¿Qué hay después de Albert Torres y Sebastián Mora?

torres mora ciclismo en pista

El vacío que hay en la pista española tras Torres y Mora es un agujero negro

Estos días, con el personal en otras cosas, queríamos hacer alguna pequeña reflexión sobre lo que vimos en el Mundial de pista de Berlín, a donde Albert Torres llegó in extremis para la americana con Sebastián Mora.

Pero más allá del atribulado viaje del menorquín, lo que se constata es la desgracia que algunos han hecho del ciclismo en pista en España.

Recuerdo un post, en el primer año de este mal anillado cuaderno, cuando hablábamos de la tragedia que se avecinaba para la pista española en Londres 2012.

Hoy tenemos que decir que con sólo Torres y Mora el Tokio 2020 estamos ante la peor presencia española en un velódromo olímpico desde Los Ángeles 1984…

Y en estas que Luis Román desde su imprescindible TrackPiste nos hace este «taurino» retrato de un paisaje tristísimo…

Ciclobrava – 400×100 Landing
400×100 Sea otter Landing
Gravel Ride 400×100

No fue ciclista, ni mucho menos pistard. Pero Rafael Guerra Bejarano, ‘Guerrita’, uno de los grandes toreros de la historia, dijo muchísimas frases que han quedado para la posteridad. Y entre ellas, una en el momento de su retirada que puede valer, convenientemente adaptada y explicada, para resumir el estado de nuestro deporte en España.

Después de mí, ‘naide’ y después de ‘naide’, Fuentes.

Ese Guerrita hoy por hoy no es uno, sino dos, Sebastián Mora y Albert Torres. Después de ellos, el vacío. Y más atrás, ese Fuentes por descubrir.

Berlín, por razones obvias en forma de lesión hongkonesa y de odisea árabe, no nos ha dejado ver a los dos diestros, aunque la faena de Mora haya servido para que el castellonense recogiera dos orejas, en forma de medallas en scratch y puntuación.

Eso sí, que ‘naide’ se llame a engaño: el coso de Tokio tendrá cinqueños de bastante más trapío, y el cartel de espadas promete que será bastante más complicado salir como triunfador.

Después ‘naide’, y lo digo con el mayor de los respetos a los Peralta, Moreno, Calvo, Casas y compañía que, aunque van mejorando sus tiempos –y el reloj no engaña- cada vez están más lejos de esos puestos del escalafón que antaño ocupaban nuestros diestros. Y sinceramente me duele ver que el esfuerzo de los corredores no tiene esa recompensa. A ellos no se les puede echar nada en cara.

Pirinexus 400×100 MOVIL
Cruz 400×100 Banner Landing
[pro_ad_display_adzone id=»22355

Claro que el ‘naide’ tampoco es una metáfora cuando hablamos de la persecución individual y, sobre todo, por equipos, dos pruebas básicas en nuestro ruedo: el record nacional vigente -3:59.520-, que además es inalcanzable, nos dejaría aún a siete segundos de estar entre los ocho mejores de un Mundial.

¿Y Fuentes? Ni se le conoce, y, lo que es peor, ni se le espera. Muchos años de carencias, de falta de trabajo, de desinterés y de desidia, no se van a paliar en un par de años con plan cogido con pinzas y con muchos errores de base.

París 2024 no va a valer una misa porque no vamos a llegar a tiempo, por mucho que recemos, en un ciclo que se presenta muy diferente, con cierta sensación de retirada, como le pasó a ‘Guerrita’.

No sólo para nuestros primeros espadas, Mora y Torres, a los que veremos bastante menos en los anillos, sino para disciplinas como la velocidad por equipos femenina, que, en base de una supuesta igualdad, ha recibido un rejón de muerte. Y no sólo en España.

Imagen: FB de RFEC

Torres & Mora al Movistar: un fichaje que llega tardísimo

Torres Mora Movistar JoanSeguidor

El pase de Torres y Mora a Movistar a nueve meses de Tokio retrata la lamentable situación del ciclismo en pista en España

 

Torres y Mora en Movistar a menos de nueve meses de los Juegos Olímpicos de Tokio.

En el mundo civilizado la Olimpiada de termina aquel periodo de cuatro años que separan cada edición de los Juegos Olímpicos.

Durante cada Olimpiada, ahora estamos en la de Tokio, los deportes ponen en juego diferentes mecanismos para que los siguientes Juegos Olímpicos vayan los mejores, sólo los mejores.

Anotad bien: sí, cuatro años es el periodo para poder preparar a conciencia la cita que para el mundo durante dos semanas.

Cuatro años es el periodo que dura una Olimpiada en cada rincón del mundo.

¿En todos?

No padre.

Como aquellos irreductibles galos, hay un vértice en este bello planeta que no entiende de esos cuatro años: obviamente hablamos de España y obviamente nos centramos en el ciclismo en pista

A menos de dos semanas de Navidad en la recta final para los Juegos Olímpicos de Tokio se anuncia una rueda de prensa en la cual el equipo Movistar completa la contratación de Albert Torres y Sebastián Mora, garantes de las dos únicas plazas que posiblemente España lleve al certamen de pista de los Juegos Olímpicos de Tokio.

 

En España el ciclo olímpico dura menos de nueve meses. 

Al menos en ciclismo en pista, así lo hemos visto.

Durante días semanas y algunos años desde diferentes sitios se ha ido comentando la situación precaria de los dos mejores pistas del ciclismo español en la actualidad. 

Durante muchas competiciones Copas del Mundo, mundiales, carreras de seis días, Albert Torres y Sebastián Mora se han debatido su futuro contra corredores que han tenido entre otras cosas un equipo profesional a su servicio un valor añadido que a estas alturas resulta indispensable.

 

Sólo ver el nivel que lucieron ciertas parejas de Madison en los Seis días de Gante hace menos de un mes nos hace darnos cuenta de que sencillamente nuestros queridos Torres y Mora están en otro planeta.

La noticia debió ser una sorpresa, pero duró dos minutos.

Peo resulta que a en el departamento de prensa de Movistar, alguien le dio al botón de enviar antes de lo normal y anunció una rueda de prensa para este jueves en la sede del del Consejo Superior de Deportes con la presencia de la Federación Española de Ciclismo.

Una noticia que se vende importante y que todos los medios destripar on al momento.

Así es el Cruz Race para llevar tu bicicleta

Pero al margen de eso, más vale tarde que nunca, dirían algunos.

Dos pistards olímpicos se van a correr Movistar el año de los Juegos Olímpicos.

Si hace unos años lamentamos que Televisión Española se acordará del Giro de Italia el último fin de semana cuando vio que Contador iba a ganar sí o sí, esta solución nos parece prácticamente del mismo nivel.

El ciclismo, el último de la fila.

 

No hicieron falta más que dos llamadas para que tomáramos medida del desastre que se avecina para la pista española.

Un desastre que se trata de paliar ahora con esta contratación contrareloj que llega tarde, muy tarde, tardísimo, irremediablemente  tarde, aberrantemente tarde.

Pero Albert Torres y Sebastián Mora tras muchos años demostrando que están entre las mejores parejas de Madison del mundo van a tener que poner buena cara sonreír y dar las gracias por tener un contrato profesional de un año, a menos de nueve9 meses de su gran objetivo, aquel por el que han suspirado y se ha movido por medio mundo removiendo cielo y tierra creando producto de no lo había y buscando ayudas de dónde nos salían.

SQR – GORE

 

Llegarán a Tokio con la certeza de que han sufrido y trabajado mucho, pero también con la seguridad de que ellos han corrido dos carreras una dentro y otra fuera del velódromo y eso sencillamente es matador a estos niveles.

Mientras han caminado y pedaleando en la angustia de saber qué sería de ellos al día siguiente, sus principales rivales han corrido con todos los medios y comodidades, gozando de un calendario que les da el fondo necesario para afrontar unas carreras cuya dureza no somos capaces de imaginar.

Y esto, señoras y señores, ocurre con los dos únicos ciclistas Olímpicos que posiblemente España tenga en Tokio.

Recordar las selecciones de Atenas a Pekín y ver ahora la situación en que estamos viviendo es realmente la medida de un auténtico pisoteo y desfalco que se ha hecho de la pista española a la cual se le ha dotado de varios planes cuyos efectos han brillado por su ausencia.

Todo ha quedado en manos de corredores que han tenido que echar de su ingenio individual y de su persistencia para sacar adelante las dos carreras que han tenido que afrontar.

El resto, un desierto.

Por cierto que Mora y Torres siguen con la corta, efímera y casi anecdótica historia de pistards en chez Unzue.

¿Qué pregunten a Eloy Teruel y Sergi Escobar por sus experiencias? 

Ciclismo en pista español: no hay horizonte

Albert Torres JoanSeguidor

Cómo el ciclismo en pista español pasó de tocar el cielo a la más absoluta ruina

Gravel Ride SQR – 300×250

Dícese del término «déjà vu» algo visto antes.

Es una expresión de origen francés y nos mete en el día de la marmota.

Este artículo es un «déjà vu», lo hemos escrito antes, de hecho varias veces, demasiadas.

La desgracia del ciclismo en pista en España empezó desde la cima, desde la cúspide.

Pocos imaginábamos entonces que ese declive sería imparable, a diferentes velocidades, pero imparable hasta el presente.

LDB_Berria 1024×140

En el año 2005, cundo el ciclismo en pista español saboreaba la consecución del 25% de las medallas de la delegación en los juegos de Atenas, la Federación Española protagonizaba un error premonitorio.

Un fallo en la inscripción dejaba a parte del combinado hispano fuera de los mundiales de Los Ángeles.

Entre otros no fueron los miembros de la cuarteta que fue bronce en las olimpiadas atenienses.

Pirinexus 300×250

En esa época España era una de las selecciones asiduas al podio, en medio de países que invertían mucho y mejor en la cantera del velódromo.

Hoy, España es una comparsa en los mundiales, asumiendo papel testimonial en los Juegos Olímpicos.

El otro día, cuando preguntábamos a Jaume Mas por el trabajo australiano en la persecución por equipos, omitimos voluntariamente cualquier análisis del papel español en el mundial de Polonia.

Ni Londres ni Río vieron un pistard español en el podio.

Y a este paso Tokio tampoco lo verá.

La olimpiada japonesa viene con la novedad de reincorporar la americana al cuadro de competición, tras una triste ausencia de dos ediciones.

En la americana de este mundial Albert Torres y Sebastián Mora dieron el do de pecho en una carrera de un nivel tremendo, histórico diría, que demostró lo mucho que había en juego.

Los puntos hacia Tokio queman y las naciones se ponen las pilas.

Leo este artículo de Luis Román y coincido en todo.

Primero en la rivalidad que se impone en la madison, con un Kluge imperial, pero al mismo tiempo con tantos y tan buenos corredores que alternan pista y carretera.

En esa rivalidad hay un pulso desigual, pues si Sebas Mora tiene un equipo profesional de carretera que le cobija, es desde este año, no vayamos a volvernos locos, Torres no tiene ningún contrato que le dé sustento económico hasta Tokio ni programa deportivo donde completar su preparación.

SQR – GORE

Luis Román da ideas de quien podría ayudar a Albert Torres, pero iría más allá.

¿Qué pasa en España para marginar de esta manera el ciclismo en pista?

No hay oportunidades, no hay puertas abiertas, ni ventanas, el ciclismo español no tiene horizonte para la pista y lo peor es que no hay visos de cambio.

Como dijimos la pista es el enfermo crónico del ciclismo español.

Cambrils Square Agosto

Albert Torres es ahora mismo la única baza para que la pista española opte a dos medallas, a dos, en Tokio.

Una en el omnium, carrera que en Río contó con Cavendish, Viviani, Kluge y Gaviria, para ver lo apetecible que es, y otra en la americana, con Sebas Mora.

El camino que queda hasta los Juegos Olímpicos es tremendo, con una competencia creciente y un nivel que a la mínima te deja fuera.

Si la clave de muchas naciones -Italia, Dinamarca, Australia o Gran Bretaña- es la cantidad de talento que manejan para cribar hasta los mejores, en España sólo hay una baza y está desprotegida del todo y por todos.

¿Tan complicado -como dice nuestro amigo Luis- tener a Albert Torres en un equipo pro?

En la historia reciente sólo dos pistards pro, sin contar a Isaac Gálvez, estuvieron en equipos del máximo nivel en España.

Sergi Escobar y Eloy Teruel son los afortunados y ambos duraron ¡un año!

Gobik nos adelanta la colección de verano 

Así las cosas el tiempo pasa, no se detiene y el pronóstico es claro.

Dijimos para Londres 2012 que se avecinaba un desastre para la pista española. 

En Río 2016 ocurrió lo mismo, para Tokio las opciones están como están, con vistas a París 2024 estamos fuera de casi todos los plazos y para 2028 me insisten que vamos tardísimo.

En efecto, el ciclismo en pista español no tiene ni horizontes ni objetivos.

Cualquier éxito será fruto exclusivamente del trabajo individual que algunos se han empeñado en hacer valer contra todo pronóstico.

¿Por qué hay que apostar por #GoTorresGoMora?

Torres y Mora americana JoanSeguidor

La americana de Torres y Mora parece la opción de medalla más clara para Tokio 2020

Gravel Ride SQR – 300×250

Antes de empezar a rodar, mirando la nómina se veía que no era una americana normal la del Mundial de pista en Polonia.

Había mucho en juego, un título mundial, puntos para Tokio 2020…

Cada selección traía lo mejor de cada casa.

Los alemanes, campeones finales, la pareja de gala con ese portento de pose y potencia que es Roger Klüge acompañado de Teo Reinhardt.

Los belgas con el coco de los seis días, Kenny de Ketele, los lusos con los hermanos Oliveria, los franceses con Benjamin Thomas y Bryan Cocquard, los australianos con la vieja gloria Cameron Meyer, que llegó a ser tricampeón del mundo, Consonni, el lanzador del UAE Emirates

Pirinexus 300×250

 

Una nómina tremenda entre la que nadaban Sebastián Mora, plata hace tres días, y Albert Torres, quien en Polonia no tuvo su mejor omnium.

Quedaron quintos en la americana más exigente de los tiempos recientes, corriendo a contrapié, porque los alemanes llevaron por la cuneta a todos, y no sólo a los españoles.

Escribo estas líneas desde la ignorancia total de saber si ser quintos en un mundial, en una disciplina olímpica, implica beca y sueldo que sustente una apuesta que es arriesgada.

Aunque parezca mentira, va un abismo entre los que corren en pros, en carretera y los que no.

Creo de hecho que, por ejemplo, la pareja francesa Thomas-Cocquard fue campeona del mundo años atrás por ese plus.

Al final del camino el profesionalismo marca la diferencia, a veces pequeña, pero suficiente para marcar el campeón del resto.

Mora y Torres han sido quintos en una carrera complicadísima desde el segundo cero

Pedirles más, se les puede pedir, pero en su descargo va que de inicio no están en el mismo estatus que muchos de sus rivales.

Sebastíán Mora corre para un profesional como Caja Rural, tras el año en blanco, Albert Torres no está en ese nivel, el mismo que en amplia mayoría de rivales se da.

Mov_Gore

Ocurre que, haciendo honor a la verdad, que ellos son la única opción de pista española para reverdecer laureles.

Una pista que está descolgadísma en territorios que un día dominó. un saludo a la cuarteta de hace quince años, y que no tiene más rol que ser testimonial en el velódromo nipón.

Así es la gravel de la Sea Otter Europe 

Mientras otras selecciones crecer y progresan, en la española es una caricatura de lo que un día fue.

Por eso hay que apostar a Mora y Torres como quien lo apuesta todo al rojo, para no volver a pasar el bochorno de un casillero a cero, serían los terceros juegos olímpicos, en una disciplina que llegó a dar el 25% de las medallas.

 

Sebastián Mora, una plata que es como un triunfo

Sebastian Mora JoanSeguidor

El fondo siempre el fondo evita que España se marche de vacío del mundial de pista

Gravel Ride SQR – 300×250

Aunque suene a tópico, una vez me dijeron que «eso de ganador moral es una gilipollada«, hay segundos puestos que saben a triunfo.

Sebastián Mora se ha colgado una medalla de plata en el mundial de pista.

Le ganó Jan Willem van Schip.

Un ciclista gigante en todos los sentidos, en la pista porque iba a por todo, a por vueltas y sprints, y en tamaño, porque es placer verle sobre la bicicleta.

Pirinexus 300×250

Pero es un triunfo para Sebastián Mora, porque sin ser un objetivo en sí, con la americana para el domingo, una medalla en el mundial no es poca cosa.

Y si hubiera sido de oro, el caché para la temporada de seis días crece. Y todo dinero es bueno.

Sebastián Mora jugó sus bazas y lo hizo bien

Lo fió en largo, a coger vueltas, porque el neerlandés era más veloz, y como se vio igual de resistente.

Una buena estrategia en una carrera loca, con muchas vueltas cogidas.

Para Sebastián Mora este mundial es diferente de raíz y tiene que notarlo en lo sucesivo.

Ha pasado una travesía en el desierto y el Caja Rural le ha dado acomodo en una operación perfecta para las dos partes.

Mora corre en pros y eso es un plus frente a rivales que están en lo más alto en la carretera.

Eso quieras que no da un plus.

Y Caja Rural tiene un tipo rápido que da puntos y ayuda a los compañeros.

Porque las cosas no están sencillas para la pista española que ha tenido en Tania Calvo su mejor resultado, está entre las ocho mejores velocistas del mundo. Bravo.

Sebastián Mora juega en el mundial entre americana y puntuación, ya no le queda la cuarteta que ni siquiera clasificó.

Queremos hablar con calma del nivel exhibido por Australia y UK en la final, porque el corte del podio está en 3´50´´y pico en un mundial, cuando si más en una olimpiada.

Mov_Gore

España perdió la pista de la pista hace mucho tiempo. 

Por eso esa plata de Sebastián Mora sabe a triunfo, porque a diferencia de Van Schip, el castellonense no corre para el rodillo neerlandés, ni con sus medios.

Imagen: RFEC

El fichaje de Sebastián Mora

Sebastian Mora JoanSeguidor

Mov_Gore

Con Sebastián Mora, el Caja Rural invierte en un pistard y potencial medallista olímpico

Que el ciclismo en pista en España no es del agrado de los directores de equipos de carretera es algo que creo ha ido pasado de generación en generación.

Que casos como el de Sebastián Mora, recién fichado por el Caja Rural, es una excepción, otra evidencia.

Tanto, y tan contada con los dedos de la mano, que nos podemos acordar de los últimos grandes pistards afortunados que han dado este paso.

Hace ya tiempo Sergi Escobar, con dos bronces olímpicos, en el Illes Baleaers.

Y no hace tanto, Eloy Teruel en el Movistar.

DT-Swiss 2019

La suerte de ambos fue efímera, no estuvieron mucho en «chez Unzue», pero al menos cuentan como antecedentes.

Ahora Caja Rural ficha a Sebastián Mora, un chaval de Vilarreal que trabaja en Tokio 2020 con la vista y estaba sin equipo.

Increíble pero cierto, sin equipo.

Sebastián Mora compite contra pros, contra parejas de americana algunas aposentadas en el World Tour, sin equipo.

Al menos las necesidades de Caja Rural de puntos UCI y gente que ayude a sus velocistas en las llegadas, han confluido para que Mora sea verde el año que viene.

Y es que es lo de siempre, nunca sabremos el nivel de mérito que tiene esta gente de la cual muchos se preocupan una tarde de agosto cada cuatro años.

Antes fue Río, ahora Tokio, y por medio el desierto.

Pero la pista se lleva, combina con la carretera, lo dicen muchos y los resultados de esos muchos, y espero que Sebastián Mora pueda demostrarlo.

Igual que con la nitidez que dice que él, la pista, la seguirá priorizando.

Claro que sí.

Que ese estigma de ser pistard en este lado de los Pirineos sea un recuerdo y equipare a España a los grandes ciclismos del momento.

Torres y Mora: ¿Cuánto cuesta esa plata en madison?

Torres y Mora americana JoanSeguidor

Medios, rivales, dedicación… marcan el nivel del esfuerzo de Torres y Mora

Puedo imaginar el día después de Albert Torres y Sebastián Mora, Torres y Mora, de ser subcampeones del mundo de madison, americana cuando aprendimos el léxico mínimo del ciclismo en pista.

Puedo imaginarlo porque veo los TL de su twitter y todo son retuits.

Hasta el Ministerio de Defensa les ha felicitado.

A partir de ahí, bajad la mirada e imaginad quién más. Torres y Mora han estado en boga, me alegro pero que un montón por ellos dos.

Mirando atrás tomamos medida de lo logrado por esta pareja. Si me permitís me centraré primero en Albert Torres, quien firma podios y títulos mundiales desde hace ya unos años. De forma ininterrumpida además.

Luego está Sebastián Mora, castellonense de pro y fan del Villarreal de ejercicio, que fue incluso campeón del mundo de scracth en la catedral de la pista, en Londres, el lugar de los juegos de 2012, los juegos que para mi entender pusieron la pista en otro escalafón.

Torres y Mora han firmado una plata antológica, porque no ha sido nada sencilla.

Para que os hagáis una idea, sólo ellos, y los campeones, los alemanes, lograron tomar vuelta a los demás, más Australia y Austria. El resto lo decidieron a los puntos.

A mitad de carrera, a rebufo de un intento de los alemanes, Torres y Mora se pusieron doblaron el grupo y se situaron en una plaza de plata que mantuvieron hasta el final.

Un triunfo de esos que sabe bonito por muchas cosas.

Yo diría en especial por dos, o mejor, por tres.

En caso de Albert Torres porque borró el mal sabor de boca de un omnium que le dio la primera salida a esa cuarteta que no progresa en el concierto internacional y le dejaba sin pisar podio.

Ya medallista mundial y campeón europeo, Torres tiene qué decir en la carrera de carreras que es el omnium y que estará también en el programa de Tokio 2020.

Ya que hablamos de Tokyo, sabe bien esa plata en americana porque se firma en el contexto de una carrera que volverá a ser olímpica. Segunda razón.

La madison según Sebastián Mora

La madison según Albert Torres

Y tres, porque los mundiales de Torres y Mora duran 365 días al año, por doce meses, por cuántos años lleven en este circo.

Porque no podemos imaginar lo que es pasar la travesía en el desierto que es el ciclismo en pista en este santo país, una travesía que deja un vacío, a la vista está, desde Llaneras- Tauler y Leire Olaberria, Pekin 2008, ningún español en el podio de unos juegos.

El mérito de Torres y Mora reside en el camino emprendido, cómo lo gestionan y el nivel de sus rivales.

Al margen de selecciones que invierten no siempre más, aunque sí mejor, de países que creen en la cultura del ciclismo en pista, que llenan velódromos pagando y esas cosas que son la base de todo, hay un buen número de estrellas que ha puesto nombre y apellido al valor de los éxitos de Mora y Torres.

Así está la pista en España, la misma que a principios de siglo daba medallas y esas cosas.

Por ejemplo en lo que a madison se refiere, Torres y Mora se han cruzado con nombres como Bradley Wiggins, Brian Coquard, Benjamin Thomas y Mark Cavendish, profesionales al 110% que pueden dedicarse con el nivel de concentración que te garantiza una despreocupación de saber que ejerces tu oficio a tiempo completo.

Pero si Sebastián Mora no tiene equipo de carretera este año.

El espejo de esos rivales lo vimos en la final de madison de este año con un soberbio ciclista rodando por el peralte como el alemán Roger Kluge, metro noventa, más de 80 kilos dando cera, siendo decisivo para el oro germano.

Kluge es medallista olímpico, ganador de etapa en el Giro y profesional en el Mitchelton. Kluge como tantos otros, como las circunstancias adversas, marca el valor de Torres y Mora.

Imagen tomada de la UCI

INFO

Rueda por velódromos de medio mundo, gentileza de Bkool

Se deshace la injusticia de la pista olímpica

Esta anécdota la he contado alguna vez, para que luego no digáis que nos repetimos, pero es que viene perfecta para resolver lo que quiero contados. Estábamos en el velódromo barcelonés hace unos ocho años y tuve ocasión de intercambiar unas palabras con el entonces seleccionador nacional, Ion Iriberri. Visiblemente contrariado, Iriberri me admite que los Juegos Olímpicos de Londres quitarán de un plumazo varias carreras de fondo en pista, potenciando la velocidad, la igualdad de sexos y una nueva prueba, el omnium, que resultaría de la suma de varias.

El golpe era obvio. España país de fondistas, de Castaño, Llaneras, Escobar, Maeztu, Tauler,… todos medallistas, entre otros tantos, todos no habrían tenido lugar de haberse cumplido el nuevo programa oímpico que se anunciaba. Era como el pez que se mordía la cola, si quitaban las carreras buenas para los nuestros, estos no optarían a beca y si no optaban a beca, dejarían de lado el velódromo. Un despropósito. Y las consecuencias las hemos visto: menos participantes y de medallas y podios a cero, con el diploma olímpico de Tania y Helena, como gran resultado en Río.

Sin embargo por medio crecían otros talentos, y España incluso ganaba mundiales y europeos en carreras de fondo, triunfos sumados a podios y resultados muy meritorios en competiciones donde hay selecciones que se dejan todo para que los resultados les salgan a pedir de boca.

Así las cosas, la UCI ha confirmado que Tokio 2012 deshace, un poco, el camino andado, e incorpora la americana, esa carrera de 50 kilómetros de tíos rodando a todo rodar, dando relevos y vuelcos a cada paso en la clasificación, una carrera que hace furor, que llena velódromos, Gante, Rotterdam, Londres,… una carrera que fue excluida de los Juegos tras Pequín, donde Llaneras y Tauler hicieron una plata y que ya no se puso en juego en Londres.

Poner la americana es para mí desenredar una injusticia flagrante. Aunque sean muchos quienes piensen que la esencia de la pista está en la velocidad, que en parte la está, el fondo da caché, espectáculo y reúne caras conocidas. La desbandada de buenos corredores, de estrellas, con todas las letras que se produjo marginando el fondo, creo que ha pasado factura y ha sido el serial de eventos de seis días y similares el que ha demostrado que ese ciclismo de fondistas venidos de la carretera puede armar auténticos festivales.

Estarán contentos en Menorca y Villareal, en casa de los Torres y de los Mora, porque ellos son en esencia los más beneficiados, ellos nos explicaron qué era la americana en este mal anillado cuaderno no hace mucho.

Para mí la madison, la americana, es escuela” dijo Sebastián Mora

Para mí la americana es una prueba espectacular en un velódromo” añadió Albert Torres, quien además abrió la puerta al omnium como plan B.

Me alegro por ellos, han pasado la travesía en el desierto y ahora ven horizonte. Qué les aproveche.

INFO

Conoce OXIC el revestimiento que mejorará las prestaciones de tus llantas