Samuel Sánchez, embajador de MMR Bikes

Samuel Sánchez MMR JoanSeguidor

Samuel Sánchez, uno de los mejores ciclistas españoles de la historia, es desde hoy embajador global de MMR Bikes

Además de imagen de marca en el territorio de la comunicación, Samuel Sánchez estará presente con MMR Bikes en eventos nacionales e internacionales y se involucrará en las diferentes áreas de la compañía aportando su extensa experiencia en la competición.

”Será un orgullo sumar mi conocimiento a un gran equipo”, explica el campeón olímpico en Pekín que ve los valores de MMR muy similares a los suyos. “Hemos recorrido el mismo camino: empezamos en Asturias y nos ha tocado trabajar duro para lograr ser competitivos y reconocidos en todo el mundo”, afirma el ex ciclista.

Samuel Sánchez añade que ”es un orgullo representar a una empresa que, con gran trabajo y mucha dedicación, ha ido logrando su reconocimiento nacional e internacional. Nadie duda que es, seguramente, la mejor marca de bicicletas relación calidad / precio del mercado”. 

La vinculación con el campeón olímpico se hace más sólida tras arrancar en 2015 con el proyecto Samuel Sánchez MMR Cycling Academy, que con Benjamín Noval al frente forma a jóvenes ciclistas entre 9 y 18 años con un compromiso educativo y código ético a cumplir. La colaboración ha sido tan positiva que ahora se amplía con Samu como embajador global de MMR.

“Con el desarrollo de la academia que lleva su nombre, Samuel ha realizado un extraordinario trabajo por la cantera asturiana y creemos que ahora puede aportar mucho también a nuestra marca. Ha sido uno de los mejores ciclistas de nuestra tierra, por lo que la vinculación con MMR parece un hecho que se antojaba casi natural”, explica Daniel Alonso, presidente de MMR.

El gerente de MMR, Alberto del Campo, asegura, por su parte, que «Samuel ha sido un ciclista que siempre ha despertado admiración. Estamos muy contentos de tener con nosotros a una persona con unos conocimientos tan amplios de este deporte y que, sin duda, puede transmitirlos eficazmente a nuestra marca”. 

12 años después de su victoria en Pekín, Samuel se incorpora a un equipo que afronta con ilusión los Juegos de Tokio tras celebrar el bronce logrado en Río 2016 con el modelo Rakish.

Le debemos una excusa a Samuel Sánchez

Samuel Sánchez positivo JoanSeguidor

El positivo de Samuel Sánchez fue por complemento contaminado

Cuando una triste y tórrida tarde de agosto de 2017, saltó el positivo de Samuel Sánchez, lo cierto es que flipamos en colores.

Sí, en colores, y nos dejamos llevar por lo que nos supone una noticia de este tipo, de este calado.

La noticia de un corredor en la prórroga de su carrera deportiva que da un positivo que sella una trayectoria deportiva así de esa manera, de esa mala manera y mal sabor de boca.

Gravel Ride SQR – 300×250

 

Lo cierto es que entonces nos dejamos llevar por cabreo…

Aquello nos valió una bronca en redes, el de Oviedo tiene su parroquia, fiel y devota, gente que no mira los hechos, que se ciega de pasión y subjetividad.

Pero las semanas pasaron, las excusas del ciclista «no me lo puedo creer», «no es posible» nos sonaban a música celestial, cantinelas mil veces escuchadas, ml veces escritas.

SQR – Cerdanya Cycle

 

Dada la calidad y cantidad de improperios que nos llovieron, nos acordamos de lo escrito cuando a las pocas semanas el BMC, el entonces equipo del campeón olímpico en Pekín, anunciaba su despido, lo que era a efectos prácticos la retirada del ciclismo.

La muestra B ratificó lo que decía la A y de acuerdo con la «tolerancia cero» contra el dopaje, otra cantinela que siempre surge en estos pasajes, Samuel Sánchez se quedaba sin equipo.

DT-Swiss Junio-Agosto

 

Y el tiempo pasó, y se consumió un año, y nos peguntamos qué fue de Samuel Sánchez.

Que la bicicleta que la lleve Nacex… 

El corredor, su silencio, su proceso, todo nos parecía indignante hasta que nos escribieron por privado que nos estábamos precipitando, que la investigación seguía su curso, que ésta ya arrojaría resultados y que entonces el implicado hablaría.

Pues bien el resultado ha llegado, y el protagonista ha hablado…

 

La carta que tomamos de la nota que ha publicado Ciclo21, el único medio que habla con claridad de la cara B de este deporte, y el contenido de la resolución de la UCI nos permite ver que estuvimos equivocados.

Y no nos duele admitirlo, porque lo cierto es que las opiniones que vertimos en un principio, y mantuvimos con el tiempo, estaban basadas en la realidad de los hechos y la experiencia de las consecuencias.

Ahora la UCI admite que Samuel Sánchez dio un positivo involuntario, no le impone sanción económica pero no le quita esos dos años que está a punto de cumplir.

SQR – GORE

 

Desde la total ignorancia jurídica de quien esto firma, la resolución de la UCI es un malabarismo infumable, porque el daño está hecho en varios frentes y no se restaña tan fácilmente, despachando una nota…

El daño al corredor puso en entredicho esos 17 años de carrera deportiva, que nos habrán gustado más o menos, pero que han sido excepcionales, singulares de un corredor único que dio el primer y por el momento único oro en carretera al ciclismo español, que alargó ese éxito con fortuna, pues ha camelado a propios y extraños con una labia, creednos, al nivel de sus descensos.

Creo que, ni por todas las publicaciones y explicaciones del mundo, Samuel Sánchez no va a poder subsanar este hecho, su nombre ya se relacionó con el dopaje y ese poso queda.

O¿ acaso el 100% de los informativos, diarios, radios y otros medios que reportaron su positivo van a dar la noticia de esta resolución?.

Cambrils Square Agosto

 

Aunque el cabreo nos llevara en su momento, aunque la incredulidad tecleara por nosotros, admitimos que se nos fue la mano, que a veces, en este filo que nos imponemos de la opinión diaria, nos equivocamos y, aunque todo indicara lo contrario, Samuel Sánchez tuvo, tenía, tiene razón.

Le debemos una excusa a él y su parroquia, al tiempo que constatamos la ineficacia del sistema que condena y luego se lava las manos.

El mundo no es perfecto, el ciclismo, menos.

 

 

 

 

 

Cuando habla Samuel sube el pan

Uno de los post que quise sacar tras la Vuelta a España estaba relacionado con Samuel Sánchez. Al final por esas cosas llamamos “día a día” no pudo ser, y esa opción quedó en el olvido. Refrescando lo que fue la roda hispana, lo cierto es que Samuel Sánchez ofreció un rendimiento que, a mí, me sorprendió gratamente. Entró holgadamente en el top ten de una carrera en que no faltaron grandes nombres, estuvo sólido y aunque su actuación no tuviera un momento destacable sí que sirvió para mostrar que aquí aún hay ciclista, un buen ciclista.

Que opina Samuel de Javier Minguez

Quizá ensimismado por su estado de forma, quizá porque se considera imprescindible, Samuel dio por hecho que estaría en el Mundial de Ponferrada. Javier Mínguez, el seleccionador no lo consideró así. La reacción del asturiano muestra que pocas personas estuvieron más encantadas de conocerse. Miren lo que dijo:

Acabé muy bien la Vuelta. Si no estuviera en forma lo entendería, pero dejar a un tío en casa con las piernas que tengo yo ahora mismo no lo entiendo

 “Creo que no se mira mucho por el equipo. El equipo pierde potencial sin mí. Por nombre y por piernas

Dice Samuel que Mínguez no le llamó para decirle que se quedaba fuera, que “le faltó tacto. Lo mismo podrían decir los cientos de chavales que han tenido que pagar para correr y no han sido ni siquiera despedidos oficialmente por sus directores. Él ha sido, y es, un privilegiado. Se lo ha ganado, pero lo es.

No es la primera vez que Samuel hace estos ejercicios de vanidad. El año pasado, nervioso por la falta de resultados, acució a los compañeros de Euskaltel para que lograran resultados que le descargaran de presión en el Giro, carrera en la que fracasó estrepitosamente. No contento con ello, hizo un feo al equipo de su vida cuando, fichado por el BCM, dijo lo siguiente:

El equipo BMC de ciclismo

El BMC es hoy por hoy comparado a la Fórmula 1 o al fútbol como un Ferrari o un Real Madrid, un equipo puntero con un presupuesto muy grande con gente detrás muy entendida. Es todo a lo grande, con unas posibilidades a todos los niveles. Allí tienen grandes estrellas y ahora voy yo. Que esté yo ahí también quiere decir que es un equipo grande

Que el BMC es un grande, es obvio, como también que logra unos resultados muy lejanos al presupuesto que mueve. Dicho esto, y dado el espíritu crítico que desenvaina cuando le conviene, convendría opinara del proyecto de Fernando Alonso, asturiano como él, del que poco o nada se sabe pues el celo que ponen en su configuración nos hace temer lo peor.

Selección española de ciclismo

Sobre la no convocatoria de Samuel para Ponferrada pues ya lo dijo Mínguez, pesa más la ausencia de Alberto Contador, otro que tal, y hacer una selección no consiste en atiborrarla de estrellas sino de darle un sentido de equipo. Saldrá mal o bien, pero mundiales buenos a Samuel sólo le recuerdo aquel que reventó la llegada en 2006, desde entonces poco o nada. Además si ha de trabajar como para Cadel Evans en el Giro, a quien reventó en una subida, mejor no, gracias.

Con todo Samuel debería preguntarse por qué el ciclismo español ha pasado por el mejor ciclo de triunfos de su historia y muchos de los componentes de tan dorada generación no han calado como otras. Hablo por ejemplo de las del Tarangu, de Ocaña, Alberto Fernández o las anteriores de Berrendero y Trueba. Quizá en esta visión cortoplacista y ególatra encontremos algunos motivos.

Imagen tomada de

INFO

Concurso de fotografía con premios muy útiles

KSIX ORGANIZA EL PRIMER CONCURSO DE FOTOGRAFÍA, SUBE TU FOTO Y JUEGA CON NOSOTROS!

ks

El PREMIO:
– Un cargador externo solar 4000mAh
– Una funda acuática para Smartphones.
– Un Brazalete deportivo SportBand y unos auriculares acuáticos.

AHH!! REALIZAREMOS DOS SORTEOS!! LOS DOS GANADORES RECIBIRÁN UN PACK VALORADO EN MÁS DE 100 €

Mirad este enlace para mayor detalle

¿Qué fue de Samuel Sánchez?

Samuel Sánchez JoanSeguidor

Cambrils Movil 300×100
 

Diez años después de ser campeón olímpico, aún nos pellizcamos por el final Samuel Sánchez

Mov_Gore

 

Permitidnos ponernos tontos. Una década atrás Samuel Sánchez se proclamaba campeón olímpico.

Aquello fue en Pekín. Curiosamente hoy se cumple una década de aquella efeméride, hoy que conocemos la etapa en línea, muy dura por cierto, que decidirá el campeón de Tokio 2020, el que suceda a Greg Van Avermaet,

Pero volvamos a esa mañana de sábado de agosto de 2008.

 

Aquel país que vivía, sin saberlo, en la antesala de una crisis de caballo, vivía en el dulzor de los éxitos deportivos.

Rafa Nadal, la selección española y Samuel Sánchez colgándose el primer oro de la delegación hispana en China.

Aquella mañana nos levantábamos pronto.

España era el «dream team» de la cita.

Nunca vimos correr tan entero y tan bien a Samuel Sánchez.

En meta batía al proscrito Davide Rebellin y Fabian Cancellara.

Así se recordaba hoy mismo en las redes…

Hace menos de un año, mientras llorábamos por el atentado de Barcelona, trascendió que Samuel Sánchez había dado positivo.

Estaba fuera del ciclismo, no de forma oficial, pero sí virtualmente.

  

Aquel día dimos nuestra opinión que prendió como la pólvora…

Triste final para Samuel Sánchez… http://ow.ly/EEAb30euz4Y

Publicada por Iban Vega Garcia en Jueves, 17 de agosto de 2017

Algunos se empeñan en no admitir lo evidente: a Samuel Sánchez le habían pillado con un positivo de libro.

El algodón no engaña.

Y a las pocas semanas, el BMC, estos días una pastilla efervescente, le rescindía el contrato, como no podía ser de otra manera.

Obviamente, las redes, nido de tanta ceguera, también prendieron…

Se nos llamó de todo, pero al final el frasco B dio la razón al frasco ASe acabó Samuel Sánchezhttp://www.joanseguidor.com/se-acabo-samuel-sanchez

Publicada por Iban Vega Garcia en Jueves, 5 de octubre de 2017

Y así hoy, nueve de agosto de 2018 nos preguntamos qué fue de Samuel Sánchez, de ese ciclista omnipresente, encantado de conocerse y perpetuado en calle y estatua en Oviedo.

Porque pasamos del «no me lo puedo creer» y «esperemos al contranálisis» a hacer un Mickael Jackson y, en un ejercicio de escapismo, desaparecer del mapa, de la escena pública.

No disfrutamos, lo dijimos entonces, lo repetimos para los rezagados, con el positivo de Samu, ciclista que además hemos entrevistado varias veces y nos ha tratado perfectamente.

Pero este deporte es tan complicado y kafkiano que sólo cabe un error como el del asturiano en la prórroga de su carrera. Un error fatal que precipitó su salida y puso en cuestión todo lo anterior.

 

Como dijimos entonces…

Samu ahora tiene la medalla más amarga que gestionar, él que maneja los tiempos y alarga la gloria hasta extremos que no nos imaginaríamos, le llega el encargo de salir limpio de su deporte, por el que tiene un busto o estatua en el centro de Oviedo y por el que le han hecho hasta un libro.

No le será sencillo, las máquinas no pitan porque sí, no soy optimista, me apenaque salga así del ciclismo aunque entre sus cercanos chillen por su limpieza. Muy poco ha demostrado aprender si a estas alturas hace saltar la banca.

Queremos añadir, gracias a un sincero comentario, que parte de ese silencio de Samuel viene por la espera del fallo de su caso, caso que, os lo creáis o no, nos gustaría que no estuviera en este punto, porque ésta es una historia mil veces vista.

Imagen de Juanjo Arza

INFO

En Nacex te explican cómo hacerlo

Se acabó Samuel Sánchez

Samuel Sánchez JoanSeguidor

Hace un mes largo, saltó el positivo de Samuel Sánchez. Fue una sorpresa total, un jarro de agua fría y no dejó indiferentes a nadie. Un positivo de un corredor que es pro desde hace quince años, con una longeva y fecunda carrera, fervor popular tras él y una obvia autoestima en cada paso que da.

No podía ser, la verdad, pero la reflexión que hicimos de este positivo levantó ampollas y acaloró a más de uno. Un reguero de reproches como si el que esto firma hubiera puesto la pastillita en el vaso de agua del corredor a escondidas y con nocturnidad.

Aunque para algunos aquellas palabras fueran un síntoma de que nos alegrábamos, para nada, ni en lo más remoto, era así, es más aquello acontecía a pocas horas de arrancar la Vuelta a España y era el peor telón imaginable para empezar a rodar por Nimes, donde por cierto ganó su equipo.

Sin embargo, un positivo en ciclismo vende hoy menos que hace cinco o diez años, el motivo, no lo sé, pero es así y si hace un tiempo una de las estrellas rutilantes del ciclismo patrio hace pitar la máquina, ya hubieran estado ahí varios diarios con ruedas pinchadas con jeringuillas en las portadas y esas cosas tan poéticas.

Cuando Samuel dio positivo nos embargo una rabia tal que dijimos lo que pensamos y así concluimos lo que dijimos en su momento:

Samu ahora tiene la medalla más amarga que gestionar, él que maneja los tiempos y alarga la gloria hasta extremos que no nos imaginaríamos, le llega el encargo de salir limpio de su deporte, por el que tiene un busto o estatua en el centro de Oviedo y por el que le han hecho hasta un libro.

No le será sencillo, las máquinas no pitan porque sí, no soy optimista, me apena que salga así del ciclismo aunque entre sus cercanos chillen por su limpieza. Muy poco ha demostrado aprender si a estas alturas hace saltar la banca.

Pues bien, la noche de ayer miércoles cuatro de octubre, a las doce menos veinticinco, horas poco usuales en Suiza y Europa, aunque el equipo esté sito en USA, BMC hizo un comunicado.

El comunicado es escueto, le dedican más a cualquier neo que entra a formar parte del staff. Dos párrafos son suficientes, la muestra B ha cantado lo que la primera, y “de acuerdo con la tolerancia cero del equipo”, el contrato de Samuel Sánchez con el equipo ha terminado con efecto inmediato.

Estaba claro, era obvio, y aunque ahora mismo se clame por la inocencia del corredor, aunque éste demuestre incredulidad, lo único cierto es que ha pitado, y eso, aunque el frasco B lo desmintiera, significa que lo tienes muy difícil, porque tu nombre ha quedado manchado y eso en los equipos es sagrado.

Samu acaba su carrera deportiva los mismos días que su amigo Contador, de hecho la ha concluido tres semanas antes. Una forma calamitosa de poner rúbrica, no nos imaginamos nada pero, porque una cosa es pitar, volver y limpiar tu nombre y otra es hacerlo en el descuento de tu carrera deportiva, sin opción a enmendar nada. Es tan tétrico como el panorama que deja.

Muchos podrían pensar que era hora ya de plegar velas y dedicarse a otra cosa, pero sinceramente, esos corredores que alargan y alargan su carrera porque se sienten bien y compiten de tú a tú con los jóvenes tienen un mérito enorme y merecen todo nuestro respeto y admiración, cosa que cuando pasa lo que ha pasado, lo segundo se pierde.

Ahora Samu tiene otra carrera, fuera del circo, veremos con qué tino la gestiona. Tiene una parroquia fiel que no le dejara así como así.

Imagen tomada de Juanjo Arza

INFO

El abanico de portabicicletas en Cruz

La última medalla de Samuel Sánchez

positivo de Samuel Sánchez

Samuel Sánchez es un ciclista de esos de la edad de oro. No tiene el palmarés de otros, pero su savoir faire le ha situado en el pelotón de cabeza. Ha sido un maestro en eso. Estaba en el otoño de su carrera deportiva, llevaba ya tiempo ahí, con 39 años, si no es el más viejo, era mejor dicho, del pelotón, poco le faltaría, perdonad no lleve la cuenta.

Samu tiene su público, una parroquia devota que le lleva en volandas y tiene tatuada en la memoria esa mañana de Pequín en la que todos nos levantamos con el primero oro olímpico de la España de 2008, esa que entraba irremediablemnte en la crisis.

Samuel Sánchez fue TT ese día, no sé si entonces había Twitter, o era un edifico en andamios. Hoy Samu ha vuelto a ser TT, hasta que unos desgraciados nos han amargado con la catástrofe de BCN. Sea como fuere, y volviendo a la raíz del post, Samu escaló en ese peldaño por un positivo –otros hablan de resultado adverso como quien habla de crecimiento negativo- que cumple el ABC de estas situaciones, un manual que él mismo se apresuró a narrar:

“Estoy sorprendido”

“Tengo la conciencia tranquila”

“Espero que todo quede en un susto”

Es la retórica, el relato, ahora a esperar al tarro B, la muestra que rara vez da un resultado diferente al primero, para desgracia del implicado.

Yo completaría este relato con un cuarto estadio, la de la afición, la de las personas que se preguntan por qué ahora, qué motivos tenía, si lo tenía hecho. Pues bien, a veces los positivos son como los embarazos vienen cuando menos los imaginas y no llegan por capricho ni azar, algo hay en ese paisaje de sorpresa que dibuja el corredor que no cuadra. Y eso es un positivo como una catedral.

Me recuerda mucho al que se llevó por delante al “Triqui” Beltrán hace un tiempo. Estaba todo el pescado vendido y pita la máquina. Feo y triste, para qué vamos a engañarnos.

Lo cierto es que Samuel llevaba una buena trayectoria en BMC, y cuando digo buena me refiero a que mantenía un tono interesante, el año pasado ganó incluso una etapa en País Vasco, la carrera que esta temporada le ha jodido el plan. Otra cosa es si ha sido de ayuda o no para sus líderes, yo creo que más bien poca, incluso cuando tiró alguna vez, hace un tiempo para Cadel Evans le sacó de punto.

A Samu se le jodió la Vuelta en la que quería brillar y el volver a lamentar su ausencia en unos mundiales, argumentando eso tan suyo de “tengo unas piernas que…” como si los seleccionador, no.

No quería esta despedida, pero viendo cómo van las cosas, se puede temer lo peor.

Samu ahora tiene la medalla más amarga que gestionar, él que maneja los tiempos y alarga la gloria hasta extremos que no nos imaginaríamos, le llega el encargo de salir limpio de su deporte, por el que tiene un busto o estatua en el centro de Oviedo y por el que le han hecho hasta un libro.

No le será sencillo, las máquinas no pitan porque sí, no soy optimista, me apenaque salga así del ciclismo aunque entre sus cercanos chillen por su limpieza. Muy poco ha demostrado aprender si a estas alturas hace saltar la banca.

Imagen tomada de www.cicloc21.com

La mejor selección posible

Hace tres años, cuando Purito y Valverde se quedaban en las plazas bajas del podio de Florencia, mirábamos al futuro, escrutando qué opciones le quedaban principalmente al murciano, el ciclista con más podios en la historia de los mundiales, para ser campeón del mundo. Había pisado varias veces el segundo y tercer peldaño, pero el ansia por verle en el primero nos podía. Mirando, como digo, las opciones futuras, todos coincidíamos que había un año, 2016, y un lugar, Qatar, en el que mejor dedicarse a otra cosa.

Ese año ha llegado y estamos en vísperas de ver a parte del mejor pelotón del mundo jugarse en Qatar la salida del próximo arco iris. Un mundial insulso, como un enfalograma plano, sin más atractivo que el daño que pueda propiciar el viento en el primer tramo, es el menú que nos sirven para la que consideramos la carrera más bonita del año.

España, tierra de escaladores y algún buen todoterreno, se ve perjudicada en la elección del lugar y del perfil de la nueva cita mundialista, como también se vio lastrada cuando en los Juegos Olímpicos primaron las carreras de velocidad sobre las de fondo. Es lo que tiene el monocultivo, que en ocasiones, la realidad y la inercia de las cosas, como que Qatar acoja un Mundial, te dejan fuera de juego. Los sprinters nunca han tenido gran recorrido en España, ni en sus equipos.

Tras hacer el corte sobre los preseleccionados, Alejandro Valverde no estará en la península arábiga, lógico y normal, habida cuenta de sus opciones y de la cargadísima campaña que lleva a las espaldas. De ese primer listado han caído unos cuantos más, pero han emergido nombres que sinceramente pueden darnos una sorpresa, por mucho que veamos con ojos escépticos la cita.

Creo que deberían ser los mundiales de Castroviejo, que el año pasado quedó a un paso del podio y en esta ocasión llega con la confianza de los juegos y el refrendo del europeo. Habrá tiempo de hablar de él, porque no nos engañemos, la carrera reina del mundial es el fondo y ahí la cosa es una moneda al aire.

Una carrera como la de Qatar es tan llana que a veces hasta lo más inverosímil puede pasar. Sin baza clara la selección de Mínguez no tiene ni responsabilidad ni personalismos. Es la mejor selección que se podía llevar y las circunstancias me recuerdan mucho a aquellas que llevaron a Oscar Freire a campeón del mundo has 17 años.

Juanjo Lobato, Carlos Barbero,… no nos rasguemos las vestiduras porque hablemos de ciclistas que no están en el primer escalón de las apuestas, pues llevamos muchos años estando en la vanguardia de los vaticinios y qué nos hemos comido, medallas, podios, puestos de honor,… hechos que tienen mérito, pero lo que son títulos desde Freire en Verona 2004 “rien de rien” y venimos de los años de Samuel, el de “las piernas increíbles”, Valverde y Purito, haciendo el canelo en Florencia, las frustraciones de Freire y cía….

Foto tomada de RFEC

INFO

Toda la gama de ropa Movistar

¿Cuánto hace que Samuel no gana una carrera bajando?

Recuerdo una vez entrevistando a Purito, creo que fue cuando Valverde ganó la Vuelta, de eso hace unos siete años, que le pregunté si respiraron tranquilos cuando pasaron el descenso de Navacerrada, el último gran puerto de aquella edición, pues todos esperaban que Samuel Sánchez la liara en el descenso.

Eh, que los demás también sabemos bajar” me dijo. Entonces, Purito apuraba sus últimos días en Caisse d´ Epargne, antes de fichar por Katusha. Pues eso, que los demás también saben bajar.

Hay una cantinela repetida en toda retransmisión ciclista en este país. Cada vez que hay un descenso el locutor tiene en la boca a Samuel. Hay que alabarle al asturiano que se haya granjeado esta simpatía entre los narradores del momento, pero es que es cierto. En una bajada de doble carril sin mayor trascendencia hacia Bilbao, Samu asomó por la cabeza y Agustin Castellote en Eurosport se puso en guardia. Qué decir de Carlos de Andrés y Perico, que toman las curvas desde la distancia con el oventese.

Sin embargo, yo les preguntaría cuánto hace que el ciclista del BMC no gana una carrera en el descenso, o no sólo eso, cuánto hace que rompe un pelotón en una bajada. Es obvio que baja bien, pero romper carreras hacia abajo yo sólo recuerdo a dos corredores en los últimos años, Vincenzo Nibali y Peter Sagan y en el caso del primero, probando el asfalto las dos últimas veces que lo intentó, Tour y Juegos. Un poco más allá estaba Cadel Evans, no muchos más.

Samuel ofreció un descenso antológico hacia Cuenca hace diez años en la Vuelta, ha tenido otros momentos, pero romper bajando, lo que hacían Eduardo Chozas, Dimitri Konyshev o Miguel Indurain, no se lo recuerdo, y opciones ha tenido, porque a los puertos de grandes vueltas, se le añaden las trampas de las Ardenas por donde siempre se prodiga.

Al final, esto es como las faltas de Cristiano Ronaldo, a quien todos le atribuyen un peligro total y luego el 99.9% acaban fuera o en las manos del portero.

Si por algo se conoce a Samu estos años, al margen de tener una autoestima muy recomendable para los tiempos actuales, son por los gestos, carantoñas y semblantes que ofrece en carrera, gestos que hablan de sobreactuación como forma de llevar el obvio declive de la edad.

Samu es y ha sido un excepcional ciclista, nos emocionó una mañana de sábado viéndole llorando con un oro colgado del cuello. Ha estirado aquella presea hasta límites insostenibles -hasta tiene una escultura-, eso lo ha hecho bien, pero hay cosas que ya no cuelan así que por favor, cuando Samu asome en un descenso no siempre romperá la carrera.

Imagen tomada del FB del BMC