Titan Desert: Sylvain Chavanel espera veros en el desierto

Sylvain Chavanel Titan Desert joanseguidor

Sylvain Chavanel debería estar hoy pedaleando en Marruecos la quinta etapa de la Titan Desert…

… pero la carrera se ha pospuesto hasta el 2 de noviembre por culpa del Covid-19.

El ciclista francés, que ostenta el récord de participaciones en el Tour de Francia con 18 ediciones, manda este mensaje de ánimo a todos los titanes desde el confinamiento de su domicilio:

“Quiero desearos fuerza a todos los participantes. A pesar de que este virus covid-19 está paralizando el mundo entero y nosotros debemos quedarnos en casa. La competición se ha pospuesto a noviembre y espero que en todo este tiempo no perdamos la fuerza. Y espero encontraros a todos en forma para poder vivir esta aventura humana extraordinaria”.

Sylvain Chavanel descubrió en 2019 la dureza de la Garmin Titan Desert 

En su estreno ganó incluso la quinta etapa llegando a meta en un disputado sprint con Julen Zubero.

Chavanel se enamoró de la carrera y del desierto marroquí. En este 2020 regresa más fuerte y con más ambición que el año pasado, cuando participó algo mermado por una lesión en el tobillo. Estos últimos meses Chavanel ha complementado sus entrenamientos con ciclocross para llegar en la mejor forma posible.

Luchará por la victoria

Para esta 15ª edición de la Garmin Titan Desert, que se disputará del 2 al 7 de noviembre de 2020, Sylvain Chavanel contará con un equipo de lujo a su alrededor. Entre sus compañeros en el equipo KH7- Logifrio se encuentra Miguel Indurain, cinco veces ganador del Tour de France, Amaël Moinard, también exciclista profesional, y Melcior Mauri, campeón de la Vuelta a España y subcampeón mundial contrarreloj. Este último ejerce las labores de capitán en un grupo formado por más de 50 componentes.

La prueba se presenta competida y se perfila un emocionante duelo entre Josep Betalú, ganador de las cuatro ediciones anteriores y precisamente compañero en el KH7-Logifrio, y Chavanel. El mítico ciclista francés, después de entrenarse el año pasado con una victoria parcial luchará por la victoria absoluta.

Participará en la Titan Virtual

Para calentar motores, Chavanel participará hoy jueves en la quinta etapa de la Meet up Garmin Titan Desert, pedaleando desde el rodillo junto a un centenar de titanes. Esta quedada virtual a través de Zwift se retransmite en directo por el canal de Youtube oficial de la carrera: Youtube Garmin Titan Desert

Extrañaremos los riesgos de Sylvain Chavanel

Sylvain Chavanel JoanSeguidor

Mov_Gore

Entre las retiradas de 2018 nos entristece especialmente la de Sylvain Chavanel

Dice Sylvain Chavanel que «soy ese tipo de corredores que no gana a menudo porque toma riesgos. Puedes jugártelo de lejos, puedes jugar con el pelotón, resistir lo máximo posible, pero claro, eso a menudo no funciona«.

Y es cierto no funciona, en el hecho propio de ganar, muy a menudo.

Las escapadas, la valentía, el estar delante, ahí, no computa en el palmarés, pero sí deja muesca en el corazón de los aficionados.

Y Sylvain Chavanel se lleva eso, el haber dejado muescas por donde ha pasado y pisado.

Porque su palmarés, aunque interesante, posiblemente no sea el mejor, ni el más abundante, pero su nombre sale en crónicas y se menciona en charlas. su nombre prende por las redes…

Y esos intangibles no quedan en el olvido.

DT-Swiss Junio-Agosto

Sylvain Chavanel deja un hueco importante en el ciclismo francés que ahora bebe del éxito de Alahilippe, Pinot, Démare y Bardet.

Jovenzuelos, estos chavales crecían mientras el ciclismo galo era una especie de desierto.

Sin Jalabert, sin Virenque, con Moreau en la prórroga, las cosas en el hexágono pasaron un tiempo por las piernas de Sylvain Chavanel.

Y defendió con dignidad el pabellón galo, con dignidad y resultados que alguna campaña fueron muy notables.

Año 2008, el punto de inflexión, ese corredor que siempre estaba en los cortes, que siempre los propiciaba, estaba al fin en los podios, ganando en París-Niza, Mediterráneo, Volta, A través de Flandes, Flecha Brabanzona -por aquellas fechas la carrera de Oscar Freire- e incluso Tour de Francia.

El francés engordó el palmarés poco a poco, llegó a ser líder en el Tour.

Si un día lamentamos no verle ganar, fue ese Tour de Flandes que se llevó Nick Nuyens, la pesadilla de Van Aert.

Aquel día, el último que Flandes subió el Grammont dentro del recorrido antigo, Chavannel pagó cara la osadía de Tom Boonen al intentar dejar a Cancellara de lejos.

Al final, en río revuelto ganó el oportunista belga, entonces en el Saxo de Contador y Riis.

Chavannel pudo pisar un podio de San Remo, pudo estar más arriba en Roubaix, fue un ciclista que hasta el último día pudo… porque siempre estaba.

La tribu de Endura…

Pero el ciclismo es un rodillo que no perdona y te descuelga, incluso cuando eres conocdo como «La máquina» en ciertas prensas.

Y es que la aureola de Sylvain Chavanel siempre tuvo buena prensa.

Sylvain Chavanel siempre estuvo

Si hubiera un grano de mostaza se llamaría Sylvain Chavanel. 38 años y ahí está.

El ciclismo francés es hoy esa bola de nieve que cayendo por la ladera ha engordado y alcanzado volumen. Tienen de todo, en todos los frentes, buenos velocistas, un ciclista que me encanta, como Arnaud Démare, que tira muros cada poco, tienen escaladores top, el inequívoco Thibaut Pinot, y su hombre Tour a un paso del hervor definitivo, Romain Bardet. Pero la chavalería viene fuerte, con David Gaudu ahí, en punta de lanza.

Ahora tienen de todo, y bueno. Algo que a este lado de los Pirineos se extrañaría porque muy sobrados no andamos.

Pero hubo un tiempo que los franceses no rascaban bola, no hace tanto de ello. Fueron años de travesía en el desierto. Entonces como ahora ya rodaba Sylvain Chavanel, el corredor que ahora mismo suena para marcar un récord absoluto: 18 Tours de Francia seguidos.

Desde 2001, de forma ininterrumpida. Coincidiendo cada participación con la unidad del año, y así hasta el 2018. Cada mes de julio Sylvain Chavanel ha tenido trabajo, ha estado ahí, y no de comparsa, dando el nivel de un corredor que creo que nunca ha salido para dar menos del 110%.

Dice Chavanel que el tema no está en ser único en la estadística –dejaría atrás a O´Grady, Hincapie y Voigt- que la clave reside en ser competitivo, y es que lo es. Cuando Lilian Calmejane ganaba este verano en Station des Rousses, recordamos que aquí, en el cogollo del Jura, siete años antes había ganado su profesor Sylvain.

Porque con Chavanel, Calmejane aprenderá oficio, saber estar, darlo todo y nunca salir por salir.

Hubo un día que en Francia, ávidos de recuperar la corona en su Tour, marcaron en Sylvain Chavanel su hombre para ganar. No dio la medida, porque para ganar el Tour cuentan cuatro o cinco corredores por edición, pero se rehizo en todos los frentes y acumula un curioso palmarés, con tres etapas en la Grande Boucle, e incluso el maillot amarillo en esos años, los que van del 2008 al 2011, que iba como un tiro en todo lo que tomaba parte.

Excelente croner, sigue siendo competitivo, décimo en Marsella, en la crono final del Tour, e incluso metido en alguna escapada. Chavanel tiene la medida de la eterna juventud y siempre está.

Lo que realmente nos disgusta es que no tenga esa victoria emblema, ese estandarte que todo gran nombre merece, lo pudo tener aquel Tour de Flandes de 2011, una carrera increíble, todos mirando a Fabian Cancellara, que sigue sorteando acusaciones, y Sylvain por delante abriendo camino, nadando en el mar de colinas flamencas, siendo el único en aguantar al desatado suizo y cayendo en el sprint con Nick Nuyens.

Ese día Sylvain Chavanel supo que hay trenes que pasan sólo una vez.

Imagen tomada de Team Direct Energie

INFO

Conoce la oferta de Hoteles RH para el ciclista

¿Quién rompe San Remo?

Hace unos días Vincenzo Nibali, medio hastiado, se borró de San Remo. La clásica en la que más lució el año pasado, quizá la única, se cayó de entre los objetivos del vigente ganador del Tour porque acusa la falta de dureza. Ni Pompeiana, el puerto no subido más famoso del mundo, ni Manie, ni le leches. Se mantiene el perfil de siempre, el digno de un monumento que se distingue por quemar los años lozano y reconocible: tras los capos que Miquel Poblet simulaba en sus entrenamientos, vendrá La Cripessa y luego el Poggio. Subidas sencillas si se quiere, pero subidas a mil por hora y con 280 kilómetros en las piernas. Ahí reside en encanto de San Remo.

La piu facile, la piu difficile” repite Eduardo Chozas cada vez que habla de una carrera que conoce en primera persona, y a través del dolor de sus piernas. Es la más fácil de acabar, pero la más complicada de ganar. Parece sencillo, sobre el papel lo es, pero la historia demuestra lo contrario.

Tu primer recuerdo con Orbea, lo recuerdas???
Tu primer recuerdo con Orbea, lo recuerdas???

Hubo un tiempo por eso que había ciclistas capaces de romper la dinámica grupal que domina la primera gran carrera de la temporada. No hace tanto de estos nombres y ciertamente era un espectáculo verles reventar el pelotón, casi siempre antes o durante el Poggio, cuando no en el descenso. Imaginen las andanzas de Laurent Fignon, Gianni Bugno, Claudio Chiapucci, Maurizio Fontriest o Giorgio Furlan. Otros ganaron mano a mano como Laurent Jalabert a Fondriest, o Sean Kelly a Moreno Argentin, en un descenso que trasciende los tiempos. También quienes sembraron el caos para recoger su corona en el último suspiro: Paolo Bettini por ejemplo o Filippo Pozzato, en el primer y único gran triunfo que corona su tremenda clase, ese día que Pedro Horrillo lo tuvo a tiro de piedra cuando se debía a Oscar Freire.

Fabian Cancellara es otro que también rompió el sprint en San Remo y no sólo el año que ganó, también el que le ganó Simon Gerrans, ese desagradecido australiano que aprovechó el rebufo del expreso suizo, o en la de Gerald Ciolek, cuando la nieve obligó a recortar el Turchino.

No tengo nada contra los velocistas, pero un triunfo suyo es sinónimo de que el plan B falló en San Remo. No tengo nada contra el tricampeón Oscar Freire, ni Mark Cavendish, ni Alessandro Pettacchi o Mario Cipollini, sólo que su victoria implica el ahogo de aventureros. El año pasado Alexander Kristoff ganó por calidad y porque tenía un genio llamado Paolini merodeando.

Y para esta San Remo qué. Pues un dato clave, que la llegada vuelve a la Via Roma y ello implica un kilómetro menos para perseguir al que pueda ir escapado. Desde el final del descenso del Poggio hasta el arco de meta sólo habrán dos kilómetros y no tres. Parece baladí, pero no lo es cuando todo lo que pasa, pasa tan rápido.

Y en nuestra quiniela de “reventadores” del sprint queremos colocar a Michal Kwiatkowski y a su compi Zdenek Stybar (espero que ambos no se sometan al yugo del inglés que se desvela por ganar y ganar), metemos también a la pareja de Tinkoff Sagan & Kreuziger, que no me digan cómo o porqué pero vuelve a correr. Y a nuestro Van Avermaet, si Gilbert no le molesta, y a Rui Costa, y a Stannard & Geraint, y a Sylvain Chavanel –el auténtico artífice de romper el pelotón hace dos años-, y quizá a un Alejandro Valverde que en principio llega para proteger la baza más obvia: Juanjo Lobato, quien quizá debiera saber que la última vez que se llegó a la Vía Roma, hace ocho años el ganador fue un tal Oscar Freire.

Imagen tomada del Facebook de Milán-San Remo

INFO

Eurosport emitirá el domingo desde las 14:30 la Milán – San Remo, uno de los monumentos del ciclismo conocido con el sobrenombre de “La Clasiquísima”. Esta carrera se caracteriza por ser una de las más propensas a las sorpresas dentro de las pruebas de un día. Además la edición de este año será la gran oportunidad del español Juanjo Lobato (Movistar) de hacerse con su primera “Clásica”, tras estar a punto de subirse al podio el año pasado en su debut en esta prueba. El andaluz llega en un gran estado de forma, como ha dejado patente en el comienzo de la temporada, en el que ya ha logrado tres victorias de etapa. Otro de los grandes protagonistas de la jornada podría ser Peter Sagan. El eslovaco del Tinkoff-Saxo también luchará por hacerse con su primera victoria en un Monumento, después de ser segundo en dos ocasiones en esta misma prueba y otras dos en París-Roubaix.

Tridente de lujo en los comentarios

Juan Antonio Flecha se sumará a Antonio Alix y Eduardo Chozas en los comentarios, aportando toda su experiencia en la retransmisión para llevarle a la audiencia el mejor análisis.
En total, Eurosport y Eurosport 2 emitirán durante 2015 1.800 horas del mejor ciclismo, incluyendo 450 horas en directo, lo que sin duda pone de manifiesto que un año más Eurosport será “La Casa del Ciclismo”. Tras la emisión de la Milán-San Remo, llegarán a Eurosport en el mes de marzo la Volta a Catalunya, el GP E3 de Herelbeke, el Criterium International y los 3 días de la Panne.

#RadioVuelta – Semana 22

#Trend Un tercio de Vuelta con las espadas en lo alto              

El primer tramo de Vuelta quedaba comprendido entre el inicio de Jerez y la jornada de descanso, a la sombra de la fresca y remojada subida a Valdelinares. Cumplido este ciclo las cosas están como se esperaban y el top 5 previsto ya lidera la carrera. Nairo Quintana lo hace por la inercia de la crono inaugural pero no puede estar tranquilo con un Alberto Contador en franca mejoría y Purito con su mejor punto por llegar. El quinteto lo completan Alejandro Valverde, el comodín de Movistar en esta mano, y Chris Froome que sin estar mal parece no tener su mejor punto. Luego, tras ellos, pueden añadirse varios a la fiesta, entre otros Aru, Gesink, Uran, Samuel y Dan Martin. Todo está por decidirse y lo mejor es que todos parecen en disposición de mejorar.

#Click Una Vuelta achicharrante

Salir en agosto desde Andalucía tiene como efecto colateral temperaturas insufribles que en esta Vuelta a España no han faltado. De cualquiera de las maneras las condiciones fueron las mismas para todos y la carrera ofreció estampas digas del Tour con campos de girasoles surcados por un pelotón con llenazo de estrellas.

#Profile Chavanel está de vuelta

El final del mes de agosto ha marcado la mejor racha de Sylvain Chavanel desde 2008. Ganador del Tour de Poitou-Charentes y en Plouay, una de las carreras más atestadas de público de toda la temporada, este ciclista saborea ahora las mieles en el punto álgido del ciclismo francés, ése que él mantuvo al frente cuando languidecía entre las grandes potencias. La polivalencia de Chavanel le da alguna opción en la crono y todas las alternativas en el fondo del Mundial berciano.

#Clipping                    

Un drama para el ciclismo mundial. La peor noticia de la semana resultó ser el fallecimiento del vigente campeón del mundo junior contrarreloj, Igor Decraene. A la tristísima noticia, se añaden unas circunstancias poco claras. DEP Igor.

El ciclo infinito del ciclismo colombiano. Mientras Nairo Quintana se vestía de rojo y Winner Anacona ganaba la etapa de Valderinares, el Tour del Porvenir coronaba al colombiano Miguel Angel López, tercer ganador de ese país en la carrera que marca el futuro de muchos ciclistas. En ese país están y estarán de enhorabuena, al presente se le añade un futuro que no para de arrojar nombres.

#Hashtags by @LiveCiclismo

#tob2014 , #GPfourmies

Imagen tomada de Movistar Team

Un Tour de perros

Cuando a medio centenar de kilómetros de meta el cielo se desplomó sobre los corredores, el Tour recordó a sus ciclistas que aquí no hay respiro. Aunque la jornada se presentaba complicada por ese final denso de media montaña, la aproximación al mismo se hizo tranquila, demasiado, tanto que la pertinaz lluvia llegó para activar las piernas, parar despertar al león, poner nervios en la carrera y estrellar al grupo contra las rampas finales.

En esas rampas, Tinkoff realizó una exhibición que pudo ser estéril de no haberse mostrado una fisura en el liderato de  Nibali justo al final. El italiano parece fuerte, sale bien a por Contador, pero ese trocito puede abrir una sima en su confianza. No obstante la cacareada superioridad del madrileño aún no ha aparecido. Esa doble velocidad acabó por poner en evidencia a Van del Broeck, Mollema, Fuglsang y Kiatkowski, un ciclista que necesita centrar sus objetivos si quiere sacar algo en limpio. A ello se añade la mala suerte de los angloparlantes Van Garderen y Talansky con sus inoportunas caídas.

Hoy nos llamó la atención la presencia en la fuga de un joven ciclista llamado Simon Yates. Hermano gemelo de Adam, ganador de la Vuelta a Turquía, este inglés ganó dos etapas en el Tour del Avenir el año pasado, en el que Rubén Fernández mantuvo a raya a los hermanos, y ahora se debate con los mejores en el Tour grande. No salió a por Sylvain Chavanel, recondujo sus fuerzas y aunque Biel Kadri fue el mejor, se declaró un excelente ciclista. Hay madera. Por cierto en esa fuga hubo dos ciclistas, Terpstra y Petit, ganadores esta primavera de Roubaix y Tro Bro Léon, dos carreras que hablan de las singularidades del ciclismo.

Yates nació en agosto de 1992, cuando no habían pasado ni tres semanas de la inolvidable crono de Luxemburgo de Miguel Indurain. Este pimpollo parece empeñado en crecer rápido. No contento con sus éxitos prematuros, omitió el calor del hogar y prefirió arreglar su viaje a Australia para tener en Orica la oportunidad que el Team Sky, un equipo que por sí solo no basta para encarrilar tanto talento, le niega. Curioso, las circunstancias quisieron que un australiano lidere las huestes de Brailsford mientras dos inglesitos de gran potencial se baten en el equipo de bandera austral. Y ojo porque el origen de Simon Yates, hace un año fue campeón del mundo de puntuación, es pistard, sí, otra muesca para esta modalidad que en España no convence y que en otros sitios apuran hasta el final.

#fact En la historia del Tour el Ballon d´ Alsacia fue el primer gran puerto. Nos lo contó Gerardo Fuster hace unos días

#àdemain Etapa dura pero con final sencillo, donde Laurent Fignon rodó como los ángeles hace 22 años. Sobre el papel los favoritos deberían tomarse un paréntesis tras una primera semana muy tensa.

Imagen tomada de twitter de SkyCycling

INFO

Maillot veloce club

Mikel Kolino colabora con www.amigosolidario.com

A veces nos olvidamos de lo más importante. Olvidamos la sonrisa de un niño, olvidamos lo que significa ser felices a pesar de no tener nada, y olvidamos que la vida es mucho más las marcas o productos que vendemos.

Por eso, y por la emoción que nos produce ver feliz a personas que no tienen nada, a partir de ahora, U51 Pro y yo personalmente Mikel Kolino donaremos el dos por ciento de nuestros beneficios a “Amigos Solidarios”, porque esta bonita iniciativa lo merece, y porque queremos formar parte de un mundo más justo. 

Sylvain Chavanel es grande hasta pateando

 

Este domingo Sylvain Chavanel, ese emorme ciclista cuyo palmarés se le queda corto, estuvo en un ciclocross en lo que lamentablemente supone una excepción para los pros de carretera que omiten una disciplina que sus ancestros nunca menospreciaban. Afortunadamente una de las estructuras más fuertes del mundo, el Omega, tiene en Tom Boonen un ciclista que da nombre a un ciclocross recreativo, a Zdenek Stybar que se hizo grande en la modalidad y las incursiones de Chavanel quien apura sus últimos días con el maillot del equipo belga.

La grande que le falta a Sylvain Chavanel

Las sensaciones en el Omega no son las de antaño. Al menos no en el bloque de las clásicas. no por tanto en su líder. Parece que Tom Boonen no camina con la suficiencia de 2012, e incluso abiertamente algunos santos lugares de la información ciclista, dígase www.cyclingnews.com, hablan de las otras opciones del megaequipo belga. Por ejemplo pongamos que hablamos de Sylvain Chavanel. Quien el sábado estuvo delante pero no ganó, algo que se produce en el contexto de una curiosa estadística marca: quien gana en la apertura belga, es decir la Het Nieuwsblad, luego no pisa un podio de enjundia. Pasa así desde los tiempos de Johan Museeuw.

En la mentada web comparan a Chavanel como el Andrés Iniesta del ciclismo mundial. No gana pero hace mejores a quienes le rodean, crea espacios y por tanto abre oportunidades. Su papel en la revitalización del ciclismo francés es obvio. Sin embargo está ensombrecido por Boonen. Con todo ha mantenido un tono de triunfo y presencia estos años, junto a un sentido del oficio ciclista, que le han aupado a ser apreciado por gran parte del público.

Pero los años pasan cual gota malaya y los resultados van por otro lado. Cierto es que el palmarés de este francés tan vinculado a España no son desdeñables, pero ¿acaso se podría pensar que debería estar en otro tono? Nick Nuyens ganó para siempre la que tuvo que ser su Ronde en 2011, en una de las mejores ediciones de los últimos años. Chavanel ese día lo tuvo si no fuera por que Tom Boonen despertara a la fiera Cancellara y éste desordenara una carrera que por posibilidades y físico, Sylvain tenía a su merced.

Chavanel tiene 33 años, experiencia y madera para ganar una gran prueba. Si Purito supo lo que es cascarse un monumento en Lombardía, el francés goza de una versatilidad rara vez vista en este ciclismo moderno. Es un ciclista sacado de los años 70 y proyectado al presente. Comenta que quiere optar a la París-Roubaix, reverenciando ese gran tesoro galo que acontece cada Pascua, sin embargo, su abanico es amplio y en su radar podría estar los cinco monumentos, si bien los con condicionantes físicos y saberes tácticos que abren y cierran carreras a cada momento.

Para todo esto se da cinco años apuntando hasta la poco frecuente cifra de 38 primaveras y compitiendo. Nosotros esperamos que sea tiempo suficiente. A veces el ciclismo debe hacer justicia y si un corredor aparentemente menos dotado que él llamado Jacky Durand ganó en Flandes, él merece tales mieles.