El fondo de armario colombiano no tiene tope

La Vuelta - ciclismo colombiano JoanSeguidor

Picad sobre Colombia en el CQ Ranking y mirad sus diez mejores ciclistas. Es un espectáculo, imaginaros un World Tour con esos diez ciclistas, otrora llamados escarabajos, ahora mismo otra cosa, una colección de ganadores, de ciclistas venidos sin complejos de ultramar, situados en los mejores equipos del mundo y con un palmarés que sube como la marea, poco a poco, pero de forma inexorable. El otro día lo dijo Jorge Quintana hablando del remozado Postobón, es cuestión de días que sean el primer país entre los de la UCI, sólo tres ciclistas del 1987, todos los demás de entonces para acá, contando con alguna perlita joven, joven, joven que ya empieza a caer como la fruta madura.

Arriba del todo, obviamente Nairo Quintana, el pequeño boyacense ante su mejor temporada en conjunto, con tres vueltas ganadas, una de ellas grande, y las otras dos del máximo nivel, pero con la contrariedad del Tour. Quizá porque la Vuelta la ganó delante quien la ganó, su verdugo habitual en Francia, tiene elementos para seguir soñando, aunque los años van pasando, poco a poco, imperceptiblemente, y ya no es sólo Froome, son otros los que se suben al carro. No obstante ahí está: tres Tours, tres podios. La estadística sigue con él.

El segundo peldaño, la pieza de ropa que sienta bien para cada temporada, la sonrisa perenne de Esteban Chaves que no sólo centra el tiro en podios, que seguro algún día serán triunfos absolutos, también en clásicas, en monumentos nada menos, como Lombardía. Entre el Chaves de hace un año y éste hay una cosa clara, que se percibe al verle: se lo ha creído, y eso lo es todo en ciclismo y en la vida. A una categoría propia e innata se le suma ese plus de moral y confianza. Cada año mejor que el anterior…

Tras muchos vaivenes Sergio Luis Henao parece que ha vuelto para quedarse. No tiene la calidad de los dos mentados, no en apariencia, pero es fiable, muy fiable. Corrió su primer Tour con nota, siendo la sombra de Froome cuando incluso otros con más cartel flaqueaban, y ello no le ha impedido brillar en momentos puntuales. Si una caída no hubiera mediado, le veíamos con una medalla, el color no lo sabemos, pero medalla en Río, que no es poco.

Mocetón, pistard, ciclista singular, ciclista que explica la amplitud de esta hornada, Fernando Gaviria no se prodiga donde sus compatriotas. El se ve en Bélgica, en San Remo,… en lares raros para un colombiano. Aunque no lograba explotar siempre se le veía ahí, íntegro y fuerte hasta que dio el campanazo en Tours, una clásica que cuando él nació tenía ya 98 años.

El quinto en la lista es celeste Astana, es pequeño, pero testarudo, no ha tenido suerte en la Vuelta, porque se deshizo en un buen tortazo, pero su calidad emerge cuando las circunstancias son las normales. Miguel Angel López es, yo creo, la joya de la corona. Sólo tiene 22 años y ya cuenta buenas victorias, Suiza la más destacada, para mí otro Nairo en potencia.

De otra pasta, más experimentado, al menos en años en el oficio, Darwin Atapuma es el corredor que no sabe qué significa especular. Puede ganar o casi siempre perder, la duda que nunca nos surgirá con él será si lo ha dado todo, porque sí, en efecto, se vació en el empeño. Merece mucho más que el efímero maillot rojo que vistió en la Vuelta, merece por ejemplo una etapa redonda como la que firmó Jarlinson Pantano, el octavo de la lista, en el Tour, el ciclista que demostró, como Sagan, Majka y algún otro, que coger el corte bueno es una actitud más que una aptitud.

Entre medias nos dejamo a un ciclista que sabés apreciamos mucho, con el que no solemos ser objetivo, es Rigoberto Uran, en una temporada rara, quizá acorde a su equipo. Él es el papá de las criaturas, el que abrió camino, de hecho el más viejo de la escuela. Con los mismos años que Rigo, Rodolfo Torres Agudelo, el noveno en el recital, un ciclista habitual en el densísimo calendario de clásicas italiano, allí donde nadie suele regalar nada. Cierra el listado Sebastián Henao, el primo de Sergio, con unas similitudes curiosas, bueno en grandes vueltas, estuvo ahí en el Giro, y en clásicas valonas… pronto estará a nivel del primo.

Imagen tomada del FB de La Vuelta

INFO

Mira todo el catálogo de Cruz en portabicicletas

La velocidades de la justicia en el ciclismo

Dos casos, ambos más vinculados de lo que parece de inicio, iluminan de torpeza la actualidad ciclista que se mueve entre grandes, finalizada la excepcional edición del Giro, empieza la cuenta atrás para el Tour, cuyo perfume se deja sentir en el ambiente cada vez que arranca la Dauphiné. Un colombiano e inglés protagonizan estas historias de desvelo, que demuestran que si este oficio es ya complicado y duro, para ello están los organismos, para enredarlo un poco más.

Simon Yates dio positivo en la París-Niza, la noticia del mismo surgió en abril, pero en Orica trabajan con la hipótesis de que todo ha sido un error burocrático, pues el inglés no tenía TUE, ese salvoconducto que permite tomarse según qué con el permiso del organismo internacional. Yates se ve que no lo pidió, o su equipo, no sé a quién corresponde. Está el tema como para jugar u olvidarse tan alegremente de estas cosas.

Yates es asmático, como un amplio porcentaje de los deportistas de alto nivel, más alto que la población normal, algo que a mí me tiene alucinado. La gente con la que os cruzáis en el metro tiene visos de no ser asmática, al menos no en la proporción de si os metéis en un CAR escogido al azar.

Sea como fuere Yates está en la nevera y debería haber salido a competir en la Dauphiné pero como la UCI no falla, pasará a la Vuelta a Esolovenia. El limbo, eso que muchos probaron a raíz del estallido de la Operación Puerto, es lo que está probando Yates, sin margen para nada. Esa es la UCI que prometio hace tres años su presidente, el también británico Cookson, la que combatiría los vicios del viejo ciclismo.

Sergio Henao puede volver a competir. Dos años después el colombiano fue apartado de la competición. La primera vez estuvo fuera bastante tiempo, esta vez desde la Vuelta al País Vasco que perdió a manos de Alberto Contador. Han concluido los organismos competentes que no hay nada nuevo bajo el sol.

Menudo viaje para estas alforjas, si al ciclista le descuentan en su equipo la parte de sueldo del periodo que ha estado fuera, le saldrá casi a pagar. Esperemos que la experiencia de Henao y las conclusiones de su investigación cundan en el futuro porque en este corredor se han dado valores y anomalías nunca vistos en los casi cuarenta años de “escarabajos” compitiendo por la vieja Europa. Como si los cambios de altitud sólo se expresaran en su cuerpecito.

Por otro lado, balón de oxígeno para el Team Sky, el equipo que vino a cabmairlo todo, que se vincula a un grupo de comunicación pero que se ve atosigado y señalado cuando Mikel Landa deja el Giro de un día para otro. El capote, en forma de absolución ¿definitiva? de Henao, le viene en vísperas del Tour, donde Froome será sondeado no, lo siguiente.

INFO

Con Nacex, la bici en destino sin cargar con ella

Un grano llamado Sergio Henao

La temporada va razonablemente bien para el Team Sky, acaban de lograr su primer monumento, algo que les ha llevado más de seis años, y ahora apuntan al Giro de Italia con un ciclista como Mikel Landa, que anda ávido de liderazgos y responsabilidad. Al margen de otros triunfos, la escuadra británica estaba también satisfecha de la vuelta al redil de Sergio Henao, el fino escalador colombiano que, oh sorpresa, está caído del tren del WT porque sus valores no acaban de convencer a los adalides del ciclismo limpio.

Veamos porque la historia tiene miga, lo que pasó hace dos años viene en segundo capítulo con el mismo ciclista y la misma historia. Es un día de la marmota pero vestida de Sky, es decir de “ganancia marginal”: nosotros tenemos un ciclista que no hace pitar las máquinas, aunque las pone calientes, y le apartamos, le cobijamos porque creemos en él y sus circunstancias. Lo que en otro equipo habría supuesto la expulsión inmediata, con Henao se matiza, no vaya a ser que la mácula de Brailsdord se vea corrompida.

Hace dos años Henao presentó valores anómalos, se dijo que era por su residencia el altitud, allá en su país, como si no hubiera otros colombianos con la misma problemática y nunca han dado que hablar. Se dijo también que al ciclista se le haría un estudio en profundidad y un seguimiento. Se dijo que ambas cosas se harían públicas a su debido momento.

A día de hoy no hay nada de aquello, ni de aquel estudio ni del seguimiento. La escurridiza memoria del aficionado juega a su favor hasta que, pam, vuelven a apartar al ciclista. Poco claro todo y muy alejado de las teorías de limpieza extrema que el equipo se precia de aplicar.

Henao, por cierto, protagonizó una curiosa llegada hace tres años en la Vuelta al País Vasco con Carlos Betancur, llegaron apoyados el uno en el otro al final de una cuesta habitual por esos parajes. Betancur ha sido curiosamente protagonista estos días, primero en Castilla y León y luego con un estelar papel en la Lieja. Le llaman “bananito” y viéndole delante de esa manera habrá que acostumbrarse al «ciclismo con papada».

No es tan raro, Mikel Landa ganó en Euskadi luciendo prominentes mofletes, igual es lo último en ganancias marginales, ese rollo que un día se nos vendió como la panacea y que vemos que no evita que el Team Sky acabe teniendo los mismos problemas que cualquier hijo de vecino.

Imagen tomada de www.ciclo21.com

INFO

Viste guapa tu bici

¿Quién rompe Lieja?

El otro día pululando por la Plaza Unzaga de Eibar, en plena salida de la quinta etapa de la Vuelta al País Vasco, reconociendo a unos, saludando a otros, comprobé que no había dirección de bicicleta que no llevara pegado un papelito con las claves de la ruta de una etapa que acabó en Aia y que se embolsó Mikel Landa por delante de una de mis debilidades, Tim Wellens.

A modo de esquema, cada uno se narraba el guión de la etapa como le parecía, pero marcando bien claro los puntos claves de una jornada que resultó fenomenal. Supongo que este domingo, en el centro de Lieja, cuando empiecen a rular las figuras por la zona de salida, alguno observará en las potencias de los corredores que esquemáticamente ponga:

-34 La Redoute
-19 Roche-aux-Faucons
-5 Saint Nicholas
Meta en Ans

El año pasado la Lieja ofreció un magro espectáculo, prendado de mucho quiero y no puedo, con un desenlace que a muchos nos pareció indigno en una carrera que llaman la decana. Un amplio pelotón se presentó junto, presa de la velocidad y el control en el último giro a izquierdas, en la pedanía de Ans, con la intención de dirimir al sprint lo que nadie había sido capaz de romper antes.

Desconozco si alguno de los grandes nombres que pueblan la lista de favoritos a ganar tendrá marcado en su chuleta de potencia de manillar el sitio donde tentar la suerte, pero es obvio que en pleno debate sobre el espectáculo ciclista, para eso nació Velon, otra Lieja soporífera no nos podemos permitir.

Por entramos a mirar quién o quiénes pueden liarla de lejos si quieren evitar claudicar frente a Matthews, Valverde u otros que seguro machacarán cuando huelan el arco de meta. No hay muchos en ese listado de outsiders a hacer lo que en su día hicieron Andy Schleck, Michele Bartoli y VDB, entre otros muchos, y no es otra cosa que destrozar la carrera de lejos, pues el terreno además está minado para ello.

Si miramos perfil de ciclistas y menú previsto en la ruta son varios los nombres top que se nos ocurren para intentar que esta no sea un muermo porque de serlo tienen todas las de perder. Vincenzo Nibali, a quien sólo le falta un monumento para el palmarés soñado, tiene la facultad de romper y mantener distancia en esos descensos en los que nunca falla, lo mismo que Tim Wellens, amplio conocedor de “su” zona, igual que Philippe Gilbert, si el costalazo de la Flecha se lo permite, rodeado además de un interesante equipo.

El listado de gente obligada a moverse incluye a Purito, en otra de sus obsesiones no resueltas, Daniel Martin, el ogro del catalán y siempre muy bien rodeado por su Garmin, Sebastian Henao, renacido para el ciclismo, Roman Kreuziguer, que mientras espera sentencia sigue ejerciendo, Rui Costa, últimamente más generoso de lo acostumbrado, y Michal Kwiatkowski, el único de este listado que puede permitirse atacar de lejos, porque tiene motor, o jugárselo al sprint, por que encima es rápido y listo.

Veamos, este domingo la primavera se cierra, y lo hace fuerte, que Lieja sea la Decana no es garantía de espectáculo pero sí sinónimo de que algo grande está en juego.

INFO

El domingo 26 de abril Eurosport emitirá en directo desde las 14:15 la Lieja-Bastoña-Lieja, el Monumento ciclista más antiguo  y prueba que pone el punto y final al Tríptico de las Ardenas, conjunto de tres carreras que se disputan en el mes de abril en Bélgica y Países. Antonio Alix y los ex ciclistas Eduardo Chozas y Juan Antonio Flecha estarán al frente de los comentarios.

Alejandro Valverde (Movistar Team) parte como uno de los grandes favoritos en una prueba en la que ha ganado en dos ocasiones, 2006 y 2008. Valverde llega en un gran estado de forma como dejó patente el pasado miércoles al adjudicarse la Flecha Valona.

Otro de los ciclistas españoles a tener en cuenta será Joaquim Rodríguez (Katusha), segundo en la edición de 2013.

Y por supuesto, habrá que prestar especial atención a corredores como Rui Costa (Lampre-Merida), al actual Campeón del Mundo Michal Kwiatkowski (Etixx-Quick Step), a Vinzenzo Nibali (Astana Pro Team) y al irlandés Daniel Martin (Cannondale-Garmin), ganador en 2013, cuya participación no está confirmada todavía al estar recuperándose de la caída que sufrió en la Flecha Valona.

En total, Eurosport y Eurosport 2 emitirán durante 2015 1.800 horas del mejor ciclismo, incluyendo 450 horas en directo, lo que sin duda pone de manifiesto que un año más Eurosport será “La Casa del Ciclismo”. Tras la Lieja-Bastoña-Lieja, llegarán a Eurosport y Eurosport 2 durante el mes de mayo la Vuelta a Turquía, los Cuatros Días de Dunkerque, el Giro de Italia, el Tour de California, el Tour de Noruega, World Ports Classics, el Tour de Bélgica y el Tour de los Fiordos.