Al final todo se reduce al dinero

Once equipos, más del 60% del World Tour, han creado una iniciativa que se llama Velon. Esta vez el tema no va contra el dopaje ni la limpieza, es más una cuestión empresarial, ya saben gestión de activos y esas cosas. El ciclismo y su gente, muchos años después, se dan cuenta de que estos asuntos son importantes.

Entre los firmantes se encuentran Belkin Pro Cycling, BMC Racing, Garmin-Sharp, Lampre-Merida, Lotto-Belisol, Omega Pharma – Quick-Step, Orica-GreenEDGE, Team Giant-Shimano, Team Sky, Tinkoff-Saxo y Trek Factory Racing. Once dueños del tinglado a partes iguales. Once cabezas pensantes, once gerentes, cada uno de su padre y su madre. En el vértice superior una especie de gerente venido del mundo del fútbol. No está en ese elenco el Movistar Team, tampoco el Astana, a quienes más de uno ve como apestados. Movistar se pronuncia a medias, conflictos de intereses con la televisión aducen. La televisión, ahí parece estar la clave.
El ideario de la propuesta en sí no es nuevo y podría estar sacado de cualquier powerpoint empresarial. Hablan de sostenibilidad, rentabilidad, accesibilidad y la madre del cordero.

Cada concepto que sacan se contradice con sus hechos. Arguyen accesibilidad: es curioso que equipos con megacamiones como el Sky, Omega u Orica -que bien que lo estampó contra un arco del Tour- hablen de facilidades para el aficionado que ni siquiera adivina las estrellas que se esconden de la muchedumbre tras tintados cristales.

Hablan también de espectáculo y vistosidad. Viniendo estas prerrogativas de Lefevere, el mandamás de Omega, o Riis nos sonrojamos. Gente que han hecho del ciclismo una especulación continua, basada en el fichaje a golpe de talonario para esconder el poco talento que lleva el volante. De ese grupo sinceramente sólo Garmin, Orica y Giant están en condiciones de dar lecciones: pocos medios respecto a sus rivales y excelentes resultados.

También aciertan a hablar de la tecnología, ese término que hasta Fernando Alonso dijo la suya nadie mentó. El ciclismo montado sobre una bicicleta, una de las máquinas sobre las que se ha contado la evolución humana, descubre ahora la importancia de la tecnología, algo que plasman en cámaras a bordo, un invento del que no supimos hasta este año. No hablan de virilidad en los contenidos, vídeos originales que vendan ciclismo, que divulguen ciclismo más allá de las típicas hostias que tanto gusta insertar en los Telediarios, no hablan de cómo hacerlo, cómo venderse.

Con todo el invento hecha a rodar desde ya. Esperemos dé resultados, el ciclismo lo necesita, si bien renovar ciertos círculos sería a veces más necesario porque en el fondo creo que estamos asistiendo a un capítulo más de la lucha por el poder de este circo. Nótense la ausencia de equipos franceses, así como el mentado Movistar. Los primeros por su obvia relación con ASO, los otros por el tema de la televisión, es decir, flota el tema de los derechos y la pasta que mueven.

Como dice Luis Román, no se trabaja en hacer más grande el pastel si no en comerse el trozo más gordo. Por cierto, cabrá ver si las sinergias que han alcanzado estas once empresas se trasladan a la carretera, es decir si habrán entendimiento para sacar adelante resultados deportivos. Entonces sí que estaríamos ante una tomadura de pelo supina.

Foto tomada: cycling-news.info

INFO

El GPCC 2015 se presenta el sábado en BIBEBIKE (Bilbao)

El próximo sábado 29 de noviembre a las 13:00 h se presenta en Bilbao el GP Canal de Castilla 2015, marcha cicloturista conocida popularmente como la «Roubaix castellana» y que celebra en el mes julio con un recorrido por las provincias de Valladolid y Palencia.

Y para el acto no se podía contar con un escenario mejor, la Feria Internacional de Ciclismo BIBE BIKE (Bilbao International Bike Exhibition), un gran punto de encuentro para los amantes del deporte de las dos ruedas en el que se espera la presencia de más de 20.000 visitantes.

Será un acto dirigido muy dinámico el speaker de la Vuelta a España, Juan Mari Guajardo  en el que intervendrán los organizadores de la prueba y el Teniente de Alcalde de Medina de Rioseco, David Esteban.

En las pantallas gigantes del Escenario BIBE 2014 podrán verse videos y fotos de la épica edición 2014, marcada por una brutal tormenta, y se desvelarán todos los detalles de los eventos programados para 2015, que como viene siendo habitual, contarán con importantes novedades.

Allí se conocerán los detalles sobre la marcha larga, el GP Canal de Castilla que se celebrará el sábado 18 de julio, así como de los eventos con bicis clásicos (Retro GPCC, reservado a bicis de carretera clásicas y el Encuentro Nacional de Bicis Clásicas GPCC, en la línea del Teed Cycling, que se celebran al día siguiente con centro neurálgico en la bella Medina de Rioseco).

¿Jubilará Kittel a Cavendish?

Mark Cavendish llegó pronto y rápido al ciclismo. Lo hizo reclamando un deporte limpio aunque ataviado por los colores del T Mobile, ese fucsia atribulado a casos de dopaje y escándalos. Esa misma temporada la telefónica alemana se iría corriendo de este deporte. Al año siguiente, 2008, ya ganó cuatro etapas en el Tour de Francia, con el Highroad de Stapleton.

Desde entonces su bravuconería y vociferante soberbia no le han impedido acumular un palmarés enorme, de gran calidad, en las mejores carreras del mundo. Un palmarés no olvidemos que incluso alcanza hasta una Milán-San Remo y un Mundial, carreras ambas que ahora mismo parecen fuera de su radar ante su terrible inoperancia en cualquier tachuela.

A finales del año pasado, Cav, así gusta llamarle en las islas, afirmó que para él ganar dos etapas en el Tour de Francia era un completo fracaso. Si para cualquier mortal subir al podio del Tour era la cima, él no se quedaba satisfecho por debajo de los cuatro triunfos, cifra que abrazó hace tres años, en su única temporada con el Sky y corriendo más solo que la una, pues los de Brailsford estaban conjurados por Wiggins.

En 2014 Cavendish no ganó una sola etapa en el Tour. Ni siquiera concluyó la primera, presa de los nervios y la ansiedad. Cavendish se volvió loco en esa llegada, instalada además frente a un pub dedicado a él, provocando una caída que le dejó seco gran parte del año. Ese día ganó Kittel, algunos aducen que porque Cavendish estaba fuera de concurso, sin embargo albergamos muchas dudas sobre si el inglés hubiera podido con el alemán.

Porque desde hace unos 16 meses, las tornas en la velocidad mundial han cambiado sustancialmente. Mientras crecen velocistas de perfil bajo como Nacer Bouhanni, y otros van haciendo, dígase Greipel, en la cúspide parece que el rey es alemán, ancho de espaldas, fornido y corpulento. Kittel ofrece unas sensaciones que nada envidian el despegue del británico. Otra cosa son las estadísticas. Ahora mismo, a pelo, mano a mano, el nibelungo es imbatible.

Hubo una fecha, un día D, en que ese traspaso de poderes en la velocidad mundial tomó forma. Etapa final del Tour de 2013. Mientras el pelotón parte en cortejo desde Versalles con Chris Froome en modo celebración, Kittel repasaba una y otra vez mentalmente los no pocos videos que había visto de las victorias de Cavendish en los Campos Elíseos. Aunque el alemán habia ganado tres etapas, aquella era la piedra de toque. Ejecutó a la perfección el plan, atacó de lejos y no espero a que el de la Isla de Man llegara vivo al final de la recta, ahí donde no perdona. Kittel ganó su cuarta etapa por las dos de su rival.

Ahora Cavendish se debate sobre qué hacer en el futuro. Habla de Río de Janeiro, la cita a la que Wiggo aspira integrado en la cuarteta de persecución. Las opciones de Cavendish serían para el omnium. Hay muchos que quieren ver en la pluriactividad del inglés en las carreras de seis días de estas fechas una válvula de escape hacia los velódromos al verse superado por Kittel en la carretera.

Sea como fuere Cavendish está probando de su medicina. Como cuando él llegó joven y rápido, ahora un alemán con hechuras de Ivan Drago le da para el pelo. Además a Cav no se le llega a ver cien por cien integrado en el Omega. Boonen nunca trabajará para él, Pettacchi está fuera y Renshaw no parece el de antaño. Volver a ser un velocista que pasa bien las cotas es otra opción, pero mientras dibuja el futuro Kittel le está comiendo la tostada.

Imagen tomada de www.laopinion.com

INFO

La gama de 2015 y el “Customs Series”, apuestas de Berria en BIBE

1

El fabricante de bicicletas hispano-suizo, Berria Bike, tendrá una más que notable presencia en la I edición de Bilbao International Bike Exhibition (BIBE) que se celebrará en la capital vasca los próximos días 28, 29 y 30 de noviembre. Berria Bike quiere, de esta forma, mantener su apuesta por darse a conocer en la zona norte de España, y lo hará con dos stands, uno dedicado a su gama de bicicletas y otro al Museo Berria, una de las colecciones más importantes de ciclismo que existen en la actualidad.

En el stand de Berria Bike, la joven marca mostrará toda su gama de 2015, tanto de carretera como de  MTB y que ha ido presentando durante las últimas semanas a través de los medios especializados. Igualmente, en los 80 metros cuadrados de superficie del stand dedicará una zona especial al nuevo y potente configurador de colores y componentes. No en vano, si hay dos características que distinguen a Berria Bike son altas prestaciones tecnológicas y las enormes e infinitas posibilidades de configuración de sus bicicletas a través de su potente configurador de colores y componentes. Para ello, realizarán demostraciones de personalización al público asistente a la feria bilbaína. Por último, los visitantes podrán contemplar en el stand de Berria las bicicletas que el equipo profesional Efapel Glassdrive ha utilizado durante esta temporada, tanto en las pruebas de carretera como contra el crono, al igual que la Bravo Infinity con la que Francisco Mancebo se proclamó hace sólo unas semanas Campeón de España de Maratón, así como el maillot que le acredita como tal.

Y a buen seguro que no pasará desapercibido el Museo Berria. Además de fabricar bicicletas de alta tecnología, en la marca hispano-suiza son unos enamorados del mundo de la bicicleta y, por ello, han ido recopilando auténticas joyas del mundo de los pedales, tanto bicicletas en sí, como por ejemplo una reconstrucción de la primera bicicleta diseñada en madera por Leonardo Da Vinci, o fotografías, recortes de prensa y objetos personales como maillots o gorras de los diferentes campeones desde los inicios de este deporte hasta finales de la década de los 90. Lógicamente, es imposible trasladar todos los objetos a la exposición en BIBE, pero desde Berria se ha hecho un gran esfuerzo para poder exhibir a todo el público una amplia muestra de la historia del ciclismo. Sin duda que las autoridades y personalidades del mundo del ciclismo prestarán especial atención a los 150 metros cuadrados de este stand que muestra la historia… y la pasión de Berria por el ciclismo.

Como se puede comprobar, Berria Bike realizará una fuerte apuesta por esta I edición de la Feria BIBE de Bilbao. La nueva gama de 2015, su servicio “Customs Series” y el Museo Berria serán los tres ejes en los que sustentarán su presencia en este importante evento.

La conquista del gremio de la bicicleta

BMC Racing Team, Cannondale, Team Giant Shimano y Trek Factory Racing, más la aportación de Merida al nombre de Lampre, son la parte notoria de una realidad que a muchos llama la atención. El gremio de la bicicleta se ha lanzado a esponsorizar las grandes estructuras del ciclismo, en una acción tan simultánea desde tantas enseñas que si bien no es nueva, sí destaca por la cantidad de marcas de bicicletas que se han decantado por entrar directamente en el escaparate ciclista.

El primer ejemplo de esta nueva fiebre patrocinadora por parte de las mejores marcas llegó hace exactamente con Carlos Sastre y el Cervelo. Aunque enseñas “bicicleteras” ya habían lucido en los maillots como principal sponsor, el equipo que surgió al calor del ganador del Tour de 2008 se tornó la primera experiencia de algo que ahora mismo es tangible. Aquella situación no fue sencilla y no tuvo final feliz. Sastre acabó quemado y la marca canadiense se declaró incapaz de sacar adelante los números del equipo insertándose en el seno del que hoy es Garmin.

Sin embargo de todo aquello algo quedó y ahora el World Tour tiene un actor en las bicicletas que antes el ciclismo de elite no tenía. La situación dio origen a un post de nuestro compañero Luis Román que afirma, no sin preocupación, que las inversiones de marcas de bicicletas son excesivas y no hablan bien de la imagen del ciclismo. Aunque creo que mucho de eso hay, también nos gustaría desvelar un aspecto positivo y no es otro que la propia fortaleza del sector.

Si Cervélo tiró la toalla por la inviabilidad del proyecto, ahora vemos que muchas marcas emprenden al mismo tiempo. Entendemos que lo hacen con bases sólidas, si bien sus circunstancias son variopintas pues en el caso del BMC, todo es capricho de un millonario, y en el de Merida no hay otra motivación que acompañar, y nunca liderar, el proyecto.

No obstante el grado de implicación es interesante sobre la salud del gremio y también sobre el compromiso que muestra con “su” deporte. A ello, por eso, nos gustaría que se sumaran otros escenarios, por ejemplo el de ver a estas marcas hacer lobby para que la bicicleta tenga su cuota en la sociedad, pues en la democratización total y absoluta de este medio también va su supervivencia. Por otro lado, estos patrocinios conllevan una mejor divulgación de marcas que compiten en un mercado confuso de ofertas y prestaciones donde muchos intermediarios y grandes centros de distribución también meten baza.

En esta “carrera” el ciclismo sólo puede salir beneficiado por la evolución tecnológica a la que las marcas han de confiar si quieren seguir en el circo. Sabido es por ejemplo el nivel de exigencia del Team Sky para con Pinarello, o la excelencia que alcanza Specialized sirviendo a Omega y Saxo al mismo tiempo. Si hasta la posibilidad del fichaje de Chris Horner por el Caja Rural tenía a Vivelo Bikes como garante financiero de una operación que quedó en “stand by”. Ahí vemos el renovado poder de estas empresas.

Con todo, si algo queda dañado es el poder de gestión y sobretodo de convicción del ciclismo que ve como sus propios proveedores salvan los presupuestos de sus equipos. No creo que resulte complicado vender las bondades de un equipo que corra el Tour, un evento que para muchos es el más importante mediáticamente de cuantos se celebran en deporte mundial. Si con estos mimbres no se puede hacer un cesto de calidad, algo falla.

Y por último qué quieren que les diga, pero prefiero estos patrocinios, más endogámicos si se quiere, que no esa burbuja de inversión de dinero público por parte de regiones y comunidades como en España. Hace ocho años este país tuvo equipos de Murcia, Valencia, Illes Balears, Galicia, Andalucía, Fuerteventura,… ver el plantel de equipos en España era como memorizar el estado de las autonomías. Luego vino la crisis y se fue todo al garete.

No obstante, y a pesar de esto último, no cabe duda de que al ciclismo le conviene parar, respirar, tomar resuello y volver a picar esas puertas que un día sí se abrieron.