El Team Sunweb es el bloque venido a menos

Tom Dumoulin Roglic JumboJoanSeguidor

El peor sitio para trabajar de ciclista parece el Team Sunweb

Cuando hablamos del Team Sunweb lo hacemos de un equipo que nace con el germen del trabajo de la base hacia arriba en una especie de orfebrería ciclista que marcó los primeros años, cuando era Argos, de la estructura.

Está claro que el equipo tocó techo cuando Tom Dumoulin ganó el Giro, hace dos años, y la singladura del año pasado, con sendos podios en Giro y Tour, segundo en ambos.

Así las cosas, ya nos pareció en ese momento, en el mismo instante que Dumoulin ganó la grande italiana, que el equipo no acompañaba en tamaño y potencia a un corredor que optaba a todo.

Tom Dumoulin corrió solo, gestionando los momentos, mirando los rivales, sacando petróleo de todo y todos, siendo el más listo, sabiendo que en un momento determinado alguien le sacaría las castañas del fuego.

Recuerdo que Dumoulin hizo una ampliación a muy largo con un bloque manifiestamente escaso que fue a menos  porque algunos, literalmente, no aguantaban seguir.

Eduard Theuns lo dijo bien claro cuando dejó Sunweb por Trek: «Tenemos visiones diferentes».

Y a él se le añadieron otros cuyo favor siempre quiso Tom Dumoulin: Laurens Ten Dam y Simon Geschke.

El año pasado la corredora Ellen Van Dijk se fue desprotricando porque no la dejaban margen ni plazo para pensar, el colectivo anulaba a la persona y todo entraba en la trituradora de exigentes protocolos

El primer líder de este Tour de Francia fue otro que puso rumbo lejos del Sunweb, Mike Teunissen se marchó al Jumbo Visma.

De esta manera, la marcha de Tom Dumoulin es la guinda al pastel, un pastel que en el caso del Sunweb se viene abajo.

DT-Swiss 2019

Añadidle al neerlandés, la salida de Lennan Kämna, un interesante joven alemán, para componer una triste imagen.

El Sunweb ha fichado a Tiesj Benoot, que muy mal habría de estar en un equipazo como Lotto o muy bien le han vendido los rojos, y a Sasha Sütterlin y los añade a la eterna promesa, típico en los Países Bajos, Wilco Kelderman, Michael Matthews, en la eterna búsqueda de ese triunfo que le saque de anotador puro y duro, y Nico Roche, que no es un crío.

Sam Oomen es víctima de ese virus que es la iliaca.

De esta guisa, es complicado predecir lo que será de uno de los bloques más potentes, sobre el papel, del WT, con sólo nueve victorias y el momento estelar de Chad Haga en el Giro.

Lo que emerge sin embargo, viendo tantas y tan variadas salidas de corredores, es el ambiente que debe respirarse en el equipo, que impone el colectivo al individuo y no parece dar margen, no el suficiente para frenar una sangría que ya pasa factura hasta los resultados.

Algo pasa en el Team Sunweb

Team Sunweb JoanSeguidor

Mov_Gore

Salidas de buenos corredores y técnicos dejan tocado el Team Sunweb

Hace un año, todos mirábamos con envidia el Team Sunweb.

Era el equipo del ganador del Giro y campeón del mundo contrarreloj, e incluso el equipo que ganó el mundial de Bergen contra grandes escuadras.

Un equipo que se veía sólido y solidario, que sacaba punta a todos y cada uno de sus ciclistas.

Un equipo por otro lado que dejaba muchas dudas en la defensa de Tom Dumoulin en grandes vueltas.

Aunque el neerlandés, ya lo demostró en el Giro, sabía muy bien defenderse solo.

Así las cosas, leemos que hay preocupación en el Team Sunweb porque las bajas se suceden, tanto en el staff técnico como entre algunos corredores.

El otro día nos llamó mucho la atención la abrupta marcha de Edward Theuns del Team Sunweb: «Tenemos visiones diferentes».

Con esa frase bajó la cortina en el equipo «bianconero» y fichó por Trek.

DT-Swiss 2019

Lo mismo habían hecho ciclistas tan significativos como Ten Dam y Geschke.

Incluso la corredora Ellen Van Dijk también plegó velas y acabó en el Trek.

Así las cosas, en este éxito se unen varios técnicos.

Y algunos relevantes, como Adriaan Helmantel, quien ha ayudado mucho a Dumoulin en sus mejoras contra el reloj.

 

¿Qué pasa en el Team Sunweb?

Pues a juicio de Van Dijk que el control es casi «opresivo».

Dice que tiene una ristra interminable de protocolos: para el podio, para el calentamiento,…

No hay margen para el corredor, margen que para sea él mismo, piense por él mismo.

Es sorprendente oír esto en uno de los equipos que más bloque hace, al menos de puertas hacia fuera.

La realidad, como vemos, es diferente, aunque viendo el World Tour actual cuesta mucho pensar que otros bloques obren muy diferentes.

La bicicleta en destino con Nacex

Ojo porque hablamos del equipo de Tom Dumoulin, de un equipo que ha perdido potencial cerca de su jeje y que sólo ha incorporado dos ciclistas de cierta entidad: Jan Bakelants y Nicolas Roche.

Poco para un tío que quiere ganar el Tour y que, a la vista del recorrido, va a tener que estar muy bien acompañado en la alta montaña.

Dumoulin no sólo necesita colombianos y españoles para ganar el Tour

Tour - Tom Dumoulin JoanSeguidor

 

Para Tom Dumoulin competir en este ciclismo nada es sencillo y los problemas empiezan en su propio equipo

Cambrils Movil 300×100
 

Uno de los directores del Sunweb, Marc Reef, ha dicho algo así como que Tom Dumoulin no necesita ni españoles ni colombianos para ganar el Tour.

A veces, no es querer ofender, es pretender hacerlo con sentido y, lo más difícil, con gusto.

No entraremos en la bandera de los aludidos, porque pasamos someramente de banderas y colores… 

…es la gratuidad de las declaraciones, sin mayor recorrido que uno quiera darle.

Marc Reef, como otros mandamases del Sunweb, no creo que estén en disposición de hablar así, con esa soltura de ciclistas que por otro lado no dan tan mal resultado.

Mirad los colombianos y españoles del Team Sky.

Mov_Gore

Pero al margen de lo dicho, no hay vuelta de hoja sobre el potencial del Sunweb, un equipo que está lejos de ser útil a su líder.

No creo, por eso, que Tom Dumoulin, según está montado este ciclismo de puestómetro, necesite un equipo top.

Lo vimos el año pasado en el Giro, cuando vestido de rosa, Dumoulin se dejó llevar por los intereses de unos y otros para neutralizar las amenazas.

En este Tour, lo cierto es que tampoco necesito en exceso un grupo fuerte.

Pero ello no le deja exento que un día se le plantee la necesidad de tener un buen equipo.

Lo vimos en la Vuelta a España de hace tres años cuando nadie le ayudó ante la avalancha del Astaná.

 

 

Dumoulin no ha tenido gente de utilidad a su alrededor, y si la tiene, no ha podido contar con ella, porque la mala suerte que ha rodeado a Wilco Keldermann, en momentos clave parece cosa de esoterismo.

Para el año que viene Simon Geschke, se ha ido, y es uno menos para el tren bianconero.

El Sunweb no querrá fichar colombianos y españoles porque no encajarán en su perfil, pero decirlo así suena a cortina de humo.

  

Las raíces del equipo de Tom Dumoulin

Conviene por eso recordar que los orígenes de este equipo, cuando era el Argos y crecía en torno a dos figuras como Kittel y Degenkolb.

Era un conjunto por y para los sprints, perfectamente estructurado con una proyección de trabajo de base y futuro que hemos visto es sólida.

Pero esto es otra historia, esto es apoyar una de las grandes figuras del ciclismo internacional, Tom Dumoulin, en la flor de la vida, en su mejor momento para asaltar ya el Tour de Francia.

Se puede sembrar y trabajar con cierto aire romántico, pero la realidad de las tres semanas se impone y no hay el margen de otras veces.

Encajar eso en la filosofía que Reef comenta, no es sencillo.

Pero es que en esta cuadratura del círculo, a Tom Dumoulin le lastra este ciclismo ajeno a las contrarrelojes y jugado en las cumbres.

Es así, no hay otra. Dumoulin juega constantemente en terreno contrario, por eso la importancia de que su equipo se gaste la pasta.

INFO

Si quieres entrenar en el training camp del Movistar, Endura te invita

 

 

El Sunweb marca el valor del trabajo en equipo

Escasos veinte segundos privaron a Wilco Kelderman del podio y a su equipo de reinar en una suerte de Grand Slam. La vida, el deporte, el ciclismo es esto. El Sunweb, que ahora triunfa con asiduidad, hace menos de dos años sufrió un accidente tremendo en la costa de Levante que le dejó tocado para el resto de la campaña, borró a Degenkolb de la campaña de clásicas y perjudicó la evolución de algunas de sus piezas clave para las siguientes citas.

Pero 2017 borró y reescribió la historia del equipo de raíz neerlandesa. Han ganado en todos los grandes foros desde mayo y han sido parte sustancial de la historia presente de esta temporada. Que el Sunweb sea el campeón del mundo es tremendo, un mazazo en la mesa, un aviso para lo que puede ser el futuro inmediato.

Porque en el Sunweb camina el corredor que creo va a marcar el futuro inmediato del ciclismo mundial. Simplificándolo mucho, si tomamos nombres podemos decir que Tom Dumolin ha ganado en lo suyo a Rohan Dennis, el corredor que dijo querer emular a Wiggins, y a Chris Froome, el dominador presente de las grandes rondas.

Dumolin y los suyos se pusieron a rodar sin importarles lo que venía por detrás. Los cocos de la modalidad, BMC y Quick Step, junto al intimidador Team Sky. Les supo a gloria, fue inesperado, según dijo, pero viendo como trabajaron en esta tarde noruega de luz que anuncia el otoño, no es de extrañar el resultado.

En la Vuelta, Sunweb defendió la amplitud y profundidad del concepto equipo con la increíble decisión de expulsar de la Vuelta a un corredor de la reputación de Barguil. No les tembló el pulso y casi les sale bien, pues Kelmderman se quedó a un paso del podio, sin embargo fueron coherentes como en Bergen defendiendo su suerte de principio a fin con los seis corredores que alinearon: Kamna, Kelderman, Kragh Andersen, Matthews, Oomen y Dumolin.

Ha sido tan redondo el dominio del Sunweb que han ganado también en chicas, marcando el camino a la excelencia que busca el Movistar femenino. Un arco iris se une ahora a la colección de maillots del equipo “bianconero” que lleva verde, rosa y topos rojos en el mosaico de un temporada en la que demostraron el valor del trabajo en equipo.

Imagen tomada FB del Team Sunweb

INFO

Al recibir el material de Endura, Movistar Team, comprobamos que el tejido es muy adecuado para salidas con calor

El “paso atrás” de Warren Barguil

Warren Barguil Tour de France

El primer golpe del “mercato” lo han dado en Francia de la mano del KOM del Tour, Warren Barguil.

Tiene la ambición de crecer aún más con un proyecto que me parece interesante. Ir a buscar resultados en las principales carreras internacionales manteniendo este espíritu familia. Vamos a trabajar paso a paso y no cambian las cosas que han funcionado bien. Uniéndome a Fortuneo-Oscaro me uní a un equipo de ADN Bretón. No hace falta decir que eso ha sido también un factor importante en la toma de mi decisión. Quería seguir mi carrera en un equipo de casa

Esta mañana la noticia corrió como la pólvora, se abrió la veda. Como el año pasado cuando en plena descomposición del Tinkoff, con el paso de Peter Sagan al Bora, el primer golpe del primero de agosto lo da el rey de la montaña y uno de los protagonistas top del Tour que aún resuena.

Barren Barguil deja un World Tour y se va al Fortuneo Oscaro, uno de los tres equipos invitados en el Tour, es decir, sobre el papel, un paso atrás. ¿El motivo? Puede haber varios, esto suena a cabeza de ratón antes que cola de elefante, y Barguil sabe que el Sunweb tiene un plan y éste está trazado para un corredor que creo que marcará una época, no sé si larga o no, pero época, que es Tom Dumolin.

No hace falta ser ingeniero en puertos para imaginar que el holandés será cabeza de cartel del equipo “bianconero” en el Tour 2018. Dumolin es la versión 2.0 de ese atleta moderno que se dijo dominaría el ciclismo, allá por los años de Miguel Indurain. Decir esto es decir que Dumolin es al uso de Miguel, un croner excepcional, pero que se bate en los terrenos inciertos que hoy sondea el ciclismo, terrenos como el Jura en este Tour, con etapas que no se estilaban en la época del navarro.

Pero volviendo al KOM del Tour, el paso de Barguil al Fortuneo es una noticia excelente para el ciclismo francés, que viene de un desierto, que ha salido adelante y que ahora vive un buen momento. Y digo que es excelente porque a dos equipos perfectaente asentados en el máximo nivel, la FDJ y AG2R, se le aproxima un tercero, el Fortuneo, con uno de esos fichajes que tuercen la trayectoria de una escuadra. Un poco como Sagan cuando se fue al Bora.

Que Barguil se vaya a un equipo de casa, de un nivel inferior a su anterior escuadra y lo ponga en valor en sus declaraciones, pone de relieve que no siempre domina el vil metal en este mundo de deporte superprofesionalizado. En días en los que sabemos de astros brasileños que escudriñan para sacar contratos mareantes para cualquier mortal, esta historia del pequeño deporte nos satisface.

Barguil ha hecho el Tour de su vida, esperemos que no sea el último. Se merece la mejor de las suertes.

Imagen tomada de FB de Le Tour de France

INFO

Ciclismo en tu salón 24 x 365…