo su estreno en el Giro en 1992, llegaba como ganador del Tour y un saco de incógnitas sobre sus opciones. Preparar su segundo asalto a la Grande Boucle era su único objetivo en Italia pero, ganó: “Llegué con la incertidumbre propia de quien llega a una carrera que no conoce. Todos me comentaban que era una carrera muy a la italiana, donde los italianos atacaban mucho. Mi idea era preparar el Tour, aunque si la carrera se ponía tiro no se podía desaprovechar. Una vez salvamos la primera parte nos dimos cuenta de que podríamos luchar por la victoria”.

Miguel Indurain y el Giro de italia

En el año 2018 el Giro de italia se presenta mas abierto que nunca y por eso en joanseguidor, lo relatamos en una entrada especial del GIRO 2018, donde averiguamos protagnistas y etapas, la volata italiana ha empezado en el 2018 en Israel.

Se vistió de rosa en Arezzo y reforzó su liderato un día después en la crono de Sansepolcro. Reconoce que “no fue una victoria fácil por que en definitiva no dejas de ser un rival para todos los italianos”, pese a ello reconoce haberse sentido “muy bien acogido por el público. En alguna ocasión se oía hablar de alianzas entre corredores italianos –sobretodo en su segundo Giro- pero al final cada uno fue a lo suyo”.

Recuerda haberse sentido muy impresionado por los Dolomitas: “Son realmente impactantes por la cantidad de roca que se ve en las montañas y el gran ambiente que rodea la carrera. Son puertos que no tienen nada que envidiar a los del Tour”. Un puerto, por encima del resto, es el más duro a su entender: el Mortirolo. Pero no es el único: “El Stelvio no tiene tanto desnivel pero su longitud lo hace muy duro. La característica de las etapas de montaña del Giro es que los puertos se suceden casi sin descanso”.

Mortirolo y Stelvio son dos cimas que entraron en aquella fantástica jornada de ciclismo que fue la 15ª etapa del Giro de 1994 entre Merano y Aprica. Un día extraordinario que hizo vivir a Miguel todos los estados del ciclismo, de la euforia del Mortirolo al calvario del Valico di Santa Cristina. Sobre aquel día ha sido peguntado mucho: “Fui muy bien, pero se me olvidó hidratarme y lo pagué caro”. Indurain pasó de acariciar el rosa que vestía Berzin a despedirse de él en espacio de media hora fruto de una tremenda pájara que sepultó sus opciones en el que podía haber sido su tercer Giro.

Sobre lo que rodea a la carrera está totalmente de acuerdo con que nos contó Marino Lejarreta hace unos días: “Para Italia el Giro es una fiesta. En mi época veíamos pueblos enteros que dejaban de trabajar por ver la carrera. No obstante la gente no sólo vive el Giro, sino todo el calendario en general. Sea en el norte o sur, siempre hay mucho seguimiento”.

 

Miguel en el Giro

1992 y 1993: 1º

1994: 3º

Cuatro etapas

INFO

Sanremo Speedsuit de Castelli cuenta con diseño único de una sola pieza con la comodidad de maillot y culotte