Ciclistas oportunistas: cinco grandes «carteristas» en la historia

Rui costa ciclistas oportunistas JoanSeguidor

Argentin, Rui Costa, Richard y Gerrans son el trébol de grandes ciclistas oportunistas más Belli

En el ciclismo profesional a lo largo de la historia hemos tenido ciclistas modestos, gregarios, de perfil medio, oportunistas, ganadores, cracks, megacracks y a un ciclista cuyo palmarés debe ser eliminado por la aplicación de la media truncada, para así no desvirtuar la media global: Eddy Merckx.

Atendiendo a estos perfiles tenemos una distribución de Gauss.

Es decir, los valores más repetidos son los centrales (ciclista de perfil medio) y los más atípicos son los extremos (megacracks).

Esta clasificación se mantiene en el largo plazo, siempre ha habido gregarios, ganadores y megacracks en proporciones que apenas fluctúan.

Pero por otro lado nos encontramos con un tipo de corredor que es rara avis en cada generación ciclista.

Nos referimos al ciclista «asalta diligencias», carterista, butronero; en definitiva, el corredor cuyo único fin es labrarse un palmarés lo más opulento posible, sin importar los modos, el cariño de la afición ni las simpatías despertadas en el seno del pelotón.

Haciendo el símil con otro deporte (el rey cómo no) son unos corredores «bilardistas».

Pues bien, estos ciclistas se hayan en peligro de extinción.

Por mor de esta situación nuestro fabuloso reportero Félix Rodríguez de la Fuente nos ha elaborado el siguiente reportaje.

Activad la intro para entrar en calor:

Queridos amigos de «El hombre y la tierra», hoy nos vamos a adentrar en las profundas cuencas del ciclismo profesional para visualizar a un ciclista no detectable por todo ojo humano: el carterista.

En la cúspide de la cadena alimenticia tenemos una especie de silueta imponente, se desprendió de su frondoso pelaje capilar y siempre quiso volverse pájaro, concretamente un buitre leonado.

Nos referimos a Moreno Argentin

Moreno fue amamantado en la ciudad del amor pero pronto abandonó su nido para revolotear y buscar el alimento sin ayuda materna.

El ecosistema Torriani de los Giros de inicio de década ochentera le generó pingües beneficios con poco esfuerzo.

Pero el Mundial del 86 celebrado en las temibles Montañas Rocosas de Colorado deparó un punto de inflexión en este monarca de los aires.

Un pueril Argentin tuvo que aplicar la táctica Juan Palomo para poder abatir a Charly Mottet.

Demasiado riesgo pudiendo obtener el mismo resultado con la paciencia de un felino y las poco éticas técnicas de un carroñero.

Moreno a partir de ese instante no tuvo compasión con sus rivales, por dejar no dejó ni eco.

Así sucedió en las colinas de las Ardenas en primavera del 87.

El belga de frondosa ceja Criquielion y el «ultrapeligroso» irlandés Roche en un duelo a muerte propio de acceso al apareamiento aislaron al resto de la manada. Las dentelladas fueron casi letales pero su pieza no estaba todavía cobrada.

Argentin ese día más débil que sus oponentes mantuvo la sangre fría, agazapado supo esperar su momento y como en la fábula del cuervo y el queso les arrebató la victoria sirviéndose de su astucia.

Nuestro protagonista pasó a convertirse en macho alfa.

Los rivales claudicaron sumisamente por su sola presencia, hasta que se topó con una especie del nuevo continente: Lance Armstrong.

Italiano y estadounidense tuvieron un enfrentamiento en la región de Liguria.

Moreno lo intentó amedrentar con tácticas propias de la selva amazónica: llamarlo intencionadamente por el nombre de otro, concretamente Bishop, ejemplar del último eslabón de la cadena.

Lejos de agazaparse Lance mantuvo la mirada fija y marcó su territorio replicando a Argentin: su tú me llamas Bishop yo a ti Fondriest.

El combate se saldó con victoria del texano.

Humillado por la derrota Argentin no quiso acceder a las sobras, cambió de dirección su vuelo clavando el freno para así no acceder al podio y tener que visualizar la axila de Lance.

En la más alicaída soledad Moreno tuvo que abandonar su terreno para fenecer en las cenizas del 94.

Sin el rigor científico de las pruebas del ADN, entre otras detalles porque le quedaban cuatro pelos, no podemos asegurar que la descendencia de Moreno tuvo continuidad.

En cualquier caso el helvético Pascal Richard puede considerarse una evolución Darwiniana de Argentin: los descendientes sufren modificaciones y sólo los más fuertes sobreviven.

Pascal Richard perteneció a un ecosistema diferente al de su pariente lejano.

El lago Leman presenció sus primeros aleteos antes del anuncio de la estación fría y su posterior migración hacia el calor de los aposentos del vizconde de Gribaldy.

El retorno de esta ave helvética a su patria (al igual que en el caso de su primo-hermano Argentin) deparó una visita a las fronteras de la agonía y el dolor.

Pascal conquistó un Mundial de Ciclocross que aconteció en los lodazales limítrofes del Cantón de Jura.

Lejos de curtir su carácter nuestro querido Pascal Richard se volvió más gandul que el suelo

Enemistado por su propia idiosincrasia con las ocas, aplicó el teorema de oca a oca y sablazo por que me toca.

Llegamos a la paradoja de que las hembras de esta bella especie son ponedoras, pero Pascal no puso el huevo en sitio fijo ni por asomo.

Dotado genéticamente para grandes vuelos en vueltas de gran entidad aplicó la ley del mínimo esfuerzo para conformarse con presas de gama media como parciales, monumentos y combates semanales en la tierra que le vio nacer.

Uno de los dones de estas peculiares aves es su capacidad para comunicarse telepáticamente con sus antepasados y así evitar el costoso aprendizaje de tanteo y error.

Por ello en Lieja 96 el otrora depredador Armstrong pasó de cazador a cazado, el ratón que devoró el derivado lácteo en esta ocasión vio cómo se la daban con queso.

Nuestro protagonista helvético se vio inmerso en múltiples batallas, una de las más terroríficas aconteció en el 97 con el Chava Jiménez, cuando se hallaba éste en su hábitat natural de la meseta castellana.

Pascal fingió tener herida un ala para así transformar la interacción biológica de mutualismo en parasitismo.

Con la plena seguridad de que ese día la presa estaba fuera de su alcance el parasitismo pasó a amensalismo, lo que se conoce coloquialmente como joder para no obtener nada a cambio.

Fruto de esta falta de comunicación entre castellano y helvético el paquidermo Jalabert (robusto, de pisada letal y  natural de la Montaña Negra sita en el departamento de Tarn) obtuvo la ansiada presa.

Hemos pasado por alto el acontecimiento que supuso el cenit deportivo de este zorro alado.

En los Juegos Olímpicos acontecidos en la cordillera sur del río Chattahoochee Pascal pudo derrotar a especies más ágiles pero de menor capacidad capacidad craneal. Rolf Sorensen, raudo y veloz en la media distancia, tuvo que inclinar la cabeza ante la autoconfianza de Richard, clave en envites de este calibre.

Saciado por esta opulenta cosecha del 96 (oro olímpico, Lieja, etapa Giro y etapa Tour) Pascal entró en fase de hibernación para abandonarla únicamente por fuerza mayor.

Como el pavo real que quiere seducir a las hembras expandiendo su plumaje y así ganarse el derecho al apareamiento Richard le dio un toque poligonero a su maillot.

Ante esta aberración la Asociación de Defensa de Derechos Animales se opuso a ello y Pascal tuvo que mudar de nuevo de piel.

Su fallecimiento se produjo por causas naturales, auspiciado por un estado de inanición fruto del tocomocho vivido en las tierras del Mar del Norte en el rebaño del Linda McCartney.

Como dijo el can perdiguero: «mantener la dieta vegetariana estaba chupado, como no nos pagaban no teníamos un duro para carne».

Las artimañas del ciclista roba carteras son memorizadas por las posibles víctimas, por ello las aves carroñeras del siglo XXI deben desplegar un novedoso abanico de tretas.

Como representante ejemplar de estas modernas aves tenemos al petrel australiano Simon Gerrans 

Los ciclistas de hoy en día saben más que los roedores colorados, por ello la táctica del voy tostao queda totalmente obsoleta.

Sin rubor alguno tienen que aplicar la táctica de la trola.

Un confiado ejemplar de la comarca navarra vivió en sus carnes la fábula del escorpión y la tortuga: ¿ Por qué mientes? Por instinto.

El pobre Egoi padeció el timo de de la estampita y desde entonces el petrel es especie non grata en la zona norte de la península ibérica.

La inteligencia del petrel australiano rivalizó con la de las delfines.

Con un rango medio en la cadena alimenticia saboreó jugosos manjares como monumentos con la técnica de lapeo y único relevo en meta, en esta ocasión en las faldas de la montaña Poggio.

Así mismo, tras esconder la cabeza bajo tierra como una aterrada avestruz en las empinadas colinas de las Ardenas, logró conquistar La Decana en un combo despliegue de fuerzas/recompensa equivalente a un erizo que degusta un ñu.

En la fauna ciclista nos encontramos con seres de una complejidad para su clasificación equivalente a la del ornitorrinco.

Wladimir Belli, es mamífero o reptil,  es un ejemplar semiacuático venenoso o es un jeta al que se la va la pinza

Enemigo de las interacciones biológicas.

Al simpático topo ibérico Alex Zülle le prometió un comensalismo que tornó en parasitismo.

Sus ayudas pusieron en peligro a las especies dominantes de su ecosistema: ante tu llamada de auxilio procederé a socorrerte pero dejando claro que hoy soy más poderoso que tú, para finalmente dejarte tirado como a una colilla.

A pesar de sus intentos de caza mayor tuvo que contentarse con pequeños roedores, con lo que la dieta de Wladimir no fue demasiado nutritiva. Todo un cordero vestido con piel de lobo que no pasó del rango de macho beta.

Su frustración en la convivencia con otros vertebrados amniotas le llevó a una predación hacia seres inofensivos de otro filo.

Para esto hizo uso de sus pezuñas delanteras provocando así hemorragias nasales en especies que habían trasegado ingentes dosis de néctar vinícola.

Para cerrar el programa de hoy queridos amigos… vamos a adentrarnos en el tenebroso mundo del cernícalo lusitano.

Uno de los pocos ejemplares localizados en nuestro país vecino obedece al nombre de Rui Costa

Enemigo de machos alfa y beta, aunque su mayor enemigo es que le dé el aire de cara. Consciente de su limitada resistencia nunca efectuará un esfuerzo de más, es el súmmum de aprovecharse del esfuerzo de otras especies y llegó a convertirse en rey provisional de su ecosistema fruto de un canibalismo entre sus oponentes.

Actualmente se encuentra en la región del Golfo Pérsico y pese a su belleza se desaconseja completamente su uso como mascota doméstica.

El cernícalo lusitano ni siente ni padece, llegó a emplear artimañas  como grabar un anuncio fingiendo un manejo de la lengua de Shakespeare cuando su dominio no pasaba de traducir el «sí, entre entre» como «if, between between».

Y con esto queridos amigos me toca decirles nuevamente no adiós, sino hasta luego.

Creo que, en la vida nunca se puede decir adiós, pues formamos parte de un universo que se reconstruye a sí mismo.

Por Miguel González

Simon Gerrans: el ciclista del algodón

Simon Gerrans JoanSeguidor

En caso que Simon Gerrans entrara en el corte, estábamos ante el movimiento del día

No es el más abultado y posiblemente le falten cosas, pero el palmarés de Simon Gerrans ya lo quisieran para sí muchos.

El «killer» australiano ha dicho esta mañana que deja la bicicleta.

Lo hace tras ser pro desde el año 2004, cuando formaba parte de esa creciente colonia de australianos que hacía fortuna en equipos franceses.

Era la corte de Baden Cooke, el violento velocista, Brad Mc Gee, en año olímpico, Stuart O´ Grady, ya una institución.

Eran tiempos en que la semilla australiana crecía de forma inexorable.

«Vienen pocos, pero los que viene son muy buenos» me decían.

Hablábamos de Cooke, pero qué decir de Mc Ewen, sucio, expeditivo, un palmarés de impresión labrado al límite de todo.

 

El ciclismo que proveyó a a Simon Gerrans

De ese ciclismo de todo o nada, de irte al otro lado del mundo con una mano delante y otra detrás, bebió Simon Gerrans.

Corrió esos años en el Credit Agricole, y su estrella empezó a crecer.

Hub un día, en Prato Nevoso que su suerte cambió.

«Voy mal, ves tirando que no llego«

Cuando a Egoi Martínez le hablas de Simon Gerrans, se le escapa una sonrisa mezcla de cabreo e incredulidad.

Gerrans le rebañó toda una etapa del Tour al vasco haciéndole creer que iba vacío, manteniéndole activo en los relevos y fulminando en la llegada.

¿Bonito?

Es ciclismo, una historia mil veces vista.

El ciclismo también es de los listos.

Y Simon Gerrans fue muy listo.

  

Cambrils Movil 300×100
 

Tanto que cuando Gerrans pisaba la fuga era como la prueba del algodón, aquel corte tenía visos de prosperar.

A aquella etapa en el Tour, el de Melbourne le añadió etapas en la Vuelta y Giro y dos clásicas, Lieja y Milán-San Remo.

Aún resuena el calentón de Fabian Cancellara. «No me ha dado ni un relevo ni las gracias» clamó el suizo cuando llevó en carroza a Gerrans y Nibali por San Remo.

Simon Gerrans ganó esa Milán-San Remo. Otra perla más.

Mov_Gore

El rival de Alejandro Valverde

Mantuvo un especial pulso con Alejandro Valverde durante un tiempo.

Simon Gerrans fue el testigo del regreso del murciano en el Tour Down Under de 2012.

Valverde ganó ese día.

Pero Gerrans le devolvería el gasto imponiéndose en Lieja y en el sprint por la plata en el Mundial de Ponferrada.

 

 

Listo, terco, muy australiano, Simon Gerrans disgustó a muchos por su forma de correr, pero mirando ahora atrás uno se percata de lo grande que ha sido y la importancia de lo que ha logrado.

El ciclismo australiano hace un tiempo lamentaba la retirada de Cadel Evans, ahora se va otro grande y esa cantera aussie tendrá que trabajar mucho y bien para suplir tanta pérdida de calidad.

INFO

Somiedo es la ciclodeportiva por terreno casi inexplorado 

El gran reto del pequeño Caleb

Las dudas que surgen ante un ganador tan joven y prolífico como Caleb Ewan son las normales. Joven, talentoso, rápido y precoz, pero ¿esto ya no lo habíamos visto antes? Y claro pensamos en la cantidad de chavales que, como él, explotaron rápido, y consumieron rápido su aureola.

Ewan era el año pasado el ciclista con menos edad del WorldTour. Encuadrado en el Orica, dio un golpe de efecto en la primera semana de la Vuelta a España ganándoles un sprint a Jonh Degenkolb y Peter Sagan, como el australiano, también jóvenes, pero menos, y con más galones y recorrido en el profesionalismo.

Evwan lucha por no caer en el estigma que ha sacudido a otros talentos adelantados a su edad. Viene a este Giro a continuar con el éxito de la Vuelta a España y lo hace a una carrera que, contrariamente a las últimas ediciones, presenta varias opciones para los velocistas, con las etapas holandesas y la primera semana y media perfectas para que se explayen.

Prueba de las oportunidades que tendrán los velocistas es la generosa nómina de ellos que han tomado la salida: Marcel Kittel, Arnaud Demare, Sacha Modolo, André Greipel, Elia Viviani y Giacomo Nizzolo. Seguro que se nos escapa ninguno, aunque también es seguro que ninguno presenta las hechuras de Ewan, el australiano con cara de asiático, que se define como el sprinter de bolsillo, una auténtica nota de color y exotismo frente a rivales como los dos alemanes –Greipel & Kittel-, auténticos armarios. Si a velocistas pequeños nos hemos de referir no se nos ocurre otro que Samuel Dumolin, otro “mini” que sin embargo no está en el Giro.

Pequeño pero peleón, destaca por su osadía y entrega, bien visible cuando zarandea la bicicleta, y llama la atención por su poténtisimo tren inferior alimentado por su ancestral amor por este deporte, heredado de su padre, ciclista de joven y ahora, que su pequeño fenómeno da que hablar.

Caleb es la suma de dos personas cuya fina línea se traza a diez kilómetros de la meta de una etapa que opta a ganar. Fuera de ese corto lapso de tiempo y espacio es tranquilo, sabe desconectar muy bien del ciclismo, sin embargo en ese trozo de carretera su personalidad bulle como la carcasa de pollo en el caldo hirviendo, es una persona completamente diferente, la ambición lo desdibuja, no parece tener suficiente.

Su espejo no es un cualquiera, es Simon Gerrans, un ciclista que cuenta por victorias las veces que ha tenido algo importante a tiro, un “superprofesional” según Caleb, que en este inicio de Giro ya tiene faena para igualar a su mentor en la competición, pues Gerrans ya ha ganado etapas y vestido de rosa, igual que Michael Matthews, digno representante de los cañoneros del Orica que esta vez ponen su fe en un ciclista pequeño y aguerrido que dice aprender muy deprisa. Habrá que verlo.

INFO

1

Estamos probando el AMBIT 3 VERTICAL de Suunto, basado en el Ambit 3 Sport pero con mejoras sustanciales para los deportistas que valoran mucho los valores de desnivel (tanto en vivo como en el análisis posterior), como el entrenamiento basado en la potencia además de los valores que ya el Ambit 3 daba. Esto será muy útil para perfiles como corredores de montaña, esquiadores de travesía, ciclistas de montaña y de carretera, montañeros….

San Luis & Down Under, la contracrónica

La temporada de ciclismo en carretera, poco a poco, ha empezado a moverse en el transcurso de este mes de enero. En este preámbulo ciclista, nos trae a la luz la Vuelta a San Luís, celebrado en suelo argentino, en la provincia del mismo nombre, y por otra parte al mismo tiempo, aparece secundada en estas mismas fechas por la carrera denominada Tour Down Under, con celebración en los confines australianos. No son competiciones de alto rango, pero que sí encierran cierta curiosidad entre los aficionados al deporte de las dos ruedas. Uno tiene la sensación de que hay ganas por saber qué sucederá en el transcurso del año 2016 tras dejar atrás el período invernal de descanso por parte de los atletas del pedal.

Gerrans no se rinde en el Tour Down Under

No vamos a entrar muy al detalle de lo acontecido en la prueba australiana, el Tour Down Under, que ha registrado el triunfo absoluto alcanzado por este veterano ciclista originario de la ciudad de Melbourne llamado Simon Gerrans (35 años), ya popular en esta competición en la cual ha contabilizado nada menos que cuatro victorias en el historial de esta prueba instaurada en 1999.

Ha sido vencedor en los años 2006, 2012, 2014 y ahora acaba de hacerlo en la presente decimoctava edición, al imponerse a su temible compatriota Richie Porte, por tan sólo 9 segundos, y al colombiano Sergio Luis Henao, que debió ceder 11 segundos. Como puede deducirse las diferencias de tiempo ventiladas han sido ínfimas, a pesar de que la quinta etapa, calificada etapa reina, gozaba de una difícil configuración al tener que salvar la subida denominada Willunga Hill, que se debía ascender por partida doble en las cercanías de la meta. Su compatriota Porte consiguió imponerse en la mencionada jornada, pero no con la suficiente diferencia para desbancar a Gerrans, asentado y defensor del liderato.

Cabe recordar que la citada carrera constaba de seis etapas, con un total de 832 kilómetros, en donde, por lo general, imperaban las planicies. Era muy aventurado el pensar que las diferencias reflejadas en la clasificación general pudieran ser a la larga más sensibles.

Tampoco los corredores, dada la larga temporada que les espera, están motivados para realizar alardes que sobrepasaran los cánones de tradición establecidos. En el fondo los participantes han venido más bien a rodarse, a acumular kilómetros ante un clima más bien benigno en aquella zona.

Sí quisiéramos recalcar la actuación por parte de algunos corredores españoles que se dejaron oír un poco en una tierra conocida por la proliferación de canguros, un símbolo que ilustra aquellos confines. Debemos nombrar al murciano Rubén Fernández (24 años), 6º clasificado al final, y al alicantino Rafael Valls (8º), al conquense Jesús Herrada (13º) y al otro murciano Luis León Sánchez (15º), que precisamente tiene en su haber una victoria absoluta en la edición celebrada en la temporada 2005. A otro de nuestros compatriotas le cupo el mismo honor: Mikel Astarloza, dos años antes.

Los laureles para Dayer Quintana en el Tour de San Luis

Esta carrera que nos ocupa es todavía joven si se tiene en cuenta que esta vez cumplía su décima edición. Efectivamente, se instauró en el año 2007, con la victoria de un argentino de poco nombre llamado Jorge Giacini. Apenas se abrieron fronteras y de ahí que en los dos años siguientes se impusieran unos tales Martín Garrido (2008) y Alfredo Lucero (2009), también argentinos por más señas.
En la edición de este año las etapas de más trascendencia fueron la cuarta, con llegada al alto del Cerro del Amago (1.710 metros), anotando victoria del argentino Eduardo Sepúlveda, que le sirvió como trampolín para colocarse líder de la prueba. Dos días más tarde vino la sexta etapa, trascendente a todas luces, con término en las Sierras Comechingones, con llegada a nada menos 2.140 metros de altura, espoleada por la dureza atroz de 17 kilómetros en una zona inhóspita y un porcentaje de pendiente del 7%. Allí pudo imponerse destacado el colombiano Miguel Ángel López, al que seguirían algo más tarde sus compatriotas Nairo Quintana y su hermano Dayer, que resultaría ser precisamente el máximo beneficiado de la jornada al conquistar en definitiva la corona de líder que había quedado en litigio.

Nadie duda que Dayer Quintana (23 años) fuera ayudado eficazmente por su hermano para alzarse como vencedor definitivo de la prueba, con una ventaja de 20 segundos sobre el argentino Eduardo Sepúlveda. Mientras que a continuación en la tabla puntuaron en este orden: Nairo Quintana (3º) y Miguel Ángel López (4º).

Dayer Quintana, el vencedor, cuenta con tan sólo 23 años. Es profesional desde hace dos temporadas. Dicen los expertos del lugar que tiene madera para ser un futuro gran campeón. Sus paisanos tienen mucha confianza en él, una encendida esperanza. Posee una estatura de un metro con 67 cms. y su peso es más bien liviano: 58 kilos. Tiene dos años menos que su hermano Nairo.

Apoteosis de público en la última etapa, la séptima, con triunfo inesperado de Jakub Mareczko, nacido en Polonia, pero afincado de años en Italia. Pudo superar en un soplo a Elia Viviani, un velocista transalpino bastante cotizado entre los ciclistas.
Nos quedan nueve meses por delante en esta danza ciclista.

Por Gerardo Fuster

Imagen tomada del FB del Tour Down Under 

INFO

Prueba estos días Nacex y su servicio para llevar tu bicicleta everywhere… ni colas, ni cargados con equipajes…

Los cañoneros del Orica

En el pelotón del World Tour, como en la viña del señor, hay de todo. Tenemos equipos con inversiones monstruosas, como el Etixx, que sacan resultados porque acaparan una cuota de talento tan grande que es imposible que no ganen cosas importantes, aunque a veces corran de forma triste y cicatera, y si no, miren las clásicas. Otros a veces dan en la tecla, como el Team Sky, a veces inspirado, sobretodo, y curiosamente, en las vueltas por etapas, lo mismo que el Movistar Team, un conjunto que se lleva lo mejor del ciclismo español, o lo que es lo mismo, la nación que ha ocupado la primera plaza en el WT.

Luego también existen equipos de clase media que sacan el ingenio a pasear para llevarse carreras de manual. Siempre nos ha gustado mucho el Garmin, con días sembrados como la Dauphiné de Talansky, Lieja y la Volta que se llevó Daniel Martin hace dos años, o el Giro de Hesjedal, o la Roubaix de Van Summeren. Gestas en escenarios enormes llevadas a cabo por equipos que no manejan los pastizales de sus rivales y que sin embargo les buscan las cosquillas.

Sin embargo, pienso que, echando la vista atrás, el equipo que posiblemente tenga mejor ratio inversión-resultados sea el Orica-GreenEdge. No me malinterpreten, los australianos no son unos pobrecitos que van con una mano delante y otra detrás, como los vástagos de los Pujol, pero sin embargo por el perfil de ciclistas que tienen y los trabajos colectivos que han sabido cuajar, es una realidad que estamos ante un equipo de miras muy altas.

Siempre recuerdo la crono por equipos del Tour de hace dos años, en Niza, en el Boulevard des Anglais, cuando todos miraban al Team Sky y llegaron los canguros para demostrar que su trabajo de pista se podía trasladar con perfección y pericia a la carretera. El Orica ganó ese test con relevos perfectos y nombres desconocidos en gran medida para el gran público. Eso sí tiene mérito, eso sí es ciclismo.

El año pasado se dijo, o hace dos quizá, que el equipo austral quería incorporar un contendiente para grandes vueltas. Es obvio que no lo tienen. Su nueve del Giro próximo lo evidencia: Simon Gerrans, Michael Matthews, Esteban Chaves, Sam Bewley, Simon Clarke, Luke Durbridge, Michael Hepburn, Brett Lancaster y  Pieter Weening. Por cierto que de este equipo Lancaster fue el primer líder del Giro de hace diez años en un prólogo-recta que creo que tuvo dos o tres kilómetros.

Sin embargo si miramos la entraña del conjunto de Neil Stephens vemos una pléyade de cazadores de tiro alto. La semana pasada Michael Albasini ganó dos etapas en Romandía de las cuales la segunda fue un golpe a la moral de sus rivales, habida cuenta de la contundencia que demostró. Y qué decir de Simon Gerrans, una jodida mosca cojonera, que nadie desea tener ahí pero que aparece en el momento perfecto para amargarte. Desde que evidenciara la ingenuidad de Egoi Martínez en el Tour de 2008, el australiano de cuello ancho se ha granjeado uno de los bagajes más selectos del pelotón.

El instinto de Gerrans además se transmite y engendra en otros ciclistas, como Michael Matthews, a quien auguró más de una etapa en el Giro, o en Daryl Impey, cuando ganó una etapa de País Vasco. Por detrás traen al fenómeno de los cuádriceps que imponen, Caleb Ewan, y a los dos hermanos ingleses, los Yates, que si quieren estar en Australia en lugar del confort del Team Sky será por algo.

Imagen tomada del FB del Giro de Italia

INFO 

dibujo4.bmp

Orbea comenzó haciendo armas en Eibar hace 175 años. Con el tiempo fabricó también carritos de niño y finalmente bicicletas, a partir de 1930. Desde entonces, su actividad se ha centrado en la fabricación de bicicletas, a lo que en la última década se le han unido cascos, ropa ciclista, mochilas, al margen de numerosos eventos en los que tratan de estar lo más cerca posible del apasionado ciclista.

Con motivo de esas 175 primaveras, y si Orbea te ha acompañado alguna vez en tu vida, puedes ponerte en contacto con ellos y enviarles alguna foto o contarles alguna historia. Es pieza puede completar la historia de Orbea y tú, formar parte de ella.

Hazlo en el mail 175@orbea.com.

¿Quién rompe San Remo?

Hace unos días Vincenzo Nibali, medio hastiado, se borró de San Remo. La clásica en la que más lució el año pasado, quizá la única, se cayó de entre los objetivos del vigente ganador del Tour porque acusa la falta de dureza. Ni Pompeiana, el puerto no subido más famoso del mundo, ni Manie, ni le leches. Se mantiene el perfil de siempre, el digno de un monumento que se distingue por quemar los años lozano y reconocible: tras los capos que Miquel Poblet simulaba en sus entrenamientos, vendrá La Cripessa y luego el Poggio. Subidas sencillas si se quiere, pero subidas a mil por hora y con 280 kilómetros en las piernas. Ahí reside en encanto de San Remo.

La piu facile, la piu difficile” repite Eduardo Chozas cada vez que habla de una carrera que conoce en primera persona, y a través del dolor de sus piernas. Es la más fácil de acabar, pero la más complicada de ganar. Parece sencillo, sobre el papel lo es, pero la historia demuestra lo contrario.

Tu primer recuerdo con Orbea, lo recuerdas???
Tu primer recuerdo con Orbea, lo recuerdas???

Hubo un tiempo por eso que había ciclistas capaces de romper la dinámica grupal que domina la primera gran carrera de la temporada. No hace tanto de estos nombres y ciertamente era un espectáculo verles reventar el pelotón, casi siempre antes o durante el Poggio, cuando no en el descenso. Imaginen las andanzas de Laurent Fignon, Gianni Bugno, Claudio Chiapucci, Maurizio Fontriest o Giorgio Furlan. Otros ganaron mano a mano como Laurent Jalabert a Fondriest, o Sean Kelly a Moreno Argentin, en un descenso que trasciende los tiempos. También quienes sembraron el caos para recoger su corona en el último suspiro: Paolo Bettini por ejemplo o Filippo Pozzato, en el primer y único gran triunfo que corona su tremenda clase, ese día que Pedro Horrillo lo tuvo a tiro de piedra cuando se debía a Oscar Freire.

Fabian Cancellara es otro que también rompió el sprint en San Remo y no sólo el año que ganó, también el que le ganó Simon Gerrans, ese desagradecido australiano que aprovechó el rebufo del expreso suizo, o en la de Gerald Ciolek, cuando la nieve obligó a recortar el Turchino.

No tengo nada contra los velocistas, pero un triunfo suyo es sinónimo de que el plan B falló en San Remo. No tengo nada contra el tricampeón Oscar Freire, ni Mark Cavendish, ni Alessandro Pettacchi o Mario Cipollini, sólo que su victoria implica el ahogo de aventureros. El año pasado Alexander Kristoff ganó por calidad y porque tenía un genio llamado Paolini merodeando.

Y para esta San Remo qué. Pues un dato clave, que la llegada vuelve a la Via Roma y ello implica un kilómetro menos para perseguir al que pueda ir escapado. Desde el final del descenso del Poggio hasta el arco de meta sólo habrán dos kilómetros y no tres. Parece baladí, pero no lo es cuando todo lo que pasa, pasa tan rápido.

Y en nuestra quiniela de “reventadores” del sprint queremos colocar a Michal Kwiatkowski y a su compi Zdenek Stybar (espero que ambos no se sometan al yugo del inglés que se desvela por ganar y ganar), metemos también a la pareja de Tinkoff Sagan & Kreuziger, que no me digan cómo o porqué pero vuelve a correr. Y a nuestro Van Avermaet, si Gilbert no le molesta, y a Rui Costa, y a Stannard & Geraint, y a Sylvain Chavanel –el auténtico artífice de romper el pelotón hace dos años-, y quizá a un Alejandro Valverde que en principio llega para proteger la baza más obvia: Juanjo Lobato, quien quizá debiera saber que la última vez que se llegó a la Vía Roma, hace ocho años el ganador fue un tal Oscar Freire.

Imagen tomada del Facebook de Milán-San Remo

INFO

Eurosport emitirá el domingo desde las 14:30 la Milán – San Remo, uno de los monumentos del ciclismo conocido con el sobrenombre de “La Clasiquísima”. Esta carrera se caracteriza por ser una de las más propensas a las sorpresas dentro de las pruebas de un día. Además la edición de este año será la gran oportunidad del español Juanjo Lobato (Movistar) de hacerse con su primera “Clásica”, tras estar a punto de subirse al podio el año pasado en su debut en esta prueba. El andaluz llega en un gran estado de forma, como ha dejado patente en el comienzo de la temporada, en el que ya ha logrado tres victorias de etapa. Otro de los grandes protagonistas de la jornada podría ser Peter Sagan. El eslovaco del Tinkoff-Saxo también luchará por hacerse con su primera victoria en un Monumento, después de ser segundo en dos ocasiones en esta misma prueba y otras dos en París-Roubaix.

Tridente de lujo en los comentarios

Juan Antonio Flecha se sumará a Antonio Alix y Eduardo Chozas en los comentarios, aportando toda su experiencia en la retransmisión para llevarle a la audiencia el mejor análisis.
En total, Eurosport y Eurosport 2 emitirán durante 2015 1.800 horas del mejor ciclismo, incluyendo 450 horas en directo, lo que sin duda pone de manifiesto que un año más Eurosport será “La Casa del Ciclismo”. Tras la emisión de la Milán-San Remo, llegarán a Eurosport en el mes de marzo la Volta a Catalunya, el GP E3 de Herelbeke, el Criterium International y los 3 días de la Panne.

#RadioVuelta – Semana 9

#Trend Fragancias toscanas en la primavera flamenca

Es increíble como un trabajo bien hecho, un producto bien vendido y un envoltorio bien trazado puede dar como resultado una de las clásicas que, a pesar de su nuevo cuño, ofrece un buen rato cada año. La #StradeBianche fue TT en España gracias a una actuación imperial de Alejandro Valverde, batiéndose como los grandes, contra los que a buen seguro serán los grandes protagonistas en la inminente primavera. Ganó Stybar. Como Kwiatkowski en el arranque de la París-Niza, aliviando así la amargura de otra derrota humillante para el Etixx, la de Gianni Meersman en La Samyn, brillantemente ganada por Kris Boeckmans.

#Click El perfil de Kwiatkowski

La colección de especialistas en la lucha contra el crono entre París y Niza no es pequeña y Michal Kwiatkowski se ha impuesto a todos y en especial a un ciclista en estado de gracia como Rohan Dennis. Al polaco se le adivinan pocos límites y su silueta en la bicicleta demuestra la clase que arrastra este ciclista. 

#Profile Zdenek Stybar merece el trato de grande 

En la Strade Bianche, Zdenek Stybar logró una victoria de esas que en el almanaque anual se recuerdan. Insertado como la tercera baza de su equipazo para las grandes clásicas, el checo se ha rehecho de su tremenda caída del Eneco Tour del año pasado y los problemas que le dejaron ajeno a la temporada de ciclocross. Ahora Stybar se muestra fuerte para las grandes clásicas pero su encaje no deja claro cuál será su rol o sus aspiraciones. No obstante ganar por delante de Van Avermaer, Vanmarcke y Valverde está al alcance de unos pocos.

#Clipping

Andy no deja del todo el ciclismo. El negocio que se mueve alrededor de cada carrera y su carácter de tierna leyenda le hacen atractivo para que al menos de forma paralela siga vinculado al pelotón. También en su pequeño pais quiere establecer una tienda que refleje los mejores momentos de su carrera y motive a los jóvenes.

Gerrans encadena fracturas. El ciclista que mejor define del pelotón internacional, Simon Gerrans, sigue con su racha de lesiones. En la Strade volvía tras recuperar su clavícula y sale de la carrera toscana con el codo roto. El vigente ganador de Lieja estará KO por un tiempo indeterminado.

Etixx domina el casillero. Viendo cómo ha arrancado la temporada, será interesante ver el balance de victorias en www.procyclingstats.com. A pesar de alguna dolorosa derrota el Etixx domina con 16 triunfos, los mismos que suman sus dos inmediatos perseguidores, Team Sky con nueve, y Team Movistar con siete. La pugna promete ser interesante.

#Hashtags by @LiveCiclismo

Imagen tomada de www.letour.fr

#RadioVuelta – Semana 24

#Trend La Vuelta de Contador    

Hace una semana veíamos más o menos claro que Alberto Contador lo tenía hecho y las etapas y el tiempo nos han dado la razón. 2014 se recordará como el año que Alberto Contador se aproximó a ese ciclista que maravilló antes de la sanción. Victoria redonda y simbólica de madrileño en la Vuelta. Mientras de Chris Horner, poco  o nada se sabe, su sucesor en la mejor carrera hispana firmó un éxito redondo pues no ofreció dudas y lo jalonó con dos etapas, las dos más duras, las únicas dos que merecieron la pena, y simbólica porque le dijo a Chris Froome que aquí tiene un rival para el año que viene. Ahoca cabe pensar en el Mundial ciclismo, cuyo ambiguo recorrido, hemos oído opiniones de todo, abre el abanico de favoritos hasta el infinito.

#Click El palo a Chris Froome

En la subida a Ancares un palo rebotó sobre la cabeza de Froome. Nos temimos lo peor, un video muestra lo fortuito de la acción pero también lo frágil que es la condición del ciclista en ciertos momentos, sobretodo en ascensiones. Froome se lo tomó con humor en su twitter sin embargo, en otro momento, en otras circunstancias, de habérselo tomado mal, el desprestigio para la Vuelta habría sido mayúsculo. Las cunetas atestadas son una excelente imagen para este deporte, pero la palabra “Respeto” con mayúsculas se impone.

Enlace permanente de imagen incrustada

#Profile ¿Quién puede dudar de Simon Gerrans?

Al margen de la recta final de la Vuelta, el ciclismo miraba también a Canadá. Allí dos carreras, en Quebec y Montreal, nos dieron sendos espectáculos con un denominador común: Simon Gerrans. Si en la primera prueba, el australiano dio el golpe para desespero de Tom Dumolin, la segunda fue un espectáculo supremo de trabajo en equipo –Orica- y capacidad de remate –el susodicho Gerrans-. No descuiden verlo, verán en acción a un perro viejo ganador de etapas en Vuelta, Giro y Tour, de la Lieja, de San Remo y de muchas cosas más.

#Clipping       

Las eliminatorias del Quebec. Antes de la prueba WT de Quebec una interesante competición tuvo lugar. Emparejados en eliminatorias de tres o cuatro ciclistas se hizo un cuatro de clasificación para dar final a los cuatro ciclistas ganadores de las rondas previas. A pesar de que la expectación que se detectó no fue mucha, este tipo de espectáculos, como preámbulo o complemento a grandes carreras pueden ser un excelente acicate para que el público entre en calor y sepa de una carrera antes de que pase por su carrera. Hay que darle una vuelta.

Las banderitas de Contador y Wiggo. Ese tema tan complicado de tratar, y que aquí intentamos omitir por escarmiento en nuestras propias carnes, tuvo su pequeña cuota esta semana. No sé si será por el inminente referendo escocés y la Diada de Catalunya pero las banderas que Wiggins y Contador lucieron en su bicicleta y tiritas alrededor de la rodilla tuvieron un oportunismo raramente entendible si no se ve un segundo mensaje ante lo que acontece en sus respectivos países.

#Hashtags by @LiveCiclismo

#coppabernocchi, #gpwallonie,#CoppaAgostoni,#TreValli,#GPImpanis

Imágenes tomadas de @Ciclo21 y @ChrisFroome