El homenaje comunista de Alexander Vinokourov

Admiración fue la palabra que siempre definió mi parecer por Alexander Vinokourov. El kazajo fue el ciclista que situó este inhóspito lugar llamando Kazajistán en el mapa ciclista. Destacó joven y su trayectoria no estuvo exenta de sospechas que al final se hicieron realidad. Emergió con el Casino, en el tiempo de apellidos sórdidos como Elli o Massi. Luego se hizo estrella en el T Mobile que mermado por los escándalos acabó por dejar el patrocinio ciclista. Pasó efímeramente por el Liberty, donde casi ni pudo ejercer por la Operación Puerto, y para formar lo que hoy sigue siendo Astana. Fue curioso, despotricó de Manolo Saiz por no poder competir en el Tour de 2006 y al año reventó los controles antidopaje con uno de los positivos más escandalosos en ese Tour para olvidar.

Todo esto está en el debe de Vinokourov. Pero también hubo una parte que nos gustó, un carácter indómito en la carretera. Fue un ciclista que buscó el resquicio para retratar a los rivales. Atacó hasta la extenuación en el Tour del centenario, hace diez años, y se aupó al podio. Ganó de azul celeste en los mismos Campos Elíseos, siendo el último ciclista que rompió el cerco de un sprint, de eso han pasado ocho años. Tiene su gran vuelta en la Vuelta de 2006, en la que impuso criterio ante los desastres tácticos de Alejandro Valverde. Su carrera se mina de muchos triunfos de rompe y rasga, dejando al pelotón plantado cuando la llegada masiva se sondeaba como única opción.

Vinokourov fue Vinokourov hasta sus últimos días de profesional, como cuando dio un golpe magistral en Londres. Llegaba entonces de recuperarse de una caída limite en el Tour de hacía un año. Demostró tener siete vidas. Fue casi felino en ese aspecto.

Las hazañas recién relatadas pesaron mucho más que las sombras de su perfil en el balance estatal de Vinokourov. El ciclismo sigue siendo un deporte de potencial en Kazajistán. Astana, su capital, da nombre a uno de los mejores equipos del mundo, alberga un velódromo de última generación, que ya ha sido sede de la Copa del Mundo y la base de ese país presenta mimbres para más proyectos.

En estas que crece y crece un equipo con el nada llamativo nombre de “Vino4ever, una especie de proclama de carrera electoral pero metida a equipo ciclista de categoría continental. Sí, Vino es por Vinokourov y el rubio kazajo recupera los esplendores del busto y efigie comunista en la parte noble de las ciudades para perpetuarse también como nombre de un equipo. En un país que vivió bajo el signo de la hoz y el martillo tantos años es como volver al pasado. A un servidor le recuerda a nombres como Stalingrado o Leningrado, nomenclaturas que llevaban implícito el nombre artístico de los dos faros del comunismo internacional.

Equipos que incorporaran el nombre de su mentor ha habido, pero nada comparable a este esbozo. Vinokourov es una deidad en estas estepas, al contrario del acoso que ha derribado a Lance Armstrong, hace y deshace y le da a su país un tercer equipo en el registro UCI con este curioso nombre se hace continental.

“Esto nos pilla lejos”, pensarán algunos. No se extrañen en occidente somos más discretos, pero en el fondo todos acabamos pecando de lo mismo. Vino no disimula, allí no lo necesita.

Foto tomada de Vino4ever

A Kloden ya no se le espera

Tipo angulado, largo, estrecho de cadera, semblante serio, excelente planta sobre la bicicleta. Andreas Kloden pareció soldado sobre la máquina en sus mejores días. Gregario, jefe de filas, discreto e investigado, el alemán cuelga la bicicleta muchos años después de explosionar discreto, sin ruido, lagunar. Lo ha hecho como lo ha hecho siempre. Ahora es historia, quizá el último resquicio vivo del T Mobile, una de las historias más negras del ciclismo en tiempos recientes.

Porque Andreas Kloden siempre fue un ciclista marcado. Primero por su increíble primavera de la temporada 2000. Ganó sin previo aviso las dos vueltas más importantes del ciclo: París-Niza y País Vasco. En ambas con su singular guión de no hacer nada que ofendiera hasta que sendas cronos le auparan al primer puesto. Su figura nos sonaba. Cuerpo recto, brazos en ángulo recto, extraordinaria sensación de poder,… sí era el hermano pequeño de Jan Ullrich, sólo que no arrastraba el demencial desarrollo del pelirrojo de Rosctock.

Kloden quemó etapas casi sin marcar los tiempos, porque en el fondo parecía estar siempre en la previa de algo grande. Fue un ciclista en stand by. Todos lo esperaban, todos le esperábamos, pero nunca llegaba. Su rendimiento era como el mejor queso de Gruyère, presentaba unos socavones de impresión.

Ante lo impredecible de su progresión el destino quiso situarle delante en el peor momento, justo cuando a Lance Armstrong no le parecía bien ni compartir las migajas. Aún resuenan esos puñetazos al aire del tejano humillando a un Kloden que se vio ganador en Le Grand Bornard. Armstrong no quería nada para nadie que no fuera él, y dado que el corral de ovejas que tenía por rivales no quiso cederle a su compañero Floid Landis el triunfo, tras una indescriptible exhibición alpina, dijo que esto se quedaba en el US Postal. Años de plomo. Años que nos siguen pesando.

Casi tan dolorosa como esa derrota como la de Armstrong fue aquella que le infringió Pieter Weening en los Vosgos un año después, en 2005. Se dice, no sé si sigue siendo así, que ese triunfo al sprint entre dos corredores fue el más ajustado de la centenaria historia del Tour. Lo que sí fue cierto es que Kloden y todos los demás vieron en apuros a Armstrong y su equipo ese día. Aquello no fue más que puro teatro.

Con los años y la creciente podredumbre que crecía alrededor de T Mobile, Kloden empezó a sentir el aliento de una presión muy visible. La sombra de la duda y el dopaje no pasó de largo y le puso en un brete en ese asunto de Friburgo y el inicio del Tour de 2006, sobre todo porque aquellas acusaciones se vertieron en un momento crítico para un deporte en estado shock por el Operación Puerto y sus consecuencias. Un Tour, ese de 2006, que muchos dijeron que era el de la improvisación tras la tiranía del US Postal pero que se resolvió en un indecente positivo de Landis y la segunda plaza para Kloden, sí tras Oscar Pereiro. Verlo para creerlo.

Y es que 2006 y su Tour fueron el último tren. A partir de entonces, vivió de su excelente talento para seguir delante aunque siempre en segunda línea. Se aprestó a ser gregario y hombre de reparto junto a Alberto Contador, Alexander Vinokourov, Lance Armstrong,… incluso hasta Chris Horner fue de su quinta. Terrible fue el ataque que le descabalgó de un podio, el tercero, en el Tour por parte del líder madrileño.

Hastiado por los muchos años que llevaba en la élite y en el objetivo de los “cazadores de dopados”, argumentando morriña familiar, cuelga la bicicleta un ciclista que era vestigio directo del pelotón surgido de la locura de los noventa. No creo, sinceramente, que el ciclismo esté más o menos limpio sin él, sin embargo sus rendimientos en diente de sierra no fueron nunca lo más recomendable para este deporte.

Foto tomada de www.zimbio.com

Si Gaumont levantara la cabeza

El mundo del ciclismo contó como cierto el fallecimiento de Philippe Gaumont por las redes una vez la web francesa www.cyclismactu.com confirmó un extremo que horas después se vio obligada a rectificar. Muchos caímos en el retweet  y una imprecisión contada mil veces tomó carácter de oficialidad, como píldora de precipitado que es este mundo que llamamos 2.0.

Sea como fuere, la expectación sobre el exciclista es enorme, dadas las revelaciones que le llevaron a escribir un libro de título “Prisionero del dopaje” y las secuelas que todos le atribuyen a su mala vida y los abusos de unas técnicas que como ciclista tachó de generales. A pesar de ser vilipendiado, en el discurso de Gaumont, siempre apreciamos un quiero y no puedo respecto a los límites del dopaje, su posología e incluso inducción. Un ejercicio interesado, sí, pero a la postre saludable para este deporte al querer ir un poco más allá.

Para Gaumont las cosas no cambiarán nunca, el dopaje siempre irá un punto por delante de la prevención y esa batalla está totalmente perdida, a menos que se quiera poner coto. Gaumont comentó en su día que “tenemos un nudo gordiano con todos aquellos que siguen en este mundo, dirigiendo equipos, habiendo competido dopados”. Es decir, el ciclismo no evolucionará hasta que no se desprenda de aquellos personajes que crecieron en el entorno de la trampa.

Paralelamente a estos días de frenesí por el Giro, el ciclista alemán Andreas Klier, un buen rodador y clasicómano, de perfil muy similar al mentado Gaumont, anunció su retirada para entrar en el cuadro de directores del Garmin.

Andreas Klier nació en Múnich hace más de 37 años y accedió a profesionales en 1996 con el Team Nüremberg. Eran los tiempos de aquel “rodillo trucado” del T Mobile en cuyo seno acabó nuestro protagonista durante los años de plomo que rompieron en la desintegración del patrocinio en 2007, cuando el equipo pasó a llamarse Team Columbia. Luego pasó por el Cervélo Test Team desde donde acabó en el Garmin.

Sin juzgar la limpieza con la que compitió este corredor, el mundo del ciclismo sigue siendo circular y endogámico. Todo queda en casa. Klier convivió en esos tiempos de los que todos, incluidos los ideólogos del Garmin, malmeten. Al final ya lo ven hasta míster Vaughters, que tan limpio dice competir aunque conjeture sobre las dolencias estomacales de Wiggins, echa mano de retales de ese “ciclismo viejo” que dicen querer erradicar.