Es muy difícil señalar el mejor velocista

Velocistas Sam Bennett JoanSeguidor

Decir quién es el mejor velocista del pelotón es caer en una injusticia flagrante por la igualdad

La velocidad muda de piel y nombres al ritmo de los tiempos que marcan los más rápidos.

Un mundo complicado, un zas, un segundo, todo o nada, en un bucle pequeño, pasillos estrechos, efímeros, peligro.

Una jungla de la que huye Marcel Kittel, que no echa pestes de lo que le ha dado de comer estos años, pero que describe de forma muy gráfica en su carta de despedida

«No ha sido una decisión sencilla, ha llevado tiempo. Durante mi carrera deportiva de casi veinte años han habido momentos de todo, mejores y peores, nunca me he escondido ante preguntas y he tratado de mejorar siempre«

«La gran cuestión de los últimos meses fue: ¿Puedo y debo continuar con los sacrificios que implica a élite? la respuesta es: No, ya no quiero más tiempo esto. porque he visto mis limitaciones como atleta en una evidente pérdida de calidad de vida«

DT-Swiss Junio-Agosto

 

Marcel Kittel deja el ciclismo con casi noventa triunfos, de ellos catorce en el Tour de Francia.

Aquella edición de 2013, que tan grabada tiene Mark Cavendish en la mente: aquel rubio alemán del Skil-Shimano, germen de lo que hoy es el Sunweb, le sacó del mapa.

Marcel Kittel hace dos años dejó el Tour de Francia con cinco triunfos en el zurrón.

Transmitía la sensación que ganaba incluso cuando no lo merecía o no opositaba.

Luego fichó por Katusha y su ocaso todos los sabemos.

Verle descolgado en el Gran Premio Escalda, sin poder seguir el ritmo retrata su presente.

Leer a Kittel evidencia lo complicado de un mundillo donde todos se conocen, coincidiendo aquí y ahí en carreras que tienden a reducir las oportunidades para los velocistas.

Conviven con el mantra de que una etapa que llega al sprint es un coñazo, una jornada de relleno, lo que en basquet serían los minutos de la basura.

 

Marcel Kittel fue quizá el último velocista que marcó las diferencias en el casillero, al punto que hoy es muy complicado ver algo como él.

La velocidad es una cosa de varios y no cae siempre del mismo lado.

Ver un tipo rápido amasar cuatro o más etapas es cada vez más complicado: más igualdad, menos ocasiones, recorridos que meten trampa final para complicarles la vida.

Jean Paul Van Poppel, Mathieu Hermans, Malcon Elliot… los velocistas con los que crecimos no lo tuvieron tan complicado.

 

Y así vemos que el casillero no es sencillo de destripar.

La la pregunta ¿quién es el mejor velocista de la actualidad? le sucede un incómodo y largo silencio.

Porque hoy, estos días en la Vuelta a España el velocista de cabecera es Sam Bennett, el anotador del Bora, ¿quién lo iba a decir?

Su triunfo en Alicante rozó el KO de los rivales.

El irlandés es el máximo anotador de entre los velocistas del pelotón.

Él sería una de las cabezas más visibles.

En la lista le sigue quien esperábamos que esta campaña reventara, literalmente, por ejemplo, en el Tour de Francia, pero lo bien que se le dio la carrera francesa a su equipo no le resultó a él.

A Groenewegen le ha salido un velocista pequeño, peleón, de tren inferior poderoso y mentón afilado en el manillar, Caleb Ewan. el corredor que el año pasado dejó el Mitchelton puteado por no ir al Tour y que en su estreno se ha llevado  tres etapas.

SQR – GORE

 

Si el Tour y sus llegadas al sprint es el mundial oficioso de velocistas, Ewan sería el rey, pero por el camino nos perdemos otros nombres que también están ahí.

Pascal Ackermann engrosa la lista, poderoso, digno sucesor de Kittel, esperando que el Bora le abra las puertas del Tour para completar el palmarés.

Así funciona el recomendador de Tuvalum

El velocista recurrente es Elia Viviani, un manojo de ganas y ambición, que quizá no se vistan por la mejor calidad, pero que lleva corazón y un trabajó infinito detrás.

En el caso de Fernando Gaviria, el prodigio que empezó a ganar muy rápido, el 2019 será su año para olvidar.

Sin Viviani en Deceuninck, en los azules crecerán Jakobsen y Hodeg, como nuevos bólidos que seguro saldrán para complicar más aún esa pregunta sobre el velocidad y su dominador.

CambriBike

Porque ahora mismo, nadie está sobre nadie, los registros de Kittel, ls anteriores de Cavendish, la solvencia sostenida de Greipel, todo eso dentro de un tiempo será una nota casi exótica, pero lejana de lo que un día fue la velocidad en manos de unos pocos.

Imangen: © BORA – hansgrohe / Bettiniphoto & VeloImages