Torres & Mora al Movistar: un fichaje que llega tardísimo

Torres Mora Movistar JoanSeguidor

El pase de Torres y Mora a Movistar a nueve meses de Tokio retrata la lamentable situación del ciclismo en pista en España

 

Torres y Mora en Movistar a menos de nueve meses de los Juegos Olímpicos de Tokio.

En el mundo civilizado la Olimpiada de termina aquel periodo de cuatro años que separan cada edición de los Juegos Olímpicos.

Durante cada Olimpiada, ahora estamos en la de Tokio, los deportes ponen en juego diferentes mecanismos para que los siguientes Juegos Olímpicos vayan los mejores, sólo los mejores.

Anotad bien: sí, cuatro años es el periodo para poder preparar a conciencia la cita que para el mundo durante dos semanas.

Cuatro años es el periodo que dura una Olimpiada en cada rincón del mundo.

¿En todos?

No padre.

Como aquellos irreductibles galos, hay un vértice en este bello planeta que no entiende de esos cuatro años: obviamente hablamos de España y obviamente nos centramos en el ciclismo en pista

A menos de dos semanas de Navidad en la recta final para los Juegos Olímpicos de Tokio se anuncia una rueda de prensa en la cual el equipo Movistar completa la contratación de Albert Torres y Sebastián Mora, garantes de las dos únicas plazas que posiblemente España lleve al certamen de pista de los Juegos Olímpicos de Tokio.

 

En España el ciclo olímpico dura menos de nueve meses. 

Al menos en ciclismo en pista, así lo hemos visto.

Durante días semanas y algunos años desde diferentes sitios se ha ido comentando la situación precaria de los dos mejores pistas del ciclismo español en la actualidad. 

Durante muchas competiciones Copas del Mundo, mundiales, carreras de seis días, Albert Torres y Sebastián Mora se han debatido su futuro contra corredores que han tenido entre otras cosas un equipo profesional a su servicio un valor añadido que a estas alturas resulta indispensable.

 

Sólo ver el nivel que lucieron ciertas parejas de Madison en los Seis días de Gante hace menos de un mes nos hace darnos cuenta de que sencillamente nuestros queridos Torres y Mora están en otro planeta.

La noticia debió ser una sorpresa, pero duró dos minutos.

Peo resulta que a en el departamento de prensa de Movistar, alguien le dio al botón de enviar antes de lo normal y anunció una rueda de prensa para este jueves en la sede del del Consejo Superior de Deportes con la presencia de la Federación Española de Ciclismo.

Una noticia que se vende importante y que todos los medios destripar on al momento.

Así es el Cruz Race para llevar tu bicicleta

Pero al margen de eso, más vale tarde que nunca, dirían algunos.

Dos pistards olímpicos se van a correr Movistar el año de los Juegos Olímpicos.

Si hace unos años lamentamos que Televisión Española se acordará del Giro de Italia el último fin de semana cuando vio que Contador iba a ganar sí o sí, esta solución nos parece prácticamente del mismo nivel.

El ciclismo, el último de la fila.

 

No hicieron falta más que dos llamadas para que tomáramos medida del desastre que se avecina para la pista española.

Un desastre que se trata de paliar ahora con esta contratación contrareloj que llega tarde, muy tarde, tardísimo, irremediablemente  tarde, aberrantemente tarde.

Pero Albert Torres y Sebastián Mora tras muchos años demostrando que están entre las mejores parejas de Madison del mundo van a tener que poner buena cara sonreír y dar las gracias por tener un contrato profesional de un año, a menos de nueve9 meses de su gran objetivo, aquel por el que han suspirado y se ha movido por medio mundo removiendo cielo y tierra creando producto de no lo había y buscando ayudas de dónde nos salían.

SQR – GORE

 

Llegarán a Tokio con la certeza de que han sufrido y trabajado mucho, pero también con la seguridad de que ellos han corrido dos carreras una dentro y otra fuera del velódromo y eso sencillamente es matador a estos niveles.

Mientras han caminado y pedaleando en la angustia de saber qué sería de ellos al día siguiente, sus principales rivales han corrido con todos los medios y comodidades, gozando de un calendario que les da el fondo necesario para afrontar unas carreras cuya dureza no somos capaces de imaginar.

Y esto, señoras y señores, ocurre con los dos únicos ciclistas Olímpicos que posiblemente España tenga en Tokio.

Recordar las selecciones de Atenas a Pekín y ver ahora la situación en que estamos viviendo es realmente la medida de un auténtico pisoteo y desfalco que se ha hecho de la pista española a la cual se le ha dotado de varios planes cuyos efectos han brillado por su ausencia.

Todo ha quedado en manos de corredores que han tenido que echar de su ingenio individual y de su persistencia para sacar adelante las dos carreras que han tenido que afrontar.

El resto, un desierto.

Por cierto que Mora y Torres siguen con la corta, efímera y casi anecdótica historia de pistards en chez Unzue.

¿Qué pregunten a Eloy Teruel y Sergi Escobar por sus experiencias? 

La involución de Eusebio Unzué en el MOVISTAR

MOVISTAR y LUIS OCAÑA

Unzue movistar, Lo que hoy es Movistar es una suma de episodios cuyo prólogo se escribió hace más de treinta años.

Desde que Luis Ocaña, quien en breve tendrá una biografía del tamaño de su aureola, dejara la bicicleta, el ciclismo español entró en un periodo sombrío de escasos resultados que se alargó la última parte de los setenta e inicios de los ochenta.

Pero como todo ciclo, el periodo tocó a su fin, y éste llegó con la implosión del equipo Reynolds, principalmente, y una pléyade de ciclistas que con descaro y ganas como único equipaje dinamitaron el Tour de Francia de 1983.

Pedro Delgado, Laguía Angel Arroyo, Ciclista de siempre

Esa generación tenía un capitán, Angel Arroyo, y le seguían otros que luego harían camino dentro y fuera de las Españas, Pedro Delgado, José Luis Laguía, Julián Gorospe,… hasta entroncar con Miguel Indurain y la parte sustancial del ciclismo moderno español.

Por las huestes de la estructura navarra que pasaría por diferentes nombres echaron a andar magníficos ciclistas y pasaron otros que, aunque no formados en la casa, encontraron buenos éxitos en la misma, hablamos principalmente de Abraham Olano y Alejandro Valverde.

La sola mención de los actores de esta historia nos mete en harina y dimensiona la calidad y tamaño del grupo. Como hilo común una historia de frailes y dos hombres José Miguel Echávarri, un Dios con los pies en la tierra del ciclismo patrio, y Eusebio Unzué, su segundo, quien con los años se ha mantenido en la primera línea.

Quien Eusebio Unzue

Unzué es una persona con una extraordinaria suerte. Sale ileso de todo y todos, y cuando digo de todo, me refiero a todo, mientras el mundo se desmorona a sus pies. En 2014 esta teoría cobrará forma absoluta cuando veamos que su Movistar será el único equipo español en el máximo circuito.

El técnico navarro, cuyas decisiones reposan y se transmiten a través de otros directores al mando, también tuvo sus momentos de zozobra cuando con las retiradas de patrocinio de Banesto y Caisse d´ Epargne estuvo con opciones de no seguir adelante con este equipo. Al final, no obstante, el cuadro siempre siguió su camino.

Con Rui Costa en el Mundial de Florencia, Unzué saca pecho por firmar el único triunfo que le faltaba por asimilar: el arco iris de ruta.

En esta entrevista con Benito Urraburu, Unzué repasa su excelsa trayectoria y algunos de los nombres que pasaron por sus manos. Es realmente un privilegiado, ni Cyrille Guimard puede atesorar un currículo de tal calidad y extensión.

Leyendo su palmarés y lo poco que le queda por ganar, y que poco hará por conseguirlo pues le dan alergia Roubaix y Flandes, resulta aún más terrible ver cómo malbarata las opciones de un equipo, el Movistar, que habiendo firmado un buen año, por la singular calidad que reúne, está lejos de lo que debiera ser en términos de espectáculo y resultados.

La frustración que produce ver varios hombres de azul todas las carreras, siempre en mayoría en los momentos clave, ejerciendo de mero relleno, ha sido la tónica de estos años. Lombardía, el último botón.

“Ganar con el mínimo de riesgo pues en el fondo la calidad acabará decidiendo”. Si Movistar fuera una casa, ese sería el lema del dintel de entrada.

Si vemos los mejores momentos del equipo, Rui Costa y Giovanni Visconti ganaron por que no corrieron al estilo Eusebio, y Nairo Quintana logró lo que logró por que es tan bueno que descorcha los límites tácticos de su mentor.

Eso sí, quien se ha ceñido al guion marcado, es decir Alejandro Valverde, se ha marcado una temporada gris, con resultados de mucho valor, pero muy alejados del tremendo ganador que fue este corredor.

 

«Un ciclista que es capaz de ganar una contrarreloj en la Vuelta a Andalucía, en una llegada en alto y en un grupo al sprint no muy amplio de corredores, es único a nivel mundial»

 

Aunque si en el discurso de Eusebio Unzué se interioriza la Vuelta a Andalucía, con todo el respeto para la carrera y el enorme esfuerzo que se realiza para sacarla adelante, como el faro de las virtudes de Valverde, queda todo dicho.

Foto tomada de www.esciclismo.com

Presentación del Movistar: ¿Dónde estaba Jaime Rosón?

Ciclismo español Jaime Roson JoanSeguidor

Mov_Gore

Medio año después nada se sabe de Jaime Rosón

Ayer en Madrid el Movistar Team puso sobre el escenario sus activos para, de una vez, ganar una gran vuelta, el objetivo público y directo que Eusebio Unzúe pone sobre la mesa.

Un triunfo para el que repartirá, a modo ruleta, sus tres grandes nombres.

La presentación giró sobre la persona de Alejandro Valverde, cuyo arcoíris, llegado un momento llenó la sala.

Qué suerte Valverde, a su talento innato sobre la bicicleta, a esa facilidad que se le adivina sobre la flaca…

A Valverde le guardaron la plaza en Movistar, al inicio de los inicios de este equipo, hace sólo seis o siete años.

Ayer en Madrid, en la presentación de Movistar, todo fueron parabienes pero nadie habló de Jaime Rosón.

Cuando conocimos el resultado adverso en el pasaporte del ciclista zamorano afirmamos que para el empezaba una pesadilla.

Eso fue en junio y hoy no sabemos nada.

Entonces dijimos… 

El ciclista está fuera del Movistar, ahora mismo, con la relación laboral en suspenso, y queda por ver los pasos que deba dar, aunque si lo hace solo, que Dios se apiade.

Si la noticia sigue su curso, el golpe es tremendo por todo lo que significa Jaime Rosón para el ciclismo español: savia nueva entre una afición afanosa del relevo y un corredor que crecía paulatinamente, sin estridencias, ni sospechas.

Un corredor, y eso nos encanta, ilustrado. 

Parte activa de ese nuevo ciclismo que español que quizá no tiene cantidad, pero sí calidad.

Nos encanta tanto como que nos horroriza por lo que pueda salir de esta pesadilla de inicio de verano.

Pues bien, medio año después seguimos igual, y lo que es peor: el ninguneo que sufre el ciclista es el signo de los tiempos, donde todo se amortiza y se consume rápido.

Movistar fichó a Jaime Rosón como uno de los mejores ciclistas jóvenes del panorama.

Lo fichó hace un año por estas fechas.

Lo de Jaime Rosón sirve para demostrar como va el sistema

Al medio año pita su pasaporte por algo de enero de 2017, y en diciembre de 2018 no se sabe nada de su suerte.

Este es el sistema, éste es el cobijo legal que cubre al ciclista medio.

A la dificultad de sufrir el que dicen deporte más duro del mundo, de romperse en dos en cada entrenamiento, en cada carrera, se le une esta incertidumbre que pone la espada de Damocles sobre cualquiera.

En la presentación del Movistar nadie mentó a Jaime Rosón, no interesa, pero quizá estaría bien que, se mentara, y se hablara de un sistema anticuado, triste e injusto para los ciclistas.

Lleva tu bicicleta donde quieras con Nacex

Un sistema que se asienta también en el silencio cómplice en un día como el de ayer.

Ahora mismo nadie sabe de Jaime Rosón, nadie sabe qué pasará con él.

Ciclismo de siglo XXI, dicen.

La descapitalización del Movistar Team

Jesus Herrada y su hermano Jose dejan el Movistar Team

No sé si será tema de números, cuestión de caché, ambición personal, no sé el motivo, aunque intuyo que es un poco de todo, lo único cierto es que Movistar Team pierde poco a poco potencial y talento, como una aspirina efervescente que se deshilacha en el agua, mientras su rival natural, el Sky, ficha presente y futuro. Es curioso, si el equipo telefónico es el antagonista de los británicos en grandes vueltas, el Quick Step lo es en nñumero de triunfos. Ambos están en retroceso de talento. Cuestión de dinero, seguramente, pero no creo que sea lo único.

La salida de los Herrada, os soy sincero, me ha pillado totalmente a contrapié y desde luego no es una cosa cualquiera. Esa segunda línea que los azules habían cultivado pierde referentes, gente de bandera, los Herrada lo eran, como los Izagirre o el propio Castroviejo.

Es ley de vida por eso. No puedes tener tantos buenos corredores cuando lo gordo se reparte entre dos, a lo sumo, y poco más. Hace un año por estas fechas Ion Izagirre se iba a un proyecto nuevo, con toda la incertidumbre que ello implica, rompiendo el contrato, algo inusual en este deporte. Ahora su hermano le acompañará en Bahrain.

El camino que un día marcó Rui Costa lo han seguido varios ciclistas y creo que la salida de los Herrada es la punta del iceberg. Se van a Cofidis, un paso atrás en el estatus del equipo pero un salto en las aspiraciones de tener libertad y buscar algo nuevo. Ojo la segunda fila de equipos franceses: Barguil ya se fue al Fortuneo.

Cofidis ha sido destino de muchos ciclistas españoles y realizan un calendario que a la pareja castellano manchega no les resultará extraño.

Desde que supe de él, Jesús me ha parecido un corredorazo, bueno en todos los terrenos y con pocas pero buenas victorias –abran apuestas de cómo será su maillot de campeón de España en el equipo francés-. Su progresión estaba claro que estaba topada.

José es uno de los mejores gregarios del pelotón, con servicios a sus líderes, años atrás, realmente buenos. Recuerdo el Giro del año pasado por ejemplo. Mientras algunos amiguísimos de Valverde brillaban por su ausencia, el mayor de los Herrada estuvo omnipresente, incluso en aquella famosa etapa del Agnelo, ayudando a su jefe a subir al podio del Giro, tras haber subido en las otras dos grandes.

Y es ahí donde vemos quizá el principal motivo de los Herrada: ambición. Pasión por crecer, por ver de qué son capaces, de explorar límites… algo que otros no quisieron probar. En Murcia muchos se preguntaban cómo Rojas ganaba tanto en categorías inferiores corriendo de esa manera contra Trentin y es que “acomodado” no tuvo mayor incentivo en mejorar como otros que sí se aventuran y se aventuraron.

Se cuentan por siete las bajas de Movistar frente a tres incorporaciones. Son menos currantes para un líder más, Mikel Landa cuya presencia condicionará todo el calendario, el reparto y supongo que también las ambiciones del resto de hombres. Con un ciclismo que reduce los corredores en grandes vueltas, la nueva hornada de Movistar, desde Rubén a Soler, Arcas y Pedrero, deberá dar un paso al frente.

Imagen tomada del FB del Movistar Team

INFO

Prueba la suplementación de Energy Fig si estás cansando de que molestias estomacales lastren tu rendimiento

Alguien miente en el fichaje de Landa por Movistar

Se confirma el ficha de Landa por Movistar

Ya se ha confirmado el fichaje de Landa por Moivstar.

La apuesta nacional, el pacto de estado ha acontecido, días antes de la salida de la Vuelta en Nimes. Mikel Landa al Movistar, como aquel famoso “Astana al Tour” del joven y agraviado Alberto Contador, hace unos años. Alberto Contador, el nombre, el fantasma que recorrerá el pelotón español durante esta carrera y próximos años, como recordatorio del esplendor que languidece en nuestro ciclismo, como si fuera necesario tener un ganador de siete grandes vueltas en cada generación.

Si Alberto Contador nunca acabó en “chez Unzue”, Landa ahora sí, cae en el redil del equipo azul, el telefónico, el único a este lado de los Pirineos que ofrece calidad a los grandes nombres, con todos los respetos para el Caja Rural, pero es que los primeros tienen acceso a todo el WT.

El paso de Mikel Landa a la estructura que arrancó hace más de treinta años es el vuelco que puede acabar de revolucionar el mercado, al tiempo que será la comidilla entre algunos de los jóvenes del equipo azul en la salida de la Vuelta.

Porque la ficha de Landa esconde muchos mensajes, alguna verdad y una contradicción que lo eclipsa todo. El primer mensaje es para los hoy miembros del equipo telefónico, se ficha uno de fuera como si lo que hubiera en casa no fuera suficiente. ¿Sabemos el punto re recuperación de Valverde? ¿Volverá a ser el mismo?

Y siguiendo con suposiciones nunca resueltas en el anuncio de un fichaje ¿hay confianza en la chavalería que viene? ¿Hay confianza en Rubén, en Arcas, en Soler…? Se ficha a presente, pero ¿hipotecará el futuro?

Y lo más importante, morbo puro y duro, lo que pone a la masa de afición. Si Mikel Landa entra en Movistar, ¿cómo cuadrar Nairo Quintana en este entresijo? Oí durante el Tour, creo que a Josu Garai, tipo al que acostumbro a hacer caso, que Landa venía directamente fichado por Telefónica, y no por la sociedad que lleva el equipo, Abarca, quien supongo que ya tendrá problemas para cuadrar salarios con dos monstruos como Nairo y Valverde.

En el tema contable por ahí la cosa parece solucionada, pero en el tema deportivo, bufff, sudores fríos nos recorren el cuerpo. ¿Caben dos gallos como Nairo y Landa en el mismo corral? De primeras, viéndolo así, alguien miente, alguien no ha dicho toda la verdad o no ha sido sincero con sus sentimientos.

Eso o que directamente uno de los implicados ha renunciado a sus principios. Dice, y repite Unzue, que durante el año hay muchos objetivos para hacer compatibles tantos egos, pero no nos engañemos, Landa y Nairo quieren la pieza gorda, quieren el Tour y ambos han mostrado aptitudes.

Nairo más, desde luego, aunque también se ha vertido más a la mejor carrera. Landa, por contra, tiene la ultima edición en la cabeza y ese puto segundo que le apeó del podio, incluso habiendo ayudado a Froome.

Los dos tienen sus motivos, se ven fuertes ante el objetivo y creen que pueden hacerlo. Esta es la historia de dos trenes enfrentados a toda velocidad, ¿quién frenará primero?

Landa por Movistar: ¿Será capaz de liderar un gran equipo?
Imagen tomada de Team Sky

INFO

¡El ganador de la Bkool SummerCup se llevará una inscripción para la Mongolia Bike Challenge 2018!

¿Dónde perdió el carisma Nairo?

Nairo en el Tour de Francia

Han pasado unos días, el agua baja más calmada y Nairo pasa revista al año que está en la prórroga. Con la seguridad que Alberto Contador portará el dorsal uno de la Vuelta que le correspondería llevar a él, no sé cómo se habrán tomado en Movistar el “homenaje”, Nairo tiene cuatro cosas de aquí a final de temporada, de la temporada de su pretendido doblete.

Asegura Nairo que ha tomado nota de las vivencias del año en curso. Serán muchas las conclusiones que habrá alcazando, y seguro que la certeza sobre los errores. Querer Giro-Tour de una tacada, cuando aún no has ganado la segunda era una temeridad, pero bueno, ahí estábamos expectantes a ver cómo se desenvolvía.

Y no lo hizo bien. Llegó corto al Giro y al Tour, pasado, o qué se yo. No estuvo en la carrera nunca, y tengo la medio seguridad de que la baza azul era murciana, que por eso arriesgó en la crono y acabó fuera en el séptimo kilómetro.

El problema de Nairo ya no es Froome, su problema es que lleva dos Tours venido a menos, descolgándose de las lazas que probó en sus primeras participaciones y viendo como le adelantan rivales –dígase Bardet, Dumolin y Uran– por siquiera y derecha. Le adelantan estos y otros tienen visos de estar un día ahí: Porte, Landa, Aru,

No sé si Nairo seguirá en Movistar. Romper contratos en ciclismo no es usual, pero de lo que no cabe duda es de que su periplo con los telefónicos ha pasado un punto de inflexión, una línea que no es clara pero sí tangible en el día a día. No es normal que el progenitor del ciclista hablara de esa manera durante la carrera, con esa alegría, ni descaro. Eso es un síntoma.

Como lo es también que el núcleo duro de este ciclista de peil de cordero pero alma de depredador, se vaya deshaciendo. A la marcha de Fran Ventoso, se le suma la de Jonathan Castroviejo, corredores españoles, cercanos a Nairo, a veces muy próximos, gente de su confianza que se ha ido o se va a ir.

Otra cosa es ese argumento de que a Movistar le interesa mucho Latinoamérica, porque en ese caso el papel de Nairo no es nítido. Si en Colombia es Dios, y hablar de él, es tocar el hueso de la Nación, en el resto del continente, pues ni bien ni mal, ni todo lo contrario. Pensar que Nairo es clave para el negocio de la marca en el cono sur, es mucho pensar. Por ahí creo que a Telefónica no se le pilla.

Y es que el carisma de Nairo ha sido como esa vela que se apaga poco a poco, de forma paulatina pero inexorable, como ese eslabón que se rompe y se suelta… fue un corredor que enamoró por su forma de subir, elegante, sutil, y ahora es todo excusas, ambiciones desproporcionadas, se ha visto, y alejado de sus inicios. Espero que entre las lecciones que dice haber aprendido, esté también algo de esto último, de los resquicios del ciclista que caía en gracia y a una amplia mayoría gustaba.

Imagen tomada de FB del Movistar Team

INFO

La nueva barrita proteica de 226ERS tiene un 50% de proteína y menos de 1g de azúcares

El puzzle de Nairo Quintana

Nairo en el día de Colombia

En los días que asistimos a movimientos estratosféricos en el fútbol, con una cifra, que de concretarse, sería mareante, la del fichaje de Neymar por el PSG, el ciclismo vive su propio “mercato” con un nombre en el epicentro, el de Nairo Quintana.

En un deporte, donde lo normal es esperar a que se amorticen los contratos, parece que Nairo tiene novias fuera del Movistar, porque lo que es dentro del equipo azul, las cosas no rulan. Ha hecho falta un Tour torcido para que se digan cosas, se cuenten historias, y se escriban palabras gruesas del colombiano, dentro del equipo de su vida.

L´ Equipe habla de Astana y Sky, el primero conllevaría la salida de Fabio Aru, cosa que parece que está prevista, el segundo sería aberrante, porque uno de los dos mejores ciclistas del Tour en los últimos cuatro años tendría que trabajar para el otro. Sinceramente no lo veo. No obstante no os dejéis llevar por la euforia, L´ Equipe, dentro de su áurea, dijo que Froome podría acabar en el BMC no hace mucho. El propio inglés lo desmintió.

Nairo se puede ir al Sky o Astana

Sea como fuere muchas cosas confluyen en Nairo. Uno puede tener una mala carrera, incluso un mal año. Somos humanos, músculo y hueso, sentimos y padecemos, y aunque Nairo no muestre sentimiento en ese rostro congelado, también pasan cosas por esa cabecita. Otra tema es atribuir a la presión que dicen algunos su bajo rendimiento. Aquí las cosas son claras, si el ciclista gana y brilla, se dice, si no es así también, y diría más, cuando hay mala suerte también se admite. Inquina, la justa.

Hablamos de profesionales por favor, de gente que vive de esto, para esto, soportar la presión forma parte del sueldo, los comentarios, los titulares, como diría aquella profe de escuela de baile: “La fama cuesta”.

Nairo ha fallado porque todo ha fallado, su planificación principalmente, pero el entorno también. Movistar ha sido testimonial en este Tour, cargado de mala suerte, también, pero testimonial. Dice Unzue que todo se vino abajo con Valverde, es que visto lo visto, creo que el murciano era el líder: por estado de forma, por recorrido, por el cansancio de Nairo en el Giro y por la forma de arriesgar en la crono inicial. Periodistas que conocen bien la casa dicen en antena que “en el equipo dejaron que Nairo se estrellara contra el doblete”.

Yo lo veo blanco y en botella, en la época en que todo se puede, cosas peores se han visto. Aún recuerdo el cabreo que tenia Vicente Belda cuando Lance Armstrong entró a saco a por Roberto Heras, creo que entonces se rompió un contrato o se faltó a la palabra. Ion Izagirre el año pasado también lo rompió, con Movistar para más inri.

Yo no creo que los telefónicos quieran desprenderse de Nairo, el ciclista es Dios en su país y América Latina es un gran mercado, pero… cosas más complicadas se han visto y quizá mejor dejar el asunto, antes de que acabe peor. Si no hay hartazgo por ambas partes, no debe estar lejos, las palabras del padre de Nairo, opiniones y comentarios que uno le llegan, esa balsa de aceite que parece por fuera, por dentro no lo es.

Y la pieza que viene a complicarlo todo: Mikel Landa, cuarto en el Tour, pero sin duda objeto de miradas y conjeturas. No quiere volver a ser el segundo de nadie nunca más, y suena para Movistar. Lo que le faltaba a Nairo para que el puzle no encaje.

Imagen tomada del FB de Movistar Team

INFO

No dejes para el final apuntarte para la Clásica Puertos de Somiedo

La marca España no vende en el maillot

He de admitir que la semana pasada me sorprendió mucho que la gente se sorprendiera con el maillot que Jesús Herrada iba a llevar al Tour de Francia. Y me sorprendió porque en definitiva era idéntico al que José Joaquín Rojas llevó toda la campaña, que en definitiva bebía del que Alejandro Valverde había vestido anteriormente y así hasta el infinito. Es la marca España que se cae del maillot o mejor, la marca España que se disimula en el maillot.

El maillot de campeón de España ha caído en desgracia, como admitiera hace un tiempo Eusebio Unzué, cuadrar la banderita en las necesidades corporativas de Movistar es un fastidio, una pesadilla que cada año resuelve de forma discreta y casi clandestina.

Nada que ver con las piezas que lucieron Joaquim Rodríguez y Rubén Plaza, cuando éste vino de Portugal siendo campeón, y que vistió la misma pinta que el catalán un año antes. Siempre he oído a Purito lo bien que se sintió con aquel maillot, lo mucho que le identificaba en el pelotón y la buena campaña que salió con esos colores: fue decisivo, entre otras cosas, en la segunda Lieja que ganó Valverde.

Alejandro Valverde vistió un modelo de perfil bajo en Caisse, casi como el que muchos años antes lució Miguel Indurain, cuyo campeonato nacional se condensaba en las mangas y cuello, el resto era por y para Banesto. En esos años Ignacio García Camacho, Jesus Montoya, en el Motorola, e incluso tiempo después Juanma Gárate en Quick Step, lucían prendas que realmente identificaban al campeón español.

Para cuadrar el círculo, el campeón contra el reloj, el hiper flexible Jonathan Castroviejo, vistió el sábado el maillot de campeón de Europa, que por cierto luce fenomenal, en escala de azules que cuadran perfectamente con los colores de quien paga. Es decir no hay pseudo maillot hispano en las cronos.

Es curioso que en Movistar Alex Dowsett y Nelson Oliveira vistieran piezas realmente singulares con sus colores nacionales, y el país al que pertenece el equipo se minimice su cuota. Es como si la marca España no vendiera. Desconozco la reglamentación vigente, pero creo que la RFEC tendría algo que decir, como lo hacen las federaciones portuguesa o inglesa. Cummings por ejemplo viste el mismo esquema que Cavendish y Kennaugh años atrás.

Y todo esto entronca con el maillot que Sheila presentó el otro día en su muro de FB con motivo de la puesta de largo del Giro femenino. Al lado de otros maillots nacionales, la bandera es una franja a modo de cintura abdominal, si se mira la apariencia de las campeonas holandesa o polaca, nada que ver.

Vemos en el Tour a Arnaud Demare entre los grandes velocistas emergiendo en tricolor, e incluso a Fabio Aru con los colores de la nazionale perfectamente cuadrados en el buzo de Astana. Oliver Naesen es el campeón belga en AG2R y así sucesivamente, dando color y singularidad a su periplo por el hexágono, todo eso que no tiene Jesús Herrada.

Imágenes tomadas de Movistar Team, @Endura y FB de Sheyla Gutiérrez

INFO

La inscripción a La Cerdanya Cycle Tour incluye

Bolsa y welcome pack
Bebida isotónica
Placa para bicicleta
Chip de control de tiempo
Servicio de duchas y vestuario
Avituallamientos sólidos durante el recorrido
Avituallamientos líquidos durante el recorrido
Servicio de masajistas
Asistencia mecánica
Participación en el sorteo de material de los patrocinadores
Diploma finisher
Comida a la llegada
Servicio médico
Acceso gratuito a la piscina de Alp